lunes, 23 de febrero de 2015

Ya no convive
donde ingenuo es la expresión del idilio
y si algo alimenta las facciones
observa del infinito la atemporalidad
que insinúa la líquida dicción
del espasmo profundo.

Jamás sabrá
si las mecánicas tenazas que arrastran
esta retrospectiva
que suspende
la final moralidad de la exploración
en la genitiva hambruna perdura en el rayo

ni si el disparo bermellón
en un evento de desquiciadas notas
reprime la cacofonía perversa

porque despertó el intratable interior
de un vínculo extraño y augur.

                            23-febrero-2015