martes, 31 de marzo de 2015

Con las carroñas de los presagios se adoquinan los tobillos
                                                                     en el idilio del héroe,
resucitando un camino que sirve a manos y pies
tras la cruda exclusión, para los que aún oigo cortar en
                                                                     la frontera,
en las orillas y bajo la lengua, un desafío obscuro.

Con las carroñas de los presagios brotan los roedores del
                                                                     insomnio
de las tapias vaporosas que fueron la última desnudez de
                                                                     mis cicatrices
cuando el clima sacudió en la tierra su ciego castigo,
que abrevió con vaho narcótico la voraz
huella...

Con las carroñas de los presagios brotan los roedores y
                                                                    suplican
por las hebras del coito, arbitrio de lo inviolable, sacro y
                                                                    parcialmente real;
por el enlutecido cosmos cuyos relojes de urgencia suicidan
el vicio de la crisis usurera que alimenta el griego color
                                                                    de las infancias.

Con las carroñas de los presagios revuelve el hambre a la
                                                                    luz,
culpando las vísceras de las cartas impopulares y las
                                                                    alarmas de los locos,
las sogas resucitadas en el subsuelo indocumentado de los excluídos
que, en breve, gritarán por las bestias.

                                               31-marzo-2015