jueves, 19 de febrero de 2015

Acaso la blanca roca de éxtasis
busque en los pulmones de la puta
un sobrenombre. El mecanismo
articular de la cucharilla y la aguja
para la falta de presión en sus arterias
heridas.
             Miro sus ojos y veo la esquiva
caricia de una muerte temprana.
             Huelo sus ojos y toco la muerte.

Cien euros para limpiar
un torrente de manchas y cenizas
que ya se adivinan prematuras.
                                                         Y a pesar
del frío
            abrazo muchas veces
aquel cuerpo que tiembla cuando
en el reloj dan las dos de la madrugada.
Estaré un instante
                                 hasta hundirme
     en la tristeza imborrable
de un coágulo y el veneno
aquí en la tierra.

                            19-febrero-2015