lunes, 13 de abril de 2015

La metáfora deshabita lo anómalo.
     Defiende hermosa un fraude
y conciencia a los obsesivos.
     En las ficciones cardíacas
se pervierte su moral acuosa
     que los psicoterapeutas han codificado.
Las medicinas señalizan caligrafías de lucidez
     en mis arrugas.

En el silencio del amor
     hay una llave
como herrumbre de mis nervios,
     hasta que una mecánica veloz
me estimula la adorable irrealidad.

                         13-abril-2015