viernes, 17 de julio de 2015

Esta bestia estuvo en vela, hosca a tientas del agua.
Las blasfemias de los escorpiones en la noche, la tortura de
                                                                                        [las llamas,
el derrumbe de las tinieblas sobre los cirios, en las
                                                                                [espaldas
esculpiendo sus hachazos, góticos, ciegos y secos

desmocharon todas las losas; así, bajo un alud inverso
los roquedales se habían consumido, y el más allá anunciaba
una marea de espumas, con una ventisca críptica y marmórea,
chirriando como los estambres de un ocaso mutilado.

En la madrugada embestí contra una estrofa de la bestia hasta
el cabezal de los misterios, y, de repente, callé ante un recorte
                                                                                             [enjugando
el latigazo del más allá que me hendía las costuras de
                                                                                  [la edad-
los deshechos merodeaban como jeroglíficos de vacío con las
                                                                              [formas poco claras,

las esquirlas crepitando, la lágrima del invierno una muesca,
a punto de romper en la tramontana y huir borboteando:
el sargazo exanguinó lentamente una voz, y un aullido de montura
                                                                                                        [heráldica
se desecó opaco como un eclipse de ojivas. La bestia

tiritaba como una crisálida de tiempo ausente en esa turbiedad
que tras cualquier reflejo la va a volver corteza. Fuera,
                                                                                     [sacudidos
por el firmamento, bajo el cincelado Orión, borramos los
                                                                                        [aparejos
de la fragua y no podemos erguir un velamen, una
                                                                              [atalaya,

ni el forraje ilusorio de un impreciso signo. Arrostramos
                                                               [el brillo de la espada
y contemplamos como se desgarran los caminos de la bestia, aunque
                                                                                              [permanezcamos                    
varados, escuchando como danza la lechuza desde su quietud,
oliendo tambalearse a los relámpagos entre las sombras.

                                        17-julio-2015