jueves, 16 de abril de 2015

Me oculté, porque también se revela la verdad, en sumideros fecales.
He purgado pasiones, la expresión de los pordioseros en la basura,
indescriptibles violencias y fauces deshechas,
y la larvaria repugnancia de las aberraciones
de la oscuridad en el ano de los subterráneos;
                                                    incluso intimé
con la probada eficacia del veneno de las secrecciones
                                                    de ciertas plantas;
orina, heces, el flujo íntimo de las
                                                    viejas prostitutas
me narcotizaron, además
amputé varios retornos y cegué el sueño que hay que ejecutar con
                                                   un buen ácido.
Penetré con sucias uñas a los locos en la cadena del matadero. Si
                                                   conseguía verificar
el daño, mi semen era una rasante alucinación y reemplazaba
la asfixia de mis atrocidades.
Di dentelladas a toda anestesia y ejercité
mis neurosis en su mórbida alquimia;
el vicio se enervaba, aprovechando
en cismáticas fiebres un absurdo que me volvía frenético.
Casi nunca mostraba estúpidas aflicciones, no me
indignaba de brutalidades ni crímenes, incluso
las víctimas seguían excitando mi verdad y
                                                         ninguna causa
de cruda venganza me hizo
desalentar de aquel vórtice que yo mismo alimenté.

                        16-marzo-2015/21-julio-2016