jueves, 26 de marzo de 2015

Detrás de las cenizas azotan los chillidos de este apocalipsis
que sonó por mi cuerpo cuando el azul del tiempo
reflejó una sombra para los cadáveres enajenados.
En corceles acólitos aullé la estampida del esclavo
que invoca nuevos discípulos para mi carroza y para mi fractura
el devenir mórbido de las pirámides, que son de lisergia
                                                                                     y trastorno...
Un homicida tras otro crece sobre las amapolas,
que lloran en el equívoco de la tormenta ante los espectros
                                                                                     que se paralizan.
¡De madrugada jadeará mi egoísmo en los espejos! De madrugada
                                                                                     escaparán
de la ebriedad de las osamentas las verdades de mi lengua, que
han cercenado pestilentes y pútridos barrotes; el sello de las
                                                                                     tumbas
que se cosen en la aliteración de las ruinas de esta
                                                                                     escombrera se abre
a los juicios de mis esfuerzos perturbados que no gotean
                                                                                     un buen esperma,
antes de que el vómito fluya y las paredes se marchiten vencidas
por los suicidios de los iconoclastas. De madrugada mi esclavitud
instigará los estiércoles en obsesivos equilibrios, cuyas desdentadas
                                                                                     neurosis
embestiran contra taumaturgas instilaciones. Qué cierta será
                                                                                     esta nada,
la nada interminable de detrás de los errores que quise
                                                                                     que me convirtiera
antes de las mayúsculas del dolor, antes de las mayúsculas de los
                                                               nervios y las mayúsculas de las metas,
antes de los juicios únicos que los ríos de los
                                                               armarios sostuvieron
para mi instrumental de inanición; con sogas y espirales y
                                                               espuma negra, y verter de cuchillos.
Mientras volé, no existían todavía tantos excrementos en las tinieblas,
y el aire rumiaba por los perfiles de los
                                                               mendigos, que
hollaban pavimentos soberbios y escribían hechizos en
                                                                                    nidos,
que segregaban limpios licores en los picos de las águilas.
No es posible la marcha atrás.
El torpe desastre de la desolación eyacula sus odios
                                                                                   extraños
en los espejos, e inmola valles y siervos
que han creído esas alucinaciones, las alucinaciones de las falacias,
desde donde se bifurcan los triunfos para las guerras del
                                                                                  hombre.

                                  21/26-marzo-2015