martes, 21 de abril de 2015

En la angustia no se reniega del abismo; casi siempre
     una misma señal para castigar de toda luz a los párpados.
Se retorna sobre crueles huellas de sudario, huellas antiguas,
y se apartan lenguas comunes como los claros murmullos
                                                   o la confianza en un paisaje
o el tierno umbral de un espejo bajo la sombra de la memoria
y se rehusa de los acentos de placer y del fuego de las honduras
                                                                                de la carne;
la hostilidad más habitual es el desdén mellado
que se viste violando las cenizas de la inocencia
y nos agrede con frío e infortunio:
así se fulmina el peso de la soledad,
sin últimos relojes, con gélido oprobio, difamando la
                                                             lucidez valiente:
los pezones adustos del insomnio, su sexo lento,
los islotes de éxtasis del zahorí, las arras de las horas,
la caricia de la cópula que renueva la estival garganta de todo
                                                                             detritus sumiso,
los aluviones de magma y fulgor con su dignidad de eclipse;
la pubertad del semen, las condiciones en que le da
                                                          elasticidad a la unión,
las dunas de los truenos, su intensa preñez,
la nacarada y abstracta humedad de la vulva del manantial
y el torax de las clámides y el taracear de la sed y el vértice
                                                                                    de los nombres
      que perviven donde nada es inmediato.

                                         21-abril-2015