lunes, 6 de abril de 2015

Dormiré en los jarros de podridas huellas,
y preguntaré el viento, y la obscuridad
oiré solitario.
                        Percibiré las hierbas niñas
en las yemas del sueño
hasta hacer frecuencia la fiebre
y retroceso el orbe impermeable al sol.
Ninguna tumba trabajaré 
pues estaré cansado de zapatos 
e hinchado de escupitajos y camino.
                                                                 Mi sequía
circundará los pozos y un blindado tiritar
demolerá la sordera de mis tormentas.
El hielo recorrerá el hundimiento
                              y el irrecuperable
logos de mi isla.
                            Olvidaré anudar a las
                                                            orillas
los tobillos.
                   Deshechos
y venéreos insectos presenciarán
la líquida tristeza de mi ingratitud.

                                1/6-abril-2015