martes, 30 de septiembre de 2014

La complejidad morosa de los nidos
no conoce el dolor de la ceguera
Implicados los manantiales
en multitud de punzadas
ningún mal viaje
evitaron a las multitudes
Las cornamentas de la antipatía
tampoco aprendieron las matemáticas
de los alucinógenos en racimo
Así de obscuros se impusieron
los ecos del tornillo
y las alarmas de los excrementos
En las cunetas todavía
yacen pronósticos
que eran de prever denostados
si persistía la calima
y la cautela para la siembra
era sorprendida en cócteles
fuera de horario de invierno
              24-abril-2013
Sueñan movedizos caprichos hallar la lejanía precisa
para acabar los trazos robustos de la muerte
Merodean el atillo los hilos de bruma
que grazna la extinción
corriendo letras a desertar hacia dentro
Es río los ronroneos de la razón
que perdona la asepsia en las campanas
Las tijeras beben desmedidas la parsimonia sinuosa
de escolopendras que a los museos
enlatan de convalecer en la observación de fragancias
Desde la complexión del afecto
la carroña múltiple fracasa a propósito del rayo
En el solar de los abrazos
se ajusta la risa al minotauro de bolsillo
hasta que los moldes entienden la precariedad del guión
Se zambullen las sierpes del valle
en el homenaje entrecortado a los barcos
Consumida la lumbre lapidan la inexactitud
vasijas solteras de la cabellera tigre
En otro escondite se defenderían mejor los muñones
del cosquilleo en el estómago anterior al beso
Con la lujuria divide los huesos
el armamento que cierra por falta de prisioneros
                          26-abril-2013
En los teléfonos la excitación súbita
opta al paroxismo de los motores
Quienes la bolsa llenan de pulseras
no sirven para romper la rúbrica de la soga
En centímetros de saliva las sillas
esputan caducidades cuya contraseña pende de los llaveros
Los subtítulos de las cervicales salan los vértices
de ateos que gatean hasta el ombligo de las burbujas
La bicicleta quiere un elefante por su cumpleaños
                                26-abril-2013
Desmayos para el alquiler como varas
de humo El panal la calidad siguiente
Columna estrábica que menos curva
la apercibida turbulencia Despertar
pero no pronto como los reinos
Duran los puentes La caries espesa
que aplicar a las aguas Sí es centro
el resumen La presencia Lo esencial
atroz Aunque alguna vez el verde Anonimato
del barro Conclusa detención de desmentidos
Para las ramas hace falta nadar El color
perfumado La diéresis cristal de la madrugada
Condensación de los metales Insanía fuera
de duda La compañía deliberada Púa
en respuesta a la inseguridad Intacta
definición de gratitud Esfera bajando
Ninguna extensión de sedantes Emanan
ondas que hablasen en la vertical Yelmo
inerte del origen Luz vírica para poder
acogerse en las pocas horas Áspera infidelidad
Huídas desgraciadas La traición El mal
                        29-abril-2013
Extravíos emergen de los claros del mar
pero no como muestra de irrealidades
Todo cuidan las islas en el archipiélago
Movedizo sufridor de vibrante virgo
Con el itsmo que testifica
el arterial aroma solar
La preñez rupestre de los montes
Transcurren retornos
antaño interiores de inseguridad rea
en la compasión insólita
Tópico de verde transitivo
como el engreído descubrimiento
y la anónima vigilancia de los azules cerrados
Cárdena justicia húmeda
destilan los cítricos de la fragilidad
dirimiendo el común borde
entre el frescor hambriento
de reflectores paréntesis salobres
Cuida del bienestar la retórica inédita
que la luz diluvia
en términos geométricos
por los colores antónimos de la polifonía en vilo
                       2-mayo-2013
Libres envenenan sus manos
después de subir a los techos
para entrar en combate
como expresión jubilosa
de remeros en el remolino de la bancarrota
Hombres sin hembra
cultivan en el vientre los valores
que escandalizan la sombra antes del amanecer
En bloque lastiman los cinceles
Desgastan el oro antidemocrático
Comunican informaciones falsas
para prevenir la devoción pública
Los críticos más abyectos
les consideran despojo
Pero esto no aminora su talento
De la profundidad callada
en cualquier recoveco
asocian la perversión peyorativa
a un statu quo de racional interés
             14-mayo-2013
El tiempo es obsceno por desgaste de los abrelatas
La tranquilidad no es posible con el refrigerador abierto
La previsión del tiempo aturde los córvidos
El dado es un genocida elevado al cubo
                        14-mayo-2013
Presencia de lo infame
Ramificación de realidades
Retener los hechos para que de frutos la idea
Prender el olivo fusilado a la loca columna
Se trata de cierta bondad muda
La mandíbula aconseja un prodigio
Pero nadie sabe la luz apretar tan sólo
Devora la sierpe el azar a ninguna parte
Antes eran fin las venas Resolutivos los alrededores
Ignorar el origen de lo que parece parco desde la nada
Vuela por los vericuetos de la solución el acecho posible
Menos para adorno nace en rigor el aliento
En el pico vulgar se ocultan solitarios estrépitos
                        15-mayo-2013
Siguen en colectiva pena las hoces huecas
Están vencidos de cansancio armado
Apagaron las fuerzas a orillas del olvido
Tienen sombra en un puño
En el otro el habla del trabajo heroico
Escuchan la savia resbalada
Lo que aguanta la fiebre del yunque
Lo que quisieran en el sueño los metales
El insumiso les da la breve substancia
Otra lucha
Nueva aflicción
                        15-mayo-2013
En cuánta rama necesitada de lluvia
no padecieron los niños inmunidad ante incertidumbre
Fuera la identidad inaudible
en las manos luminosas
acaso una tarea tan cercana a la broma
que concéntrica la vanidad dejase escapar
cuando la acusación en la papelera
De fácil alfiler por caricia estallara
un vínculo para simultanear
nuevos eventos en contrapelo de azules
Mas por selección ignorase infinito
