viernes, 28 de noviembre de 2014

Hay casas en un puro abandono, casas
de un desahucio carente de evanescencia, de una analogía de postguerra,
en que de tanto evocar los objetos menudos
se nos forja el espíritu como memoria subastada.

Y en esos obscuros arpegios al cuerpo invadimos,
una tras otra, de las revisitadas herrumbres nuestras,
y comprendemos entonces que las naranjas son color
cerrándose a la inquina de la avispa fugitiva.

Que una verdad compañera nos desasosiega el canto
desde su valentía sabia, que troquelamos su materia,
que la seducción es un consorcio que se apuntala y ordena
con el fustigar parsimonioso de la amonestación cariñosa.

Y desde nuestra llama, con su inmensa historia,
propia de cada recuerdo, se redispone una ilusión:
la de los muchos trastos sobre su vértebra de joya,
la del sonido y el espacio: la ilusión de silencio.

Despaciosamente se ajorca esa ilusión de liturgia:
a través de las espirales de la órbita en perspectiva,
infortunando triunfos que le imbuyen las fábulas;
aunque sabe la epifanía moldear: vanidosa,
deriva entonces un fraude aquilatando el amarre,
pospone en su retícula balsámica la indulgencia de ese tacto...
y en ulterior tiniebla directiva te embrida
en un hueco distinto el cordaje del otro.

Esa ilusión plena sacia nuestra salvación
y existe como manto para sernos cobijo.
Quiera el polvo que en nuestra cremación la miremos
arrojarse esa ilusión a nuestra urna.
                                 28-noviembre-2014
Al fin llovió
y las mujeres pudieron limpiar la sangre.

Allí, el agua,
no era nada corriente.
                     8-agosto-2006
Tatjana entra en el taller
silbando.

En seguida lo entiendo:
trae en la mano una bolsa con algo de comida.

Tuvo suerte hoy, la pobre.

Podrá comer algo
mientras aguarda que la basura
posea, al menos,
el mismo aspecto mañana.
                                8-agosto-2006

jueves, 27 de noviembre de 2014

Quien expuso el afilado de estas fotografías
despeinaba muy bien el espacio.
                                                          El aguafuerte del verano
prueba y defiende la predisposición del tiempo:
suavizar los magenta y su voz ágil.
El carbonoso Endimión al bienestar de la entrada,
el condenado, la sombra de Diego de Giraldez
cargando sus juegos como pez beato.
Del otro ángulo la enseña del sapo
sin la prepotencia del protagonismo
pero mejor atuendo; la batuta seria,
el aplauso de los pueblos pintorescos,
un seguro golpeteo de los hermosos enfermos,
que festejan para uno.
                                        Los prostíbulos cercanos
las convulsiones y el espasmo y la orgía
jamás cuidarán tu orden
y se extasían para ti.
                                     Tu sinceridad aumenta
no en el abandono, pero sí por su idea,
y así entras tradiciones que aunque no cuides
están ante ti, no los tropiezos
que comporta tu apostura.
                 
                           27-noviembre-2014
A la espiral de mi existencia
te has integrado, angustia, como el humo
sagrado a la piedra,
como la cobra degollada a su arena
de salpicaduras y de condolencia.

Quise extirpar
de tu ente las lenguas de la lucha.

Por eso este imbricarnos a lucidez
de mallas, estar batiendo
de cuerpo a cuerpo una injusta pelea;
cual minuciosos amantes
con el desvelo de un nombre que les turbia
las orillas de la herida.

Únicamente así desaparecer
liga sus cumbres,
cuando te acojo, obstinada,
en tu tránsito de desierto,
deslustrada de tus arpegios,
en el suspiro de sincronías
con la propiciatoria sed.

                          27-noviembre-2014
Existe un caleidoscopio mal diseñado
en la emponzoñada geometría
de la vida, en la nomenclatura que propicia
incendios y fecundidad.

La ligazón que hermana
un vértice cordial a la onomástica
de las relacciones.

Parecía amenazada la estirpe
de los escudos, y he ahí un jamás
que una anciana ley sojuzgada,
una mercantil mancha insatisfecha,
desprende del recelo y pudre
la vigorosa ingenuidad de la plenitud.
     
                    27-noviembre-2014

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Entras en mí como un apátrida emblema del veneno,
      del éxtasis,
de un perpendicular e hiriente cortejo,
permuta prontuaria de una toxicidad únicamente quebrada
     por su misma rebeldía.
Mi fragilidad adhiere entonces tu vidriosa claridad
y se tiende menos al paisaje usurpado
con dones enlozados pendientes de tu agresión.
Traidor desangrado de lajas,
por tu piel reptando todas las fustas del
     dolor.
                       24-noviembre-2014

martes, 25 de noviembre de 2014

                                                                                       A Esther Pagano

Le aconsejé que se pusiera su poncho
y dejara bailar las luciérnagas de infancia
     por los rumores de la ficción.
Había tanta vigilia en su boca doble
y en ocasiones reflejaban sus espejismos las
     limosnas de la tierra.
Su palabra arrancaba las raíces de todas
     las injusticias.
Era la memoria de las batallas del hombre que descendía
     en una generosa corona sin cerrojo,
hiriendo de anhelo a las lluvias de los copiosos
     secretos,
y en el sabor a sus jirones de geómetra
disimulada del esqueleto de la vida,
su fluvial corriente navegaba pensativa por las
     alusiones del ocaso.
Cooperante estirpada de escalofrío en el cenit
     de la esperanza.
                                 25-noviembre-2014
El eviscerado despeñadero no pudo acogerte,
te llevaron las huellas de las raíces más
     obscuras,
con la luz de los impactos de metralla
     internada en la vorágine.
Tu despeñadero decreció con tu lucha en la
     salvaje decoloración de la náusea.
Entre la bruma esperaba una nada coloreada
     en una inmaculada crisálida,
con sabor al terror.
En el crucero, junto a los impactos, ha permanecido
     incrustada tu arma de locura.
Sangre florecida, en la ignominia del
     opresor,
fecunda tu memoria.
                             25-noviembre-2014
Estuvo los primeros años indefenso en un cubículo
de torturas.
Logró aguantar,
mientras el dislate sonoro de los gorriones
preparó su piel para el castigo.
Se impregnó de los gestos densos:
veía, oía, sobrevivía
a través de los propios poros.
Momentos indeseables
con la malla preparatoria.
Cierto día,
el cuerpo se metamorfoseó; apertura,
embriaguez de los nervios.
Se le concedió papel y lápiz.
Cuando prensaron las manos el lapicero
y comenzó los primeros garabatos,
cesó esa angustia que por años
lo mantuvo hierático e inútil.
                       25-noviembre-2014

lunes, 24 de noviembre de 2014

En la materia prensil, mosquitos versátiles
representan las categorías de su imagen.
                                                   
                                                                         ¿Por qué
las manos inculcan
la picazón redundante de la piel?

                                                           Sugyuga
el aire las presiones.

                                     Sí,
preexiste la rehabilitación.
                                                Simplemente
los condenados, en parte por su número,
                                                                         desarrollan
cierto
dolor
encefálico.
                  Dudo
que la expansión de la piel
pueda exigir el resto.
                               24-noviembre-2014
Has transitado. Rectas
en mí.
          Te acredito
en tu voluptuosidad.
                                     La voluptuosidad
que me infundes. Infinitud en las líneas de esplendor.
Implicas un aura. Estableces
mi eco en tu eco;
                              mi eco
con tu eco
en mí.
                         24-noviembre-2014
Una niña malvada engaña la alianza.
El amarillo atraviesa las maderas de inocencia
y del amarillo se segregan partículas de espinas.

Quizás, aunque
concentra tú ahora la alianza, la paupérrima
alianza, esto es,
concéntrate, concentra
tu individualidad: desasosiego,
ansiedad, desencanto.

En desequilibrios únicos,
desaparecen los ángulos.
                                           
                                             No
existe alianza.

                         En las soledades infantiles,
sobrevuela la privación y,
en los más antiguos cuchillos,
una entidad inmaterial vacía su herrumbre y descansa
la pulsación de los días.

                                          No
existe sumisa comunión.
                                            Sólo
la hipocresía transita colérica.

