miércoles, 8 de abril de 2015

Los que ahora licúan azul escuchan a esclavos y
te podrían inflamar la espuma de los ojos y te estremecería
                                                                                       la ansiedad
el precio que no te sabe extraer el agua
y la cosecha y el tallo arterial,
ni las profundas incandescencias de los salvajes
que hacen sabotaje invernales a sus partes,
como si la lluvia interiorizaran adentro los labios los temblores
                                                                                       estancados.

Crecidos de roces articulados, como de los graznidos
de las poleas, dilatados y vencidos por la gravedad,
llaman en la turgencia las estructuras drenadas
de los cuerpos, aunque sus extremos
se excedieron hace mucho de la política de intermediar y
muy deprisa, ya que sostuvieron la viga
por sus espejos y casi no se dolieron del parto y de
                                                                                      las amenazas.

Como reemplazaron la distensión bajo sus bolsillos,
que sobrevivían por los minutos y la luz y deseaban
fronteras sin contornos en los bienes preestablecidos... Haces de
                                                                                      las diferencias sutiles
y rol de la excelencia los proyectó hacia los artificiales
                                                                         subsuelos como a una procesionaria
de muy largos desvíos y en los vientres se deshacían razones
de ácidos remotos, exiliados por una piedra, un placer o
                                                                                      una narcosis.

Los eccemas son tan solemnes que no debes
                                                                                revolverlos
ni vigilarlos con los gritos
de las armaduras y las torres de la prisión,
y sus barrotes progresan como carbono en las espirales
                                                                                innumerables,
que prensan a las bifurcaciones de tu clemencia las cruces lejanas
                                                                                de los tambores.
Elección, o historiografía interior
de la orfandad tras los ápices silentes y nodulares
y ningún diferencial de las analogías te convoca para la
                                                                                travesía.

Los he diseccionado en la obscuridad, y aún ahora los segmento,
amputando de su mugre cada imperio y
                                                       cualquier infamia,
para lapidar en las cenizas, las creencias postergadas sobre las que
rezuma una autopsia de terror con su palabra, hacia espacios
                                                       ambivalentes, que abren
a la estrategia su otoño exhausto, hacia la inseguridad, hacia
                                                       umbrales, esquirlas, basuras cuyas raíces
cicatrizan por las pieles violadas de la barbarie; aportaciones
como silencio que, tras el colapso, positiva la ignición, la
                                                       resistencia de alguna célula o castigo.

Del cosmos nadie reparaba con paciencia y nadie miraba
cuando los márgenes imponían su rastro, las costuras
del ser, inhaladas a través de la huella y creciendo
por la gruesa maleza y la gruesa ebriedad de la cumbre
                                                       dactilar, en un destino que
únicamente desafiaba al tuyo en las ranuras; no reparaban
en largos rituales, maneras, cremaciones, lamentos que eran
tu puente, ni en la vergüenza... aunque siempre se refugiaban,
y sus morbosidades se reordenaban sin interrupción y sin equilibrio
en el odio, en la catástrofe, y en un légamo, embaucador, que
                                                                         culminaba la rompiente.

                                17 marzo/ 18 abril - 2015