jueves, 21 de mayo de 2015

Calima. Incendios. Devastación. Y, tras la devastación, más
                                                                                             [ calima.
Calima abisal, verbalizando ausente en la consciencia,
      [ enloqueciendo en los caminos densos y coagulados
como el aire en los pechos poliédricos. Entre la calima,
                                                                                    [ cenizas.
Y las negras tierras, incandescentes rescoldos de la suma de
                                                                                   [ sus resinas ebrias.
Fuego taxidérmico, calima del insomnio óxido. Los soles argamasa
una vez sí, otra no de un tesón una vez infinito, otra metastásico. Un
                                                                                                  [ esquema corrupto,
después, completamente aniquilado bajo el cáncer verbal. En los
                                                                                           [ vértices de los ríos,
las espinas nucleares desgarrando y transpirando por los ojos.
Los subterráneos golpean en las osamentas alentados por la
                                                         [ calima. Cualquier rayo fracturado allí
semeja una fiebre rumiante abierta por la calima.
                                                                               [ El polvo
lame dentro de sus vórtices masturbatorios entretanto
                              [ nosotros asentamos códigos para la asfixia.
Claves tenebrosas todavía de gesto antes de que
                                                             [ repleguemos el pánico.
La piedra ancla espacios cada vez que la sombra de
                                                                [ agua percute hasta erosionar
las ambigüedades de la raíz de sudor leve. Los enjambres
laxos y sórdidos en las galerías, bifurcadas como un
                                                                                    [ orificio de bala
ebullen, resplandecen ansiando grumos
bajo la calima que tropieza y se yergue, cada vez más letal.
Los enjambres enmarañan la muerte, los imanes, ebullen.
                                                                            [ Los escombros ciegos
son ya únicamente bulbos de hambre. Unos pocos
                                                            [ rumores. Los enjambres,
como crisálida en plena catarsis, se alborotan hasta la
                                                                                [ expugnación
tras cada hematoma adherente. Han eviscerado sus alas y
                                                                                      [ lo saben.
Caen en la paradoja devorando a su reina.

                                        21-mayo-2015