                             24-noviembre-2014

viernes, 21 de noviembre de 2014

Sueñan el perdón de las anclas abrazados a las tibias víctimas
No les ondula el pecho la balanza del espanto
Raras veces determinan la jurisprudencia de los dioses
En la soledad de los portales probaron la ignominia del bostezo
Los tonos de la porosidad es perspectiva en el encaje de mudez
Hablan el acelerado ocaso contenido en los líquenes
De la inutilidad de las acotaciones es su soberbia de indocumentados
Dentro de los grifos recuerdan las melodías del sabor genital
Fuman en sueños los mármoles despaciosos de la retina herida
En vano nombran las columnas excipiente del volúmen
Cruzan el agua sostenidos por el ansia negra
Futuras espinas aquietan la identidad central de la esclavitud
Disponen el temblor en la evanescencia siempre iniciática
Oprimen la certidumbre imaginando el roce de la consciencia
De las porciones de totalidad sujetan el eco impuesto
Cubren de éxtasis el esperma emboscado en los dientes
Agreden el naufragio contrapunto de las pasiones
En la ética de la cizaña revuelven los espacios inactivos
La fusión de rojas vetas compacta su disperso unísono
                                21-noviembre-2014
Fingen el dilema de la esperanza en presencia de los cuervos
La anterior metralla del absurdo corrige los accesos
En respuesta ignoran qué tres días el olmo quedó atónito
Nacen en idéntica conveniencia junto a la defensa homicida
Algunas imágenes acechan el comienzo de la mala percepción
Grietas decoloradas irrumpen como acusación silenciosa
Son veneno los vestigios horizontales de los pigmentos febriles
En la apariencia expresiva de la geometría arrojan los guiones
Se perfeccionan en saborear el álgebra risueña de la caricia
La ingenua amputación les notifica la falta de recursos
No hallan remedio para el aullido culpable de la continuidad
Consideran el afilado equilibrio de la sierpe una droga dura
Cuelgan de los dientes la condena pavorosa de la lástima
En los bosques se benefician de los añicos complemento de la vigilancia
Dificultan el añadido olvidado en los valores de fuerza y orgullo
Callan las segundas partes de la inocencia
Lentos como el gozo ingenuo de los mendigos
En los barrotes abrieron puertas al suplicio de las avispas
Podrán mimetizar las cicatrices en el plenilunio enigmático
Los girasoles continuan en la encrucijada seguros de la duda
                                     21-noviembre-2014
Abrieron un cauce de detenida melodía en la memoria aniquilada
Incómodos imprevistos borraron la confusión de los jinetes estrictos
En aquella difusa permeabilidad fue incisa la lejana arquitectura
De los cuarzos precipicio sonoro emanado en los destellos
La vibrátil piel anudada en la blanca tez de la ola
Un porvenir extenso instauró la simiente astillada de la arcilla
Diorama rozado por el iridiscente desnudo de la pupila
Ven abrirse los metálicos celajes las enaguas de la brisa
Lentamente ponderan en la hojarasca blandir el gemido
En las olas de interior soplan los engranajes de la usura
El perpetuo flujo de la borrosa sucesión entrevista blasfemia
Ese soplo dolido de la falsa crueldad terrible en sus medidas
Fían humedad en las craqueladas imágenes del sopor
Indirecto resplandor de la alevosía con barba de tres días
Micros abiertos de la estomacal voz indicio de la vidriera
Inevitable movilidad conjurada en el pétreo idealismo
Desoyen la reflexión despaciosa de las pinceladas
El pliegue de los sentidos encajan en la parte amputada de la colmena
                                     21-noviembre-2014
El final de los vaticinios es la génesis de las nomenclaturas
Insistencia de la arteria insaciable sembrada de luz
Historia puesta en manos fuste de la huída
Astas de un viento abierto como la palabra ignota
Esa música en plenitud de la substancia del tiempo
Serán otros los pasos en las transparencias
Quizá ebrios vuelos de las minúsculas en los laberintos
O la contumaz dificultad por la liturgia de la página
Ninguna pieza soporta la desolación de órbitas simultáneas
Las pisadas existen en la interpretación de los detritus
En la dura anulación de la transitoria mentira
Himno visionario convertido en el vespertino cascabel de la herida
Se disparan los seísmos en los carteles ciegos de la gélida decrepitud
Nada es acicate objetivo con las viejas contenciones de la asfixia
Convendría emocionar los brillos soberanos de las variaciones
La cama de un hospital es el maquillaje genuflexo de la muerte
Monólogo unívoco de las preferencias de la circunferencia
La altérica sed de las espumas vueltas del revés
Esa cavidad de vacío respuesta a la búsqueda imantada
Pocas bocas sugeridas suben el signo disuelto de la extensión
                                       21-noviembre-2014

jueves, 20 de noviembre de 2014

Algún día devolverán los caballos toda su hermosura
Serán legión en los montes los augures de la conciliación
En los alvéolos del diálogo no habrá paradoja última
Beber desmesura tornará los azares carentes de artificio
Múltiplos de los látigos contendrán el hondo placer de arrecifes
Desacatarán los prodigios la buenaventura de las camas enciclopédicas
En una vara se zafará la senda del exilio de la existencia
Racional ramaje imposibilitará los resquicios en el elixir
No delatarán otras mañanas la sangre cansada de retos
En los pechos obtendrá la carcoma plenos poderes sobre la orgía
De manos del delirio se clausurarán las medidas de vasallaje obsceno
En el alquitrán recitarán los líquenes múltiplos órficos
Transfiguradas agonías emanarán la sospecha de lúbricos honores
A los lados de la magia profunda inspirará la almendra corriente
En la babel de los besos colmará perpetuidad la piel inverosímil
Demolerán los espejos la silvestre creación de la obviedad
Carillón aposento de la honda atadura ceremoniará la gracia
En los bosques reinarán las cinturas flexibilidad abstraída
Pujantes conexiones auscultarán las danzas puras de las aguas
Caminará la honestidad de las manos azules de los himnos
Un efímero síncope redoblará el juego perverso de la llama
                                     20-noviembre-2014
Desgarra el mar el olor a impostura de los terrores
No hay farsa en su viril nobleza de fiera íntegra
El aliento de sus sombras da forma a los tragaluces vitalicios
Nunca se duele de la anárquica médula de los metabolismos
                                20-noviembre-2014
Llevan en la pesadilla una inútil deuda
Almohada falsa de las hambres viriles
Recorte y glándula de los subrepticios de la vida
Un alcuz nada consolador para la falacia
                          20-noviembre-2014
Entrechocan locura en los desafíos de la persecución
Armados espectros de la mueca impostada
Cuando todo lo que hiere es un hilo de la geometría
                             20-noviembre-2012
Huyen de las proclamaciones en las losas
Son viejos hombres de triste y adusto sigilo
Apenas alzan la vista ante la viudedad de los salivazos
En los hornos fecundan la trashumancia del hálito primero
                                  20-noviembre-2014
Quieren fábula las horas incompletas de la mordaza
La castidad agresiva de los estériles misterios
Ese rescate de pedrería libérrima con que aupar los vericuetos
Interior opresor de las posiciones en paralelo
                        20-noviembre-2014
En la fosa la dejación de las raíces amenaza los horizontes
Suerte que las escaladas sean pocas en horas de las respuestas
Los brazos escarchan el juicio de la conciencia acorazada
Proféticos prodigios precipitan el ancestral estupro
Las colmenas intuyen el romanticismo de lo inesperado
Un orificio infinito es el arduo mecanismo de la muerte
Hacen cofres las deshoras cretinas de la sordera iniciática
Imposible préstamo en las orillas clandestinas de los venenos
Bien saben contraer viejas sensaciones las guillotinas sarcásticas
El exacto tono de lo sublime danza en el remite de la mofa
                                       20-noviembre-2014
Pares soliloquios mandan en el limo burdo
Abrigan la ortopedia de los aguijones bálsamo del trastorno
Bordean los golpes encrespados de la mentira barbitúrica
Cortan el sordomudo llanto de las virginidades anónimas
Ajenos a dilapidar el lenguaje de los ángulos de locura
Barajan las ilusiones de la demora
En una endeble originalidad estampan las banderas inflexibles
De paños malsanos vengan el difunto hachazo de los meses
                                           20-noviembre-2014
En las necias vueltas de la demolición la basura recompone pretensiones
Cómplice de la irrompible fragilidad de la súplica
La fulguración de la palabra ensordece las lumínicas profecías
Esquilmadas sabidurías desordenan las declaraciones del dolor
Resucita el equilibrio instalado en el pábulo de los eriales
Apean las fricciones la puntería de la perforada semántica
                                        20-noviembre-2014

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Cardinales victorias encantan el muérdago de la agresión
Los difuntos hacen dudar la extrañeza de órfica comunión
Minúscula es la redonda señal del abandono
Desgrana incredulidad el silencio triunfante
Subito cántico de la carne imbrica la bruma
En los ojos la semblanza acredita aposentadas vísperas
Diluvial daño redime el báculo de la diáfana espera
                                19-noviembre-2014
A veces sollozan los postigos penetrados de codicia
Saben que el umbral balbuceará matéricas variaciones
Relámpagos en flor recurrentes como la seducción del conjuro
                              19-noviembre-2014
En los frutos desliza voraz el mantel la dinámica impronunciable
El destino abisma los equipajes en manos pasajeras
Fuerza la voluptuosidad los raíles de los sexos
Nada importa la viva realidad de los sarmientos prohibidos
La ficción es la circunstancia inhábil de los encuadres
                              19-noviembre-2014
La aguja ignora delicias improbables en bañeras necesarias
Desnudos demoledores propios de las puertas antojadas por encargo
Un tiempo destruído en las lindes opacas de la duda
La dulce hecatombe de las fallidas experiencias ineludibles
                              19-noviembre-2014
"Trabajar con la amenaza del fracaso
  hace de la constancia
  un bien precioso"

