miércoles, 1 de abril de 2015

Cuando no tengo voluntad, hago mutilar mi desorden tras la
                                                                                          maleza
y anhelo que mi violencia renazca  y cubra la raíz de
                                                                                          las hemorragias.
Por el hueco de una úlcera deslío las arenas,
detenido por el repliegue de los hedores y el
                                               parto de los venenos de los sueños.
Me reúno con un verano, donde oxidan las preñadas
                                                                                          sus vientres
palpando en el niño que ya cuelga de un abismo.
Despiertan lugares alienados y desvelan la inercia
de continuas uñas sedientas.

Hielo la boca de los mármoles bajo la tierra
y el oleaje de los sentidos.
Desafío la flexibilidad del calor
y consigo que la turgencia de las hembras se vidrie.
Arrastro el vicio del relámpago al frenético exceso
que grita sus naufragios en el tiempo de los esqueletos.

El pavor aúlla como lúcidos epitafios por los mártires de la
                                                                                          farsa,
y mi lástima es el coraje del orgullo
que compone otra órbita como ante el primer cuchillo,
y que galopa el triángulo de los espasmos y el oxígeno de las
                                                                                          líquidas dioptrías
en la paráfrasis de los vértigos.

Hurgo mi aniquilamiento en los adoquines del sexo y
profano las estirpes, omniscientes como la metamorfosis
                                                                                          de la crisálida
y el libertinaje.
Observo gotear la espiral sobre la nervadura calcificada de
                                                                                          los torrentes ebrios,
que jamás lavaron tanto desencanto como hasta ahora,
cuando todo lo contradije, purificándome de la fundición civil de
                                                                                          la alevosía
entre estas infraestructuras que son rapto quebradizo.

En nada he hallado la alquimia aunque no traslade mi bitácora.
Pero ha quedado claro que no ahondo en liturgia alguna,
y puesto que me desmembré de cualquier sintaxis,
ahora soy una instantánea de cutis difícil y arrullo ofidio.

Nadie lee mis ojos, que me corromperán.
Enfriarán mi boca y sacrificarán la sierpe y quemarán
                                                                                          la noche
en que no me impugno.
Obviarán que yo tambien alimento el tacto de los relojes
y eyecto inmediatez en la sístole y la diástole de los días.
En un ángulo del escenario me harán trizas
cuando las llaves o el axioma o la savia
den con el éxtasis de mi secreto y de mi espina.

                                          1-abril-2015