martes, 19 de mayo de 2015

Aquí los sumisos al ser tocados se pulverizan 
                                                          [en los cráteres. En los puntos de
gravedad, turbios como la genética en un hiato,
todo es cúspide u hoyo. Aquí
debiera eyacular el menhir ligado al silencio
en la alienación de los labios diluviales.
Las consciencias, de la espesura de un clavo,
anuladas de cohesión y de habitat retráctil,
                                                          [ combustionan entre las ingles.

Los preludios de membranas y los lóbulos excitados por las náuseas,
                                                                                                        [ doblándose
sobre el pulido óvalo, adoptan una exigua y triste
forma bajo el légamo noctívago,
hurtando en las ojivas la espiral omitida.
El mástil cede su esqueleto.
En las concavidades átonas
las raíces le muestran el estigma al sobrio esperma.

Este es un lugar cruzado de un hielo de obscenidad.
Los neones genuflexos orinan sus fracturas mientras exclaman
soeces horarias o describen escoria hasta agotarse
y resaltar sobre una hoz de herrumbre hierática por la carroña.
Erosionando estos yugos de ácida
y glaciar torsión, las hemorragias
de heridas oníricas salpican sus zapatos con origen.

El vulnerado, abstemio himen de sordidez
contrae, hasta asfixiarlo, un precipicio, y lo devora desde su
                                                                            [ imperativo encierro,
entretanto los suicidas, dudan o amenazan,
guardando la ecuación de las uñas, expoliados en la monotonía
                                                                            [ políglota del miedo:
por mucho que maduren un principio amputado, no se dan cuenta
que, en este vacío tan violento y cotidiano,
las cadenas parpadearán contra su pánico y el himen se romperá.

                                                19-mayo-2015