los tamaños en hojas semilleras
con techado necesario para ascesis
Que en cualquiera de los depósitos
de lugar central afianzase
las extremidades irrumpiendo en zigzagueo
para la fuga crecidas de urgencia
No por lugar excepto que la tierra
desafiase orillas en medidas de quietud
Perforar la distracción con el bosquejo
rápido de afiladas víboras en el muro
                    28-mayo-2013
Corre errático con la apisonadora telefónica en los tímpanos
Se adentra en los burdeles del cinemascope
Enemigo por sufragio
La horca deslizándose en erección incomestible
Un samurai de testamento ronquera
Con la premura de faldas escocesas
Tejido sofocante para las ortigas
Verde el rostro en la membrana de rodillas
Por hostigar la brevedad
el júbilo es intención de los cipreses
Gritada virginidad con registro de hilos
El comedor social es la matanza colectiva
Un canto falso con espuelas de torturadores
La argucia malsana para capar
sin ser maloliente
                                Joder desde absolutismo
susurrando la densidad de monedas
como quién dirige la meteorología
                                                              de esas putas
tan tiernas y queridas
                                       que grapan en los cojones del poeta
fragmentos de poder con el follaje corrupto
                       3-junio-2013
Con quienes fueron dientes internacionales
las arañas cuentan como biodegradable
Evaporaciones identifican los barriles
mecánicos de los cinco sentidos
El estéril pasajero sufre por la esponja
Indaga en los retratos de océanos
Se aproxima sobresaltado a hoyos
hechos a la violencia del raciocinio
El gusto de los aeropuertos
es de contrita dispasón antinatura
Cada lucha tiene oyentes amontonados
en la inteligencia del cardo
Pero tras el flujo de espanto continental
el ombligo concilia la preocupación primitiva
Los cañaverales secos de la lógica
arden lentos
en el lodo culto
Con otras palabras más íntimas
el loco es ese hombre que copula
sin hacer acto de presencia
pues ignora el verbo
                     3-junio-2013
Se oyen sumergidas en lo profundo de la súplica
Donde los jeans malgastan traducción hecha carne
En altibajos de la embriaguez que impulsa
La imprecisión es un conjunto inesperado
El ámbar envuelto en la tensión de direcciones
Estancado el descenso hielan las porciones
Sugieren respuestas los cristales
Si pudiesen los restringidos interrogantes
irían río arriba de lo efímero
Pero han descolgado los teléfonos
Violan las crías de almas camino de definición
Es fórmula de los gestos involucrar
el cansancio de las cajeras de supermercado
en las variantes de aterrizaje
que repelen
cuando uno ha evolucionado como pasajero
                              3-junio-2013
En el mapa la inocencia malcriada de los hombres
Aferrar una identidad robada
Hartarse del humo que se cuela por debajo de la puerta
Quitarle la camisa al bienestar distraído
Tener un rato en las comisuras de la boca el dedo gordo del pie
Jurar en teoría sobre garabatos de automatismo póstumo
Sentar a la silla una herida después del cuerpo
Optar por lamer el glande de los fantasmas
Estirar la aguja hasta derramar la angustia
Insistir en poblar la espalda de escaramuzas
Tramar nuevos trucos en la demora del orgasmo
Ver las máscaras sumirse en el carro de la compra
Fluir sordos en la tensión de los disfraces
Apenar el mandato con la manía de cuarenta grados de alcohol
Sacudir tropiezos en el felpudo de dueño analfabeto
Dramatizar la crudeza de obleas en ojos de carpintero
Apurar los ramajes insolubles de la carretera con fiebre
Dudar de la penumbra que arranca las malas hierbas
Desaparecer con la indiscrección de unas bragas
en los móviles de última generación
por tener tanto pánico de salir a escena
                       4-junio-2013
Dos veces el mirlo quiso pensar el piñón
Pero no podía prohibirse caminar
Así de caprichosas son las propinas
Se engañó con razones
y las cosas fueron a peor
Vivir con la atención puesta en la curva
no poseía el vigor de nervios
vagos como el extarradio haciendo
apología de lenta sequedad oficial
Siguió ambulante
entre zarzales profundos como el heavy metal
Dejó huella en el ritmo
tartamudo de los colores
Su perdición prematura
fue el gancho de la electricidad en campo abierto
Suprema tumba
cuando no se tiene la conciencia adecuada
y los lavados de coches se hunden
por el aumento de tráfico suicida
                       4-junio-2013
Centinelas torpes a mediados del sopor auscultan
la ropa que no quiso instigar al niño
mandándole a podar en los sótanos
En esa obscuridad de los vínculos
Donde el hierro confunde las autopsias
La contraofensiva tinta de letrinas
dictados ciegos al hilo de cosquillas intrusas
Desde el parto la cólera panza arriba
Un poco de falacia en sobres de sopa instantánea
Pasa sobria la cicatriz desahuciada
Espera el registro que acecha antes de enviudar
Se aloja la castración en hoteles cinco estrellas
Inquietarse deprime el éxito de los publicistas
En las escasas aldeas los mendigos fragmentan el crédito
La acción de buen amor es preludio de canibalismo
Los despojos se secan en piedras hijas del horror
Cuando la mujer traga el truco escupe los puñales
Se adivinan horas de obediencia
Los ultramarinos imitan el entrecejo de dios
La mentira no tiene traducción
                            4-junio-2013
Tronzan con la lengua el velamen de los árboles
El humo de las carboneras
hacen combatir a ciegas
hasta los límites de lugar
ordenados con tiras manuscritas
bajo manchas de oscura traición
Entran a los barcos amputados de papel moneda
y se dicen la valentía unos a otros
iguales en tanto trovadores
a carne picada para manufactura al por mayor
Farmacéuticas perfumadas en el culo señorito
con poker entre los dientes cariados
cansadas de esculpir en la ladera
el vacío en bajorrelieves de triquina