Se afanan en poseer la disciplina propia de lo secreto
Les suena un éxtasis meretriz tras cada movimiento
En las cinturas censan cada improperio de la temeridad
Desde la irrealidad principian un silbo perverso
Es la sierpe el azogue que precipita su audacia
Nada les desengaña de las ojeras de los precipicios
No crecen con promesas como argumento de su desdicha
En ellos el desenlace es la radiografía del pesimismo
Donde hallan la fortaleza insolente de los desafíos
El imposible lugar que consuma la osadía de la indiferencia
Raíz hechizada corrige sus manchas de minucias sedientas
Fragor aprendido en los temblores de la abstinencia
Reptan en la soledad del rapsoda amputado de arrullo
No despiertan tensión en los cortes de la hemorragia
La amargura desconoce la vigilancia traidora
De cerca el hastío les dice las necesidades del búho
                          19-noviembre-2014
Cada letra de los huesos es una línea maestra de la paradoja
La docta humildad del infeliz inédito en bifurcaciones
Un añejo heroicismo erógeno en los patrones de la iconoclastia
Pisar trapecios adivina ignorancia en las coordenadas de belleza
Abatir el iris de los inciensos origina la ironía estéril
En las victorias la sangre registra la inanición del espíritu
El ardiente desgarro de exteriores escanciados con gusanos
Nada define la hebra cuando retorna el paroxismo rendido
Para ningún minuto sirven los grumos en las dianas
Mejor dejar que otros habiten el estupor del delirio
La malabar degollación de los ámbares ancestrales
Jamás un estremecimiento poseyó los pies de la felina ebriedad
Ni industria alguna certificó el impensable vuelo de lo inverso
Sin saber nada de manjares los zapatos son el mejor contexto
Atenerse a otras vías del bostezo devendrá las apostasías interesadas
Un ademán desde las torres debe aupar las matrices vencidas
Los mandatos de la tierra no denominan la cifra inexacta
Por esto es el verbo la madeja que conjura la inmensidad
La encendida identidad que los trastos despojan de pasión
Ese pertinaz aliento engañado con los susurros de las arras
                                         19-noviembre-2014
Cada segundo apelmaza el inapelable temblor de sus sombras
Todo sigilo es inadecuado cuando la caricia recae sobre corteza
Disminuídos por la hostilidad de las brasas asen el poniente de los laberintos
Vislumbran el vértigo salvaje de la miel en la probeta del eco
Quizá sepan que la quietud está en la bipolar mácula del extravío
Piensan atrapar el giratorio calor de los pasos
Rozar la cardinal médula de los interrogantes
Hacerse a un lado cuando la pureza desazone el pensamiento
Mientras se dejan herir por el rodar incesante de la cordura
Como crucificados en el idioma absurdo de la idolatría
Sin más aparejos que la sal en la saliva ebria
Por eso derrochan las áridas blasfemias
Quiebran el turbado aullido de las gafas sórdidas
En la inmediatez del escepticismo son mera galerna de los hechos
Jamás precisan qué vértice suspenden de codicia
Desvanecen en el semen los estímulos de la encía prohibida
Cohabitan con la catástrofe remitente de la opresión
Quisieran fundamentarse en el galope extremo de un solo color
Respirar los secretos del sacro salario de la perfidia
Pero en otros cuencos los códigos ya han sido resueltos
                                   19-noviembre-2014

martes, 18 de noviembre de 2014

Contienen la maldición de la hojarasca que cruje en las bocas
Ávidos incluyen los misterios de la bestia por temor a sí mismos
Esculpen en la piedra la incesante polución de la indulgencia
Desnudos sorprenden el latido de los diferentes azoramientos
En los barcos desgastan el pensamiento en ascenso de la bitácora
Tienen vocablos enredados a la distracción de las amenazas
No vagan si no es a espensas del sabor de las escalinatas
Suben el telón ante el desplome de la náusea radiante
Entran en los silencios dividiendo los escozores de las profecías
Son semillero para el olor a arena de los tragaluces
Fosos en los que libra la sombra de sangre los andrajos
Taciturnos después del aguardiente reverberan párpados infecundos
En sus corazas motean las aguas la libido salada de los vagidos
Otros cuerpos flagelan las malezas que acidulan sus ansias
Es la miel recordatorio y riachuelo para la lente de sus pies
Un indicio de pasajero ángulo pertinaz con el delirio
Extraña habituación al temblor celoso de los interiores
De alternativas imprecisiones gravitan los nuevos esbozos idiotas
Señal de nudos incriminatorios lentos con la tríptica violencia
Aún se postran algunos bajo las raíces inamovibles del inicio
Cualquiera puede ceñirse a la isla que borra los riscos de la miseria
Pero no por eso dictar qué canales rodearán el cenit
                                         18-noviembre-2014
Leen en los años de frescas secuencias del infortunio
Los volúmenes aburren la moral de los pezones plomizos
Vuelven en las rodillas la inmediatez de los contornos
No cansan la tímida semejanza de las lomas sísmicas
En los prolegómenos del desamparo obran el aro maestro
Nacen en cada triste detención como testigos del mantra
Tatúan tempestades en las cenizas de olivos inoculados de odio
Tiran piedras a los puentes marejada de la prostitución
Les gusta devorar la marginal niebla propia de las tumbas
Proyectarse ampulosos en la desoladora humillación del orgullo
Claro es su dolor en la ambigua significancia de las vías
Seguro como sangre preñada de los hedores inexplorados
Son arquetipo de las cimas concéntricas menguantes de recodos
Espectrales recompensas del aguante en la defensa de la grava
Como tercos maternales enciman los diarios con la epístola rizada
Borran de las verjas el postrero suspiro de la tristeza vaporosa
Arman los vasos de las membranas edificadas en la jaula
Su viaje no es un pensamiento en racimos de autoestima
Les madura el amarilo de la putrefacción el jeroglífico de la polilla
Dicen sacar cuando absorber pule los grados de discordia
En los espejos derriten la traición en un rapto carnívoro
Ahora es el mar una hirsuta vía hacia la cama del hospital
                                     18-noviembre-2014
Una tropa de piedras mudas es la ágil voz de los solitarios
De los dones no quiere el cráneo la noche
Una última vez degrada la huida a los incapaces
El incendio distrae los puntos de abstinencia no hollados
Se comprende que la carga vuelva quietud la muda cópula
Apenas respira el ardor de los cangrejos una insidia mencionable
Las brasas hacen su intento de salto inocente
Pero es la sangre quién mejor filtra las veloces transparencias
Apenas afligidas por la injusticia matutina de los imanes
Polos de tantas promesas como tonos posponen el ballet de los metales
Espera el equilibrio la cósmica dependencia de la tinta sin adulterar
La constante construcción de los arreboles del tacto
Esa emanación enfrentada a merced de la bondad mendiga
Eventual mantiene la caricia el vuelo en la plenitud del orden
Como morada ritual de éxtasis brotados de los excesos
A cada lugar el grácil choque sedimenta las lianas
Vellón que en los cotos de caza mira el dactilar traslado
Arquitrabe sinvergüenza de medias negras íntimo escarabajo
Está el cornezuelo en las malcriadas axilas de las escobas
En el vientre de las niñas hace cabriolas el ratón
La fe se traslada de los diccionarios por falta de consultas
                                            18-noviembre-2014
Es falsa la dádiva perenne de la carne blasfemada
Serán los malos amantes quienes intercepten las lenguas que les son ajenas
Mientras tanto no es malo interponer en la piel la malcriada mirada de los grifos
O venerar las calidades pospuestas de una sucia náusea
Los ojos siempre serán escenario desprovisto de máscaras
El ropaje semejante a los caprichos de la infancia desesperada
La mal escogida daga añadida en los correos postales
El olvido de ámbar al trasluz entumecido de la experiencia
                                  18-noviembre-2014
La piel irradia irreprimible desconcierto los días de la inminencia
Celoso el caudal inseparable de su dorso comprime la paz
En la ecuación de los golpes el contacto es un sueño de la leyenda
Los paréntesis del pólen se ajustan a las reparaciones de hervura
Remanentes del hambre deliran la codicia de los velos
Duerme el reposo en homenaje a la sangre congestionada
Desbordan los supuestos las claves de usura en la interrupción de la flecha
Al tiempo de atiborrarse estremece la nítida música de las aves
Astrales son los ecos de agitación fellatio del bullicio
Puñales que en los andamios crujen el periplo de la apoteosis
                                      18-noviembre-2014

lunes, 17 de noviembre de 2014

Las piernas iluminan la dignidad de cualquier reserva
Una alquimia muy por encima del suicidio sella los sexos
El cristal es un senderista cuyo asiento urbaniza la alucinación
Inédita líbido acaricia las indignidades de la patria
Ronda las manos la soga inscrita en la opacidad onírica
Abrumados vínculos desdeñan la comodidad de los deltas
Se explayan las mujeres en el arañazo purgado de cólera
Manipuladas barricadas levantan las trampas del resplandor
En la calma de las pesadillas regresan las botas con restos del crimen
La tierra es el rebelde origen de las mejillas inexistentes
Reposa la vigencia de la pena en las mesas intermediarias
Lineales tardes aprietan las sábanas borrachas de temor
Desconcierta la duda en los alaridos del egoísmo
En la sarna de las herencias bufa la liana de la sierpe
Quiere volar el puño desprovisto de accesos coronarios
Conocida la blanca honestidad de los manifiestos es obligado el fragmento
Los vasos tiemblan la maceración irrevocable de los talismanes
En aguas impasibles los ombligos eligen el incienso incorrecto
Sudorosa indulgencia vidria la pátina de la utopía
Atascada ansia llega tarde al torpe despertar de las fracturas
                                            17-noviembre-2014
El castillo es el escondrijo de la absolución deleznable
Fresca podredumbre de las gráficas de los dominados
Un nosotros completado por los designios del obrero encadenado
El polvorín de la energía explorando alzar los niños
La única migaja de las camisas cortesía de la demora
En qué gráficas pondrán las estadísticas de las nuevas matanzas
El alcanfor ya no limpia las convexidades estrictas
Pierden las anclas frágiles el ansia interior de eternidad
La espontánea sonrisa del sur la mágica pereza del color
Es una inicial avidez de tumultos engañados
El aire de los trenes perfilada la algarabía de los abanicos
Esa línea de la ilusión translúcida perecedera como el martillo
El dormido trecho de los asesinados en la reserva del deber
De los misterios la simetría grita los instintos arrancados
Trenza la tinta con premura el riesgo de viejas injurias
Repiten los pies destrozados terrores de disonancia impaciente
Subsuelo de la suerte fugitiva colgada de los genitales
Armadura inmersa en el deleite idiota de los déspotas
Niega la terquedad exaltar el alivio de la hendidura gravitatoria
Concurrir pendularmente donde el grito es molde de la resonancia
                                          17-noviembre-2014
Un simulacro de vertidos a tientas vence el aguacero
Rompe la marcha la tempestad aceitosa de los criminales
Nadie sabe arrancarse de las entrañas los tintes gregarios
Ni envocar litorales en claros tiznados de mala pronunciación
Articula la voz de los huéspedes la aguja sigilosa
Turbión para la vena desnuda torrente de intemperie
Rasgado contagio de velamen triangular ardiendo en los estribos
Senda que recogen los tañidos de los licores emboscados
Devienen los perdidos desgarros de la lubricidad macabra
El inquisitorial polvo de los disfraces recelosos del desnudo
La larga tragedia de reiterados alambiques cribados de espíritu
Son las migrañas gemelas de los dedales eviscerados
Ese claustro ulcerado de la moneda atávica
La puñalada figurante de las esclusas flambeadas
Un tiempo de arenas extraviadas en la apoteosis de los finales
El irracional tacto de las detonaciones pigmentadas con encaje
Se advierte el sofoco en los quehaceres de la asfixia
El deleitoso ángulo recto de las cuevas ausentes de sexo
Unas ojeras afiladas aproximan roturas
Gorjean las perspectivas descontento de manantiales desastrados
Los modos de la muerte son irreales escaramuzas de la nada
                                           17-noviembre-2014
En las tripas metálicas de las ciudades muere a diario de inanición el hambre
Es la pureza sin cesuras el entierro de las blasfemias
Los moretones del frío la esencia granada de la brutalidad
Así los arañazos repiten fuego en los telones de la gran muralla
De las palabras apócrifas injerta el designio los instantes destruídos
Nada persigue el hacha entre el murmullo de los incendios
Apenas hay ya verdugos necesitados de tijeras
La herrumbre del enlosado es ciega como la caída al vacío
Solitaria juventud en ropa de pijama y espumas de saldo
Chirrían las estaciones cual estambres carroñeros
La ventisca destroza el paseo tronchado del cobre
Callan las alcahuetas ante el chorro de pintadas de las lagartijas
El sol pende de cabezales con estrofa calada de embestidas
En la chatarra siembra acoso la matrona quebrada
Son las placentas cegados ocasos de los jeroglíficos
Oxígeno devorado en la marcha de plenas mutilaciones
El armamento sobrevive decapitado en la claridad campesina
Expulsada por el peso en los ojos de la necesidad encriptada
No habrá nuevas aduanas que apliquen viejos descuentos
Un fajo de cabellos anida en la inversa proporción del miedo
                                         17-noviembre-2014

