viernes, 13 de marzo de 2015

Despunta, frío,
cual lagarto,
sacude algunas piedras
como un ciego embriagado.
En la piedad latente de los labios
extiende una palabra
instala un nuevo espejo.

                                           En algún silencio tendrá que hallar
ese arrojo natural
en que depositar el rayo.
Náufrago de angustia,
                                       monta orillas
por las que hay que vagar
para cicatrizar los límites.

                                       13-marzo-2015