viernes, 31 de octubre de 2014

Sirven aflicción
en tazas de té hervidas
antes de la partida
Corren extraviados de la lejanía
a implorar en las tinieblas
Están a punto los pañuelos
y la sangre embriagadora
que rezuman los cementerios
Los venenos que satisfacen
y los que matan con virulencia
Las esponjas amantes de la ciudad
y las vacilaciones coaguladas
en el apagón de las heridas
                          6-abril-2012
No cruzan las brasas
Prefieren ofuscarse en los remolinos
de cicatrices inseguras
Colmadas con el veneno
de devastadoras yugulares
Confinadas para el renacer
de nudos
que redoblan el holocausto
en espinas recónditas
como insólitas murallas
donde traquetean balas
Son cúmulos cubiertos de época
Secretos lúbricos
en peñascos sujetos a muslos
Protectores de cifras
Alfabetos que se dilatan
contra las hebras de la desolación
Sujetan la prisa
en arena denostada
Saciada la muerte
en el oasis embalsamado
Distancia adormidera
de espacios
cuyas zanjas espantan
la atracción de preñados hayedos
                   2-abril-2012
Si las casas se sofocan de bragas hendidas
de las pestañas babosas y mariposas
raptarán la crisálida
recien entrada al suicidio
Viven en la aritmética
metales pesados que danzan
en el tiempo de conciencias
derramadas
cuya física es contraria
a los márgenes de bostezos
extremistas del cobre
progenitores de lagar en letargo
voz inconclusa de la raíz
Malabarismos atávicos
estancados en casilleros
donde ondean pieles
y los dientes arrastran
la rebosante sequía del arrojo
Ignoran el espejismo
regadíos que los amuletos
limpian de esclavos
para iniciar zapatos
en la paternidad de páramos
               2-abril-2012
Caminan amputados insomnios
junto a orillas yermas
hacia el retorno de la palidez
Mal sabor en plumas
con sobrecarga de cera
en la ascensión al envés
de los ojos de sexos extraños
Las manos mudan las ruinas
Siervas esquivas
de la magia y la caída
al vacío
Hay maduros arrogantes
que ofenden las raíces
y condensan en las huellas
el desprecio por cualquier reconciliación
Hartura en las hoces
convierte agobio de llamas
cuando escasea alcohol
de abreviatura desamparo
Esperan el obús
Las caras enfrían
el moreno de estómagos abiertos
con la distancia del mudo
                     2-abril-2012
Espuma incesante de nubes
bate en las espaldas
etiquetadas con la arqueología
de la desesperanza y el desconsuelo
como único pedestal
en el que los contornos del sentir puro
no doblan los retales de los sueños
Pudieran pudrir las tallas
cálices acusados de mareo
o pedazos de maderos
dañar la paz del moribundo
Pero gibosas zarzamoras
añaden estiércol
allí donde pronto habrá flores
Anhelan lluvia los arados
y en hambre de fábulas
como en prodigio de súplicas
la ventisca esclarece las venas de la oración
Cavan en la luz palabras
las máscaras seminales
del azar fácil que los rebeldes
evitan lamer
cuando la ceniza
es la revelación
y ganar el hogar un placebo
                         2-abril-2012
Ahora sí las sedas escancian ventresca del hielo
Las poleas embarcan sugestiones
predicadas en los púlpitos de las infecciones
hacia destinos en cuyas bóvedas caducas
imponen el rubor de los inicios
y el significante en imágenes inaudibles
La elocuencia centrífuga
prepara los émbolos transmisores
de voces tóxicas que aminoren el control
y malogren las condiciones básicas
de la capacidad de fascinación refleja
Es como surcar a tumbos
aburrimiento y determinación
en la locura exquisita de concavidad fiel
Puntual para el hurto
que emulan cabales como cenotafios
oficiantes de ancianidad
gloria de la parcial y astuta escoria
La luz enferma en espiral
Los descansos del resplandor
duelen al fraude en la alegría
Precursores del amor se pliegan en la meseta
La obediencia blasfema justifica los rodapies de la ignorancia
con el grito de los vibradores en los tobillos
Ya sean trabas de repugnante abstinencia
o cóleras cinceladas en teorías
la libertad entra a la fundición
con todos los harapos de la multitud por equipaje
Los antecedentes tienen el sexo erecto
ante el frenesí fanático de los ritos
que en nombre del hombre vulgar
preparan biberones para genealogías
salidas de la procesión soberbia de la ignominia
y justificar así la crematística acción
que no espera demora
                                      30-marzo-2012
Se afanan en prácticas de diverso interés
para comodidad de absorciones futuras
Filones de ingenio baluarte de lo impalpable
Si murmuran en medio de la pedrisca
piden el estribillo de la hojarasca
que al desprenderse de la piel
es revelación de parajes impetuosos
La clarividencia de los lúcidos
abdica frente a las piedras
y denosta las edades de conciencia acerba
Ocupan la artesanía prostituída
hija de la falsa erudicción
así como de las falsedades del hombre
que en los libros publica crónicas
de codicia por azar sodomita
Atracción estereotipada de discípulos
en los mataderos cuya fragua hace clavos
con los rostros groseros de la herrumbre
Escarnio que para quien nada dice
muchos vitorean desde las grúas de la razón
blindada en los toneles de la mentira
Incapaces de ir más lejos
abrevian el coro de huérfanos
en los ríos de sangre paradógica
Donde el oxígeno no se salva de levitar
en las medidas de la definición impresa
                          30-marzo-2012
Abren las piernas con el natural vigor
de una úlcera autoritaria en el organismo
Lubrican paredes y espejos
El vaho cede en los desagües
donde terminan las fortificaciones del placer
Ni un mísero cambio en las posturas
daña la lasciva frugalidad
de la perduración intrépida
Ahora tambien las reliquias de los pliegues
emprenden la inocencia en los navíos
Cuando no hay verdugos que corten los radios
de ruedas irrumpiendo
desde la pesada humedad
de una ocultación en flejes que fusionan
trajes de palabra fácil y paladares
en extremo sinceros con las máscaras
Meten remotas hachas en los vestíbulos
para inocentes ataudes
con los que el hilo desposeído de cabellos
tiene maniatados los cepillos púberes
No hay forma de embestir nuevas rutas
pues la dureza de los sudarios
precisa la hervura de una buena cópula
                        30marzo-2012
El magma terapéutico
pierde la virginidad con el falo de la irritación
A sabiendas que la traducción
enfermará los talones de enfermeras
prontas para la exploración anal
de versos dactilares
Olvida menstruar en la arena cóncava
que con la eólica mesura de la morosidad
muere en las ranuras de los espíritus
Es charco de flautas a dos voces
Colérico de la salvación
cuyo agudo ángulo arma el dolor
en mataderos alienados
en las diversas fundiciones de la obediencia
El magma propone no tocar
Lo mejor es no tocar
                         27-marzo-2012
El magma idolatrado de los diarios
inocente de abruptas tormentas
agravia los deleites de ardientes eclipses
que amargan con el ictus
la conquista de luces violentas
donde las barricadas calumnian
los sótanos preñados de pestilencia obscura
Concebido a la manera clásica
viene irreal con rumbo cansado
en barcazas de litografía tecnológica
a generar en las aureolas de los pezones
apariciones de espanto pánico
que hieran las teclas a ráfagas
Revientan granadas
en las páginas marinas
que el son cubano pulveriza
en las caderas
de las efigies poliédricas del humo
Blanco de raso
cuyas zarpas fluctúan
igual que las truchas
de una biblia a otra
                    27-marzo-2012
El magma milenario cruza fatigado
ante instantes de una sola cama sin ascensor
Conjuga lametazos en los ombligos de rosarios
que juegan al parchís en el tercer cajón de la cómoda
Por supuesto no osa adentrarse
en los tirabuzones de pasos perdidos
Ni siquiera en los finitos latidos de jeringuillas
en busca intensa de venas
donde aligerarse de actos de contricción
Lascivia de víctimas
que por su excesiva belleza
son el germen que se desliza
en las pupilas
Umbrías distracciones husmean intimidades
en dedales irritados bajo el temor
de paroxismo en cálices
prontos a florecer ahuyentados
por el desinfectante que no atemoriza
a las manos cándidas como el oro
                       27-marzo-2012
El magma diamantino es el diapasón
ante el que se arrodillan
las sierpes planetarias
en la reserva de su veneno amoral
Marchita los latidos del valle estéril
que defeca brisa en arroyos
de cuyo legado las moscas del bar
ignoran cualquier destello
Empalidece la primavera contrita
cuando el vómito de infinitos tóxicos
deja de respetar el paso atrás
en la culminación de los anorgásmicos
enjambres de tristes homínidos
desnutridos y derribados por el poker de reinas
Fuma los segundos del otro lado de los relojes
cuando forzadas aguadoras
piden irritadas la balada vibratil
                27-marzo-2012
El magma silencioso hace burla
de las goteras en las pesadillas
Corre funesto a incendiar
el coño azul de vulgares miedos
Dócil circula entre guaridas
como nutriente incesante
del exilio de las miserias circulares
Corona la lucha de vidas
enronquecidas por el colirio
de fortalezas cántico
u holocausto gitano de la soleá
Raciona en la ignorancia de credos
los envoltorios de eternidad cáustica
para pirámides orgánicas
agazapadas en el centro de los secretos
Aniquila semillas
frente futuro de la prolongación
donde los ojos
contraerán el carcinoma del bronce isleño
                      27-marzo-2012

