lunes, 31 de agosto de 2015

Incluso pueden ser las manos, que piadosas señalan las
                                                                         [llanuras donde
enloquecimos,
quienes llegan repitiendo esas interminables antífonas
                                                                                  [del pasado
para esplender las palabras.

Abismal vértigo el de las manos
mutilando ciegamente un vitral culpable hasta el escarnio.

Tú las habrás iluminado sin elogio entre los proscritos de un
     caprichoso pedernal,
y te habrás adelantado a tus propias sierpes
igual que debajo de un silencio que las irreverentes tinieblas
     maduraron
y tras el cual un tóxico desdén recoge sumisamente sus pliegues
     intactos y enfermos.

Yacería tambien el cadáver inmovil,
puro, como un nido que ha sepultado la nieve
y que duerme ahora, impenetrable, en el rumor de unas piedras;
y ahí, entre los misterios,
el sabor del aire traería las frágiles sombras,
las fiebres medrosas a otros fuegos,
los turbulentos muros que no tuvieron un remanso de
                                                                                   [memoria insumisa
     en el grito,
sino un lánguido espejo que conocías
al haber hilado tambien, extenuándote, las señales olvidadas
     del instinto;
y un tacto a lejanía, a hálito posterior al reflejo obscuro,
buscaría en ti la espiral de su camino como un hondo destello.

No hasta aquí llega la deriva de unas manos en el fragor de
                                                                                         [una existencia
     expuesta hasta el absurdo:
varios espectros que cuelgan todavía, ignorados como entonces,
un mismo rostro náufrago del sueño y del mundo,
un ajeno ángulo, un reiterado vértice,
donde la verdad y la mentira se difuminan.

Observa.
¿Acaso es la ilusión agonizante de la decadencia que
                                                                                   [pierde seguridad
     excusa tras excusa?
¿Acaso es la pútrida agitación de la llaga sobre la llaga?
¿Desesperarías allí?
Será suficiente que pongas a prueba la voluntad desde el desafío
y esa embriaguez de lupanar, esa ley de un engañoso discurso
                                                                                                   [resistente
     en algunas bocas,
se verá acelerada igual que el vocabulario de un simulacro
                                                                                                  [tras la tarifa
de su peor vómito.

Quebradas escarban las manos alrededor de la mortaja.
Son los ojos del pasado, encorvados y asépticos, que la van
     desplegando hacia otro crimen.
Un blanco cuervo inmaterial nos recorre la sien
y unas arterias cercanas, esbozos del íntimo origen que de la nada
     confeccionamos,
nos inscriben a una pupila entre otras pupilas,
a una vorágine silente sobre la luz.
Y así ambos,
sagaces apéndices de la misma placenta,
desmentiremos que un surco labrado a su pesar
y que entreteje torturas, oculto del licor y de las virtudes fugaces
     del mediodía,
sea aquel embuste entre las raíces,
aquí, donde escribe la sangre su lenta encrucijada.

                                               31-agosto- 2015