miércoles, 15 de abril de 2015

¿Quién destruye a los misterios por los caminos de hiel,
reclama al sexo de las espinas, que busca sus confines
                                                                                 sobre la curva
epifanía del cuerpo, que concluye los ríos del límite
                                                                                 de hambrunas
en la herrumbre espectral de asesinados y huérfanos,
donde fabulan las alquimias y reposan la máscara de los zapatos
para sus espasmos y el velo polvoriento
de padres olvidados que transportan a la pubertad de la penitencia,
para descubrir al eco en un letargo picoteado por la luz?

¿Quién destruye a los misterios por los caminos de hiel
esa singladura en que ninguna yugular se revela a su deseo
y ninguno de los revolucionarios flirtea con la pelvis
                                                                orgiástica del grial,
donde el arraigo del magnético vuelo se ciega ante
                                                                los diamantes,
que afilan ese odio en un ritual que ya no es
                                                                de nuestro tamaño?
No bruñe ya líquenes para su extravío
ni para el extravío de los eclipses y de los metales.
Su erosión los atrapará una oquedad
con las hebras de la matriz.

¿Quién destruye a los misterios por los caminos de hiel
que albergan a esta lava rezagada, cuando la
                                                                zancada incierta
con la ceniza invoca al frío entre huellas y transparencias,
por los nudos lentos y blancos... y paisajes
                                                                      más tarde
los peligros se agazapan por los árboles con sus clavijas
y mantienen el terco botín con sus armas
que doblegan a los espíritus y hacen que las apócrifas
                                                   cábalas de hombres y mujeres,
emulen raros bosquejos contra la locura...?

¿Quién destruye a los misterios por los caminos de hiel
cuando el olor de las piedras se desliza por las raíces
y los insectos crecen desesperadamente bajo el músculo magnético
                                                                          del ansia que se arraiga,
cuyo trastorno se eyecta adictivo sobre el abandono con hirientes
                                                                                                                  gritos,
donde los dólmenes del cíclope trascienden su cinética incólume
y las binarias convulsiones en su fondo
y súbitas tras la vanguardia geológica de las aguas
                                                                              rigen los astros,
como un caníbal del núcleo,
para ungir su amanuense equilibrio?

¿Quién destruye a los misterios por los caminos de hiel,
a la añoranza que huye del asedio, los ligamentos del sueño,
la unidad y la coreografía de los soles sedientos,
que fragmentan el rayo entre las vulvas
y la flora cenital de la elipse,
que excita a la calima con las partículas de la abstinencia,
que conduce su poder con salivas clandestinas,
con hipotermia de odios y hemiplegias que son coraza de las
                                                                                       hélices,
en la incisa consumación de la nada, cuando la gruta
                                                                                         del olvido
inicia su impronta en rescoldos e inventarios, en casas y
                                                            pueblos apenas esbozados?

                            5 enero/15 abril-2015