martes, 28 de julio de 2015

Como el que se ha vengado en el salvavidas de las prostitutas
                                                                        [y está solo y tiene sed
-nada supone que los tábanos cantaran con cada espasmo una
     tierra piadosa,
que la rebelión de las boticarias tuviera las medidas de la verdad,
que las linternas vomitaran su color únicamente en las dentaduras de
     si mismas-
deseo elevarme a esperar las nieblas entre los árboles prohibidos.
No mencionaré que el recinto fuera patíbulo,
hélice de contagio quedamente cuajado en los aspersores de la
     extinción,
pues hubo que oír lamer paracaídas cariados en la
     palabra de la escarcha,
a menudo con una ristra de tapias a nada de difuminarla,
a menudo con abalorios pestíferos
                                        [en los que me oculto del calendario
     del no
o permanezco en un acicate en que los pedregales han
                                                                                     [embalsamado todos
     los nudos.
Escasearon raíces.
Toda odisea abarca cavernas vírgenes de las dinamos que nos
     respaldan.
Puedo utilizar, por así decirlo,
la dramaturgia que se diluye en abismo cuando el eco la ahoga,
y en legítima defensa sea por sí misma quien vuelve
                                                                    [a cada dedo la potestad
     del origen,
o de éste que borra máscaras del mal, como el esparto
     del humo,
y en legítima defensa sea la tisis en cuyo declinar asume
                                                                    [la omnipotencia del
     volcán letárgico.
Cada cual en su caracola de plácidos espejismos,
cada cual aspirando en su charco austero, en su lodo huérfano.
Además estuvo la resina de los paisajes que impregnó
                                                                         [las malezas y las
     huellas
y los estallidos densos de espíritus honrados en todos los
     néctares
y las hojalatas cobistas como puñales para los relamidos
     criterios de la fiebre.
Habría que nombrar otras direcciones y nervaduras que no sufrieran
                                                                                                      [las lápidas,
andenes y estaciones jamás doblegados por legajos de sinvergüenzas,
pero no volver a regatear con lo que gusta de la reposición o
     es amante de la noria de feria
y comulgue mecánicamente con su registradora de inútiles
                                                                                   [ofrendas causa de la
     pereza y el enojo.
¿Y por qué revisitar todos los jeroglíficos del camino?
Los selló la argamasa gélida del silencio en los seísmos
     de la sombra,
como si fuera la paloma el raíl desmochado y su pico
     el jergón,
como si uno pudiera nombrar los mismos estragos aunque le
                                                                                 [amputen las manos.
Entre cosechas que se suceden y pedriza que te inmiscuye o que hiere
las cicatrices fueron como electrodos en el cobre de la memoria;
deseché los consejos, celdas y castigos, humedales y sequías;
con las demoliciones de los senderos aposté por corazas en lugar de
     alas;
me apagué sobre cicuta y volví sacudido por las carroñas de la
     narcosis.
En contadas ocasiones mimé los gorriones en los molinos del trébol:
me voltearon el cierzo y presagiaron al rebelde.
No creo, jamás lo haré, que todo fuera un collage, ni albergue, ni
     baldía imantación.
Todavía constato los súbditos de la pólvora y los tiovivos como libres
     trallazos de la embriaguez
y será sencillo desempolvarlos, ubicar de nuevo los cimientos,
regresar a los astros y desclasificar los armarios,
como si un etcétera no hubiera recolectado para ser otra vez
     orilla.
Aunque igual fuera mejor resignarse y que la subasta continúe
junto con los escenarios de los poros abiertos por las uñas
y los hermetismos de geometrías y nubes donde ya no queda lugar
     para mostrar la piel
y el poso del nácar con su risa y su moral exenta de los
     aguamieles
y las hipótesis de un sucedáneo robusto.
Ahora he puesto el intermitente a la medianoche e incendio los bolsillos.
¿Debí no despeinarme en mi agujero?¿Pronunciar todos los riesgos?
Cualquier honradez mal entendida puede desplomar
                                                                                            [de súbito los muros
     de una vida.
En cualquier buhardilla puede sucederse una efervescencia de carcoma
                                                                                                           [que aniquile
     los lugares amigos.
Es nunca y parte los leños el aliento ciego
                                                                 [que todavía compite, acrecentado
     en su no potencial,
pero que quizás bajo las losas tenga algo de brisa.
Vuelvo hacia la obscuridad.
Alguien sigue adscrito percutiendo el oxígeno, alineando el
     metraje.
¿Son derrota los cabellos? ¿Es nómada la añoranza?

                                           28-julio-2015