viernes, 6 de marzo de 2015

Ahí tienes los excrementos,
     no escribas la náusea,
ya que su argumento es el hambre.

En otra ocasión probarás la carroña.
     Su tesis no se puede ilustrar
y su rigor se distingue por su exigencia.

Ahí tienes los excrementos.
     Las moscas fueron bello envoltorio.
De la carne fresca regresan los gusanos.

Y la decadencia no huele.
     Evapora la vieja ley con traje de admiración.
Y tú aprendes de las nuevas raíces.

                       6-marzo-2015