miércoles, 15 de julio de 2015

No nombraré el mineral en que asomo
ni el volcán que además no resplandeció durante mi crepúsculo.
No deseo ser la boca humana de la casa y de las
                                                           tristes certezas alternas
ni deseo olvidar los vértices graves, que únicamente fueron los
   menos lejanos porque no había lago alguno donde temblar.
Nombraré pues la gran huella blanca
   donde la forma se ofrecía para caerme en los ojos cuando yo
                                                                                              no era,
nombraré los muros que no toqué pero que separaban
                                         círculos y rayas; relojes muertos...,
nombraré la puerta que se derrama ante mí, los
   raíles de sol alucinado y de olmos vendados que la
     piedra añora con su ensordecido cardumen arcaico.
Nombraré las cabelleras que sangran, remueven y se
           deshacen, y odian las ruinas anónimas y
                                                 los huesos grabados,
nombraré la nada, aunque quizás como un cordero que traiciona
          al invierno para poder ascender las torres,
nombraré las espadas en que hay trozos de mi combate y
                                                       aún así me carcomen inmóvil,
nombraré la ceniza y la tierra, la caridad de las sombras,
nombraré los astros del firmamento sin ninguna ténebre
   agonía inacabada atardeciéndome en el sepulcro, y si esa
         garra apareciera, la maldeciré y me decompondré
                                                                       [orgulloso e inmenso.
Nombraré las ciclópeas clarividencias, fragancias de oro embrionarias
                                                                                                   en el cielo,
nombraré nunca a golpes, para que ayer sea tan sólo una
                                                                               letra horrenda,
nombraré las entrañas, la cruz, el jardín en que otro loco
   cumbre de mi espíritu, y que me absorbe, abra lo que yo
                                                     abro sin oír a sudario ni halo alguno.
Si se repitiera un nuevo cauce, no lo doren las brasas. La
   brasa ronda en cualquier paisaje. Dígase un sí feroz
                                                 y que sea férreo o que no exista.
Yo continuaré nombrando todos estos relieves que son la esvástica
                                                                                                    [que giro,
   el cerrojo de una tapia en mis alas, el surco de una
   llaga que es casi una llaga traída por los lobos y las alimañas,
                              ante ninguna caverna, pero para mi propio abismo.
Nombraré, nombraré el no, pero el que refulja
                                                                       [alguna conciencia en mi losa,
   sin que nada exalte la resina de las estructuras y de los
                                       movimientos, sin que me exterminen los espejos.
No soy gran cosa y no quiero nombrar ciertas letanías
   indescriptibles, sino el firmamento en que había diademas palpitando
                                                                             en el horizonte de las cimas.
Nombraré los océanos en el vientre, las aguas en la claridad, las
                                                            hojas de mi nombre, y las otras
        hojas, éstas que trasformo para mí y son estatuas
                         eclosionando, sexos aullando en un parto
                                                                                         de estatuas.
Y querré nombrar el secreto crisol azulado,
   exigencia del muérdago y de la quimera que no creían
                                   poder bajarme su nácar en el pico,
y entonces partiré, frente a quienes niegan el no, a pesar
   de que día tras día les roza la nada.

                                                15-julio-2015