martes, 12 de mayo de 2015

En estanterías implacables de terca rebelión, en espacios de misterio
                                                                                                                   [ que
     aniquila la esclavitud
emana prudente el código de desencanto.
Las entelequias políticas, los necios venenos
aprietan al gusano de barro entre promesas y ensueños.
Dentro, en el mapa de la voluntad y la admisión
( lápiz de ira, juguete de desasosiego, crisis de infarto y espejismo de
                                                                                                             [ ternura
     reciente )
se edifican metafísicas de neón para el avatar cojo, el teatro especulativo,
     el callejero branquial
que ralentizan el horario de la muerte, corrida de protestas,
                                                                   [ incoherentes e inútiles                                                                
     estandartes encadenados
al silencio del áspero verdugo, de la somática ceguera, de la dispersa
    milicia de desencanto.
Porque la cerradura y el desahucio
( el harapo terminal, el pudor arañado, la cartilaginosa lágrima
     y los desplazados reductos del odio )
alimentaron el ávido rellano del ansia,
el ansia del anhelo, el ansia de la boca,
la intolerable hambre del poder,
ilegítima sordera a la jaula del embrión,
a la vacante del apoyo nauseabundo
y al homicidio de la razón
( ramaje del brasero y la cañería, voz de lo falso y lo enjuto
     encrespador del oasis )
en la pelambre efímera de las diferencias...

Contrapeso inabarcable, la alquimia desfila alientos de cobre
donde el absurdo alza firmamentos indemnes
hasta que sus hijos se bifurcan en pistolas de frontera
y estériles faldas del aire,
no sabiendo simular vigilias sin cafeína vomitan en la derrotada
     adrenalina de los remordimientos plomizos,
en los paisajes disyuntivos de las infancias,
mientras etiquetas mullidas palian recuerdos que rajan de las fotografías
y la desvalijada conciencia es horda extinguida,
puro temblor del no mundo,
edulcorante e impostura.

Hasta que de pronto los frutos maduran y
una sobredosis de flujos embriaga las inercias del camino
donde la tragedia subsiste.
Y cuando la expiación de la realidad recrudece el método esquizoide en
                                                                                                   [ las adoquinadas
     vejigas,
cuando la contraorden se esconde a la pleitesía abstracta,
la psique se enuncia en los crucificados y la tragedia se atropella de
                                                                                                            [urracas
     y espinazos, de rapaces parias.
Ludópatas encriptados, escupideras rescatadas, húmedos muros,
                                                                                          [ descabezadas
     heces
crecen la inaudita flojera, cuando se saborea la tierra en la sazón
     de la nana funeraria.

                                               12-mayo-2015