miércoles, 29 de abril de 2015

Hay puentes dormidos en la sangre.
Sobre el bárbaro destello
de sus formas un osado camino
quiebra y enreda. Por sus bordes
se arrastra febril
la herrumbre.
                         Son puentes que ignoraban
el otro lado, aun antes
de su oculta movilidad; cuando
el odio quiso despuntar,
donde, desde el dolor de la piedra,
pugnaron indescifrables fatigas, alientos,
sed y gravedad.
                           Son puentes
para exanguinar a la sombra
tanto silencio
como vida resta
                            el espacio
que ocupa la huella.

                                 29-abril-2015