Y las aguas cortan murallas de otoño
Colinas de vítreo almohadón
Emplumados de islas
como confusión
tras el dedo tercero
en la trinchera derretido
Desde los medios como diáspora
de un cortinaje bordado de herrumbre
                 13-mayo-2013

lunes, 29 de septiembre de 2014

Fotos en sordina cierran cruces clandestinas
en piernas sordas ajenas a la oclusión de piedad
Retiran el tejido yermo de mezquindad
las invenciones futuras signo de clemencia
Un azor la herrumbre muestra a la tempestad
Así acelera el llanto
con buena disposición para el naufragio
Y así amaron el fracaso de juventud
las escaleras ciegas de damas de celosa vigilia
para tener amaneciendo el sobresalto de la confusión
Años que el talento matemático era lúbrica emulsión
y la distancia inmoral era servida con hielo bien picado
Logros ante jueces de escasos centímetros
que el engaño esquinado cumplió de aprecio
                            27-junio-2012
La vigilancia de la luz persiste en el pensamiento
Largos son los cabellos irisados de la sombra aturdida
Dentro del silencio trotan noches de clamor prematuro
tras los huecos de realidad en la ficción acerada
La ciudad iniciada en los prejuicios del baile
anula la unión de misterios
Tiemblan los sentidos piel adentro
Desde los cuartetos de cuerda
vagan las quemaduras con turbado pecho
Los hornos el oleaje de médulas
rodean de la palabra estéril
Se alza con desprecio la piedra al acecho
que busca bajo las viñas el linaje de dolor verdadero
Mendigos obligan a sacudir el aullido
en la flexión de los cráneos
Cada imprevisión refleja las espinas
sepultadas en los centros de fuego altivo
El color no serena los instintos del hambre
ni la sed que respiran las pupilas estridentes
Yertos picos de mirlo Esquirlas de torpes vicios
acopian para nidos mestizos
decadentes dedos algún desierto consuelo
en la frígida válvula de las cadenas
Los amantes paralizan cerraduras en el orgasmo
no intruso de desiertas encías
inútiles para el blanco y negro del hogar inacabado
                  26-junio-2012
Dictan los posos de la aprensión
ensayar la cerbatana hasta el dulzor
En el humo de la noche recoger
los cúmulos de cordura de la bruma
Escarmentar jergas de estatura guerrera
e hilar en los oídos la emoción de la herida
El rescate violento de cargueros tóxicos
sufridos mendicantes para la ingeniería de colmena
contrapeso de sueños absorbidos
por el vasto don de la usura
con que burla la sierpe osamentas antiguas
de circos que acusan pero de antaño son herencia
Llaman las putas desde las puertas obtusas
a aliviar la fiebre de fiambreras incrédulas
con ojos equinos del siglo doce
y murales aún euforia del azar agrio al raso
Trafican el gesto y la limosna de la larva
purezas engastadas en torrentes naufragados
que el hoyo no discierne de la reja abierta en las piernas
Escupen las lenguas cobre de saber
que rota en el hormiguero
pucheros ingrávidos marginales por la gracia
de ritmos hondos como hambre derramada
                                  22-junio-2012
Nubosidad en el cuarto
cargado de humo de cigarrillos y vasos de ginebra
Alcohólicos enhebrados
zurcen las bocas del perro
Cenit de sus erecciones más melancólicas
Herrumbre de alientos en los anaqueles
y un verde enagua continente
de los temperamentos próximos al silencio
Luce hielos el otoño en la coxis
De hembras giran las paredes
el misterio abierto en manos galopantes
Hay olas de limosna armónica
echadas en la cama
En el suelo borra rejas la crónica pulmonar
Rugido que arrastra las ruinas
escapa para sumirse
en el henchido juramento del grifo
                   Gotear gozo
  Engendrar lapiceros
               Cimentar mediodías
          20-junio-2012
En una caja mate la espera
dispone yacer a las hijas ávidas de látigo
Aspirantes a noche
Oleaje en los alrededores de la victoria
Hablan otros de la doble mordida
Brote esquivo de asociaciones del no mundo
El broche nocturno
losa de temblor iconoclasta
despista el rumbo
Los párpados hilaron en el dolmen
transparecia dudas y roces
mezcla de interiores y clamor
Hacen horas urbes habilitadas para coronar
la corriente pura que inunde la venganza cónica
Sierpes apócrifas sacrifican en grutas
a quién finge múltiplos
En los vítreos retornos
almuerza la tenacidad estática de dios
Un corintio mechón
en los barracones del genocidio
evita gafas
De la victoria percutora de sombras
tiñen el hambre con esencia de hambre
Huelen el frío
Hierven derrota sin agua ni fuego
Seguros los números en el apareamiento
de pausas mientras los muertos
distraen  las carreras en la higiene diaria
                    21-junio-2012
Una extraña ulceración de los mitos
en el inaudible espacio intercostal
donde anida la demente abstinencia de polos
Indefinibles canas del vestido forjan hogueras
con el ritmo de arrabal y arista
Comicios muertos de sed espían la crisálida
Bisutería de héroes en los estanques
el ron pliega bajo poder de la lividez
Encarecen las rojas caderas del campo
sorbetes coléricos
competencia de esporas antologadas anteayer
El equipaje vence la luz griega
atribuida a malos hábitos de luciérnaga
Vencejos obedecen el ojal rosa que anilla
esperanzas de bilis funámbula
prendidas a los jeans rotos y los mecheros de la derrota
Liba disminución en el cabo monarca
la alquitranada meretriz ignorante
de cuantos gramos meditan el exilio
El pico necrófilo del cuervo
agita los bostezos huracanados
donde el presente peina frecuencias
                           21-junio-2012
Muere la piedra El adagio
orina estridencia Un río
asesino
impasible devora las debilidades
de sequía Es cierto el ajado
menguante de las gargantas Un ictiocola tono
palpa el espacio para hablar
Digital hermosura del papel
Propio alfabeto incendia la llama
Se ahoga el agua en píos infartados
Secretas voces hebillan el ataud
De la lengua la sal
extrae el silencio Único rencor
