martes, 14 de abril de 2015

En mi trangresión era un desierto, un rapsoda de arena
     del cuerpo del silencio y bebía por los labios
de la llaga y creía que jamás desaparecería
     bajo ninguna norma y jamás
me espantaría una herencia tras los hilos de trampas
                                                                                       que ya
     hundían hasta las rodillas a los interrogantes de la cólera profética.

Me hallaba inspirado por extravagantes quimeras, raptos y
                                                                                              sangre tribal,
     y el eco de la urraca guardaba mis nombres
y giraba estandartes puros en mis maléficas raíces
                                                                                     nómadas.
     Embestía con el antagonismo
de aquellos coitos que se movían sin ritmo por el
                                                                                    camino
     con pústulas esclavas y desterradas, emancipando úteros
y condicionando algún gemido con dentelladas de lobo y de
                                                                                                       vacío.
     Embestía con los anhelos que trataban
de distraer a una feminidad confusa,
     y con el nervio que intuía en las órbitas
degolladas tras la metamorfosis
     como pobres espectros de cabelleras, légamo de ancestros
                                                                                                     suicidados
que aspiraron a vida fértil y brío alfabético,
     a umbral de luz y ungir los cinco sentidos
en océanos de lecho cósmico.
     Embestía contra las brasas, cuya mecánica pura
no paralizaba a las hoces, cuyo recelo se fundía
                                           con los camuflajes de la muerte...
     las mismas herrumbres, los mismos abismos, el mismo
                                                                porte de placeres inseguros...

En mi trangresión me jactaba cuando orinaba la noche
     con su augurio templado y los ciegos
conjugaban a poniente su balbuceo, cuando los cadáveres
                                                                           devoraban voluntariosos
     en sus trajes detenidos y mutilados de urgencia
y regresaban a enredarse en el frío
     que vulneraba anular su gesto animal.
Veía alienarse a los viejos islotes y oía trepanar
     los pezones de la anarquía en el turbio itinerario de la caverna,
causa de que mis párpados se desprendieran en ocasiones cuando se
                                                                                                          adherían
     contra aquel torax invicto a los tendones del vértigo.

                                        14-abril-2015