viernes, 17 de abril de 2015

He ahuyentado el más negro enjambre:
la soledad es el caudal para cambiar el nombre incorrecto de la travesía;
el camino acompaña la soledad, que incita a seguir:
esta tierra señala al dolor que destierro,
todo se nutre con la huída,
esta voz es la voz lenta
y será en la lejanía la lenta voz nómada;
en ciertos momentos estoy totalmente indefenso, y ya no me importa
                                                  quien arroja espinas ante mis pies desnudos;
el hundimiento es viscoso y no puedo apartar las piedras
                                                                                    de los ojos;
retiro cuanto puedo:
este rayo que se encona con mi pecho, que siempre
                                                  ha herido las estancias de mi sangre,
retiro que el grito entraña dificultad,
retiro mis raíces y mis brocales, que la pureza nos fortalece
                                                  y en nada apreciamos,
y retiro que en otro tránsito habita mejor luz, que libero,
                                                  y que hierática contrae los relojes.

                                         17-abril-2015