viernes, 13 de marzo de 2015

Fuerza los ácidos sureños de los vientres
como un inocente traductor.
Hunde las manos en los colores huidizos

descubre las horas
agitadas de sueño

revuelve en las cadenas de la fatiga

observa, oracular, sostenido por hilos
y para cuando emerge
de los deseos de la verdad

cuando escapa a los gritos

en la malla de su memoria
contempla una privada luz,
única,
delirio de un círculo
continuamente abierto.

                        13-marzo-2015