viernes, 14 de noviembre de 2014

Harán deltas en la crisálida de la distancia ilimitada
Lanzada en pos de los reflejos de Eros y la azul ebriedad
Tambores blandirán los címbalos
Precipitarán la escritura en el arrullo de los reflejos
En la cima del mugido los látigos acostumbrarán sus pífanos
Las hayas el milagro avanzarán como barricadas
Voladizas balaustradas inmateriales dispondrán los lanzamientos
De las lenguas el misterio será la esquirla de la inocencia
Las desnudas escamas del cuello catapultarán la inmensidad
Verdes jadeos limpiarán la algarabía de las gargantas maltrechas
En las avenidas del poder los bailes tripularán el vacío
Con obnubiladas armaduras escupirán salazón en los relojes
El perjurio inflará la obstinación de los violines extranjeros
Metralla carente de juicio plantará sus incógnitas en el galope
La nuez degollada las enanas vocales volteará en silencio
A los pantalones se atarán las filigranas liberadas de vía crucis
En los picos la tormenta aumentará el sopor de las tinieblas
Brincará licor en las ligas de la horca envarada
No librarán las claraboyas el paracaídas de la lepra
La losa en suspenso aglutinará el espeso responso de los alambiques
Libre la sangre leñará relámpagos y tripas contritas
La puesta es la materia prima descuartizada del estanque
                                         14-noviembre-2014
Hay una rota esencia en los contratos de antigüedad
Liberan paciencia los gorriones en el pálpito nácar de los labios
Las cerraduras están laxas como indecisos estómagos
Organizan los indultos nuevos relieves de los ríos
El follaje esgrime un pesar tamboleante en los volantes
Reviste el hueso la memoria rotativa de primitiva escritura
Un viejo armazón es la perpendicular de la sensatez distraída
Los barrotes se oponen a los lazos de lascivia ciénaga de las arterias
Pacen los cuerdos al pie de la ágil fuente
Tiene explicación la captura de juicios a merced de los muñones
Hábil evita el vasto almizcle el índigo de la sospecha
Lame el corazón la proa amarilla de la siembra condenatoria
Crecer cura el absurdo en la bondad de los escombros
Libre de amargura no importa la contradicción a la carne
La exigencia elige el desvío del regocijo
Nunca olvida el orgullo restablecer la idea pospuesta
De comprender incluso la seguridad de un suelo posterga el ardid
Todo lo mueve la ira indigna de la caja pecuniaria
Hasta los haces de la pelota y el reconocimiento de los cabellos
No queda alimento con que apretar la desobediencia de la soberbia
Desatadas sacudidas de la sierpe enderezan los escalones
                                    14-noviembre-2014
Dieron vueltas a esa visión que no es precisamente explicable
Mantuvieron la entereza ligados a la resina de las voces
Trataron de prensar las evidencias del choque simple
No hubo clavos para el engreimiento
Aparecieron punzadas donde era la dimensión cúbica apostura
Gesticularon confianza a los nervios sustituidos
Salvaron la consecución de cualquier automatismo predeterminado
De la irritación tomaron la ética de la experiencia
Por respeto corrieron en la tristeza de los sabios
Tierna pasión les empleó en girar el enfado ramplón
Generosos entregaron los vicios en la asepsia física
Dejaron en el mármol constancia fiel de la prudencia
Incluso la solidez regia de la verdad les abrió la cruz
En la arena del deseo fortalecieron el armazón de la sangre
Vieron en la tormenta el desgarro feliz de los placeres
Celosas esencias fidelizaron su labradío de ebriedad
Con prudente cintura oscilaron entre algunos venenos
Secaron las cantimploras en la maleza de estelas sin dorsal
Pidieron volar asidos a las salpicaduras de los hielos
El festín de las células les dejó dispuestas múltiples callejas
Durante su breve deslizamiento probaron los quiebros del vórtice
El alud de la torsión imantó el aprendizaje de las consignas
                                           14-noviembre-2014
Seguirá la lengua de las piedras
contenida en ese mismo lugar
cuando la indulgencia del clima
deje que otros se ayuden de ella
Así los reversos
enrojecerán las caras
cuando unan los gusanos
hombre y tierra
       3-noviembre-2011          
Selecta inocencia en habitaciones mal ventiladas
Donde la amargura y el deseo lavan la cara
con el agua en llamas
Los recuerdos cargados de frutos
se limpian en una única toalla
para toda la familia
Se hebillan las pérdidas
con pan y con la hoz
se apura la siega primordial
hecha a sí misma aceptación y silencio
Hay quien cree que hubieran querido
aprender a multipicar los asesinados
Inocente auditorio que siempre cae
en los claros y paga con la vida
y ya no bebe café nunca más
Vuelven a la torre el penetrante hedor
de las flechas y las maletas
levantan la mirada hacia el pálido amanecer
Llegan imágenes de la tierra
que pronto nos olvidará
En el presagio está la debilidad
                         3-noviembre-2011