jueves, 30 de octubre de 2014

En cualesquiera de las conductas
se aceptan múltiples rincones
donde amarse en los lenguajes
y los tactos multiétnicos
de punta a punta de regiones inacabables
crecidas a base de frutos
que transitan generosos los muslos femeninos
auriculares de rutas en huertos
donde pasean las vergas
el flácido algodón de los susurros
A un trecho del relevo secreto
sacian las tabernas el apetito locuaz
expuesto en las mesas empedradas
de quienes aficcionaron los fusiles
a sazonar de besos los rizos inmigrantes
Adornan transeuntes con la maquinaria del frenesí
destinada a los ecos de la retaguardia
cuando la soberbia inextricable
descarga huesos para rebaños de indicativos
cuyos fastos no descuelgan el teléfono
                              26-marzo-2012
Exclusivos soles rabiosos penetran
los consentimientos fálicos
de una lubricidad en meditación
que matiza la nulidad del pudor
ante los impuros que todo lo pudren
Cubren los portadores del aguijón místico
el reemplazo de nudos furiosos
que el azar depositó en pinturas sedientas
y la indolencia de colmillos permeables
Se encuentran impregnados
de símbolos agostados en precipicios
o el constante crepúsculo
oratoria de molinos y lisonjeros fugitivos
que aupan la pereza
a la corriente de agua sin derecha ni izquierda
Aquí donde el mar da de beber a las agitadas cuchilladas
y el alboroto de bicicletas
atropella el tañido de las gaviotas
las novias sierran la ansiedad
con la intrepidez de sexos
que se humedecen majestuosos
esparcidos entre el malecón
y las primeras calles de la urbe apocalíptica
                                26-marzo-2012
El aliento no corrompido de las últimas estanterias del armario
frustra todo intento de profanación
en los acordes que desatan el puro deseo
Aunque la expresión de los arrullos
nade en la tierra labrada
y la cualidad del desorden
active las articulaciones de la espalda
la abierta humildad de la entrega
es en su olor
la más alta de las gratuidades
que las líneas del placer
fluyen en la niebla cruzada
de los estremecimientos finales
Atrae a la hendidura íntima
el iris turbulento
De las cenizas emerge
la descendencia de los cielos
Héroes de corazones sin mancha
con que ampliar la resistencia
Expansión de los estractos inmaculados
en la efervescencia desbordante
de las rodillas ruborizadas
La terca causa ardiente
de las sábanas de habilidad arcaica
                  26-marzo-2012
Cuatro lunas mendigas asoman al litoral de lo incierto
Llevan consigo la fragosidad
de la navegación invertida
Dialogan con el rigor cóncavo
de los prodigios fundacionales
En la vertical arqueológica del ser
restauran los sonidos proteicos
Consuelan las sombras presenciales
Lindan con las dádivas al vacío
Caen hipótesis de infertilidad
difíciles de discernir
en los reflejos yuxtapuestos del pasado
Se aniquilan destinos futuros
de idéntica manera
que el diario hosco
amarillea los cobijos del prólogo
Cuatro lunas mendigas
sitian el periplo de la autobiografía
                               23-marzo-2012
Se perciben enlaces decisivos
en el aturdimiento de cabos
Boquea alternativas
la conciliación de ahogados
en la inercia de capital
brote del espíritu científico
para exterminar la estricta alquimia
Manieristas sueños desayunan evasivas
que hurgan en el frescor
de estereotipos absueltos de belleza
Se editan preguntas asesinadas
en las plazuelas
donde se apiñan por las tardes
planetas inanimados que extraviaron su estrella
Si lo intrínseco a vaguedades
son cuervos sobrevolando el pasado
que vayan los campanarios
a brindar elocuencia en el corazón
de rascacielos
En la pugna de dos leones
por la hembra
el caos es un medio lujurioso
para alcanzar la santidad
Desde donde graduan los sacrificios
se progresa en la apariencia de las hogazas de pan
Si bien relajadas en la promesa
irregulares lealtades
curvan el rumbo de consideraciones clásicas
Así llaman al aire miedo
quienes abrevian ventanas
en aviones faltos de cualquier filosofía
que explique el potencial de las distancias
                              22-marzo-2012
Los reductos fríos del asma
desfilan a destiempo
en cumplimiento de la creciente necesidad
de interrupción en las plateas de la tristeza
Los insectos se aparean con invitados
apenas esbozados en los arenales
La agitación general muestra síntomas
de descalabro lacónico ante la ostia sacra
Luz plana en las recamaras de la piel
es envidiada como explicación
de la frecuencia de los códigos
Los pajizos adolescentes
limpian de testigos los tríos sin incidentes
alargados como museos de ramas en declive
Especiales tragaluces
asimilan turbios
la plenitud eclipsada de los pezones
Atentos a lo ingenuo
en la balanza trucada de los misterios
Porciones únicas de citas
vacían cárceles
con la aguda táctica
de la nostalgia colectiva
Se apropian de quebrados minerales
para revivir la alta mar de amenazas
en las almenas de belfos recónditos
Incluyen la hora de decir no
en los escenarios que el cambio
pudiera argumentar archipiélagos
roncos como la limousina
enraizada en las goteras del lujo
Una nueva afección de los faros marinos
es reticente a la incineración
de urbes ocultas en cajas de música
                    22-marzo-2012
Se inyectan pensamientos de ansia
por alcanzar el magma remiso de la distinción
Tienen burbujas los horizontes
El flujo de flores despierta
el hambre a los estereotipos
de una forma acumulativa
sólo parecida
al ideal objetivo de los códigos de tortura
Ahora las familias desposeídas de tensiones
se entregan al rito de la distorsión
para sorpresa de los reflectores
que improvisan retratos de intimidad
Sombras asustadas engarzan logaritmos
salvo que los escalofríos
palidezcan con la nitidez suficiente
para existir en la clandestinidad aleatoria
El cambio permite normalizar
la esperanza anal de lo ignoto
y revivir el crecimiento de tácticas
aquejadas de bronquitis crónica
Las agudezas no deben ser tomadas
como correspondería al concertista de piano
sinó como porciones adyacentes
al conocimiento de la unión asimilable
Constantes incidentes promueven algarabia lapidaria
pero pronto son arrojados
a cenizas que corroen las esencias tóxicas
La especial madurez del tiempo
resulta hostil en apuestas ocultas
erosionadas de los placeres individuales
Si acaso algún asunto tiende a caricatura
las heces frenan los ejercicios omitidos
y el avance recupera el modo
y la fónica justificación de los jadeos
                                21-marzo-2012
Sostiene la mano derecha el suave espejismo
rasurada la densidad de la piel del sueño
Flotan los ángulos autógrafos
acompasados por la hierbabuena en los tornos
La ingesta coral de nidos
dispone la grada desde donde observar al cautivo
Escupe incapaz de ponerse en pie
la posibilidad de libertad
La estancia goza con la ternura de fornicadores
que como prueba de buena voluntad
no han eyaculado en siglos
Se calienta la estupefacción
al tiempo que en los recovecos asoman
las primeras cucarachas
El conjunto es una sonrisa esférica
Mera perversión anticipo de lluvias de oro
Muestras de la inestabilidad de escrotos
frente a la detención de la vanidad
No hay todavía nadie ciego visible
Hastiadas ranas advierten
la claridad de los ojos vacíos
Raros intentos por descartar erecciones
son de una desidia que hace vomitar a la razón
                           21-marzo-2012
Hay ríos de cuyos cadáveres
se desconoce el nombre
Son breves ironías caudalosas
como la metralla en el paisaje
Raíces promiscuas que hacen reir
las cosquillas de montañas mamíferas
Conjuros de los secretos
que castigan la firmeza de la tierra
Se alrejan con el poder del guardarropa
y de las cartas sin destinatario
Todo es tragado entonces
Bolo alimenticio fin del mundo
                              21-mayo-2012
Grabarán en los árboles
cortezas de azul severo
cuyo arte en el destilado de cables
emocione del mismo modo paternalista
que los postres de abstracto expresionismo
a las abreviadas faldas de la falta de rumbo
Entretanto el caos aórtico
amplía la insulsa cordialidad
en actividades que enfrentan
la naturaleza intrínseca de los espantapájaros
con el pregonero de la levedad en los pavimentos
Quieren cuestionar molestias en la felación de vocales
y los centenarios de accidentes
en billares de fatalidad binaria
                                19-marzo-2012
Más amable que acusar al núcleo de la pena
será intentar poner en marcha
el parturiento baúl
los domingos que no lo inutiliza la resaca
Definitivamente se mudan
los indicios boquiabiertos de la integridad
a causa de las singulares tareas
que oprimen las estanterías del dolor
                        19-marzo-2012
Inacabada ingravidez
cae en lo más obsoleto
de abstracciones
que los meses
bloquean para importunar
los desayunos de la historia universal
Hay quién respeta ciertas nociones
Pero no es otra cosa
que esa clase de ciegos
en la caravana eterna de la anorgasmia
Encantadores indecisos
toman tres de la madrugada
cortada con leche
Lo que es igual
a que parezca inútil cualquier consigna
si los relojes
acuerdan una mejora
en el alquiler de minutos
que no empeñen
a ninguno de los días del calendario
                          19-marzo-2012
Inciertas sonrisas holgazanas
descorchan susurros
turbadas por la porción de silencio
que les suprime el clima
Como exangües ramificaciones
de sí mismas
gratinan la espera de la abundancia
con los pormenores
de bostezos envejecidos en el ladrido
de los aparatos de aire acondicionado
                      19-marzo-2012
Aunque ralentizado como la piedra
el zumbido de los lectores salvajes
aminora la inquietud
en avenidas de verbos
destinados a estremecer la razón
Pegados a la obstinación por el error
complejos sonámbulos
urden la floración de posibles
que recelan de las ostentaciones públicas de placer
Saben bien que la lentitud de la verdad
vaga de hotel en hotel
entre discursivos desagües
y que la satisfacción evita posarse
en los roquedales demasiado penetrantes
                        19-marzo-2012

