jueves, 16 de julio de 2015

Mi cadena es ahora fuga y verdad.
Nunca volveré a alzarla en su pulso vivo
diciendo el mensaje del tahur.
Peregrinaré animal. En el lugar de mosaicos de la cúspide
los silencios de la herida no sufrirán jamás el arrebato de su
cadena de averno que termina de probarse el peso de espectro
   y fluye hacia mí con su rumbo y su raíz
                                                                       de holocausto.
Su espátula ebria de candados no tamizará jamás mi piel.
Desgraciada sea su caligrafía, que hurgaba todos los recovecos y
   ángulos y vértices y espirales y laberintos de mi piel
                                                    de inocente y ahuyentó mis caballos.
Estéril púdrase por siempre su caligrafía de déspota
que en todas las herrumbres habrá de suplicar por su vida
aunque no haya vida para los que mascan ante las rejas.
Desde hoy mismo seré una bestia sin marcar
y mi sombra fulgirá, como un bastón de oro, en mi grito de
                                                                                                       nácar.
Ocultaré la virtud de reo en mis golpes de cicatriz pura,
                     junto a la corteza de esclavo y a los grilletes de auriga.
Sepultaré mi miedo en la grieta de oscuridad en que se enhebra el
                     viento al cuidado de la alimaña, aún altiplano y desierto.
Cremaré en un cepo de pezuñas las goteras que devoran.
Retornaré mi refugio con ayuda de un tratante de mortajas
para que se consuele en todas las muertes de mis párpados.
Que, así como mi cuchillo desgarrado y hendido, a este
   fuego que irrumpe como un degenerado en el hogar,
         mi dentellada le abra todas las arcas:
en el traslado córvido que, bordado en las arterias, avista
                                                                                         las inquietudes,
en el adoquinado de mi fábula, en el mes de mi cólera, en
                      el rostro celoso de mi sierpe, en la redada
de panales, en las mallas de mi luto de ahorcado que
           exponía sus excrementos cuando le estrechaban el nido,
en los peces del vientre que ya jamás morderán la isla,
en mi asco de burdel de tanto arañar la piedra.
Que mi dentellada, prosodia de mis jirones, duerma siempre en mí
                      como el hambre de la tierra en las bocas vírgenes
y sea como el cautivo balbuceo en mis lágrimas de pan y de
                                                                                                        carne,
íntegro y bondadoso como el moribundo que resucitó bajo mi traje
                                                                                                        gris,
y desnude como una navaja y gima como el subsuelo.

                                       16-julio-2015