jueves, 24 de septiembre de 2015

Cree en los pasos extraños que preguntaron a la
     sed un consuelo apuradamente enmudecido por los
                                                                                          amantes,
y en los labios que arañan con la mejor destreza a las
     cardinales tinieblas que los nervios conducen a los
                                                 pequeños juncos de la mañana.
Cree en los cuerpos que nunca se desesperaron en la noche, e
                                                  indagan a menudo en las estrellas,
y en los animales hospitalarios que, después del paréntesis de
                                                                                                su cópula,
guían hacia el conjuro del humo y se desperezan algo
                                                                         ambiguos en el desaire.
Cree en los que se arrastraron a la sinrazón, llevados por el crucifijo,
y en los que agonizaron cerca de los dementes que los 
                                                                                    sometieron.
Cree en los que se doblegaron a la locura ignorando que
                                                                                    alguna fiereza
coronaría en la absurda blasfemia de las gargantas
                                                                                     calladas.
Cree en los que nunca leyeron un escrito de alabanza
y en los sumisos que no alzaron las cadenas
                                                   aniquiladoras de los himnos áridos.
Cree en el tiempo, gritando sobre las dunas desveladas,
y en las leyes de las arenas, forjadas por la vehemencia del
                                                                                                  hilo del agua.
Cree en los retornos improbables, recíprocos a la
                                                                          turbiedad de los anhelos,
y en los escépticos que aconsejan callar codiciando la tempestad.
Afírmate ante la ventisca de las brutales caricias de tu
                                                                                              ansia.
Acoge en la caverna de tu mente las espumas que se 
                                           suspendieron tranquilamente en tu pasado
durante la alquimia en que no admitiste el hecho de
                                                                                  ser sombra.
Enhebra el alud de bitácoras de las alucinaciones que se
                                                                     resisten a tu honda grieta
y libera tu secreto para un mapa que reúna la
                                                                cábala de todos los territorios.

Cree en las escaleras de tu aritmética, que tienden a latir
                                                              periódicamente en tu pecho,
y en quienes no probarán otra vez el vino, y sucumbirán
                               silenciosamente cuando enciendan las hogueras.
Cree en los que podrán invadirte, agazapados en el cantil de
                                                                                                     tu palabra,
y en las mujeres que querrán bifurcar la soledad epigonal
                                                                                                 de los ejes
y peinarán largas cabelleras suspirando junto a la piedra.
Cree en los valles que se transparentan a menudo para los
                                                                                                  ancestros
y en los profetas lascivos que añadiste en ciertas camas y a 
                                                               veces se deleitan en tus puentes.
Cree en las penumbras despreciadas por los laberintos
que envidian en vano que una piel las habite,
y en los sepulcros nunca sellados, y en las cenizas jamás
                                                                                               extinguidas.

                                     23-septiembre-2015