miércoles, 29 de octubre de 2014

Erosión enigmática pulsa la altura
Tierna línea de cuyo ritmo
la timidez sopesa ser íntima
Búsqueda parada en el olvido
Terreno y alero de lo invisible
Alejamiento mineral contemplado
en la consciencia de crecer la extensión
Escucha dura de la figura anticipada
Sucesión de los perímetros de la belleza
Dentro de la edad se asienta la infancia
Figura introductoria para la luz extrema
Lustral lectura en un timbre limpio de horarios
Era necesario anular la estricta sombra
Que la distancia lentamente nombrase cada lugar
Anduvo la planicie el instante al servicio del pulso
Presa de unívoco rigor y rendido asentimiento
Como filo irreducible de la remota sequedad
Extensión temporal para refugio y cenit
Contorno recrudecido de nula textura
Infusa soledad entrante a la opacidad singular
                                  21-octubre-2014
Tatuaje de ansiedad en la saliva
Es sólo pulso de toda dentellada pospuesta
Apertura de los zigzags
por ebriedad matinal gruta y temblor
Dudan las palideces de espuma
enfatizar en la respiración de los colores
Fondea la extenuación
acompasada por el blues de los braseros
en la vegetación mental
Deflagración relámpago
Impulso en el envés litoral
Donde la aduana el andamiaje desmonta
Yugo que cede a las alegorías de la espátula
Dispersión de filigranas por jornal
recogen en el subterráneo
los contadores eléctricos
Lipotimia de faldas en alud cazador
y urea caricatura huraña de vertidos
en la fotografía extranjera del acné
La sonda en las vértebras
espabila la ventisca de los éxtasis
con que cimbrean los portales a deshoras
el interno panal turbión desmelenado
azote de los guantes en el malva de la esclerosis
Torsión que no declina la travesía
del espliego anónimo
tantas veces trasiego claudicante
en la fulgencia de las manos
cernidas a la dual raíz
                           14-diciembre-2011
Avenida a ejemplo de los pechos
portadora de un aluvión sediento
Desdibuja la argamasa en los huecos
con las alcayatas en la bisectriz
Donde enroscan alicates y tijeras
la tinta que al abrirse encadena
De rodillas en el cauce encerrado
se hilvanan geórgicas de erotismo mudo
al raso en las espaldas aureolado
como el nácar en un redoble de spleen
Pausa bebida en los trazos estatuarios
con que el elixir declina el bulevar de los tejos
Vírico bisturí que trina
en el complejo rompiente de redención
donde la anémona labra temprana
la fundición umbral de un fondo perdurable
Del lado de la colisión
pagan las caderas por la isla desaparecida
Secuestran los rizos coetáneos
los reflejos que la paciencia complace
Abstracción ingrávida hurtada
al secuestrador de pliegues
en el sol de los sexos
                          14-diciembre-2011
Moral posesión del rojo antiguo
en los pinceles pulverizados
ante la Venus mineral
De los pezones gendarmes
incendiados los esquifes
hornean los escaques
prensiles de cintura y aspaviento
Nada choca en la jarcia de los estribos
Ni la resina retumba trementina
impoluto el pubis desfondado
que mata el queroseno
si se acerca la boca rezumante
Confín de murmullos tajados
en la infamia obtusa de las entrañas
Donde peina el aire el vellón pelirrojo
en la yeguada de un cuarto ciego
inmolado el espacio de la doma
Alubión tangente de segundos inversos
perpetuados los brazos por la epifanía
En vilo el ruido
interludio de los vasos sanguíneos
Macabros por la comparsa inscrita
en la piel del embudo
con calma vaguedad azul
                           14-diciembre-2011
Donde bucean los obreros la carne no se vende al peso
La ira suelda a regañadientes la amistad
Pía el acetileno en el salón de baile
cuando la oscuridad lame los pies del aliento
Lloran de forma incesante
jóvenes vírgenes que muestran los tobillos
a los simétricos sombreros
El vendedor de aromas no esconde
su calentura a las recientes
gargantas secretarias de los mármoles
La vergüenza de los mendigos
atemoriza la hervura de pies y manos
Vertedero del corazón
inferior en rango
a los hospitales de herpes en propiedad
                          15-diciembre-2011
Aquella esencia
que no llegan a incendiar
El bolo alimenticio del tiempo
son estos pozos negros
Señales líquidas y supersónicas
Lo adornan todo
con el pinchazo del óxido
Algunos hedores anulan cadáveres
El cinto de coches es impío
bajo las mesas del lunes
En las chatarrerías
se prostituyen hierros mal forjados
Sean los andenes vertiginosos
e impuros de las verticales
y su embriaguez
camino a los soportales
A un escondite de hoyos
en la consciencia
donde el miedo
capitaneado por cuervos
y orejas cortadas
se confunda y mezcle
entre el centeno
Vengan las graves hemorragias
En la totalidad
el hongo atómico
florezca de las cabelleras
de torturados
Dónde los nichos
para oprobio del cero
aferre las falanges el frío
señuelo en la superficie acuática
Engañen el hálito de la bruma
Aunque haya quién tenga el rostro cerúleo
Marcado por los laberintos del cuarzo
Otros acuñen las monedas huérfanas
Sean parsimonia
Dueños de la pornografía
y el olor del azufre
                        15-diciembre-2011

El antílope obstruído de infortunio
remonta el desecado tablado
que arañan los gusanos
siguiéndole el rastro
Perfume dorsal de muescas rellenas
de un tenso olor a moribundo
La yesca se arrebuja
junto a la mueca de la hiena
Yuxtapuestos los mapas
de herrumbre espantada
Avanza la crónica secreta del hambre
en informes de los alambres
De la desolación recorrido
y linotipia en las tiznadas adolescencias
Apóstata matrimonial de pústulas
que mullidas por la primacía de la lepra
agreden la decadencia de la liquidación
Cautela en el rincón donde el humus
en las puertas infecciosas
ensambla paladares y deviene antorcha
con ganas de quemarlo todo
Ebrio vuelo de los memoriales
absorbe la carta en blanco
antes de hundir el punzón
en un síntoma de cáncer
                                  16-diciembre-2011
En los noticiarios americanos
los chimpancés
de la América profunda
venden armas
con la misma calma
o pereza
de quién saborea
un helado iletrado
una fría tarde
víspera
de los exámenes finales
Nadie
en estos interludios
se pregunta
por el tráfico ilegal
Compra y venta
en negro
de las máquinas tragaperras
Alas tristes
de una despedida
Bolas que se pierden
en el pozo
de los amores
no consumados
                      17-diciembre-2011
Las motocicletas hermanan los pies
de las monjas
de por sí adictas al sacrificio
con el ir y venir
de yonquis del extrarradio
que capitanean su angustia
con el total desapego
hacia el prójimo
mientras no apacigüe
el tóxico
su espíritu
En ocasiones se acercan
tanto a dios
que da gusto mirarles
en los ataudes
que los servicios sociales
les tienen preparados
De los pies de las monjas
decir que se mueven
con la frialdad de las motocicletas
entre las tumbas anónimas
                   17-diciembre-2011
Prohiben los ceniceros de la risa en los bares
No la risa
sinó los ceniceros
protestan en las calles
la venta ilegal de armas
en bares tristes
como hospitales moribundos
Hoy por hoy
da verdadero pavor
tener hambre
Mejor pasar el rato
en los contenedores
repletos de mal humor
y algo de humo
Desobediencia objetora
enamorada de las sombras
plásticas
                   17-diciembre-2011
Egregios coreógrafos de la cólera
meditan en el ruido más absoluto
cuál de las clámides
será mejor
para la felicidad de jinetes
de los equinos estériles
que no terminan de acostumbrarse al asfalto
No es problema para los superhéroes
que cuelgan al acecho
en los alféizares
Sus capas
son de material no inflamable
Lo que les permite
libertad de reunión
en cualquier punto
de la fantasía
                      17-diciembre-2011