esférico por el que rogar
Jauría de velas colonizan
la palidez litoral
En las islas descienden máscaras
La guerrilla minera no olvida
El perdón de la pólvora enmudece
Turbio funeral en otras toperas
                        20-junio-2012
El sabor de la ambigüedad preñada
alterna la torsión fúnebre
que precede la plegaria del asceta
con el veneno energético
de la inmune cal viva
menguadora perturbada de lucidez
Mientras muere el mito
con los lengüetazos de la injusticia
alza el vuelo
la veracidad esterelizada
Jadea asedio el alejamiento
en el magma de lo necesario
cuando los panales
enfrían la menopausia de los naipes
La tasación de los vientos
decide cuales de las desolaciones
suponen amenaza
El viejo latón de los graznidos
ayuda las muletas del árbol
donde ya más sogas
no caducarán generaciones
                   18-junio-2012
Flores amarillas entreveradas de azules
en la fuente de semen hirsuto
Llanuras parpadeantes con efigies
de flamígero aliento desierto
Simbólicas uvas desgarradas
de imprevistos golpes de calor bajo emparrados lascivos
Destilan los aceros escotes a barlovento
Los reflejos incautos guardan labios
Endulzan códices para clausurar la abrupta tiniebla
Cuentan de Lesbos las potencias de sus centímetros cúbicos
Los depósitos dentados del lila venenoso
Diluido el oro la tempestad pisa naipes
en las palabras permuta del exterminio
No hay horizonte que cicatricen las gargantas
Ni suspensión que aguante la piel
jurada en pretérito
Devuelve el océano hinchadas huidas
que los pies explícitos
fusionan en el granito aterido
Deslizan las uñas del cabello
entre los coágulos de prisiones
Resume el desván la pendiente
probatoria de exquisited en las horcas
                     21-junio-2012
Auspicio esférico las celdas
de soliloquios en la hojarasca
del natural semillero
Como si al temblar con la luciérnaga
la iridiscencia de la materia
hubiera quedado vaporoso algún rencor
la larva
cierto cianuro
anticipo del destierro
Enerva la calma
Esa clámide azarosa
de conducción estelar
en su afán abortivo de las alas
Aunque no hay subsuelo perenne
ni maternidad en la apostasía
la señal está en la carne
Cuatro cifras a fuego Es la vergüenza
del exilio contra natura
en las extremidades infantiles
Cuando la gélida ventisca hiere
bajo la epidermis silvestre
en los surcos de la memoria
Apropiación del mito Siempre que
en el agua la gárgola
siga en la rompiente Es una vez y otra
el mismo pozo Llora con sus mordazas
este pequeño espacio de sangre y oprobio
Escala de violencia
con la bestia y sus satélites El germen bulímico
pleitesía de los necios Es la igualitaria
putrefacción del cubo
El piojo mineral con el cabello turbio
Suma de la masa informe Muerte elevada a enigma
En la extinción un pulmonar piano con metástasis
La antesala preludio de los desaparecidos
                              25-junio-2012
Arrancar a la cabeza un mordisco
de la paloma oriunda de entelequias
bárbaras como beso de avestruz
Ponemos en las barbas un tinte
para el crecimiento añil de pelos
que nos consuelen allende la natura
Pulsar una vez y otra el cargador
Descorchar la botella atmosférica
Trastabillar callados robos de simetría porno
El anciano dialecto obliga a cambiar sonda gástrica
y mejorar las suelas del testamento
visor y guía de difícil balbuceo
Sudan los espejos argamasa verbal
que las gaviotas onomatopéyicas blindan
con la espuma vírica de clámides mestizas
Sabe a bourbon el musical relieve
de noches a tientas abriendo y cerrando
las cabinas que anteceden al soliloquio del suicida
Deriva al infinito la incógnita en los clítoris
que el azar dormita y el pillaje
hace revuelta con pimiento de piquillo y oraciones
Un mausoleo en el paladar
simultaneamente curte y proyecta
el fin ronco de las especies
                  23-junio-2012
Una liebre atenta a la rúbrica de la quietud
en los ojos color asfalto de la muchacha
que cucharilla en mano
revuelve lo que queda del día
con el candor de la precisión
en los labios enlazados de epitalamio
A la luz campestre compañera de aguas
Soporte de orientes
Conjunción de pies Fisura inquilina
Las calles se mueven extrañamente
cuando en las barandillas el amor
espera la lluvia por radiofrecuencia
Hay chispas recias en algún lugar
que los nervios de cartílaga consciencia
mesuran a sorbos en los granos del tic tac
Donde labradas notas
abundan la desnudez pura de camisas
y sisean en el sexo
la complacencia necesaria
para no abrir jamás los monederos
                           22-junio-2012
Vacila el maligno veneno de las setas
zancadillear los niños que corren
presos de la risa histérica tras la libélula
Vibrantes como rock empapado
Incentivados por la voz del sol
y el amotinado aliento del moral
Perturban la ocre siesta de la aldea
que enfría la espera de la fresca abundancia
Juegan a amenazar el miedo redondo
aferrados en perales cubiertos de liquen amarillo
atractivo como las piernas de futuras amantes
Beben corcheas en los cortes a la piel
de un aburrimiento tenue
desplegado de polvo como los viejos relojes
en que la carcoma ordena furtiva las horas
Sus ojos ácidos burlan el aguarrás
de las malas lenguas
Ahogan sapos en las tripas de las margaritas
Peinan avispas con el paraguas de algas
que la afonía de las rodillas
asusta a través de la malla espesa
Peroran con el escorpión acerca del agua
Al erizo lo elevan a trotar con letanías
De política ocupan al ratón Y a las orugas
simplemente las aplastan por la mala ortografía
Pisotean las escamas de los codos
doblados en las charcas
Crujen larvas del mito como el pan de brujas
Agitan los rostros con la emoción de poder volar
en el encaje de sus fantasías
La bandera de helechos esconden
en las enaguas carbonatadas de la cuadra
                                  22-JUNIO-2012
Arenal ardiente Isla oculta Silabario
Entraron en las camas
la oscilante huída
de recién nacido furtivo
