martes, 21 de abril de 2015

Fue aquella una iniciación enajenada, con el grimorio de la sangre huésped,
umbral de mapa indescifrable, umbral de ruta genuino en el recinto
                                                                        de todos los que aguardan.
Él deliraba
y la fiebre era combustible en aquellas galerías de un inmigrante
                                                                        insomnio desesperado.
Se asía salobre, aunque combatió demasiadas colmenas arcanos,
                                                                        para cargar así,
una herencia tabular que destilaba memoria,
una insoluble herencia que ante los abismos, sitiado, le hurgaba
                                                                        puertas siniestras.
Comprendió entonces que se había hecho indiferente el rescate,
que encerraba únicamente nervaduras de un crimen común,
hilachas para poder acarrear ese tránsito de oscuridad,
despiezar la dulzona embriaguez de su lengua: el aislamiento era el voraz
                                                                       verbo de la cantera.
Era la iniciación de lo incorporable y del ceñido nudo ambivalente.
Era el maldito, el monstruo, el verdugo.
En aquellas grietas de buenas preguntas y malas respuestas,
él estallaba la raigambre como contagio de otros brebajes
y siempre oficiaba de masturbador y de innoble
y una fósil espuma le multiplicaba la erosión y le invadía
                                                                                            el aliento:
era la sordidez del porvenir, el tridente de la asfixia, era la fisura
                                                por la que jamás habría transparencia,
y, la volátil borra de husmear letargo,
arbitrándole un baldío saqueo, empapado en laberintos
                                 anónimos para los guijarros de error umbilical.
En aquellos sumideros ( ascenso de todo lo que aturde y
                                             aniquila el alarido de los muros ),
en aquellos sumideros sin filamentos, en aquellos sumideros sin
                                                                            intimidad para el roce,
en aquella resonancia entonces de boquetes y gangrena,
él encubría lo expiatorio y obedecía a estaturas origen del instinto,
a humaredas, a cristales serenos y a la pupila y el sueño.
En aquellas grietas él atrapaba parentescos sin una delación
                                                                       que pervirtiera la piedad
lo sin estirpe, lo oculto, lo desencantado,
y él torcía anatomías por conspirar para las manos;
en esas grietas sirvió al azar por malicia, un
                                                                    azar pudoroso y espectral.
Entonces la existencia tatuaba alianzas y él era residencia de
      sus llagas sin alma, esa náufraga señal de máscaras y de estigma:
era aquel un revés para la sed y todavía no inventariaba las
                                                                    monedas de su avaricia:
él colisionaba los días atrapado por un bestiario de bostezos,
      narcotizado por las vísceras él invertía su violencia,
persistiendo como se consuman los espasmos, contráctiles,
                                                                      en su trance menos elaborado:
se hallaba tan deshabitado que ningún ala tocaría su fondo,
que jamás lo vencería la náusea para una mínima
                                                                     semilla del destino
o para la sombra de la impostura.
En aquellas grietas él vulneraba la añoranza y esto lo detenía de
                                                                      cualquier venganza,
en aquellas grietas de hedores insensatos y pasiones impotentes
él poseía la lluvia de oro en su totalidad,
pero la ley, el follaje alucinatorio,
mermó su mirada en el subterráneo para la sierpe.
En aquella iniciación él poseía gargantas coléricas, colmados
                                                                                                   extravíos
eran grietas de ira y él acentuaba la hostilidad en
                                                                     los espejos.
En aquellas grietas él se cubría de ecuaciones
e incendiaba con sudor su clandestinidad: nada debía indultar la vehemencia,
nada debía indultar una pieza precaria que traducirían las ingles
                                                                                           en una pausa.
Tras aquellos sumideros sin caracoles amándose lentamente,
él atacó el abrevadero de esas caderas y eso aún hoy
                                                                                   inicia sus péndulos.
En aquellas grietas la muerte dormía bajo el paréntesis de los
                                               ánades y el resto era sima de infinito,
impugnado infinito, y él palpaba las aristas embrionarias,
                                                     con el miedo roturado, todavía anárquico,
vinculando razón y ternura.

                                                   21-abril-2015