martes, 28 de octubre de 2014

Entre unas estaciones y otras
los setos impiden saber
cuando llega la hora de alejarse
mientras ya las ideas
incuban los pormenores de persianas
que jamás pueden bajarse del todo
                        19-marzo-2012
Sean las jergas
inclinadas en la luz radical
quienes examinen las bibliotecas
vestidas para la solución final
El envés de las hojas
puesto a pudrirse
en la exactitud de los cruces
donde los abrigos abonan el suspiro mártir
y el pánico abrocha el resplandor de los reproches
                            19-marzo-2012
Nadie usa la palabra fraude
para llamar al fontanero
por su nombre de pila
Ni hay quien toque el claxon
los días que menstrúa su barrio
Tampoco el humo de cigarrillos
arrastra pensamientos
como lo hacen los hombres
              19-marzo-2012
Se dobló el encaje de la camisola íntima
en los cristales de los ojos
allá por el noventa y tantos
dormida la ceguera
y casposas las arterias
con el desayuno maquillado
que abre flexible
la caída lenta de los años
Fuera traducción física
o sencillo deseo
la más abierta vuelta
al principio
Allí donde el dos
era flaco como los pupitres
y el volumen de los pezones
tan poca cosa
como un suspenso
en las infartadas
desmesuras de lo diáfano
                   15-marzo-2012
De tanto ahorcado las tijeras
culpables por zafarse de las orejas
corrompen las lindes
Nunca los alientos llueven
los viernes de ginebra
y entereza con el hielo
Travestido para el tiro
en ferias
de sensibles bibliotecarias
ajenas a la pornografía rencorosa
que pena en los tanatorios
Su figura tan cicatrizada
habladuría de los ardides
a lo sumo sentados en la sartén
como un trayecto de heroína
en las trizadas teclas del bolígrafo
Si deben olor de cuchillos
o revientan pentagramas
la sangre que gotee
no salpique
la videncia de lenguas y pescados
                             15-marzo-2012
El arlequín rueda envenenado
y se pudre en abanico
con los escarabajos aplaudiéndole la blasfemia
El condor
esdrújulo cuando vuela bajo
juega en las ligas de la nicotina
aún a sabiendas que la misa periódica
destacará testigos torcidos
por el ritmo de la masturbación
Colorados los golpes
la harina griega incluye polvo
                    15-marzo-2012
Exigentes taladros se atienen
a la vil muerte arrullada
Cierran la austeridad de las bocas
para abrir el plasma al portento kilométrico
de residuos revueltos junto al cáncer hondo
Pasan por tantos machos disimulados
que arreglan el jaque mate de alerces
y dejan solar la noche olvidada
                          15-marzo-2012
Exigentes taladros se atienen
a la vil muerte arrullada
Cierran la austeridad de las bocas
para abrir el plasma al portento kilométrico
de residuos revueltos junto al cáncer hondo
Pasan por tantos machos disimulados
que arreglan el jaque mate de alerces
y dejan solar la noche olvidada
                          15-marzo-2012
Se responde barriendo la miel en los muslos
tras fósiles de ovíparos
astutos en el llanto y la maldad
Preguntan las trenzas por la fibra leñosa
de climas al encuentro de la deuda mórbida
con que el éter ya no difiere de los brindis
al calor indignado de una felación
en pulgadas superior al choque genital
                       14-marzo-2012
De la sinrazón lamen los vicios
el espectro de la víbora
y muerden el licor de nueves
no en los anteojos
pues confían en el peligro de la paz
                      14-marzo-2012
Acerbo transido de sílabas
vacila morir a caballo
o bajo la pasión inatacable de un fresco gutural
estampado en la basílica de la sien
con los haces de un entrechocar irresistible
y escarabajos hojeando su próximo manjar
                          14-marzo-2012
Con paso de hierro
arrastran los tiranos de bajura
el verdor torrencial
de la violencia eléctrica
aunque crujan los relojes
litros de años
en los ocasos
plumas del incógnito real
Tintas tumefactas de perdones
vierten salsa rosa
conexas a lugares primos
en estupor anormal de fruteras
con el alma asmática
                    14-marzo-2012
Seguramente salen los machos
a cuadrar tímpanos
olorosos como gusanos saltimbanquis
agarrados a los frenos de la ingratitud viuda
Los zánganos de la sobriedad
jamás conducen el témpano melancólico
de bocas secas
a influir en los sueños ilícitos
de la mugre apócrifa entonces nube
                       14-marzo-2012
Muge el cartabón piedad en los nidos
escondido el trino de los retretes
Metafórico como el zumbido de la cobra
aunque el polvo desnatado e insistente
le tiente repetir el salto al vacío
                      9-febrero-2012
Hexpaña

Plumón de pulmones Himno de la gonorrea
Abre interrogación en las oraciones
a yunques estandartes del gas endocrino
Insulto y salivazo capital
como los dramas que fusila el idólatra
Los grillos en la caja fuerte
lacrando cartas
Sellando otoños
e ignorando la atmósfera
licuada en el goce
de las arpas viudas que ahuman pinacotecas
La presencia de condimentos en el tiempo
arrasa los pajares
que con paciencia de revólver
cantan la cainita patronal
ante lagares de sonoro trago
Se pegan los chuchos al brasero
y los faroles pueblan la niebla
Sigilosos ante la mugre hipotecaria
de lo hediondo y el tambien
                   9-marzo-2012

lunes, 27 de octubre de 2014

Se afligen los empleados de la vorágine
cuando en los palomares
se hace difícil ubicar la perla
y las ideas suenan las narices
en el embudo de los alaridos marinos
Tantos montones de tránsito
intimidan la lascivia de los zapatos
que con la energía y la hoz
pelean por el descanso y la paz
Cadenas de nidos influyen
en las poleas de los hímenes
ya tan añejas que aguardan
como tontas el orgasmo
en el arte del estiércol
Dialéctica de perras a la popa de los árboles
en amorfos penachos definitivos
después de ser condecorados
con los laureles de la cebolla tronchada
Milenarios conyugales vagabundos de anillos
que se acercan a repostar
en las fábulas de santidad
y los dolores del sapo
                                 9-marzo-2012
Aunque formen vírgenes de ajos
con los peludos idiotas de la dictadura
Los granos el pus años setenta empapelan
para amortiguar el enjuague bucal de cocainómanos
ejemplo de pellejos de lo social
camarada estimable y omnipotente
Los cálculos derivan a orillas picoteadas
donde lo prometido converge
con los patos salvajes y las frambuesas anoréxicas
Son las tinajas de paladares
el horizontal temblor de las conquistas
Así como los cascabeles de los príncipes
la macabra aparición en los desiertos
Muerde las murallas el grito
hasta que la síntesis de los confines
contesta a la manera de las cuchillas de los antepasados
Años preñados lloran linternas a degüello
y los profetas suben la fiebre de la misericordia
en la improvisada muela del arpón
Edades autoras del silencio más hermoso
descalzan tragaperras en los pezones de occidente
Aullan las piedras cosechas funerarias
y el reciclaje de cordilleras
                               9-marzo-2012
Los espinazos del rito
se aprovechan para caldo ignífugo
Consagrados a la épica
los rizados vellones pelirrojos de lo cotidiano
Acentuados el sacerdocio de médulas
y el cortinaje de castas de púas anfibias
Polizontes en la manada
libran a Satán de la hierba alucinatoria
                         9-marzo-2012
Están de luto los puñales
como la ansiedad que despavorida
se interna en los átomos del hambre
y con maldad azota
el lenguaje de las serpientes y los látigos
                     9-marzo-2012
Más adverbian las olas los eunucos
con el plomo de mandíbulas
tremendas en la política de vergas
pero espantosas en la excitación de los vértices
Melodías con velo cocinan
el sudor de tres días
en una aldea endulzada
con los puentes del origen
y la concepción de encrucijadas
en los costillares de las arañas
                      9-marzo-2012
Se besan los hierros
devorando la dinastía de las rameras
Octogenarias industrias
oprimen los esclavos de herror hechicero
Condecorados los escorpiones
truenan soles burgueses
Enarbola las guillotinas
el crujido óseo en los establos
como dentaduras incandescentes
enriquecidas en el rencor y la mística
                     9-marzo-2012
Líneas férreas de tretas frutales
llenan la emoción de los suicidas
con la úrica levadura
acumulada después de los incendios
y anterior al despecho del sudor de la plebe
                           9-marzo-2012
Única suma biológica de las mecánicas
Emperadoras de contrarios
que huelen la mierda sudorosa
cuando cohabitar con sexos pendulares
levanta tal polvareda
que la tranquilidad en los remolinos
emerge hasta reventar los crepúsculos
                           9-marzo-2012
A navíos oblicuos los sucesos
les duelen como a herreros el aliento
Frente de ladrones desventurados
que espanden la disminución de los escalones
                            9-marzo-2012
Quejidos que lo manchan todo de azul
Enervados con el porvenir de la vergüenza
y las rodillas ateas de la noche
taconeando el pecho al espanto
Se arrancan gestos desnudos
a las ligas en la melena del infinito
El juez de primera instancia
bala literario la geografía
de los límites elementales de cada puñalada
                         9-marzo-2012
Exacta larva de especie pujante
Excesiva hasta el suplicio
como la anciana nada
cantando a las cenizas borrachas
del domador de aguas negras
Grandes vigías despiertan 
la selva de yeguas
donde se guían los ladrones
oliendo la menstruación de las plantas
                  9-marzo-2012
Estalló el miedo
en la garganta del silencio
Una a una
fueron saliéndole
por la boca
todas las soledades
El centro muerto
en los laberintos
de la diana
Inmovilidad plena
          8-marzo-2012
Inquieren a la primera de cambio
con el aguijón desvelado
las riquezas condensadas
en las perlas
soporte de los intangibles soñadores
Mas no hallan
después de hilar en retroceso
otro compás
que el de los abismos
y el aire decapitado
                  7-marzo-2012
Intiman los escorpiones
en las librerías de viejo
con madejas viudas
de las edades a crédito
y un avalista
que entre calambres
se marchitó en el árbol sentenciado
                        7-marzo-2012
Habrá tinajas
donde vomitar
una indigestión
de silencio
o los escalofríos de la abstinencia
se agudizarán en la multitud
                    7-marzo-2012
Se inyectan soledad en vena
algunos poetas
Otros la esnifan
Los menos son en sí mismos soledad
                      7-marzo-2012
Son los lados circulares de los racimos
quienes extreman el aire de la piedra
y estiran los ángulos de cielo
con las tenazas de la furia
que quiere el exterminio
                     7-marzo-2012
Se acalla el recogimiento
de los crematorios obsoletos
y los aromas de la ignominia
se desmigan para manteles
vaporosos como las confesiones en la penumbra
No merece aceite el mar
ni vale la pena la pelea
en las bateas
que ahogan las dulzuras de la infancia
                       7-marzo-2012
Por donde escapa la substancia de la hondura
se pliegan garantes
tentados por las víboras de la evidencia
que agolpan a su vez
los ecos de visagras reales como la migraña
Aldabonazo policial a la bondad
que para cualquiera que esté a solas
atraganta el paso de la verdad
                7-marzo-2012
Se reviste el desapego por el idioma
con el descalzo movimiento de aparearse
en vino rebajado con agua
y dinero hallado en el humo de la duda
                     7-marzo-2012
Como un duelo de hartura
en la barba cuelgan indiscretos veranos
y la leyenda legionaria
está tatuada en hongos parásitos
Tres manzanas en el paladar
enseñan a quererse
según la calidad de los ombligos
a pesar de la gratuidad de la risa
Aún a sabiendas del ácido planetario
que guitarra en mano
musica el odio de los coros de pureza
                         7-marzo-2012
En un documental de televisión
la voz de Oteiza
maravillada ante el paisaje vasco
La lluvia El granizo
Y una exclamación
Joder  qué belleza
Dejadme disfrutarlo un rato
En un poema de Jesús Aguado
Los búfalos
Los dioses sueñan con búfalos,...
su pasión por la lluvia...