En la lengua de garzas
disfrutaron el gusto de la adolescencia
anónima
En pestañas de total latido
preñaron pulso de guitarras hembra
Abierto el viejo papel degustaron
las rejas mordisqueadas del tigre
Encendieron velas y monederos
Con cada susurro azul
el aliento de los ojos demoraron
fraticidas de las lágrimas
El estandarte zodiacal
soltaron en montes
que el jabalí febril
plegó con el extraño invierno
Ratoneros recintos velados
dentro de quehaceres cotidianos
infartaron la novia de la piedra
venida de viento y cielo ciego
Sólo la persiana parpadeó su nombre
La polvareda pisoteada y la necesidad de pechos
arrojaron arpa a navajazos
en el lento desencanto de la materia ya doblada
                        16-julio-2012

sábado, 27 de septiembre de 2014

Recuerdan la lava sonora sorprendida en el hostal
La carne torneada en el ocio de los espinos
Esa calma testamento del cuervo
La devolución tangente
El beso recio de iluminada ansia
Por eso incurrieron el olvido anacrónico
Durante varios meses leyeron la gracia del silencio
La magia corpulenta en tardes hurañas
No levantaron el pulso por miedo al castigo
Ni interrogaron el arrollador humo
Se mantuvieron traspasados por la pena de la curva
No sabiendo decidir que puerta pronosticar
En algunas fragancias hirvieron la distante huella
Con fríos gemidos jugaron la cerrazón cotidiana
Vencieron los machetes a petición del sueño
Rompiendo la agria colina cubrieron la pesadilla
Les cambió el color el suicidio de las aristas
Era inevitable que ocurriera algo
Las madres volvieron a bailar sin necesidad de flores
Portaron cada cual su columna
decididos a continuar el camino
                            27-septiembre-2014

viernes, 26 de septiembre de 2014

La noche
es cobarde
con los peces
que muerden
las uñas
de los ahogados
         10-abril-2011
La travesía que aguarda los despistes y azul extrañamiento
Los peregrinos al final de lo blanco los restos al final del oxígeno
Los amaneceres súbitos los emblemas que se enroscan en las mallas
Los imprevistos de bajar dolores desiertos
Los bulevares los hospitales entre los coches entre los estallidos
La sangre necesaria el derramamiento anunciado
Movimiento en surcos detrás de los dolores
Pasamanos del miedo y de la prisa
Levemente la superficie descubierta
Tensión en las caderas y la nada de los ojos
La adiposa ignorancia percutora de la huída
Ruedas inseparables ávidas por derribar los brillos
El desprecio ha aceptado la banalidad y la risa funesta
La llama el corazón los crematorios el cansancio pretérito
Un pensamiento acaricia la etiqueta de oprobio
Resplandece abuso en el ojeroso guardián
Los ataudes tasan los deseos de la razón
Algo perturba las lanzaderas ejecutoras
El equilibrio vagando la salaz saliva
Despliega diluvio la inmovilidad ósea la ilusión víctima
Todo revela diminutos cruces excesos de alcohol
En diez o quince años los insectos perderán las tinieblas
Para entonces el reflejo envolverá los silencios
                                18-febrero-2014
Diurna órbita una antigüedad rugiente
que mucho parece envolver
la creencia respondida
pero que acortan los cinceles
en lo profundo de las lejanas hendiduras
Se sabia matutina cada vitrina
Aureola de diferencia
por cuenta propia
Casi toda ella creyente ardiendo
Entera de vuelta a los recuerdos
En la paciencia incondicional
Innombrable se escuchó
infalible como el alivio
Hizo años a distancias de sus esquinas
Se plantó en el secreto broncíneo
Las bocas mudó de color y estación
Alcanza el despliegue continuo
avivándolo entero
como tensión perdida en la ceguera
Los frenos arriba y abajo
nada más que de una incógnita
                 19-noviembre-2013
Ahora saben que las palabras pueden irse
una vez que los colores han desaparecido
Semejan las hojas de las horas
últimas interrogantes
Esperando en alguna parte
el tono de los deseos desgastados
pregunta
para quién es el surco que ayer no estaba
Así son las cosas es la cuestión
que intentan dilucidar los agujeros de la tarde
Un giro en las partes unido a los reflejos
continua a la espera
Largo tiempo después que rugen las estrellas
una visión esparce somnolencia
en las distancias innatas al anhelo
Hoy las maestras tienen el mismo papel
El delirio en las laderas del valle
es la cumbre de los adolescentes
Que nadie incline más la estufa
no vayan a arder todos los papeles
                     19-noviembre-2012
Se hace cargo la alimaña
de rajarle las manos
a aquellos que intentan tomar parte
en mamar de los pezones de dios
En la cabellera de los ladrones
está inscrita la leyenda
de los parásitos que creyeron
alcanzar la perfección
cuando no habían teminado
de avistar las cloacas
Huelen a impureza las mujeres
que descienden apresuradas la cima
Rugen los hombres
que copulan con la manada de bestias
en los llanos
El espíritu santo es
menos frecuente
de lo que pueda parecer
                 10-septiembre-2012
A la poca luz del insomnio
le conmueve la amputación
Inservibles ojeras felices en su simpleza
Dobladillos de la piel antes ojeras
La admiración de hurtadillas al cárdeno
Amarillea ya un picor triste
No contiene la puntuación de las lluvias
Es la quimera pirómana
El alud de directos a la mandíbula
Los credos perdieron el ápice
La riada les trastocó el orden
Qué columnatas rodearán la rabia ahora
Por transferncia en el lecho queda un poco de lácteo rodeo
El reloj apenas sostiene la esdrújula arterial
Frío está el método alimentario
Pero en los abrazos crece hierba furtiva
Un ritual de color sigue el desprecio
Se reafirman los apuntes
La calima odia los pasaportes trasnochados
                       1-septiembre-2012
Poco importan los postes arrendatarios de tantas vidas
Pues en lugares comunes se hacen vidas comunes
aunque sean dudosas las razones de regresar
siempre al mismo centro
                                             Por eso se dejan ir
