jueves, 23 de abril de 2015

Desnudo y salvaje, duramente ignorado por
                                                             vuestras agónicas miradas,
injerto mi sombra en la memoria de la embriaguez, en la raíz
                                              núbil de los cabellos y de la cintura:
aquí teneis, en esta atmósfera extrema, el límite innúmero
                              de un reflejo que es vuestra ciega compañía;
estais en los desórdenes y yo os vigilo para cerciorar que
     respirais y decir el sonido de las cuevas arrollado en vuestra lengua.
Tan sólo distingo vuestra saliva negligente, ese ansia postizo que
                                                                      me acobarda y me avergüenza;
sois el caparazón vacío que me enerva la sangre,
                           el veneno obsceno, la espina que me atraviesa,
en vuestra hedionda catarsis navegais una minúscula cloaca:
vuestras ojeras de axial colapso se agrietan para verter
                                                     el crimen viscoso de la falsedad
y yo me retuerzo con vuestro cataclismo mientras vuestros mordiscos arrancan
                                                     una marea de lascivia y de metales;
de vosotros me amputo, de la embustera pared de vuestro egoísmo
                                                                              que hoy me taja
y que desaloja de mi extinción toda la mentira contraída
                                   y la ahonda y la cubre de tierra;
esto es el extravío: temor a escuchar y a que os alimenten.

                                                 23-abril-2015