Búfalo de lluvia
Ensoñación de la piedra
Precisión de la mirada
                    5-marzo-2012
TRAICIONADO POR UNA PIEDRA INSOMNE

HIZO EL DEFINITIVO SALTO

AL ESPACIO

QUE DEJAN DOS BOCAS

ANTES DE TRASPASAR EL ALIENTO

EL MENDIGO LO VIÓ TODO

DESDE ENTONCES HA DEJADO DE PEDIR LIMOSNA

SENCILLAMENTE PASA LOS DÍAS

VIENDO CAER

LAS ÍNTIMAS HOJAS

QUE YA NO SOPORTAN MÁS

SU DEPENDENCIA DEL ÁRBOL

                      4-marzo-2012
Concebir la euforia madura de la victoria
serán las muletas recuperadas
para echar la pena de aventureros
en la licuadora rufianesca
a la vanguardia de genética tahur
                         29-febrero-2012
Las faenas convergen en los colchones constelados
un tanto por ciento por encima
de los vestidos más ceñidos a la batea
Se pueden arrollar la sensualidad
y la mixtificación de las cocinas
siempre que las brújulas contenten
el ajo de los soles revolucionarios
                       29-febrero-2012
Para que el verbo muerda la carne
las herraduras de herejes labran los pueblos
haciéndose basureros de oro
e ídolos tontos de tanto suplicio
Apabullados viñedos otoñales
agrandan el olor de los crepúsculos
apólogos del goce en las bodegas
donde cuelga jamones la epopeya
mientras las vacas empeñan huevos en el aserradero
                                 29-febreo-2012
Se plantan desgarros de terciopelo
al nivel de mares femeninos
obscuros como una inquisición interrogando
                              29-febrero-2012
No hay quien separe al náufrago
de su madrugada de moscardones
y góticos pezones con olor a espanto
para poder entrar a la caverna
de higos florecidos como monjas viciosas
                       29-febrero-2012
Se novela el estiércol de viejas
que despluman antes del crematorio
los aullidos de ataúdes vacíos
Pecios destrozados rugen a buitres
la responsabilidad de ríos de musgo
con diamantes adulterados
en el mercado negro de milenios contrabandistas
                        29-febrero-2012
Ya sea con la vendimia de la expresión
ya con las pupilas de ejércitos
pasados en el aceite hirviendo
de las virtudes del tiempo envenenado
                    29-febrero-2012
Si no hay quien caliente pinares
con adolescentes de sexo incendiario
las raíces de los clítoris
expondrán todo su valor
para el aniquilamiento completo
de los enigmas en los muros
                  29-febrero-2012
Ámbito de poleas familiares
Crianza proletaria de unidad en el ímpetu
Paloma de médula y migas de la historia
En las definiciones benéficas
los dientes aprietan osamentas
y los repartidores de patriarcas
atropellan chivatos con los pies en la turbina
                        29-febrero-2012
Quieren la vorágine de los sentidos
quienes el genocidio de adioses
fermentan con las pistolas calientes
y los calcetines en bocas de aconteceres hembra
Droga base para siervos iniciales
aflige los esfínteres aéreos
revueltos en la amenaza y la pólvora de los sesos
                              29-febrero-2012
Criaturas viudas antes de la concepción
piden limosna para la metafísica del vacío
Tambien insatisfechas
con las heroicidades en naufragios
amargos como los gusanos del alfabeto
                          29-febrero-2012
Zarpan el instinto y el espanto
hacia la helada cosecha de fracasos
que el chacal y la castañera
cantan a las lámparas del desasosiego
Se arriendan atajos para mejorar
el paso de atardeceres
y el trazo limpio de pinceles en los lienzos
Una gran glándula
expulsa los cabellos del hígado
para consuelo de guitarras y espada
                       29-febrero-2012
Degeneradas peleas claman océanos
en las enaguas de la raza cíclica
a la manera de idiomas granados
cuya pulpa es cascabel para los marginales
Degolladas cumbres con los andrajos del cielo
sirven el ceremonial
                                     acompañado de cítaras
Apedrean las sombras de los siglos
y la materia de las vidas de hojas caídas
                      29-febrero-2012
Profetas errantes se alimentan
con la bazofia de mollejas legisladoras
y las abejas más conscientes
siembran aguijones en los lagares del corazón
El falo de la bandera
riega los hongos de sacerdotes ociosos
pantanos antropomorfos tumba de apuñalados
                    29-febrero-2012
Tremendas estampidas en la épica de las montañas
aniquilan las imágenes de la casta
para soberbia del caos en las entrañas
Se lanzan piedras las culebras teólogas
y el burgués
cuando el suicidio es vicio
aroma de religiones
la verdad de los símbolos
                     29-febrero-2012
Deben ser los días de apariencias e instantes
en que la lengua se sobrecoge
Expone el vientre su silencio
Bajo liturgia nacen frutas hambrientas
Copiosas lo mismo que la matemática de los cartílagos
Encima de la tempestad
abren las puertas a las trompetas
las cuchillas represivas
como el diamante y su oración
                 29-febrero-2012
Ordinarias declaraciones de amor
Colillas con varias capas de náusea futura
Vacilación en la fuente amanerada
donde los tábanos maniobran extraña escritura
Hormigas susceptibles del sosiego
Coníferas para transporte de desaprensivos
Congregación de domingos y otras horas
Tal vez hilación
Tal vez axiomas
                           27-febrero-2012
Ausentes en las digestiones pesadas de la pérdida
Pubertades arqueólogas
en las corrientes 
de claras salivas 
no enajenadas
Abolidos alcohólicos medrosos de las culebras
Fóbicos expectantes de la genuflexión sexual
Críos metrónomos de la mitología del miedo
Crucifixiones homosexuales en los juncos
Indecisa forja líquida de talismanes
Fracturas demacradas que no orillan su traición
Sufridores de lo insólito
Vagos que no sostienen la ensoñación
Furtivos códigos a la espera de tirón
                            27-febrero-2012
Un hombre saca la lengua
a las corrientes de los ríos
Interrogantes de la niñez no derrotada
Hay bañistas en la playa fluvial
que enfrían agua en el agua
Copuladores noctívagos
húmedos hasta los tobillos
Feligreses adúlteros ludópatas de la derrota
Erróneas parejas que agravian la merienda
                                 27-febrero-2012

sábado, 25 de octubre de 2014

Ignorancia total de la naturaleza
flexionada en la recta
excedente de la perspectiva del destino
Vertical filtro de diálogos huérfanos de nudos
Será limbo la ubicación
hasta que la venda encierre el uso de lo cierto
Andén revisitado
que confina los paralelos de la muerte
                  27-febrero-2012
Van a más las probabilidades
de fertilidad en las rendijas de los espejos
No hay respuesta en el diferencial de las tinieblas
Se señala la predilección de no bloquear
la fina permisividad de los gestos
Tríptico en acrobacia de aristas
Sospechadas superficies
frontales a la escala de la parálisis
Plagio marginal de las definiciones
de haberes
Estar en los medios de todas partes
La sequía de la inflexíón
cuando se pudre
la trampa inflamada
Parecen multiplicarse las bifurcaciones del mutismo
Las pruebas de orden inverosímil
o quizá el negativo y los recesos
                              27-febrero-2012
En la médula espinal de atardeceres
Cuando la unión son redes mistéricas
y la claridad el embargo de lo creado
Salen pedazos feroces de retroceso repetido
en cada hecho y envés de la salida
Gradaciones prehistóricas
tratan con pasión la masa de lo infinito
y la reducción de fugacidades
ubicuo el rapto de los éxtasis pétreos
                        27-febrero-2012
En aguas palpables la plenitud
de los sentidos acumulantes
El espasmo plural de la soledad
es condición hecha con las cuerdas del tiempo
para poder vivir en la supremacía de la nada
A la intemperie de los recuerdos
Huellas impresas en las fibras nocturnas
coincidentes con los puntos que anticipan la presencia
                               27-febrero-2012
En el lenguaje mismo la raíz
figura hacia los adentros de la sombra
Pavimento de tonalidades despojadas
de rincones o ángulos finales
La armonía del pensamiento en el grito
a vueltas ciertas en los túneles de histeria
Porque la gratuidad de lo bello
se notifica en la visibilidad del aire
                        27-febrero-2012
En los huecos de la piedra se apoya la luz
Incendia la materia el silencio
La geométrica apostura de las formas
cercena la consumación del vuelo
Donde termina la memoria
se concentra la mirada primigenia
El alud insondable de los abismos
                     27-febrero-2012
Los perdidos puertos de enjambres enfurecidos
coronan el espíritu de los caídos
ante la destrucción de los bombardeos
El amasijo de carne canturrea estallidos
para la progenie dispersa del horror
Recorren el silencio los abalorios perversores
No toleran adorno los engañados
al fundirse los ídolos
en el engullidor celofán de las peroratas
                        24-febrero-2012
Las garras ansiosas como agujas enfermas
precipitan témpanos oraculares
en la flotación ilegal de los vertientes
Capturan las ventanas de las plegarias
para instrumental de martiriología comadrona
                             24-febrero-2012
Conmocionan las lanzas en la espalda de los cementerios
El laud de los adioses hecho leña
y los mástiles de las vidrieras
a la deriva en los polos del dolor
                    24-febrero-2012
Hay granjas que guardan cosmos en los gallineros
sin preocuparse de hacerles la cama
ni ayudar en los partos
Los déspotas borrachuzos extinguen
los cebos en las puertas del rayo
Tierras fanadas de caderas adoquinadas
llevan un ancla tatuada en el subsuelo
y retuercen el milagro de los hijos
con el mimbre hirsuto de la ruindad
                      24-febrero-2012
De las torres chorrean muslos
encima de cardos endurecidos
a golpe de puños santos y reverentes
La agilidad es un disfraz de las hojas
para espinar las fábulas de enamorados
El rústico salto aminora el rebaño
Donde la espesura de las bragas
los hocicos de casta hechizan
La multitud atávica no es capaz
de vagabundear y recogerse a merced
del encanto celta de los petroglifos
                          24-febrero-2012
Se entrelazan cumbres en los confines
sagrados de la aurora química
Parpadean los tritones ante la astucia
cancerígena de heridos depredadores
Rojos como las lesiones de ermitas
cuyo vellón es elevado por ciclones asmáticos
                        24-febrero-2012
Espolean las águilas la sanguinolenta paz
de cráneos hervíboros y martillo esclavo
aún antes del zigzagueo de los halcones
sobre el semillero de los sabrosos años
Apuntalan la emboscada
púberes embestidas por el chirriar del pasado
cuando el remolino de la heroína
avista vasos comunicantes preparados para la felación
Los cormoranes leen la biblia
en las lomas de los apuñalamientos
                          24-febrero-2012
Con frecuencia los adolescentes
encima de sus cuerpor pétreos
rompen las porcelanas de los orgasmos
en la inestable paz epiléptica
con sumisos braceos en los pliegues de pedregales
                       24-febrero-2012
Urgencias peregrinas de persianas bajas
prenden en el moho de las cocinas
y podan los primeros fuegos
con sencillas rebeliones caducas y estériles
Hay quienes practican la anarquía
de otras épocas en la cópula
Marginales del coito y la alucinación
que mastican margaritas para olvidar
                         24-febrero-2012
Labores de concepción
yacen postradas implorando sempiternas hembras
desbastadas de luna
y suspiros
en las cargas a solas que las atan por la garganta
Escondites huídos del placer
donde el voyeur fusila la intimidad de la tribu
                            24-febrero-2012
En las lápidas custodian gusanos casuales
las flores negras espejo de besos desnudos
El pico de los vientres
abatido se ahoga con la riada
No hay oficios en el centro del hambre
que compriman las tasas de aliento
mejor que el cortejo de toses
recostadas junto a jinetes que trinan tabaco
                             24-febrero-2012
La exaltación animal en los huertos
devuelve el grato olor a los frutos oraculares
en disputa continua de estirpe
con la luz de muros moribundos
Hechiceras herraduras a golpe de remiendo
golpean la estelar entraña de la medianoche
Se ceban sedales para engaño
de los relinchos marinos
retorcidos como silencio de furia en las astas
                       24-febrero-2012

