martes, 31 de marzo de 2015

¿Por qué este ansia replica mis teoremas de óbito?
¿No soy acaso un verbo válido?
¿Quiere un mejor crimen
que éste
que me incumbe sólo a mí?

Hay un desgaste en las inclemencias de mis pulmones
que no es ya capaz de abrir los grifos,
y los tejados prefieren flotar,
y excluirse de la destrucción de mi calendario.

Seré una buena guarnición para piedras e insectos.
Dejad que quiebren mis arterias;
quiero la desolación y la profundidad
mineral de la muerte austera.

Ahí os dejo algún rastro y unos pocos agujeros.
Me voy ya.
Cerraré bien la puerta.

                                   31-marzo-2015