miércoles, 22 de abril de 2015

Mi silencio ilustra la vergüenza de la duda libre y proclamada
                                                                                                   sutilmente,
un retraimiento gris, como si un pantalón zurcido le
                                  hubiera gritado la palabra y el acento.
Mi silencio puede asumir un golpe con la lentitud y la hondura
                                                                  de la luz original.
Mi silencio le ha anudado a su verdad el estallido y
                                                                           la aniquilación,
ha eyectado y absorbido, mi silencio ha asomado siempre como
                                                                                                un equilibrista,
palpando el ápice delgado de la malla, escuchando su
                                                                                       pecho reventado,
en el vilo del aire o el éter, en la erección del
                                                                  rayo o de la llama.
Continuamente mi silencio ha sido estricto y expectante,
con la perspectiva de quien gobierna el orden de su pasión
y con la perspectiva de quien se impone simultáneo,
mi silencio hierve en los ángulos, inunda laberintos,
mi grave silencio me ofrece con su síntesis
                                          el perdón enorme de su perfil
y me redime de las mismas inferencias que doblaron sus hojas,
infiltrándome las espinas,
como quien cruza descalzo sobre las brasas y no se apresura.
Mi silencio, el noble adicto, cruzándome a la
                                                             narcosis y a la alquimia,
el primariamente humano, el despojado de toda arista que
                                                                       no tenga su nombre.
Mi grave silencio es serio y seco con los días,
                                                              agrio como un error,
pero mejor verdugo, como quien vive rendido
                                                     a restablecer su memoria de agresiones.
Mi silencio responde una oculta cima a quienes le preguntan,
y ahí es cenital y alado y mejor orilla.
Mi silencio duerme poco.

                                                22-abril-2015