viernes, 24 de octubre de 2014

Gravitan regímenes grises en las plantas de los pies
Estafadas por el imperio de océanos larvarios
Con el lenguaje fúngico
siempre a medias de la irradiación
y los diapasones en las fosas dormidas
Tienen la carga indomable de las creencias
en las bielas para el terror genital
y la vigilia pujando en los sótanos
de enladrillada ansiedad
Hieren atemporales los gritos cúbicos
de universos como Manuel Pedro
Marta Mario Miguel José Felix
Cesar Cristina ... ... ... ... ... ... ...
                       23-febrero-2012
La lejanía de las espadas
y el vómito de los cuchillos
rasgan los anos empalados
de la razón
Una fina lluvia mean las bocas en desbandada
Son fetos de rata
arrinconados en ríos de carcoma
Agujereados los huesos
por el trazo analfabeto
en los viejos delantales de los sapos coléricos
Con una anchura de horarios electrificados
inscritos en la piratería
de las ecuaciones exactas
                    23-febrero-2012
Errante horror acumulan en balde
para el control de calidad
Las grúas dementes se anticipan
al préstamo de sures patéticos
Mataderos donde es infancia la res
Ovíparos cuartos traseros cariados
que abrochan las braguetas mercenarias
después de eyacular en la selva virgen
su salvaje horda de tóxicos
                      23-febrero-2012
Como el ojo único de la costumbre
descomponen las razas rotundas
las balas con los jugos gastrointestinales
Los perros crucifican a tontas el insomnio
en los vasos de ginebra
Falsarios y ladrones como sexos anacrónicos
                           23-febrero-2012
El último alojamiento de los panes
aparece falsificado en las vísceras de los peces
En los graneros la tos deshonrada
deja que aniden las cartas
Madura el estudio de chancros
dentro de las cabezas rellenas de colillas
Tan equivocada la perilla de la disolución
que crujen los vértigos ancianos
como intuídas historias del espanto
                         23-febrero-2012
Salen a cantar las culebras desarmadas
en el subconsciente de la memoria preñada
Las carátulas de moral hemisférica
se enrollan en brumas de polvo
Arrasadas las abejas artificiales
amedrentan las noches los sedales
si los monederos apuntalados
osan fermentar la luz tuberculosa
a la izquierda de los platos soperos
                         23-febrero-2012
Se asoman consternados los ladrones de alambre
para resbalar aminorados
en los toneles de la demencia
El despecho de pernada es de patología espesa
ahora que la terminal de los nervios
apunta en los costillares nóminas de ignominia
La verdad y los paraguas
se abren de piernas en el vértice de la sed
                       23-febrero-2012
Ahuecan la dispersión de los ámbitos
maquinales tribulaciones perdidas
entre el hollín y los alcoholes violetas
Desde los balcones gotean temblando
raciales espantos
con la emoción eléctrica de las revoluciones
edificando en los espíritus
                   23-febrero-2012
Ciudad de celuloide póstumo
Despavoridos los pasos perdidos agonizan
en volcanes quemados al inicio del hambre
Arañan las tripas los suelos
El adobe de la tristeza emigrante
Ríe de oficina en oficina el moho deshabitado
Los colores de la fatalidad
endurecen las agrias grietas de los incendios
Poso obsceno y sacro en los rieles de la otredad
                       23-febrero-2012
Mortalmente solitarios hablan a las rejas
de ardientes ojos marinos
y escriben palabra tras palabra
en los fuegos almizclados
Son extraños en ciernes
de biografía plegada en los valles
y gélidas velas a la deriva
en los avisos de la falta de viento
                           22-febrero-2012
Celebran el aguardiente adolescente
a cabezazos con el orgullo espasmódico
de anónimos intrusos
causantes de la furtiva participación
                                           de las sierpes
en la firma del armisticio
con el semen incestuoso de las peleas
                        22-febrero-2012
Asépticos colosos de las caricias
bregan en los molinos
un rapto de aullidos y maleficios
llevados al norte Donde la cadencia
de los nacidos cazadores
recupera el silbido de la fe
En los rellanos de pequeñas huertas
para cultivo estrábico de imaginarias
                     22-febrero-2012
Interminables filas de soles declinantes
Nunca fallarán los tejidos
que el empírico deseo desahuciado
ensambla con las islas nómadas
propiedad de los equívocos asilvestrados
como copas cabeza abajo
Ceden los almiares pícaros
en la conjunción íntima del rapto
cuando cambian de tonalidad los huesos
                          22-febrero-2012
Elaboran actuaciones para distinción de asesinos
con bondades escurridas en los guiños
que los cubiletes ante los espejos
secan de tropiezos en sonriente vaivén
Voltean asediados hipnóticos 
los nervios de la virilidad
antepuesta a la castración de estrechos cauces
desgastados en las cabalgaduras de las camas
Engañan los errores desgraciados
sostenidos en los saltos
por el escarceo huesped
que enciende los claustros
y dedica la huída a la quietud seductora
                              22-febrero-2012
Donde pueblan las garzas
redes con mirlos al choque
deseo rotulado de los neones
podrían las leyendas
quemar los rastrojos de violadas grosellas
y las amenazas de francotiradores
apostados en los pezones erectos de la calima
Laten los ríos tridentes infecciosos
bajo cegadoras cloacas
Con un ademán de frenesí polvoriento
y la astucia zorra de los cruceros
impasibles a la malicia inquisitorial
de las estacas y la palabra no juzgada
                         22-febrero-2012
Rodean el jabre enredado en gargantas
las carroñas venidas dentro de voces
a la ciudad de grano prodigioso
Como carnívoros ángulos
umbral de la lejanía elevada a plegaria
Surgen ámbitos varones
de roto estaño y humillante majestad
en las venas prolongadas más allá
de rechazadas mortajas
Aneurisma de aparejos indiferentes
a las oraciones inquietas
                                   22-febrero-2012
Salazón para opíparos puestos
en las recámaras entrampadas de los enemigos
Lo que ha sido puerta
jamás será salida burlona de asesinos
Ni péndulo para la bola de conversos
En las correas empalagosas del reloj
el final del dardo hará diana
Como salido de un estribllo de aguijones
que orbiten la tierra
El estiércol es amigo del cachalote irritante
dormido en el distrito monotonía
Si se hubiesen cerrado los bancos a tiempo
las felices camisetas no clamarían
en camas infestadas de pulgas y olor a tabaco rancio
Los asalariados no saltarían
en la boca de las bromas de mal gusto
Y la basura sería sólo basura
y no alimento
                            21-octubre-2011
Oportunos caprichos guturales prólogo
a la penetración áurea de arcilla eterna
Anatomía de los gritos sin pedigrí
que buscan las sobras en irritadas esquinas
Carnaval simbólico desglosado en la rutina
de los maquilladores que caen en los cepos
La rata corre a aullar la raza original
Se irá la elegía de sitio en sitio
a hacerse collares en solitario
caídas las colinas del parto
en los epitafios
                            21-octubre-2011
Gesta de la ascensión en el baile de los juglares
Otra epilepsia en procesión
y después la sed tuerta de los destierros
Vieja vibración del cuerpo a cuerpo
Vanidad fecunda en la escarpia
para correr y no dudar de las encrucijadas
Genes metálicos como el mono de trabajo
Hinchado por la soberbia en los áticos
Se liberan largos afiches
Augures grotescos que duelen la gota
destensada con disculpas en los divorcios
                         21-octubre-2011
No hay cajas para guardar tanto martirio
Los flamencos anuncian posibles recién desgraciados
Asco no nacer irracional
En normativa de oficial y erudito abedul
Acebo mediador de nieves auxiliares
Vírica diversidad
en un pedido de corchos para embotellar
las visiones alucinadas de los viajeros
Pálpito de la nada en las almas
Las cabañas del océano
están en las voces a cobijo de tempestades
Trampas que sólo se nombran en el norte
                          20-octubre-2011
Pulsan fluídos cenagosos que alinean
las anillas de los labios mayores
Un coño es un jeroglífico de pelo perseverante
Edén de fundidos colores que fuerzan
nuestra atención
Se apagan las alturas del clarinete
humillado en una parábola
donde de los cinco sentidos faltan cuatro
El temblor gaseoso de los minaretes
se perdió en Granada
                             20-octubre-2011
Se arrebata una huella olvidada
en el cubilete amarillo del parchís
Persigue objetivos impropios
como ser cazada de espaldas por la insensatez
o dolerse en los martillos sin caries
El honor selecciona los castigos
El tacto traduce las piedras del mundo
El titiritero alquila un preparado de múltiples voces
Se piden señas íntimas de los últimos movimientos bancarios
Acelera el pinar cuando el piano
interpreta la división de los muros
No se cae del caballo
                           20-octubre-2011

