viernes, 28 de agosto de 2015

Me impulsas, luz,
me alzas, me enervas,
no como sedimento sino como un tierno desnudo,
o como aquel que ignora cuál es el estigma y cuál
     el orgullo.
Me has buscado a ciegas para región de tus palabras,
únicamente por la manera de girarme hasta donde termina
                                                                                           [la espiral
y ungir la niebla en cada angustia y tras cada pared después del
     desencanto.
¿Y quizás no sucedí siempre a tu vaho cierto,
ese que se antepone sin recelo a los muros desasistidos por tu
     raciocinio,
el que desvela el brote en la escultura o salva tu corteza de la
     ligera erosión?
Ignoraron anclarme al eje del espejo cuando tú fondeabas
para que no acudiera tras tus jirones de espumas en el tedio
     adolescente,
y aún a sabiendas de la oscuridad me turbó en tu antonimia
                                                                                             [la piedra y el
     desfiladero, los reflejos y los perfiles.
Ya no hay relojes para desmadejar la ola y enhebrar las mareas
                                                                                              [en consonancia
     con la luna.
Ya me has inmovilizado bajo tu tierra.
Me apoyo en pedestales de quienes juegan con peces ciegos,
de quienes golpean mejor con martillos de sal y se aislan
                                                                                              [de la almohada
     del horror y emprenden camino y no tiemblan
cuando el alfabeto engruda la resaca del inútil
     desgarro.
Tú acechas tu Ugarit en lo inabarcable. Tú no cercas en tropel.
     Tú circulas, huidiza, incipiente, sin extirpar,
como un torbellino hacia su propio jadeo,
donde cada conciencia es el eslabón de una lluvia límite en una
     gruta infinita
y cada máscara un sesgo en el silencio contra tonos y congojas.
Tú me reconoces desde todas las columnas,
proyectando presagios, anteponiendo los ángulos, acatando entre
     tentáculos de mármol;
me capturas y me juzgas con la memoria del vértigo y del
     abismo,
mientras hallo entre tus reveladoras contorsiones el peso de
     un amplio desierto,
o relacciono en vano la vastedad del espacio en tus magnitudes.
Tú permaneces quién sabe cómo reverberando las ligazones de las
     encrucijadas inestables,
marcando el pulso inigualable del matiz, de la inigualable
     proximidad,
la ingenua edad de los cauces, el reproche del acoso,
formas que se presienten hasta donde se disipa el ansia que
     sostengo,
hasta aquello que causas mortaja adentro con cristales, con
     témpanos y con despojos.
Mas yo no te imploro ruinas indolentes ni cerraduras inanes.
No te instauro una cicatriz de frío,
como no le instauro al germen el dolor ni al insomnio las
     amarras.
¿O tendría que susurrar mejor a tu carácter perenne
                                                                       [que a los opacos, libres
     astros?
¡Hemos absorbido en tantos recodos verticales tras sus esbeltos
                                                                                                  [ademanes,
     en los más tiránicos equinoccios!
Es suficiente con que me hurtes las aristas como a la dura sombra,
     luz comprensiva, luz inalcanzable,
que roce yo lo que deseas nombrar, lo que obsesiona a la roca,
y llegue por fin a intuir la hondura de mi humilde luz en tu
     potencia absoluta.

                                                    28-agosto-2015