lunes, 30 de marzo de 2015

No tienes escroto, ni testículos, ni falo.
La castración oscurece tus esputos.
Ladra el rojo primero de la orina.
Los gusanos escarban en su desierto.

Moribundo por la caverna, con espada de borracho,
los estiércoles de mi himno me suplican soberbia
con sinfonía de asesino... en el lodo
me ahogan las vísceras del infortunio.

En el laberinto mi invisibilidad ayuda.
Incendiadas de alcohol las pupilas, el veneno cómplice,
ensucia los gritos al espejo, que se venga.
Y boqueando te escupe su mirada.

Disparar ha ruborizado mi nada,
la tiniebla de la araña anuncia mi sacrilegio.
Simétricas heces conspiran a derecha y a izquierda
si se precisa de mi flora alcaloide.

Cuervo, ¿ cuanto mido según tu aguja?
¿Es eso heroína?, ¿queman mis cucharas
                                                       de recluso?
La ruina me ha masturbado con sumo interés,
me he desplomado sobre mi hechura de semen.

La cabellera tiembla y se duerme la lengua.
De la más grave lentitud a cualquier ínfima duración
                                                       es la desdicha
un trenzado metálico que asfixia.
Y el hechizo su ridículo signo de juego sucio.

En esta visible ataxia mi puta me completa.
No hay venganza aquí. Es una cruz y la
                                                      colilla de dios.
Cada metamorfosis es para mí una erección.
La sangre habla, pero es el labio execrable
sutura de sombras, silábica dinamita.
La pústula es obscena en mi eructo anal.

Me maldicen los erizos, obsesivos como pus,
mi feroz misterio pisa la mano del auxilio.
Recorren mis alucinaciones cuando a reptar se atreve
y detiene el habla de las alas, aunque nada cercene.

Muerdo las flores blanco de la vejez. Hay
un pronombre escrito en el viento,
un resplandor consonante. Mi cadáver hace
                                                       de mi cadáver
un hambre afilada, descenso al cuello de
                                                       una tarde
pocas veces alimento, pero puntal de este diagnóstico
y la hoz que maltrata el revés de mi demencia.

                          30-marzo-2015