martes, 7 de abril de 2015

Me trastorno ante el enigma y
ante el abismo y ante las distancias que se ordenan en la
                                                                         incoherencia, errática
en un perfil que no puede decir la digresión;
                                                únicamente recóndito y compulsivo y brutal
es este perfil... Manos y labios juegan en la sangre
                                                                              y piensan
que procedo del ámbito y no me complacen en otra cosa que
las calladas banalidades de días vacilantes y me
                                                                               desbordan...
y no me llenan, porque
me trastorno ante el enigma.

En la hora inesperada no conciliaré la inhábil ética y la moral
escribirá la maldad de mi cuerpo. El contagio del dolor
será inflexible y la subconsciencia no podrá redimir
las mitades
de mis crónicas de espanto... Esa hora lo aniquilaré
todo y derribaré los monolitos
de grafía impaciente.

Así entraré de nuevo a los fuegos de brío verbal y
trazaré el vaho como un arroyo convoca el equilibrio en los
                                                                                         escalofríos.
Me trastorno ante el enigma...
Y reinvento la noche; pues en cada bolsillo termino espejos que jamás
                                                                               sonreirán a la impía amnesia.

                                    2/7-abril-2015