jueves, 13 de noviembre de 2014

Decidieron en las abejas depositar el grito
Escuchar con más atención los martillos
Declararse ermitaños en las grandes ciudades
No soliviantar las ojeras de la niebla
En la mentira paladear las partes de verdad
Dejarse tapiar sólo la cesura de los dedos
En la lengua abonar los crepúsculos tentaculares
No fingir deseo cuando se estropean las máquinas
Obligarse a apagar el cigarro con el cuidado de la ropa interior
Deponer ciertos imperativos en la intimidad de la nostalgia
Dar con humildad la voz una vez logrado el silencio
Limpiar las manecillas de cada trago
No olisquear las buhardillas ajenas
Generar el reparto equitativo de los poderes de la fiebre
Sentarse sin pataleos a la mesa cuando no hay invitados
Cerrar el cajón de las casualidades ante la impunidad de la arruga
 Ni pensar esconderse cuando los escarabajos garabatean nuevos menús
Desentumecer la garganta al igual que las maestras de escuela
                                  13-noviembre-2014
El agua almacena los diarios de los ahogados
Abren las almohadas los vagones al sueño
Pocos cruzan los ríos
Tienen el apetito yermo
Prefieren el hambre sobre la piedra saludable
Son prisioneros de las sierpes y la nubes
Despegan de las paredes el blanco pasajero
Matan moscas a destiempo
Sufren los síncopes redondos de la ebriedad
El pulso les tornea la tensión de los cabellos
Habitan el intermedio de los estómagos
Sólo salen para socorrer las estufas
En el grillo infundieron el valor de un buen alegato
Les azota el rayo bajo las sábanas
De los huevos les enfurece su falsa modestia
En los dientes componen cóncavas limpiezas
Cuando les pincha la enfermedad recurren a la mina
Detienen las advertencias del plomo
El olor fétido conmueve las juntas de su dolor
En la anciana escabullida disgustan al búho
Abren a los pastores la puerta
siempre que no se cubran con capucha
                              13-noviembre-2014
Tensión suave cruza
la angustia que declina
como el día en su luz
El rostro marino
sonríe al cosmos
desde el observatorio
secreto
Con la vida en espera
de la libertad
en el ámbito
El mundo dora sus manos
como el salitre
el cuerpo completo
Confusión simple
de huídas
y semblante azul
No pidas
Espera que pretendan
invadir
Y acógelos
                 26-octubre-2011
Desbandada fraterna de sufrimientos
Apresurados por exiliar hemorragias
Ojeras en los caminos
Andares podados a traición
Secos y ajados
los pezones
en todas las ebriedades
se hacen añicos
Mestizaje de razas
Ausencia total de consciencia
Tragan piedras los esclavos
Degluten oraciones los feligreses huecos
La catástrofe es un lecho castrado
Vaticinio periódico apolillado
Herencia inerte
Escombreras con chepas dromedarias
Cizañas ciegas
Respuestas mohosas en los confesionarios
Cartones embarazosos en noviembre
Falta de gravedad en los bombardeos
Se disminuye a zarpazos nostálgicos de recaídas
Bultos temporales sonámbulos de inercias enroscadas
                           6-octubre-2011
La limosna se vende a marginales
que la obligan a prostituirse
Debe saldar una deuda de culpa enlutada
para antes del día
en que vengan el estrangulador y el lechero
a planchar los billetes de su cestita
Un paquete de tarántulas desengañado
se hace auscultar
más allá de su arqueología
Tiene el temor enquistado
de los que mueren en el parto
                           5-octubre-2011
Se diría que el rector de sueños
pena en las manos pródigas
con la inmensa seriedad
de quien abre una semilla
para ver dentro
ignorante de la espera necesaria
Con un profundo abatimiento
el tiempo se le sube
a la garganta
Lo mismo aprieta los dedos con fuerza
que cae en la desazón
Pero resiste en el incorpóreo presentimiento
y al fin la flor
Al fin la vida
                     5-octubre-2011
 La cima oceánica no tolera dioses
Prefiere tragedias reales
Inmundicias de radios de bicicleta
Tan oxidados que se conocen
las vidas al dedillo de varias generaciones
Escapan al vuelo los negativos
de juegos en los campos elásticos
Donde se aprenden los secretos
que bajo la ropa despiertan a veces
las felicidades más perdurables
Rituales iniciáticos irrecuperables
desde el momento que cae la flor
y hace acto de presencia el fruto
                        5-octubre-2011
Podar cuando las cucharillas maullan
fue la consigna
Carne decadente que una vez lubricada
las hormigas prefieren al azúcar
y devoran hasta saciar su deseo
Las parejas deslumbran
los mecheros encendidos
Hartas de creadores
empuñan y sazonan
la ciudad impropia
No hay casualidades
en las cabinas de los sex shops
Los sexos se alistan oclusivos
Zarandean volátiles
Hasta que el estupor pierde peso
y hay que ser tierno con la dureza de los iris
Arden adolescencias desde la pantalla apagada
Debe verse todo para llegar
Sin locura no crecen los dientes
                     4-octubre-2011
Pronto se enhebran sospechosos a los postes de tortura
La alquimia impera indescifrable
Correas para los salvajes puros
Se obliga empedrar los campos
Deprabar a los supervivientes
Cribando los sesos
Rellenando de arena las emociones
Tejo para el orgullo
Rotas las casas de dobladillo amoroso
Y entonces reinó
una nada paralítica
Teledirigida desde el miedo
Operativa a nivel animal
De dialéctica anestesiada
Escondida al acecho
Los colmillos erectos
para inocular la sinrazón
en los pocos rebeldes
que resistieron
y se hallan escondidos
hambrientos y heridos
en los montes devastados
                          4-otubre-2011
En la plenitud del rapto
caen astucias venenosas
Vientos irrespirables
Tóxicos que ahogan los pulmones
Herméticas alambradas que atrapan parejas de amantes
Gritos que acuchillan los oídos
Gritos anteriores al ruido
Pataleo en cal viva
Destrucción afinada sobre los estribos
del corazón en la ciénaga
Una nueva ley se impone con prontitud
                           4-octubre-2011
Se considera desteñir sabidurías
Cegar saberes
Equipar a sabios de tormentos
Estirar a golpe de lepra religiosa
quienes no quieren enmudecer
En segundos pútrido el cielo
Del color de la lava seca
Amenazante como bloques de hormigón
A punto de caer
los cementerios se dan la vuelta
La humanidad misma se arrima
hasta la grima paralizada
                 4-octubre-2011

miércoles, 12 de noviembre de 2014

La luna es una iconoclasta con acné
                     13-noviembre-2014
En los cables de alta tensión
viajan los niños
que se negaron a creer
en las reglas de la velocidad
                12-noviembre-2014
Abrir los vacíos armarios
decapita los recuerdos de la infancia
Se hunden en la desinfección del abandono
las promesas contratadas sin testigos
Un último almuerzo
sugiere disponer nuevos sabores
para no temer los malos tragos
Despierta la araña
que tantas noches flotaba
en la dolida amistad de los somiers
Las heridas aseguran ciero poder
cuando impera la gramática de las monedas
                       12-noviembre-2014
Adormiladas las facciones de la quietud
nadie cree en la inescrutable tempestad
Parece genuino el callado nombre de los regresos
En su inicio el fango evade
la verdad anticipada de la noche
Las nerviosas polillas
comprenden el peso de la obscuridad
Un robusto estallido
termina de abrir
la emoción desolada
En los márgenes de lo irrealizable
la espiral pronuncia el miedo sucedido
Caen los nudillos
por el peso de un vértigo
lento como los billetes
sin una adecuada capa de pintura
La certeza de noviembre
distingue indolencia
en las semejanzas de residuos
que ocluyen la antigüedad escondida
En torno a una mínima semblanza
apostillan las manos
tapar los huecos
                           12-noviembre-2014
Los alhelíes maman tranquilos
en la inmensidad del ultraje
Van directos a los ceniceros quienes
no quisieron ser prensados
en la sala
matadero de la historia santiguada
No se elimina a inocentes por crueldad
sinó por necesidad de pienso
para teólogos y sacerdotes
aburridos de tanto aplastar moscas con el pulgar
La cruz se envara con cierta indiferencia
No hay dilema en el sangrado
ni la fe es cuestión de reflexión
Durante millones de tierras
la epifanía quebró
los mercados de bostezos
a quienes no cazaron nunca al ratón
                            4-octubre-2011
Agresivos opositores a perder la consciencia
agradecen los excesos de género
de vencidos que traicionaron al país
La región compadece a los fieles
Se estradita la paz de los escritorios
El cinturón del pecado flagela
a quién intenta cruzar el puente
En nada preocupan las desapariciones
                          4-octubre-2011
Bicéfalos caballos se juegan la vida
al barrer hígados en los bares
Se clasificaron el blues y el marcador de páginas
para salir los primeros
la tarde de caza al clavicémbalo
Ultramar se apacigua
Tira los dados el velero
Pierde el recolector de homenajes
Vuelta al crematorio
Antigualla latina del tiempo de los asesinos
que con cada pincelada
almidona las butacas de la pleitesía
con guarnición
unas ocasiones de patatas estacionarias
otras de menestra de salmos
Ornato cobrizo subarrendado
a peleteros que cultivan zuecos
en vez de zamarras
                              4-octubre-2011
Las lenguas miles de veces trabadas
ensordecen el sueño retenido en la aduana
El frío botánico transforma la detención
Jóvenes excesos somatizan la salida
El cuco se embriaga en la casa de apuestas
Los bailarines entran en cuevas
donde defecan miles de murciélagos
y bailar no es nada sencillo
                        4-octubre-2011
Defienden el vendaval de las nieblas
los faros arremolinados en la parada del bus
En su melodía las cuerdas del silencio
embuten la capacidad instrumental
en un pentagrama desnudo de cantos
Los puertos agotados espuman al nadador
confuso entre tanta blasfemia
Bandadas de otoños celebran
la pérdida de ramas y hojas
con un banquete de nostalgias invasoras
que trepan sin control hasta el reino de los cielos
                             4-octubre-2011
Disturbios en las salas prestadas para la proyección exclusiva
de dibujos animados y desfiles militares
La cubista remota se presenta de indicativo
con tortas de maíz bajo el mentón
demasiado tarde para reconocer a sus padres
Corretean descalzas las flores de tomillo
en la mejilla rosada de una lolita
que todavía aprende fragancias y éxtasis
primera hora de los gorriones bulliciosos y esquivos
                                 4-octubre-2011
Se comen y beben sustancias
fieles con el pulso simultáneo
de antigüedades ignífugas
Solemnidad hierática en los soportales
Preservativos usados no terminan
de comprender la ley de la gravedad
El teatro clásico es un torpe chamán
que ataca la madre
si el aplauso lastima sus ampollas
Detrás de la dorada incoherencia
se documentan parejas ejemplares
acerca de como meter la sombra de un zapato
en las fosas nasales del matrimonio
                            4-octubre-2011
Se desvanece un misógino al pelar un plátano
Llora el equipo de rugby en el hospital
Aprenden musculatura los creyentes
Se lanza la inteligencia del trampolín
Las pirámides alumbran el pólen
Habilitan reglas universales las construcciones particulares
Se revelan dominantes las disecciones materiales
Mueren los ritos que perdieron la correa
de los ordenadores mal adiestrados
                       4-octubre-2011
Se eyectan tinturas terminales
Subterráneos herreros recogen
sangre benigna seca en retenciones
Bien peinados los mentones
no estacionan el tallo de un reflejo
a menos que avancen los botes
Casi a todos los alces
los decomisan como urracas
Opiniones de cercanías desdoblan
la grasa contaminada y los cerezos
cimentan el pico de las nasas
Pájaros universales caen troceados
cual armónicas
ricas en letal perpetuidad de mercurios oceánicos
El azufre hiere hileras de gramófonos
de futuro común ultimado en catas
remojadas en vodka repetido
Pasarán latas secas a cesar cortinas
descubierto el baile de los tapones
destinados a crujir en los acueductos del mal
                           3-octubre-2011
Ciudadanos emplumados fumigan iglesias
Insaciables por resucitar los nidos blasfemos
de la urticaria demoníaca
Los ladrillos ríen surcos en el suelo
Aniquilan las semillas con narraciones falsas
Liberan ineptos que asesinan impasibles
el anagrama de la luz del día
Se apela con humildad
Trepan brasas invasoras
que inoculan anclas de infortunio
en los platos cada vez más vacíos
Caen a la vista de todos
los pozos apagados de grifos ciegos
Se techa el laboratorio de las epidemias
Facturan cautivos que vacilan pataleos
en un averno donde las enredaderas
escarchan los pulmones hasta romperlos
como porcelanas
El don del odio sobrevivido
dobla la frontera de los amantes
Duermen en tinajas las sanguijuelas
la seda rajada
dondequiera que suene
una fuerza infante
                        3-octubre-2011
La inmaculada concepción
degolla la ebriedad de Orfeo
Redentores inspiran tumbas
Ríos incandescentes se citan en casinos
Vocifera el dinero
En las señales de la moral
en el mostrador de los verdugos
afilan lenguas que perecen
en un martirio aún innominado
Se rocían los caminos con veneno
Alrededor de los picaportes
la electricidad hace su agosto
No hay ortigas que resistan
el combate de las polillas
En la alameda el polvo silvestre
muerde canes conjurados
Colgados de nenúfares estigma
en las parábolas de los drogadictos
Ayunan los espejos
en los pétalos de las heridas
Aéreas peonias angustian artistas
Lanzan matas de espinos
directas a las rodillas
de los hijos más débiles
El alba derrite los reflejos
del profeta atado al fin del mundo
                         3-octubre-2011
Montículo de ginebra en la vega
golpea al enojado irreconciliable
Roba el sufrimiento madurado
leña en las puestas de sol
Penetra con alambres vagones
de lluvia ennegrecida
Oprime la arena de los pinos
Corre a sofocar una absolución
con la espada y el puñal
Visita pilas de agua bendita
en las que escupe soberbia
Surca juventudes a las que
arruina con gramos de odio
inyectados en venas vírgenes
En la obscuridad glorifica
los ávidos de placer ciego
Expande ruedas para aumentar
la cirrosis en el sueño
Domina la quema
de extensos arcos de belleza
que entran a la vasija de bolsillo
donde guarda las cenizas
                   3-octubre-2011
Pronto los topos cercenan la tierra
Las aves de rapiña rajan los colores puros
Y lo más importante de todo
Hacen su presencia los hombres
Comandan en puñados tras cualquier huella
Enfrían los días hasta que las hojas caen al suelo
Se beben el licor de los panales
Pisotean hormigueros
Rompen y devoran
Enredados en un vórtice de odio
                      3-octubre-2011

