martes, 15 de septiembre de 2015

El sueño de vulgaridades e ideales infectos que deja circunvalar en
     ocasiones
-aunque nunca ufano-
esos albergues que ignoran en los nervios aquellos cuyo éxtasis
     está en otro shock;
el corazón de brujos mudos para tapizar los recuerdos hasta el
     tedio,
o el crepúsculo, como romance negro, inoculando el hálito del
     exilio y la vejez;
las penas de pellizco y vileza múltiple que se
                                                              [impregnan de todo lo que las
     causa
y que desbancan siempre la ruta de los escrúpulos donde
                                                                                        [se desvanece el
     futuro;
el mártir de fatiga confusa como para interpretar mejor el trisquel
     de las neurosis
y volver a desvanecerse en esas terrazas al imposible donde se agita
                                                                                                     [el plenilunio
y no se atardece en otro laberinto y se osa entrar al combate;
y manos de hilo, de aguijón, de suburbio,
vigorosas para hurgar todos los mapas y aniquilar los territorios.

¡Qué habitación infame mi traje!
¡Qué armario de máscaras para los émbolos de las ciegas prisiones!
¡Qué incapaces edificaciones para el enorme cortocircuito de la
                                                                         [condena y el hundimiento!

Yo me vestía bielas, amperios, tuercas,
mecanismos fúnebres como pistones de obediencia a la esclavitud;
ceñía epopeyas como roles exiguos;
me encrespaba ante piquetas herméticas,
ante murallas doradas para hendir a los rayos del
                                                                                     [lánguido espionaje;
acosaba con tantos golpes de revólver mi diana que apenas
     respondía a las balas;
reenviaba viejos malentendidos hacia otros hechizados
                                                                                        [destinatarios de la
     soledad;
probaba rehacerme en otros, dormir el tráfico de los encantamientos.

En ocasiones acuñé unos cuantos vértigos:
instantáneos ancestros como trompetas de uro que se deforman
     entre las vísceras,
centinelas que se enraizan como barro criminal entre los dientes,
espadañas de cadáveres que nadie agraviaría en plena resignación;
vestigios, al fin y al cabo,
como esas epidemias que al datar continentes hibernan sus muecas.

Logré forzar el habla de las lápidas hasta los espasmos y el
     delirio.
Me capturó la tiniebla; me sacrificó para su banquete;
me deglutió como a un mal camarada.
Se ultimaron los enfrentamientos sobre
                                                [mallas incómodas y las inspecciones
     de fisuras.
No existen gregarios para ornamentar los cuchillos
                                                                             [y encimar las estelas.
Tan sólo el humilde, dulce músculo sin egolatría que me
     despierta la razón,
que me fascina de pronto en la caverna y me agita el instinto,
fuego sobre fuego a través de la furiosa ráfaga incontestable
     en sus junturas.

Soy en los mismos virajes de la espiral
y clausuro contra el eje mi humo ante la sedienta sombra.

                                       15-septiembre-2015