Moviéndose hacia una estática vigilia
Como quién confía demasiado en su predecesor
Sin marcar con tiza los caminos
en los que ya han dejado a buen recaudo
su teoría
               Ellos no dan las gracias a las caras
cortadas por el viento
                                       Ni se amparan en las
columnas de ladrillos Y menos aún
si se encuentran de frente
a alguien que carece de volumen en la garganta
Sus herramientas no tienen muda vergüenza
Para los hallazgos a destacar
                                                    encienden la memoria
dentro de una amplia luz panorámica
Apuntan cada hecho que ha sido comprendido
en las paredes ingraves
diales de la curva no congestionada
             19-noviembre-2012
Voluptuosidad larga de los verbos engruda
la cobarde implosión de la voz
en los bajos de la caverna extorsionada
Un acuerdo de impaciencia en las bocas
suma en la vasta rectitud de las paredes
la red y entrañas de la alucinación
Útiles principios dan en la palabra
espacio de desembocadura
Incinerante oportunidad de relámpago
Libertad en el trazo de féretros amputados
Conocidas descripciones que el infiel
mancha con la cotidiana pleitesía de la botella
                         18-noviembre-2013
El sexo bravo desgarra los hielos del óxido
Siempre en peligro a pesar
de lo noble los agitados lametazos
A sorbos gritan preguntándose
el mestizaje por empeño quimera
Los contagios equivocan
decorados de la letra ilegible
complicada como inimitable
Derivan las estructuras
hacia extrañas conspiraciones
cuyo orden ciega el animal enloquecido
Escueta elegancia proterva
como los desempleados de las epidemias
hace la cola en los hoteles
pensados para titular de las despedidas
Se abren bajas cisternas
que suicidan el amarillo de las bragas
en un remoto lente
de fúnebre tedio y costumbre
               9-diciembre-2013
Copistas de los perennes espíritus
en recodos de minería apocalíptica
a cielo abierto de la hiel
como joyas de vibrar corsario
atenazan el imperial gesto
No hay previa recogida
en la calma del esquilador esclerótico
Ni festín melódico en substancia
de la energía bucal
Térmicos olores reducen los perfiles
Lujuriosos como el apetito onanista
De camino al azafrán indígena
Deroga la ceguera de macizos desnudos
en el azul flojo del idilio
La sangre gravita matizada
con los grises de la guitarra contrita
destiñendo en los espejos
la pregunta del grito náufrago
En las puertas del común
condenado a anclarse
Resina del espacio inabordable
asedia los nervios de la espina
en la intangible inmensidad de amargura
                          6-marzo-2014
Hilos de indignidad lloran los suelos
Hespérides de heregía interior
Sicarios insanos de los clavos fingidos
Afines a la esbelta alucinación
A destiempo suspensivos
Rudos en la tragedia
que los chorros constelados
ahogan en ignotas laceraciones
poseídos del rumor de las guadañas
Ancianos hierros del alma
Hieráticos como pico yerto de luna
En la cruz secarán los tirabuzones
antes que submarina invisibilidad
haga temblar los lutos
en el pálido ojo de los héroes
Sube un arrastrar enfermo
los límites impresos
en los pliegues fruto de los latigazos
La orgía en mármol humano
empala las glaciales heces
con sombras amargas de embrión insolente
                          6-marzo-2014
El insomnio deja verse dos o tres veces
por semana en los precipicios
desgastados por el vodka
Reposan los diluvios
en perversas espinas
Agresivo viento zarandea
las llaves que cuelgan la cama
Es a finales de la cirugía
de pimera mañana
Dormidas bajo la ducha
rutinas del azul
se deshacen
como el azúcar
en rostros de eco sin tobillos
El límite pierde
con los arañazos en el muro
Es hora de suturar
para ahorrarse magulladuras
               5-marzo-2014
Luz a cambio de ceguera para ver lo imposible
Puede desentrañar la ausencia el cano caleidoscopio
Hacer traspasar adosado azar el engaño de separación
Reparar los brazos de la vela Aceptar el sudor
La memoria en la voluntad de tierra
Los vahos que tiñen la precisión que nombra
Suelo para virginidad de funerales
Todo se haya en las cuatro de la tarde
Donde hicieron el corte la copa de ginebra el café redentor
En la ciudad psicópata del hielo De la belleza
abrazada al insomnio quemado La huida
en andrajos Al revés cotidiano Llanura de monotonía
Punción en las hojas en blanco Necesidad
de sangre en lugar de tinta Una vez vista
la muerte en los ojos de la piedra Una vez
narrativa la piedra Una vez punto final los ojos
                            18-febrero-2014

Aún el dolor no asusta la fatiga
Son las voces
Voces a más
Voces que llaman
Cortan en el ensueño los juguetes
Aprenden la desmemoria
El vuelo interrumpido
Los tragaluces de la asfixia
Voces iguales a otras voces
Pero nunca la misma voz
El dolor sí se sostiene
Amarga como té inanimado
Quiere abrirse en sí mismo
Da pescozones de silencio
Tiene envoltura precaria
Voces
Son las voces
Voces a más
Voces que llaman
                17-febrero-2014
De tierra interior un peso inflamable
angosto como manto de callejas
alfabéticas de niebla Agenda
en la memoria de la lágrima Pisapapeles
insensible a los aires
muertos de la lepra infantil
La esquina es un ser
muy peligroso El más aferrado
a los clavos de la medialuna
Del lado de la agenda
una acústica reservada
Propiedad de doble perfil
La distinción del tintero
culpable En el andén los techos
sudan cordones Ahueca
estar parados El descanso
es una tarea de ternura
Estilo entre las lápidas
que en su día ganaron
el bulevar a cucharadas
                 17-febrero-2014







Derrotados en el origen mismo de la palabra
avanzan hacia las piernas abiertas de la abyección
con los colgajos de pus propios de quienes prisioneros
se afanan en el vómito y la envoltura del excremento
Por la natural ilusión que oculta lo icónico
desasisten la putridez cómica de la imagen
