lunes, 13 de abril de 2015

En la memoria está mi ceniza, despierta
     como la herida,
ligera y transitoria como esa sombra
     que me viste.

Por un lado hay una selva
     joven, con labios de ébano
y cultivados tambores
     que unen en mi garganta los vientos.

Por otro lado hay una escombrera,
     hemorrágica e infame,
el origen oculta
     de sus capturas
las líneas de mi fugacidad.

                       13-abril-2015