jueves, 5 de marzo de 2015

Sólo habitan antesalas donde llueve
el chillido hebreo de una pierna, su furia tras la metáfora,
                                                                                      las heridas,
que para los vientos eran clavos cristocéntricos y mandrágora,
sólo habitan antesalas donde se destetaban altares y las
                                                                                  arterias mamaban
su métrica para un pavimento sin cicuta
como si enterrasen sólo para las cunas trepadoras y para la veleta
                                                                                                      y el trueno
en la vertical de los efímeros huesos inhóspitos.

Sólo habitan antesalas donde incubaban las mandíbulas
y cercenaban ecos fungiformes a cabellos maleados y sin
                                                                                predios, donde
reclamaban al hambre riadas y sangre y
susurraban a las zanjas sudarios para cruces perdidas.
Sólo habitan antesalas y arenales lechosos que, a pesar
                                                                                       de todo,
no asolan a las salinas jorobas
que sustentan el ebrio mito después de tantos cráteres.

Sólo habitan antesalas donde no visten a las algas,
ni el mal de la medianoche ni el pecho
de los espantapájaros y de la magia que, desde los vocablos,
holla en la incógnita, donde no brincan
mechas, enjundias, serradores de otras raíces, ni soplan
en un trallazo no picoteado en pezones desexados, donde el
                                                                                        caracol sólo
manualmente zigzaguea en los relojes entablillados del patíbulo.

Sólo habitan antesalas donde caligrafiaban hebillas, no satisfechos
                                                                                                de la sierpe
y de la escolopendra, donde localizaban pescuezos, muertos de iris
                                                                                               y de crisálida,
para la resurrección y la odisea, torciendo con frecuencia los espinos, aunque
insistiendo en el balanceo de sus asperezas, y donde
                                                                         a última hora
barrían en los mapas las máscaras, con que
suplantaban una identidad que fulguraba en los desechos.

                                       5-marzo-2015