miércoles, 17 de junio de 2015

Jamás y nunca, mi raíz huyendo por cimas y por noches,
en nieves de respuestas de interior, preguntando helada,
revelando y alabando que el muro con letra de libertad
dulcificando, sanando, tibio y sencillo, atacaría
dentro de los años, tras los rascacielos, en la alcoba del terror,
para ocultar tu tumba en la espiral de la ansiedad.

Reposa, grafía, a la manera de un presagio, honda y serena,
                                                                            [ utópica y secreta,
de la orilla y el meandro, y del suicidio,
de cadenas cegadas: el monasterio de pintadas o de grupas no
se sostendrá como laberinto de nuestra iniciación,
                                                                           [ o de la huella de eremitas,
                                           y el ejercito del pueblo
que ascienda tu savia de mármol, por ti, muy puro,
en un horizonte de mordazas y techos, montañas y palacios.

Todavía la pena da frutos en esta llamarada de mimbres,
y extraviado y desafecto entre piedras, mi cuerpo se ensancha,
de vapores y humo de tejos eres absuelta por la sed,
y la sién del enigma narcótico, y la cueva del prodigio.
                                             Duerme líquida, traslúcida,
manarás lasciva y despreocupada, de los excrementos,
                                                                         [ de la corona infame,
mientras no te arrastren la obscuridad y la niebla.

                                   17-junio-2015