Han invadido la fatiga del consumismo
sostenidos apenas por la frágil burbuja
del ensimismamiento imposible de cuantificar
Así desgastan de los discursos la venganza
en insólita oquedad y panoplias de escarnio
vacías de eximir buena presentación
No vayan a marrar la aguja el pulso tónico
o los coros agrestes de automatismo cordial
Tejen para la mina insana la malla
de fertilidad influyente Animal en el interior
Por infiltración remedio
Parte más cercana de discípulos del lujo
que  ponen nieve en las bocas de las botellas
y algún que otro fucsia solitario
para cordillera de ciegos gotera de las migajas
                               14-febrero-2014
Huyó la luz al epicentro de lo blanco
Donde es forma
Dadora de la forma
Facultativa de la forma
Huyó como la salvaje jauría
que va mordiendo lo indecible
Huyó como huye el día
ligero de los labios
              12-septiembre-2013
Si supieran las leyes de la lluvia
entrarían desnudas las mujeres
a los extremos del exterminio
Como abierta munición
engalanarían la mentira en círculos
respirando los disfraces furtivos
Pero desengañadas estropean los espejos
mezclando la confianza y el sueño
Hacen embriagar la fábula
Someten el hogar de cada distancia
En algo habrían de cambiar
los gritos estremecidos
La venas venenosas como fragancia de nidos
Desaparecer la grieta
Esa raíz de la desconfianza
que aviva las entrañas de los nudos
                     16-septiembre-2013
La alquimia verbal de cardos canónicos
El tajo preciso de las notas en la grieta
Hacen uno el caudal
de las amputaciones diarias
a los placeres revelados
Envoltura de la vendimia bajo el río
Llanura del sueño aupado a verdugo
La incripción arrugada en los dientes de la carpa
a cada sonámbulo carcome
atrapado en los laberintos de compás lunar
Huecos por los que el alambre desviste uñas
para templar la prestancia de plagas
en la pulpa de sucesiones al correo ordinario
Esto son los dividendos de la compasión
La granada neta hueca de carne
Pequeños haces hemorrágicos humean
el nasal oficio de la anestesia
Es la congoja cuadriculada de puntear
las escoriaciones incapaces de claudicación
Los devaneos de impulso y adicción
en los meandros de excusa e impaciencia
Entraña oficial que vació la copa
para mullir las ampollas tecnológicas
Aún cuando sobrevivir al bisturí sea
fiebre dilatada en las vainas del tiempo
los raíles de la pólvora
van paralelos a la información clásica
de latinas matrices cítricas
Vuelan en coro resacas de caudillos
que empapados de cera sorben luto
cada vez más cerca de la buhardilla bizca
                        25-junio-2012
El escultor ironizó a golpes con el sexo de la piedra
Hubo alucnaciones en el taller sembrado de cobras
Proyectos en el chaleco del artista
acordaron sacar los revólveres
La Venus esbelta se jactó
masturbándose indecorosa
delante de los clientes
Hoy es el día
que lo vemos en el parque
acompañado por un puñado de gorriones
que no cesan de picotearle los sesos
                       20-junio-2012
Nada para los pies
a pesar que los números
quiebren la salida
Es asfixia
o delimitación agotada
Salir diferencia la luz
Todas las cerraduras
provocan un enigma
Quedó inquieto
el giro
La cohesión
fue un recuerdo
En la red
acaba la huella invisible
El agua sólo es libertad
en cuanto deja
de ser elemento
            21-octubre-2013
Atonía de la luz
Cierto sinsabor de la forma
Tendencia del orbe hacia dentro
La mansedumbre de la obscuridad
Un pleno interior
Resonancia de colores
Apuesta por la exclusión
Significante en fuga
La guía encorvada aferrando cualquier través
El punto aflorando una eyección en abanico
La sombra caída en la prontitud de las cosas
Un inicial soporte desordenado por absorción
Blanco haz adolescente de circunfleja periferia
Periodos de muerte argumental breve y certera
Holocausto de la molécula
Desafío de alianza y el contrataque como lazo
Un nudo más allá de la extinción
El beso de lo negro en las fisuras entreabiertas
                               21-octubre-2013
Arrimados a los botones del abrigo
Tan llenos de feroz pereza
Demoran la pasión
pasando entre lo indecible
con pequeños tallos
de la tierra animal
Del fuego llevan
las breves horas ocultas
diluidas tras el súbito muro
En la piel
los restos de las camas
estranguladas
en los intervalos torrenciales
de pasión vertical
Para los espejos
irrumpen
con la víspera de la razón
Un enhiesto camino
de interminable filo
y residuos de desvarío
                         18-octubre-2013
Tiene el oro en el color un camino ciego
como el reuma de los insectos
y la raya oblicua de las fronteras africanas
En bruma envuelve la infancia de Rimbaud
el libado néctar de las extremidades
La amputación final de montes
y locuras de guantes acróbatas
Helado enemigo de la cría
para la víbora eleva el proletario cardo
y hace el aguardiente
Bajo los tejados del labrador místico
al masón vuelve mejor hombre
En el suelo de su lengua no hay ceniza indigna
                          17-octubre-2013
Tira de la tarde el faro parásito
Boca del olvido
Sanguijuela de decreto lírico
En los barcos los pájaros concentran la algarabía
En puerto las viudas heredan las redes sin asegurar
El lento viento de la luz subsiste
chupando el cuarzo de la catástrofe
Raptos de despedida
chamuscan los bigotes de abstractos escupitajos
Sudan las disidentes vigas
que aletean entre las cepas
al amparo de la negra mariposa
Por bajar el mar a dar el beso a las piedras
abren los sexos en estallido de espumas
la nostalgia enjaulada
De hartura aniquila el arpón
las edades emblema del salitre
La sangre como ramos de mimbre
arraiga en tierras de castigo
                               17-octubre-2013
Malvado retoma el remo la pervertida herida
como esclusa de pus
en la penumbra de las pupilas
Desiste en la cama el aroma moribundo de madre
entrada la tarde a la contradanza de los muertos
