lunes, 9 de marzo de 2015

Has de soportar a las voces en que te fragmentas,
     la órbita que circunda tu origen,
al espacio de lo indecible que rige
     el despertar y la luz de tu letanía,
donde son certidumbre los ramales del vértigo.
     Has de soportar a las voces en que te revientan los
                                                                                       cauces,
al cuervo que achica sus propios excrementos,
     al pavor que funde las banderas,
al negro de los metales de Furias en los
                     que moja tu lengua, la dirección de la grieta.
     Has de soportar a las voces que desbocaron tu semen,
                                                         zarandear el hombre desnudo,
     en el que invocas los oficios de la muerte.
Has de soportar a las voces en que
     te partieron los verdes primordiales,
donde tus calas integraron la conciencia del último fondo de la
                                                                                                        piel,
     donde los reflejos disponían el haber que es saldo
                                                                            de los latidos,
donde las mareas existen tibias y largas.
     Has de soportar a las voces
después de golpear el frío
     y el rapto que entraña sustentarse en la cascada del grito.

                                     9-marzo-2015