lunes, 24 de agosto de 2015

Contuve a tientas el aliento
resbalándolo hasta el relincho en las guatas donde se preña el
    otoño
o sabiéndolo colmar hasta el ángulo femenino por el desdeñable
    olor de las crines.
Soliviantadas las aguas; soliviantada incluso la contigua
     oscuridad.
Mis axilas eran así un atardecer dentro de la camisa de las
     nubes,
un engaño de la hoz bajo la cintura del mundo,
una infalible colmena en el rumor puesto entre mis empapados
     pájaros;
y sin embargo remedaba urdimbres sedosas sobre el vientre de la
     semilla.
Lo enfundé de ímpetu, lo arrastré a levantar al viento de la raíz,
hasta que tembló en los últimos belfos del tallo que son apenas
     los obreros del estiércol.
Aunque cada cobertizo en negro fuera un ataúd más ante los golpes
     insistentes.
Lo extraje de la cacofonía únicamente para imbuirlo en disciplina
                                                                                              [en las huellas
     del fuego,
únicamente para acosarle los huesos de la libertad y la estancia de la
     expiación,
como un clavo trinácride que indugera al instante los nódulos.

Ha crepitado de nuevo entre lianas y cabelleras, barbechos y
     ánforas.
¿Y todavía no he nombrado,
tras sombras y sombras de alucinaciones en alud que caligrafían
                                                                                                 [sin sentido
     mi mensaje,
que con las reliquias se aterrorizan las estrías de este lúbrico
     aliento?

Aposté mi frío al recelo,
a un vórtice de empuñaduras ilegibles que quebraban más hondo
                                                                                                      [que todos
     los rastrojos.
Hacia el eje de espirales macizas donde se enhebra el reloj,
hacia nudos y vértices, lo aposté hasta el principio del desenlace
a unívoco relato, a unívoco instinto, a un solo nido.
Lo sobresaltaron entre dos farolas injustas, entre
                                                                             [remedios desconocidos,
igual que a un diácono cuyos adeptos blindaran sólo la soledad y
    el genocidio;
lo aniquiló la bestia de cada infierno hirsuto, con su piara
     de cerdos;
la noticia del silencio lo cegó por completo en el filo de las
     asfixias;
lo estancaron luego con humos densos, con hongos relajantes,
y encontraron en el centro una mínima crisálida:
un recodo de éxodo que salva a quien lo aspira del asentimiento y del
     rechazo.
He ganado así trópicos mellados en heridas maduras,
cimas de lodo en lugares nostálgicos como corales bajo
     un olivo.
Lo pueden verificar quienes infusionaron en mí y me lamieron
     las alas en los túneles.
¿En qué naufragio dejar los rieles de un almanaque bulímico,
estremecido para la medusa de las constelaciones, inútil
                                                                                          [como la fatiga de los
     caminos?

                                            24-agosto-2015