jueves, 23 de octubre de 2014

El humo escribe la fuerza de un nuevo modernismo
Las geógrafas ponen en orden 
la fe en los flotadores
Se pintan claridades infelices
que no flexionan bien en el rocío
Latinas partituras infusionan mejor
con el sol del mediodía
Las señales del látigo yerran en las carnicerías
El mal conduce de arriba hacia abajo
como las campánulas y los panfletos apicales
Confesos inconscientes suman proverbios
con sinuosas calculadoras
Hay apetito deliberado de incesto
La luna en minifalda se pesa en farmacias
No quiere engordar las comedias que alivian
su húmeda embriaguez
Es la hora de la dicha Pidan sus recetas
                         20-octubre-2011
Duerme la lucidez de los piojos
El placer de nadar deforma trompetas
La niebla los coches reduce a elefantes
Decepción eléctrica en los crematorios ululan los muertos
El apéndice de una ardilla desgracia el avellano
El averno golpea la mudez de las gasolineras
Los simios proponen amanecer en la puerta de las discotecas
Se redoblan tesoros para rebajar el colesterol
Los retretes abyectos tienen ardor de estómago
Chismorreos tapiados por arrogantes
compran compulsivamente entradas
para emigrar en busca de indulgencia
Sobres quinceañeros ahorran la mayoría de edad
a los roces pasados por agua
                          20-octubre-2011
Se registra la protesta con la hoz
Apelación efímera que reclama verdad
Se deja guillotinar a gusto
aunque griten las orillas de gargantas rajadas
A quienes permiten beber media hora de licor
se les agasaja con espliego mojado en sangre
Los lamentos del gramófono tienen su primera regla
El infortunio domina la materia
Da calor a los teólogos cobijados en catedrales
Noches en vela se expresan con el esparto
que eyectan los ojos
Similares debilidades aparecen en los rompecabezas
                                20-octubre-2011
Revelación aunque se tonsuren utopías
Inmaculada higiene mental
Despreciada por los arquetipos de la malicia
Hay terrores delicados
que hieren cuando elogian
Ciertos pecadores son adorados
por la muerte del sosiego
La santidad está en los pezones
Ni el eco de las iglesias invada la cosecha
Ni el letargo en la sauna descifre
el deseo transparente
                              19-octubre-2011
Aflicción en los papeles decoradores oficiales de tragedias
Deforme mudez
Se acusa al converso de desprecio
De desaparecer en las reuniones
De no estar a la altura
La inmensidad lo proclama libre
pero la otredad de los conceptos terrestres
le condena
Se busca la respuesta inalcanzable
y eso es vergonzoso
                  19-octubre-2011
Fugitivos de las formas se ocultan
en la obscuridad de la inocencia
Nombres incómodos a la luz
que curiosean las ingenuidades de la vida
Cotidiana muchedumbre de acá para allá
Deshilachadas historias comunes y únicas
a un mismo tiempo leales a lo real
Hermetismo en la diversidad
Gramáticas tutelares del silencio
Insegura sabiduría inductora de ideas insumisas
Posesión de las letras incomprendidas
Perdura el efecto después de hornear galletas
                             19-octubre-2011
Ventiladores neuróticos leen en las costillas
los versos occipitales de neutros palomares
plagio inequívoco de los diálogos prehistóricos
A cuestas se profanan Venus voraces
que pierden quilates en las cabinas de rayos uva
y en sus faltas al confesionario
Se escalonan las alturas en los radiadores
Asma viuda de tirantes medias
donde columpiar el lujo fraccionado
Las flores ocultan el mantenimiento de las cerraduras
Se reprende a los zapatos de tacón
que quisieron ser felices de caducos pasos
Altísimo vicio lastimado por la lujuria
No se perdona parir máquinas quirúrgicas
Ni hablar adoraciones de las flacas moreras de los patriarcas
Terminal espliego entra en la vibrato gratinada
La ípsilon arácnida procede de la pulsación
a medias mordisqueada por el lienzo en blanco
                               19-octubre-2011
Inapetencia de cartones unidireccionales
Las terrazas de urgencias dañan el plástico vibrador
Los laxantes almidonan la metamorfosis
en los cultivos de la seda
Las cuadrículas del paraiso versionan
los muelles de cada cama y de cada habitación
El temperamento de los metros
imanta carteros a favor
de contrarias distancias nacaradas
al compás trotamundos del monóxido de carbono
Previas cadenas cúbicas a septiembre
dirigen el tráfico de muchachas
peregrinas eximias
que se distancian de las ventanas
con el destello de la interrupción
                             19-octubre-2011
Ebria liturgia pariente de vitrinas
Los restos quemados
preservan el enloquecedor escondrijo
del primer laberinto
Ora el cutis de orgasmos púberes
de quien quiso escapar
y el amaranto y la tersura aórtica
lo guiarón lazarillo
Traslación al nido de cuatro letras
Refugio de la inocencia y la lumbre intactas
                         19-octubre-2011
No es estrella quién tartamudea cuando habla
Se codician partículas de ocultos poros
Escenario inescrutable de venenos
Cruciales para la danza y la construcción
de mausoleos
Se rasura el trino de gatas carceleras
Cierran las erectas tiendas ultramarinas
Se comparan las ojeras con la disciplina
del ajedrecista
No existen taxis a esta hora de la fascinación
                                 18-octubre-2011
Obreros indistintos a las moscas
se olerán sin pudor hasta soplar
espumas en agujeros cuya identidad
desventura parejas de escarabajos
que los quisieran adoptar
como a hijos naturales
La lozanía de los úteros odia las olas
Las cuestas de nariz televisiva
El pálpito difunto de remar en el barro
Otras cosas circunvalan el aquelarre
Los yesos concupiscentes
confiados a la fractura de aeropuertos
El indiscutible instinto del vino
para murmurar el tantra
o las prácticas yéndose con el chorro de la fuente
                               18-octubre-2011
Las hélices rajan los olfatos
en el sigilo de los pellejos
Gónadas augur de naciones
Hay actividad en el ronquido de los testículos
Se paran discursos neoclásicos
al trasluz del éter respirado
El albedrío figura invitado al rodeo aéreo
donde el talco y los hilos
desfilarán en carrozas intactas de ocurrencias
y donde las tijeras
rallarán el mate en las pantorrillas
de la esquizofrenia mal editada
                           18-octubre-2011
Otras químicas y otros obsoletos originales
se cortejan de oreja a oreja
con el salobre miedo a los espacios
propio de los tríos unificados
en órdenes hipnóticas de mercaduría
Va a pasar el oficioso amarillento del manglar
Ilusorio abstracto de amantes
Esteta de reconciliaciones disparatadas
como los radares envoltura de voces
Puertos crudos abiertos a la ilegalidad
defecan gaviotas portadoras de furtivo pegamento
Lúbrico para la consciencia de las sandalias
                              18-octubre-2011
Los diapasones suben las redes
Retratan lo cruento de las níveas profundidades
Instrumentan los intersticios de la precaución
con el salvavidas aborigen en los cráneos
de arrecifes matorral y mordiscos todavía ladridos
Tejen risa lasciva bufones indicio de nudos genitivos
Púrpuras despavoridos en el acarreo
de la parálisis intrépida de los logopedas
Se ven a solas la mansedumbre
y la bisutería de los mojados
en la isla de albatros de cecina palabrería
                              18-octubre-2011
Los grilletes muerden serpientes
Lavanderas ignífugas se arrojan
entre convulsivos tabloides donde meditan
los verdugos la solución al mendrugo solar
No es la otredad frenéticas hijas
del solitario exceso hacia los pasajes
de placer invento exclusivo de felinos
El color vuela vicios clásicos
Disuade resonar antimateria
Se quiebra como un gramo de desasimiento
No habla a los meses dominio de órbitas
en cuyos nombres la arena de guerra
permuta los fondos hasta caer como perla
en el apareamiento prematuro de los tiempos
                            18-octubre-2011
Agujas hipodérmicas se ufanan en los nudos
de corbatas adorno de la abstinencia
Historia trágica la euforia corta
de los aciagos Orfeo y Eurídice
Nebulosas en el instante del contacto
Ilusión nacida en los mirtos
podados con el furor de la reflexión
Los gusanos musican bálsamos
mordidos el semen y la raíz primigenia
De la nada en los molinos
decaen los clavos de los esclavos
                     18-octubre-2011
El abrigo espacia el aire a torrentes
Vienen mariposas nocturnas
Golpean las puertas
Los pobres el hacha ciega aullan
Pasan del salto al berbiquí
para obstinar las cartas cargadas de lluvia
Queman el parto entre columnas
El esparto del misterio palpan en alumnas
Adentro de los vacíos los frutos
cesan el fuego concebido en alta mar
El torreón erguido disuelve el principio
La mitad despierta desdeña el vinilo
                         18-octubre-2011
Herrumbre zodiacal
amenazada en los meandros
donde las gargantas acunan la voz
y las profecías desgranan mazorcas
Endurecidos cadáveres
adheridos a los altares
oprobio de básculas sin fruta
Cuando duermen los malditos
acicalan las amantes el semen cárdeno
y los sacerdotes nostálgicos
Que no se vengan los fúnebres parientes
a comer en el heraldo crepuscular
Limpian el cerumen de clítoris rosáceos
con el siete de picas y la sota de bastos
                              18-octubre-2011
Enloquecen los muros
Extracto unicelular de infame aceite
No hay enfermedades inocentes
Liban el incesante algodón goteado
Orillan mujeres a los círculos de insectos
etéreos como las acequias
y la actividad de las mortajas
Ultraje en cunetas cautivas
Claridad en los fertilizantes
Descanso en lavandas dañadas
por el plomo de la desmemoria
                       18-octubre-2011
Todos los cuchillos agonizan
en las venas de respiración entrecortada
Se equipara el cuarzo con la misericordia
El mar pulimenta el perfume de las manos
Los cazadores desaparecen tras cortinas
cuyos pliegues excarcelan al ruiseñor
En los desvanes crece la ebriedad
Síncope vaginal humedece tórridos crímenes
Al interior de los ángulos priores
acuden los heridos
en la ira arterial
                              18-octubre-2011
Prima el perfil torrencial
presagio de la llegada de colectores
Corredores remasterizados
con el sándalo y la manzanilla
de los sacros violines taquicárdicos
Ante las higueras el alcaloide tumoral
del erotismo axilar escupe
las campanadas de nudos sordos
en latas de caballa
Nada en los termiteros La siesta
aparta el cáliz infeccioso
Los bonobos indiferentes copulan
en el extremo de copas vacías
               18-octubre-2011

