martes, 10 de marzo de 2015

Donde comí ayer es ahora lugar de catástrofes. Un humo
                                                                                  de madera rugosa
obstruye los conductos de la vida y nada acota las hemorragias.
Los párpados han averiguado el anhelo por mudar mi piel
al abrigo del ronroneo de las nubes y sobre el regazo de los
                                                                                  asesinos.
He copulado con los asesinos y probado de sus heces
                                                                                  la soledad,
cuya evasión como de cera no escruta los orificios,
y que hablan en un rudo plomo que oscurece los tejados.

Los torturados desprenden una argamasa que nada sujeta,
porque es lienzo de la sierpe
y los trazos de lóbregas uñas,
y epifanía para los gruesos grabados contra el ansia.

Estas puertas conducen a la alucinación. Ofrezco a las fauces
abiertas funesta porquería y al resplandor
un infierno coagulado tras la catársis.

Cruzan el siniestro los fríos fósiles, el tambor
ingrávido para los vientos,
una mezcolanza implacable de hostilidad y duro dolor.

                                   10-marzo-2015