viernes, 27 de marzo de 2015

No volverán los infames que hacía tributar la violencia
     tras la derrota de los verdugos
que escogían la estrategia según su enemigo,
     como si modelaran a las multitudes
por la consciencia expiatoria de las víctimas más débiles.
     Mi distanciamiento aguantará de su reclusión
los crímenes aún cotidianos y las jeringuillas arañarán
     los anillos de su periferia,
unos anillos de silencio, perturbados y desiguales,
     que deponen la fría entelequia cuando la piedra
brota en la justicia sus golpes concéntricos
     de enigmas y verdades, de la inutilidad
que resuelve vencer nidos y redes
     y en los muros acepta la prueba de los despojos.
No volverán los infames que el parásito escogía
     de entre los dioramas del invierno, donde mi inmersión
prohibía el rumbo de una piedad contrabandista
     que no mencionó el abandono de las anclas.
Se harán obsesivos y ninguna taxidermia
     los revelará como justa noche, nadie oirá los tumores
como inmersión que se corta entre los cristales
     por puro deseo.
Se coagularán de apocalipsis
     y explosionarán en las metáforas de sus sexos, entre la edad
                                                                                                 del humo
y los colores de la interna metástasis.
     No habrá materia alguna cuando
se atiendan peticiones de cremación, que presencien cómo
                                                                                          se devora
     su estirpe tras la lucha.
La tierra vomitará sus excrementos, y este tiempo,
     el tiempo de nuestras mortajas,
jamás será recordado.
No volverán los infames que, en las incandescentes
     llagas de la lava, castigan la necrosis que carga
hacia las falanges de los légamos.
     Perdurará una costumbre en la arena de los suelos
donde muerden las pezuñas, y arde el martillo de la
                                                                                   montaña
     que flanquea su ritmo: el ritmo
de las vigilias del nervio y de la sangre
     que ascendió en las antesalas de tortura
como si vendase la apatía
     y las variables maneras de la esperanza, que
distraen con el puñal, el cuello y la piel.

                            20/27-marzo-2015