lunes, 13 de julio de 2015

El reo se oculta, como la orfandad y la sed de la
                                                                       canícula,
y relincha el vigía ártico, en su laberinto de silencio.

Canas de las pupilas del viento, cuando la indolencia madura
                                                                                              argentada,
auxiliad a este vigía, redimidle el pecado,
devolvedle a su sosiego, igual que tañen los icebergs
peregrinos y fugitivos por las eufonías de los vítreos cadáveres.
A cualquier recluso en el camino y a cualquier recluso de la quimera
retorna, la muerte, la occisa voluntad del alma glaciar.
A sus manos que son espejos en plomizas tinieblas
salvadlas del óxido y del salitre. Que en sus huesos no
                                                                                       crezca
la grieta dragada del rayo, y sus vértebras no musiten
ese ácido hirsuto que todavía en las agujas tatuadas
a los reclusos ofrece la vaina de los cuchillos y del polvo.

Filo amputado de la soberbia, carcome sus atavíos, como a los
                                                                                                     sueños,
el peso de esos reclusos. Jamás esquivos, como la urdimbre,
puedan apuntalar cercenados las hambrunas oblicuas
en las cucharas absurdas. Narcóticos de las tierras zurdas,
tóxicos anémicos de los caminos vírgenes,
hilvanad las arterias de los reclusos como lo que las extasía.
Asoladlos de las trincheras que los siglos nunca quisieron
apestadas por sus arcanos. Y tú, ídolo en frontera,
viejo guarda de los nómadas, greda de las rayas lúbricas,
lame los verbos del barro con tu terca grafía
y, a quien zurzas, alumbre un embate rebelde.
Todo sea ley y orden como las horas en el mar.

Obtenga la locura del desgraciado el llano baile de los pájaros
y, en la orilla del vacío, sean las fechas los colmillos
que muerdan la minúscula de tan absurdas danzas.
Y en las vísceras, donde se acumula, acorralada y sin salida, la lluvia,
se corte el icono yerto de los metrajes reptantes.
Ventiscas, obturen los zigzgas si en la última cana del
                                                                                     viento
no se reacomoda el eco de la astilla esquiva.
Que ellas no disimulen las estocadas de la miseria
si los pasos de la extrañeza no eyaculan sobre sus ejes.
Que en el hondo latir de la violencia, lo anterior se
                                                                                 coagule
bajo la anemia del torbellino, que las piedras mansas
sedimentan, como vértices, contra el tajo de la nada.

                                       12-julio-2015