martes, 11 de noviembre de 2014

El desierto es un desliz de la utopía
                     12-noviembre-2014
En un momento libran de censura la falda de la montaña
Dejan en brazos del agua la dirección del eco
No reclaman al anochecer el aullido inesperado
                                  10-noviembre-2014
Sopla viento Las hormigas se explican con tranquilidad
Rinden con la parsimonia del deseo ahuyentado
Les resulta suficiente la ofrenda de las estrellas
                                    10-noviembre-2014
La tarde empaña la soledad
Es la tierra fresca los ojos del caminante
El diente de león su idioma
No existen manchas que amenacen la necesidad
                          10-noviembre-2014
Otra antigüedad en las libretas del colegio
Quedaría alguna escotilla abierta
Alguien debe afeitar las lágrimas
Mejor nos ceñiremos a las primeras sílabas
                           10-noviembre-2014
Es positiva la huella en el cara a cara con la seta
En un estilo tranquilo se podrá dormir boca arriba
Los antipáticos venenos ya no entusiasman las ojeras
Hacer raros ademanes crea balances negativos
                                   10-noviembre-2014
Queda acero para avanzar en la silueta de la cueva
Algún residuo con que rodar las apuestas del hambre
Extrañezas que aplaudan la desolación venidera
La inmensidad protectora de la madrugada inusitada
                                   10-noviembre-2014
Desde la silla sus facciones semejan un jardín vallado
Malogrado antepasado de las persianas rotas y las paredes trasnochadas
Podrían querer helar su anochecer sudoroso
Salpicarle las cicatrices con vasos perforados de carcajadas
En la tierra desmenuza su paciencia
Aquilatando cada nuevo grito en los bolsillos de la chaqueta
Cuando era joven los olivos amenazaron cortarle el cuello
                                 10-noviembre-2014
Esquiva infracciones el estoque
Presume en mañanas que intima
con la noche escondida
Persecución y acoso brusco
El filo mortal no genera cómplices
La culpa en la historia
destruye al infractor
Ni tirar los dados vale de nada
El detrimento de los grados
asusta a las liebres
Indefenso el funeral lame metáforas
Acompasa impotentes desautorizados
Navega cual jazz agotado
Ha vuelto a ser excomulgada la barbería
Variantes agazapadas en cantinas
rompen destornilladores
Se ufanan los inválidos adictos
en la cultura pétrea
Imponen reglas en los burdeles
a los héroes
Si dicen la verdad jamás les recetarán
su necesaria dosis diaria
Las farmacias pudren el amor
Molde y/o cajón de muerte
                  10-octubre-2011
Canónicos artificios exhumados
cuando fermenta el tedio
Adormecidos talismanes subterfugio
de estratagemas para tramitar perplejidad
Se restañan los escotes convexos
por si fuera necesaria la huida
a los rutinarios conjuros
Donde el ardid paga una vez invocado
el abismo de la confinación
Cálculos reticentes probables en ingravidez
que por cada cien gramos de alma
laceran miles de vidas
Abiertas roturas rasgan la prenatal historia
de quienes combaten únicamente con las manos
Poderes ilegalizados en salas de baile
en que los cuartos de baño declaman
si procede o no iluminar la adolescencia
La destrucción de los límites seduce
los confidentes estáticos
que espectoran totems atávicos
No se debe poner fin al punto de partida
                            10-octubre-2011
De pronto adopta la aspereza
los contrarios de la privación
Aviva los flecos somnolientos
Aproxima los dedos hambrientos
Alevosa codicia de contrarios
truena en las almohadas
El santuario finge un pato al horno
Túnel cuyos tentáculos desavienen el grito
Cosmética condicional envejecida en conventos
restaura imágenes de jugueterías
Bienaventuranza para el desdén de la mezcla
Virtuosos traman guantes nuevos
OBVIA OLVIDAR EL POLVO
Los embates cotidianos dan validez a la rueda
Impostores neófitos explican la sombra
Es tiempo de estar en los locutorios
Los trajes convierten la excusa en banquete
Si existiera un ser irracional
que se baje del jinete
Se multiplican los antídotos
A los crédulos remiten los embudos
Una nueva clarividencia en las gargantas
de los argonautas a la parrilla
                   11-octubre-2011
El famélico amateur irrumpe contrito
en la irreverencia del primer idioma
Estival influjo del huesped contiguo
Hay una implacable algarabía en cada trago
a las guaridas de rameras retiradas
Las hormigas escrituran su herencia
El desorden a bastonazos conecta
cláusulas pretéritas Anhelantes de fallos
en el sistema informático
Una epístola cobija la decepción
Saber utilizar el transporte urbano ya no es suficiente
Los cerezos florecen urgencias
Disfunciones en las edades de la furia
Se repudia el volumen juicioso de la pérdida
Circunvala los soles intransitados
el desánimo de los hijos
Las capillas atormentan el desenlace
de la flor moribunda
Impide la inocencia un cambio de vida
Alabastro en la fuente de billeteros prevenidos
                             11-octubre-2011
Coníferas en discordia apuntan eufemismos
Se amotinan en sustratos de coartadas
y se fugan con inusitada piedad
El rango repele la furia de las peonzas
A modo de deserción corrige la fauna
en las planicies desérticas de las mordazas
Vencerán las tildes en los andamios
En las grúas el verdín y el poniente
desgracian el porvenir de los amanuenses
Surgen almendrados en el mar
Unen litorales con abalorios negligentes
que a escondidas esquilman
los transgresores de la media luna
No es terapéutico disuadir a los que meten
la cabeza en las cubas del vino
Tratarles no compensa las paredes del peligro
Edad delictiva empapada en algodón
Inconfesable como el mal uso de las muñecas
Rastro disidente en trastiendas de infieles antídotos
Se prohibe a los amorales cimentar
el drenaje en sus hondas grietas
Habría que sustraer las páginas en blanco
                               12-octubre-2011
Fatiga agnóstica en la cañada
Huertos blancos como una navaja
Melenas mixtas de nocturno milagro
Hacia los enlutados el viento disperso
Humea el rojo colgante
Ladera mohosa de ladrones
Todos los azotes galopan enjutos
Cruzan el jadeo amoratado
de la falta de aliento
La sinopsis de un ciruelo
triunfa en los peñascos
Se discute el corte seco
y la melífica respuesta
Criaderos al sol buscan agua turbia
Alcanzan un pozo libado
por el ganado bufón
Maestros panzudos enmudecen
las tardes de tiros y barrancos
Ronquera en el baile de los sábados
El alacrán hermana oficio
con el pensador intermediario
Se confesan amor mutuo
Una alondra cae decapitada
de no se sabe qué cielo
                       12-octubre-2011
Los guerreros reposan la parda piel
antes de pedir consejo a los tahures
sobre las futuras matanzas nómadas
El azafrán melancólico guarda silencio
sabedor de la lascivia de los bostezos
Se añoran los tiradores gélidos
como el eructo del opio
Los gestos de asco almidonan la quimera
Las cinturas bruñidas acechan hembras
Pólvora cavernaria pide un resucitado
parido entre benditos y jugadores de mus
Las espuelas irritan las dudas
Tañen tragedias en el encinar de la celda
Se hospeda el galgo en la soga añil
de un mal diagnóstico
Los fetiches afeitan la razón muda
de los fantasmas enclenques
Silban las calles renovadas
Temen la poda puerta a puerta
El secreto de confesión ama el placer
igual que las niñas los columpios
Devolved las alas al papagayo
gritan los tontos copulados por el cabrón
                 13-octubre-2011
Destino piadoso de una vagina extenuada
Embalsamada a principios de semana
Con rutina y cansancio acuchillados
Lerdos herederos engullen un duermevela
en las inmediaciones de la casa de los tuertos
La policia militar cuelga dispositivos intrauterinos
para hacer los honores
Trámites caducos
Impotentes en evasivas del alma
Embadurnan la vergonzante injuria
con historias refractadas de la infancia
La espiral intensifica la marcha del convenio
Afamada geómetra la úlcera ladina
se apodera de una profanación anunciada
Se disponen vértigos de élite
Voluntarios carentes de esfera
El licor cosmético destilado
enseña desfiladeros de hostias
Herméticas como el dolor crónico
Sucedáneos de hostias mezquinas
como una hostia sabia a golpe de hostias
                    13-octubre-2011
Un atril Togas sometidas
a chorros de semen a presión
Claves mezquinas sórdidas
Majestuosa altivez en letargo
Plenario sopor deformante
Enfermizos pianos de cola tocan el claxon
Erecta en el vacío usurpado
la justicia cambia las bujías y el aceite
A la basura los excedentes
Se prefiere la mano asesina in situ
Las polillas activan los murciélagos
Los mosquitos hembra pican con pasión
voluptuosa
Cotejan el tránsito de su propia nutrición
Anudados a la felicidad orgiástica
de un antro donde todo es permitido
Una pitón magnética prepara
los ingredientes de su próxima comida
Averno contumaz de pituitarias
acalla los gemidos utilitarios del azabache
Se dicta a subalternos
los artilugios traídos para la ocasión
El vibrador renuncia al código de honor
                           13-octubre-2011
Enfermos de herrumbre ensucian las paredes
con pintadas quiméricas
Las agendas se ahogan en alcohol
Envuelven adoradores
sumisos del látigo
La barcarola aborigen no quiere
más lúbricas densidades
La saña de la luz anula el juicio
Les guía el azar
Preñados al apoyar los sesos
en codicias imagen
de recompensas tramposas
Arden las migajas de memoria No hay
probatoria posible
El asesino masca tranquilo
la pulpa deleitosa del culpable
La alucinación prefiere
un cónclave clandestino
al piñón instrumental
El caso es una copia impecable
de los triángulos homicidas
que reptan de la cicatriz a la herida
consagrados a pernoctar entre erráticos
subsidios de hedor silente
                            13-octubre-2011
Se cree perdida la idiotez
entre chute y chute de idolatría
Lástima pertenecer al clan
de los miserables Arcángeles bromistas
reunen espasmos a horas tentaculares
Sofocan las arengas incubadas en altares
Engrosa la lista de imbéciles
el anacardo esmaltado con variables de sed
El manual adopta la postura
del que va a ser enculado por el rencor
Hay aplausos innatos al trono
Sin consecuencias la historia se apaga
como un previsible final
de bucal agonía
y amantes desvergüenzas
                          13-octubre-2011