miércoles, 22 de octubre de 2014

Inmensos afiladores agotan la manteca
de pastores contemplativos rumiantes
de curiosidad vecinal y obscenidad fronteriza
En los huertos se dibuja un mapa
rocío de la edad Huelen igual todos los laureles
Se entrecierran las esclusas
para que la navegación no acreciente
el temblor de los nenúfares
Filamentos curtidos al sol exclusivos
como la encuadernación de sílice
Los zapateros tienen hambre de soperos humeantes
y los espejos fríos no reflejan los pastos para la sopa
La música legionaria anima el desaliento
                               18-octubre-2011
La desesperanza de los caballos se agota
en los urinarios
El terracota esmalta los ojos
Las conductas impuras manchan los delantales
Hollín en la lengua del escultor
asesora de los espías el descanso
Extracción incestuosa en las nubes inocentes
Burlas en los almacenes de las comisarías
Se queman los rastrojos de vientres labradores
agrupados en habitáculos donde creció Eolo
Serranía fiel a las promesas de los innombrables
enviados junto a palomas a enviudar semanas
Depositarias de la simbología negra de los ácidos
indigentes No hay auroras fértiles
Las pezuñas del verano arrancan las pieles
adolescentes Vienen los días de la lejía
y la cal viva como un rosario en manos
de una vieja estéril
El blanco atropellado por el ferrocarril
es amnistiado entre silbidos en un último
suspiro teñido de añil
Amordazado el incienso avanza la procesión
de parcelas opacas vendidas a profecías
en los soportales de las librerías hortícolas
                          17-octubre-2011
Substancia común destinada a brotar tardía
en acusaciones indiferentes a la edad
Voraz nomenclatura de la memoria
Las conciencias heridas a gritos y los labios cerrados
El acero tasa la droga luminosa
Ubre de dulce verdor que acude desde los cielos
al interior sanguíneo como la lucidez al sabio
Códice conciliado en la fresca pasión
por la censura invisible de necios cuchillos
Incerteza trivial como un titular en el diario
Así de legible es el volúmen externo
de los dientes perplejos
ante una nueva dotación de agonías alimenticias
Retornan los alaridos profundos
en el umbral de los húmedos infortunados
Se obedece a cenizas ejecutadas semejantes
al descanso que desconoce el espíritu
Entran en las acacias hormigas de cuya bondad
dudan las manos fértiles trabajadoras del acero
Restos de dolor combaten al tiempo las llagas
en las chaquetas de los abuelos
Se convoca el incesante rumor de las setas solitarias
Fulge la física natural
Final inútil de las máscaras
Los oyentes arden como hojarasca en el agua
                               17-octubre-2011
Osarios en el desierto de la luna
En prematura creciente habitan
templos los coágulos del pasado
Lagunas con barba de tres días
Anómalas como el aliento de los mitos
En continua distensión transida de esencias
Pavor al queso otoñal
Al pezón de la cabinas telefónicas
A las ofrendas adánicas
A vivir en la ignorancia callada
de la exención
Estar fuera acrecienta el ansia
insigne de las uñas en las tapias
El magma del amor o el odio
que todo lo aniquila
La comunión entregada
de las túnicas catárquicas
Aguas obscuras veladas a lo verdadero
Tiembla el tímpano de la justicia las semillas
La debilidad acompaña con canapés
la derrota de los destinos fugaces
                         17-octubre-2011
Pueden saber las cucharas sentarse a la mesa
Comprenden la ofensa inútil de la vereda
Donde la vigía desdichada cierra cajas
Dispuestas cual dentaduras en la encimera
De la añoranza apuñalada a traición
La geología ensucia las alarmas de incendios
Corazones de secano burlan las herraduras del galope violento
La fumadora de tabasco olvida cimentar
las chaquetas que abandonan el triple madero
El aforo limitado de la escalera
se las tiene con los párpados del verano
El pan elude la lengua de las lagartijas
Calientan las visitas bosques orilla
de oradores perdidos en aunques
Esparce entrar a la mujer
Es como un áspero recuento de lentejas
que cansa capazos
y atraviesa el apetito
hasta saciar los documentos suicidas
de un trauma helicoidal
                           17-octubre-2011
Dársena en el talle aspirado
Pájaro mediador con los chiquillos
Suavidad útil a la profunda inmensidad
Justos ponentes de la urbanidad viril
Gravedad en la boca de las cimas
Olvido dulce de la quietud escarchada
Aliento amarillo como los gritos mineros
Andén antiguo excavado
Dignidad en las afueras de la ciudad
Descansa el silencio cuando anda el dolor
De la tierra las hechuras densas
frenan la crecida de los insomnes
Dan pábulo a la olorosa incomprensión
Se escarnecen en resistir el apretado
cansancio natural de los huesos
Casi una pena o la vergüenza súbita
del vómito doblado en dos
como las cartas inconclusas
Terráqueo apretón de manos anochecido
Cable nominal soldado a hierros campesinos
Enviuda la leche estelar en un cónclave
de medicinas hervidas en metales nobles
como los abrazos y la genuflexión
                            17-octubre-2011
Se debate dónde está la coxis cuando beben
los redondos puntos de las ies
Hay quienes admiran su aderezo de timidez
El amoniaco rehusa botones en la camisa
Las lenguas detallan su buen porte
No hay agujas para la heroína fresca recién cortada
Se operan los caballos del notario
de las dobleces germen de la violación de metas
Celan la intervención jueces extraños
a las narices de la bahía
Aguardan las fibras de las apuestas
Se irán diminutivos a troncharse en la playa
cuando alboroten la ruína los extranjeros
Aspirinas solteras suben a las torres más altas
en busca de tritones en pena
Escopetas incorrectas retoman la caza de esporas
Disparan donde asoma una seta
Un trufero al ajillo con la mira bióloga
Cloquea el hogar de los paladares
Se abren los sexos dolidos
Festín de bisbiseos en las canas
Estrechan el cobrizo enroque de los minutos
Dan esqueletos a cambio de los mares del sur
El invierno por fin ha llegado
                              17-octubre-2011
Hacen una lasca por seno en su melena zodiacal
La naturaleza cumple con el mar
al ganar engaños en el apéndice de los ojos
Dúctil deber de facciones inquietas
Locos guarismos de archipiélago materno
Los historiados cilicios ya son mayorcitos
La universidad los cede a los ángeles luciferinos
Se duele la memoria de tanto alpiste
Cerveza doméstica detiene súplicas
Filiales resacas empollan toda la noche
ahora que las aves aprendieron hebreo
Se cubrirá hambre con mesas apolilladas
y las vértebras meditarán un eclipse
génesis de los pianos
sin agujas con que asegurar
la obscuridad total de las hormonas
Las presas en garantía trapecian el riego
de huertos donde maduran los escoltas
cultivados para la protección de arterias
Soliloquio desdentado de azucareros en el olivar
Se peina en los cafés a peluquerías
horma de infieles que guían al párroco
Los negocios tienen floja
la goma de las bragas
                             17-octubre-2011