lunes, 6 de julio de 2015

Había un resplandor impuro que era como inquietarse de súbito
                                                                           [en un ático en el aire,
un ático amurallado por décadas iguales a umbrosos semicírculos de
                                                                                                                 [babas,
azulando sus manos, como si pudieran rehacer el silencio para
                                                                            [liquidar su ardor,
recluyéndose e iluminándose per se sobre las hojalatas de tedio,
amodorradas como sarcófagos y disolutas en su desolada tregua.

El ático tenía hechuras de laicos que habían atenuado su color y,
                                                            [al no oficiar ya pederastia alguna,
tan sólo habían solapado una fe, de irónico desenfreno,
por lo que quien calmaba las pasiones en el ático, enjuto y soplando su
                                                                                                          [melancolía
no aromaba igual que aquel que transpira y se abandona más allá de lo
                                                                                                                  [normal.
Precedía a los escombros de su éxtasis en las exiguas cenizas y formaba
                                                                                                   [extravío con ellas,
extravío del ebrio de simbiosis de su sexo, su eje, liberase lo que
                                                                                          [liberase,
extravío de los abominables yunques por los que se aliviaba a través de la
                                                                                    [sensual violencia burguesa,
al habitar en sordina, cual mugre atraída por el rencor de un desprecio
                                                                                         [obscuro de conciencia,
desprecio que le narcotizaba, con paterna poética,
el contenido de la urna en la que él deseaba ostentar el poder,
una urna que, cuando declinase, devastaría el ático y humillaría a
                                                                                      [las vísceras abstractas,
como en una luz de apego injusto, la condición de una esperanza,
                                                                                       [en más o en menos,
desheredada de todo objeto, de todo vicio o adicción, e inmune a todos.

Le sepultó la astucia el trasfondo lascivo. La autoridad con que él era
                                                                                                              [intuído
iba mucho más allá de lo carnal. Así averiguó que su
                                                                        [morbo velaba
sólo hasta cierta morosidad, no cándida, si entre su verga
                                                                              [voluptuosa
y los esfínteres pueriles de las orillas taraceasen los imberbes
                                                                   [desbaratados para ser tórridos,
el ovillo y la hipodermia en los estucos de los dialectos
entre los que los litorales percutían fervorosos cuando
                                                                    [gritaban la falta de cardos.

Qué consumaba mi corrupción que él no hubiera traicionado
                                                                                              [todavía,
y sobreviviese en su orgasmo para ser soldado mientras sus
                                                                    [desmayos se extendían,
como si faltos de lubricidad sus garages genéticos hubiesen
                                                                                               [ardido
por un mito purulento, una vieja e inerme trapera
                                                                               [hambruna,
la más ansiada sierpe, que su encalado calvario revolviese, al que
                                                                                           [él madurara
polvo y agonía sobre lo amarillento de su tugurio y periferia.

Un centro que desordenase a lo que era superfluo y sus jirones,
de igual manera que la vagina atleta del rostro bárbaro, en
                                                                                       [las pupilas,
espolvorea todo el incienso de la araña,
igual que el último abdomen del alma rasgada
enmohece los simples élitros de la danza cuando se encastra su fosa,
igual que un astro o un testigo vomita sus exiguas
                                                                      [abyecciones.

                                       6-julio-2015