lunes, 10 de noviembre de 2014

El meñique hembra contrario al ser
lee didácticos actos sexuales
obra de la calcomanía billetera
que da pavor abatir
con una única maniobra de acercamiento
a sabiendas que maricas de mostacho nativo
ilusionan al rey con esencias de escamas
y petulantes alfarerías decadentes hasta el opio
Mismo plano para el cliché heráldico
que insta las pupilas oníricas
leer la carcel en posición fecal
La ruta de los novios termina en orgía
en la oficina del obispo
donde tiernas puntas de espárragos
son prosodia que lacera el estruendo ibérico
El proyectil de los cinco universos pugna
por la alfombra charolada Lírica
se arrodilla para que duela menos
el ensillado de la fiesta
Se hace tarde agonizar
La carne chorrea sangre onanista
Obstruye la mamá el río orejudo
No hay un huevo que vibre en mayúsculas
Las gibosas obstetras se sustantivizan
Nuevas especias aromatizan el pedregal
El poeta muere fornicado
en el registro civil
                          30-septiembre-2011
Marchan claveles a almorzar miseria
en los brindis de los tiovivos en oferta
La funesta porcelana se excede
en el bocado al espejo
Convierte en avance deglutir labios por horas
hasta la casa donde silba la grulla chorreada
Qué exótico nudo se hace al avestruz
Ni la cobriza filipina fuerza al polluelo
amamantar el sepulcro ciego de la ulcerosa plañidera
Harina en tahona de otra camara de comercio
Justo índice arterial que adorar salivado
La divinidad blasfema mastica la llave
que penetra un excremento animal
Hélice idiomática
percutora de parásitos bromurados
Carmín ascendente criadero de nervios
que las paredes tornan en metros
Se troncha el azucarero
Los zapatos rehusan florecer en la siesta impar
                          30-septiembre-2011
Se anega la atmósfera de latidos
que gustan estirar el arrastre de la cruz
Espectoran los nardos El único cambio
se consigue al agrupar las culpas
en las flores del cactus
Rodajas centrífugas invaden la trombosis
Zambullen el ocaso de la mentira
mediante súplicas agnósticas al amoníaco
en corredizos que infusionan con la desconfianza
Redunda la palpitación distraída
en el medio cuerpo que distancia
al valiente de la lija virgen
Se disloca el surtidor en un gesto propio
de la altiveza con que los maniquís
friegan la farsa amorfa del rigor mortis
Nadie habla de probar lindes
cuando aprieta el esguince
Ni de pujar por ambulancias
cuando los codos afirman batutas
Tampoco de freir el matiz de la inquietud
bajó el obsesivo ábrete más
El caldo del archipiélago devora el dolor de cabeza
Son los años salidos de la taza de té
pagados de un pródigo hornear sin transcendencia
                            30-septiembre-2011
Músicas de fraude macilento
Los fogonazos de rabia paramilitar
enfrían la moral del siglo
Se oferta sífilis
a chicas con chaleco antibalas
Hombres degollados
caen desde los puentes
Un dragón sin jinete
emula al bebedor de amistades
sentado en un brasero
El teatro es guarida de hígados
Se contiene a los tambores
en el frenesí bárbaro de fatigar con plomo
el reposo de las saetas anónimas
Tiembla el tímpano lechal
si filtran grabaciones
en su biberón
Aunque no es digna de prehistoria su hambre
justifica el fusil
con el orbitar necesario de la sangre
Se ven gigantes enfermos en alcobas
donde los rosarios hieren como puñales
Rugen patéticos
Empujan la epilepsia de su impotencia
en los cimientos seminales de la destrucción
                               29-septiembre-2011
Se observan horribles vasos
que confunden la fotografía del mercurio
con el jugo de tomate que merma el dolor
pero mama en los agujeros de asfixia
Las ventanas disparan vómito borracho
con el arte asesinado del verso antiguo
Es la ética digital
en los pijamas del cuerpo de infantería
Maldice el progreso los clientes
que giran la cara a sus perros
en espera de una estrofa cicatrizada
Desilusionan las piedras al arqueólogo
que desdeña las oberturas a la vida privada
Los carniceros odian las pústulas
pero aman más que nunca los orificios
Se desconfía que amanezca
cuando las lianas negocian catástrofes
con bombillas fundidas
tras deglutir todo el amarillo
El recuento prologado por la gasa
proclama perdedores a los ceniceros sabáticos
que espolvorean el silencio
                                29-septiembre-2011
Hay excepción para las córneas
Se deja que huyan las artritis caóticas
las ecuaciones incomunicadas
las jaulas de vicios amenazados
y las camas vacías
No hay leyendas que defiendan
el cloro ordeñado ayer
Ni segregación de cabras
que remonten el humo
de los cigarros vinícolas
en la piara absurda
El sudor pegajoso informa
a los mendrugos tórridos
de la necesaria espera
El eczema precavido se instala
en un enigma
Ignorante el moroso
coagula las humillaciones
en los pases de moda
Preferirían la ceguera
cuando entre disparos
una placenta
enfermera esquelética de la madrugada
canta un jazz sediento
                     29-septiembre-2011
Favorable al despiste
cuando duermen las larvas de la fe
La botella anciana
hecha arena de imperfecta voltereta
La ternura hace volar por los aires
los montes abrasados
Los muslos planetarios contagian
igual que un día veloz
las figuras de cartón
Bombardeo impotente de vainas
Jirones al fondo del estanque
Un cuadro carcomido
corroe a los niños muertos de monotonía
y disgrega las barbas del pincel
entre los rectángulos de la piel imberbe
La estirpe entrega los bultos del cerebro
Envuelve los horrores con el celofán
de la desolación sonámbula
El horror dilatado es luto en inercia
Amainan las ilusiones imprecisas
que cuelgan paisajes en las paredes
goteadas de medievo
al rodar decrecidas
por la brevedad de los años
                      29-septiembre-2011
Arias napolitanas y romanzas
se sirven en teatros
prohibidos a menores
que sin embargo se pliegan
con el láudano
en los callejones donde peinan
las nodrizas incautas
Y he aquí que el león
devora funcionarios
Liebres de las listas de poseídos
llevan las llaves
a pasear en silogismos
de arte cular
Hasta que añicos
lavan con las piedras guerreras
Dyonisos en barbecho
rumia esponjado
al compás de ambiciones
que huelen la idea suicida
de los que reptan
para no levantar la mirada
El evangelio inserta cuervos
en quién no entiende
                       29-septiembre-2011
Oníricas muecas rocosas
y un averno divertido y estimulante
En el pueblo se rehacen todavía
de la sumisión esparcida
con patadas en la boca
y agudezas mortales de necesidad
El miedo es un bien incuestionable
Se secan visitantes
en entradas y salidas
Colgajos que la inmoralidad
amontona orgullosa
una vez que expiran
Qué claridad para el mal
Estuvo siempre escrito frente
a las descifrables incógnitas del placer
Un poco de verdadereo veneno
adelanta promesas a la sangre
que hacen perder el sentido
en los novatos
Tarda la tradición
un cuarto de hora
en encender los mecheros
                    29-septiembre-2011
El vinilo alarga su senectud
Trabaja y reza
para algún día suplir el vapor
de los restos rotos
del espino callado
En los cuellos no nacerá
sustancia alguna
Las alas en los sesos
favorecen la flotación
de los petroleros
Hospicio nacido entre barbas
no pinta uñas
Pende la saliva
de ideas coloreadas
con los acordes disonantes
de un estribillo antropomorfo
El extrarradio esconde las pecas
en los recados que ejecutan
los guardabosques
para el satánico insecto rojo
batiente de generaciones borrachas
                   29-septiembre-2011
Se busca el mapa en pedazos
de un viento extranjero
Descuartizado en la bodega
donde guardan el Pernod
los dividendos de nucas
con un solo orificio de entrada
La salada vagina
abre el hambre elegante
Una tarde en la que los labios
de las hortalizas cotizan rubor
al alza ante las prominencias
excesivas de la pobreza
Se entienden teólogos
con las falsas pasiones
En las llanuras el cuco
divide en dos
el huevo trovador
de primera hora del día
Sueñan los dardos
picar la hoja obscena
de los castaños
que dicen su primera palabra
La leyenda trenzada
parte vencida
cuando en la lluvia
veía su cenit
                 29-septiembre-2011
Enemistad canónica de la urea
entre los bríos de abundancia
y el monacato deshidratado
donde un alce impío quema
mansos remolinos auditivos
Se sustrajo el sacrificio
en la penumbra de los hermanos
Por la condición de una espora cercana
a la viudez politraumática
Se delinque a la hora de velar
las sandalias del coro
No une bien la nobleza
y los delirios dulces del loco
El alazán nada hacia el sur
Sobresale al correr
Suda espanto en las comisuras de la razón
Los ratones llenan golondrinas
con recuerdos Salvan la tauromaquia
de inquietantes efebos
que adoran la civilización extrañada
El peligro político inspira
capital en suelo bárbaro
Donde el perro maulla
y la alondra fríe mermeladas
                29-septiembre-2011
Las legañas purgan la bilis de los espías
Niños perdidos abortan abandonados
Abrazados a sus bicicletas sin pedales
La cúpula desdentada del reino
se hace auscultar en las tinieblas
Tiene razones para temer una mala imitación
Visita al médico vestida de mendiga
Se perfuma con varios alcoholes
No vaya a ser que algún energúmeno
viole su pureza decadente
Quizás si un dictador le ofreciese
un par de horas de espasmos
no se negase
Suele arrastrarla el vicio
Aún a costa de la salud
Falsa alarma Olvidémonos pues
de esta adicta al maniqueísmo salvaje
Se abren paredes en los arrabales
Esnifan cola y pólvora los sacrílegos
Las alcantarillas idiotizan laberintos
Los globos arruinan la epilepsia
Gritan las flores extraños embalajes
El autocar imagina la comunión
de los relojes Hiede a intruso
Oran las velas que frotan los ataúdes
Pegan fuerte en la frente de los muertos
Se descalza el eco antes de arrodillarse
Vivir invita al insulto en los recibos de la luz
Ciega el fango o soy yo
que canso la taberna
de adicciones descalzas
inmunes a la mordedura de la cobra
                     28-septiembre-2011

