viernes, 17 de abril de 2015

No digas el dolor: mal entiendes que sería humillarte.
Tenlo adherido como a un parásito, para que regurgite la monotonía
de los metales que escarnian una carne destrozada.
No lo liberes. Abraza tu canalla suicidio con la incógnita:
festeja sin control las brasas de tu densidad y así demostrarás
                                                     que esa cerradura ya fue abierta;
sí, tu densidad, esa parte gangrenada, ausente de visagras, negra,
                                                                                                       epidémica.
No, no digas el dolor; reúnelo junto a los naufragios,
siémbralo con extravagancia, u ocúltalo
y tan sólo galopa en tus bestias hasta hallar tu
                                                                     odorífero cobijo,
la dura celda de tu mortaja.

                                                  17-abril-2015