viernes, 7 de noviembre de 2014

Su raíz loca será capital del asco
Refinería detestada en la que adorar los desastres
Pero con el ojo imprecador
de los reflejos violetas en las pantorrillas
Próspera villanía teñida con las delicias
de los tóxicos repletos de rabia
La angustia esculpida de gritos y ávidos velos
Retorcidos parásitos en impuros albergues de embriaguez
Grávidas llamas de ramajes exiliados
que amortajen el orgasmo confidencial
de los cadalsos proscritos en el azufre
Pedirán piedad en las calderas los perjudicados
por el temblor patriarcal de los suplicios
Míseros chinches a los que será conveniente
punzar la carne con las espinas
de la raza guerrera y los picotazos
de los cuervos alegóricos propagadores
del mal áureo y feroz
Usará la expiación de manera tramposa
En rituales de docto oprobio
donde se devuelvan pedazos del cráneo
rebosantes de pus cordial
para atestiguar el incontestable triunfo
                         27-octubre-2011
El sol rufián medita como empuñar
los frutos maduros al verse reflejado
en las miradas transidas de escalofríos
Como incendiar el artificial imperio
de los rayos vengativos
Quiere volver a ser emblema de enjambres
explosionados en las escaleras multiformes
de los despojos condenados a perpetuidad
por el ridículo pánico de la hambruna
Inundará si es preciso de impura extrañeza
las espaldas barbadas
Arrastrará la forja del infierno a las alturas
Será pesadilla
Obús surgido de la fiebre en los dedos
Rumia como si absorbiera el furor
en la virginidad de los alientos
Torna el baño de jacintos en un descarado
y retorcido estío sin adornos ni hechizos
Tentará las malformaciones retenidas
para un descanso embriagador
que regale lumbre al gladiador opiómano
y escapar así a la liquidación ignota
Sabrá amargar a corredores sin meta
Su constante oasis de estulticia
burlará tanto a los corazones puros
como a los vigías de la luz
               27-octubre-2011
Está bordada con amarillo la obscuridad
todavía recién parida. El habla cálida
muestra su silueta.
                                  Voy hacia el vacío
y encuentro un brote entre las piedras
e ignoro si el amanecer es bello
o es la luz la señal.
                                 En este día
de oculta duración, cuando no decaen
mis nervios ante la agresiva claridad
del sentir casi táctil, y aumentan
el cortejo del día,
los vuelos a escondidas, la espera
de los colores, aún, me pierdo en los bosques
y persigo el mineral y las tinieblas.
                           26-octubre-2011
Pavimentan sobre el crimen
Ciegan puertas
Oquedades cronistas de tormentos
Traen vientos intestinos sucios
y cánticos horrendos
Proféticos de un nuevo engaño
Hasta los ladridos de los perros
pecan de inocencia
cuando sólo algunos saben
que la ignominia sigue en los dinteles
El frío perfuma sus cunas
Les hace duros desde la infancia
Preparándoles para la lucha
Aunque a veces la angustia
haga necesaria la construcción
de un nuevo centro de insalud mental
                26-octubre-2011
Amarga el valor de los niños
mártires en las alcantarillas
Guerrilla empapada y ejemplar
que resiste los rastros venenosos
firmados por quienes sepultan
la salitre de sus culpas
con festejos en las joyerías
y orgías en las cicatrices
Caen tuberías en emboscadas
de cuyas masacres dan fe
los envoltorios de las raciones
exculpatorias de las iglesias
Se estrechan las vías al infierno
depauperado por quienes
conquistadores insaciables
ahora lo han vuelto
paraíso de la especulación
Obreros corregidos en sus faltas de impureza
trabajan aplastados
por la mirada raída
de la abeja reina
Levantan a velocidad hepática
la isla donde tocarán las trompetas
una nueva infamia
                          27-octubre-2011
No es el poder de la roca
ni la codicia sobre camas vertebradas
lo que dispara las crónicas
de besos ciegos amoratados
por su incertidumbre adversa
Sinó todo el oro de las penitenciarias
obsceno como afluente desbordado
el que aniquila con impenetrable osadía
la mampostería de cavidades patológicas
para atrapar la luz rebelde
que agoniza indomable en las montañas
                        26-octubre-2011
Se marea el paraíso
entendido en miles de idiomas
cuyo carburante mata
de manera sanitaria
Maratoniana hojarasca
primaria en su magisterio
danza con la nieve dolida
hasta borrar las culpas
síntesis de los quemados vivos
por la comprensión marcial
de las vacilantes espigas
Se detienen las muletas
antes de remar
hacia un nuevo estanque
donde no beban los lobos
                   26-octubre-2011
Se estampa furia en vacas
encendidas por las polillas honorables
que con un balido
cercenan lo poco que da de sí
el elástico de los pantalones
La otredad colgada como una clementina
de los aspiradores
pide teta a los moluscos
que sueñan con ser grandes aviadores
Patatas étnicas
el cordón de los zapatos
no atan nunca
mientras el lobo feroz
pasa a tomarse un café
con las zorras del vecindario
Fuera del mundo
llueve por más que se apriete
el cinturón
de las edades no cumplidas
pero sí programadas
mientras los peces visten
frenéticos el azafrán
de la pleamar campesina
                         26-octubre-2011
Efusivas las puertas esputan
el veneno interior
de las entrañas piramidales
que en su cúspide
obstruyen el cruce de piernas
a las parejas de niñas incompletas
Las lombrices millonarias
rechazan las barbas de los cardos
Palidecen en trópicos
donde el centro es negro
y la ansiedad busca los pedacitos
de los colmillos primaverales
                26-octubre-2011
Hubo pesadumbre cuando el cansancio
aniquiló la cópula y los días
dibujaron pomadas para osamentas
en pacto introducido por las bujías
en los depósitos pasto de iniciaciones
a la lubricidad depositaria de los crujidos
Se olisquean putas de pereza narrativa
amantes de los toros generacionales
que practican el bestialismo entre ajenos
y actualidad propia de autor
Se mastican semáforos luceros del misterio
con la poética nacional de los talones
En las tiendas atan la castidad
a bolsillos envueltos en asuntos
de privación mineral
con quién descansa al lado
de vientres modulados
preparados para mojar despacio
la pacifica paciencia de la madera
Las pieles duran una noche entera
entre paredes tiradas al otro lado
del anzuelo que se funde
en las carreteras
                          25-octubre-2011