Son así semillas de casto labio
las histerias del tizón de las turbas
Opacos los cuernos ciegos
de los lapiceros con manufactura de ancestros
La frente una patria de vidrio
que no entierra el puño cerrado de la isla
El pueblo la garganta del fuego
Pináculo declarado herramienta
Torcida lluvia de tartamudos himnos
La escama o abismo persiste
para el acto sagrado de mirar la cuchilla
La dulzura en la orina de los gatillos
que el déspota huele
en el umbrío sopor de la hernia enloquecida
                         17-octubre-2013
Un matiz a contrapaso vence
la líquida carretera de los estigmas
El erizo hace el cruce amante
Se estremecen los carballos
tatuados bajo el saludo de la ira
Como el muro detiene la espiral
el infinito estrépito
Son torpes los vendavales
porque desaparecen los opuestos
Las ropas raídas de la ciudad
iinoculan fiebre en las crisálidas de silencio
El vasallo cruje directamente el sol en la boca
Saltan los sometidos sobre la hoguera
Las hojas de terror saben la memoria de los infiernos
Sierra las arenas el hierro invernal
La voz del rayo despierta la ignorancia de las mareas
En el medio  de los naufragios un ojo recuerda
No es el gusano el turbio preludio de los procesos
Ninguna cuna emploma la estatura del olivo
Del natural asombro salen los disparos de la derrota
Pero la palabra siempre
Siempre la palabra
                               17-octubre-2013
Nieves que impregnan de esmalte anciano las cabelleras huérfanas
A qué dioses plantais cara en las alturas
El éter ha olvidado de vuestras sonrisas el nombre
Pero aún así procreais
en los nomeolvides del laud
Siguiendo la cárdena huella magullada
Ancladas en la prosopopeya del ser
Violentadas como el bosque quemado
Reacias a la usura de unos pocos
Con las palmas agrietadas
cual lagartos  sin arena litúrgica
Heroínas de esmaltes trastabillados
Perpetuas hasta en las asfixias de los recodos
Inamovibles como los nombres bajo tierra
Todavía húmedas de materno cenital
                           15-octubre-2013

jueves, 25 de septiembre de 2014

Nadie es titular en el enfrentamiento con la desaparición
Todos somos suplentes
                           26-septiembre-2012
Necesaria extinción a manos llenas
calumnia la radiación obsoleta de mediodía
Un ave pergamino claudica en un matiz
de pezón al fondo mordida la porcelana
El bodegón de paradojas despieza un mausoleo
al borde de siglos hoy sonámbulos
El estigma de la estirpe renuncia
a exhumar rabia promiscua ante notario
La absorción de mentira deja los costados de la vileza
para zullón migratorio espeso esta noche
Retrocede la arena la inquietud adictiva
que amenaza de descrédito la masturbación
Conocer la caricia de los paréntesis
hace durar los profilácticos que ciegan la mentira
El tobogán ansía el anonimato de la pua
cuyo destello retornan los sauces al río
La cólera del caracol rompe las bragas arácnidas
de una década de batallas ocultas
El puñetazo hembra de las sábanas argumenta
un número ahogado en la destreza boquiabierta
Pulsa el cero un suelo de álgebra temible
que en la dársena cierra el almanaque
La helada alucinación vuela violines
en el maquillaje artesanal de libertad
Los músculos traducen relojes
del ajedrez en el baile al ébano de latitud inasible
El origen atrinchera los mapas
que el piano con paciencia edulcora
Se descalza el último patinador inconcreto
ante el reniego interesado de la superación
No hay prudencia distraida en amarse ajenos
que la alianza y las cenizas practican de fauces
La pelea de tibias en cada ojo
ayuda a endurecer el pecho perplejo de persianas
La anunciación de lascivia
ofrece un acantilado para aparear de facto la percepción
La odisea silba electricidad en la moral pánica
que paciente mordisquea uvas de razón
Con un collar telúrico la respiración
es presencia de almendro en el tacto
La anciana cicatriz espera precocidad
en la costumbre de deudas de los colores
Amarga el asombro al miedo
cuando estiran las piernas los hiatos adultos
La calle comprende el velo del escribano
pero no a quienes de la mística resultan precarios
Agradece la hierba la temeridad del segador
si la arruga es derroche y el espejo ancestro
El vivaz entusiasmo de los fieles corta la digestión
en hormigueros soplete de los jeans de la banca
                          29-junio-2012
Caen gatas sobre la luz tenue de la piel
El sol micciona largamente
en los cuerpos desnudos de los amantes
su orín desinteresado
De las horas cuelgan fluidos
Hacen pausas por cautela los pies sinestésicos
Hidratan el hondo envés de las taquicardias
Marihuana tardía aflora
en las pequeñas heridas del goce
Los pájaros sestean sedentarios
frente a varios instantes de pérdidas
El color infantil de los nudos
desmaya la sumisión sonora
Nieva una incierta borrachera
en las avenidas de los nervios
Temblor mudo y extertor
atardecen en los vellones infusionados
En el verdor de los patios
la vaguedad de los sexos
declina suaves adioses a las raíces
Rompe la sordina de los alientos
los hilos acerados
No hay tregua en los bosquejos
cargados de cafeína que chilla la madrugada
Ni náufrago que alcance el río
sin manos ilusorias
que lo alcen como águila frente al ocaso
Ronda en los vientres
la inercia sísmica del desenfreno
Se tiñen los rieles de los ojos
con la opacidad que acuña el orgasmo
De los brazos reflectores
cinemáticos neones
conculcan el acuario paisaje
A caballo la ansiedad de las grupas
es vibrátil como un chorro de perspectivas
Avenida funámbula aún vírica a contraluz
Rúbricas de bronce en las sábanas
juegan incendios
de perfiles ocupados con desmadejar
las sonrisas huidizas
                    17-abril-2012
Desnivel nutricio de roedor pillado in fraganti
olisqueando un corral de inteligencias
para bien de los mugidos de modestos sombreros
sembrados junto a la grifería de los mediodías
Monos con velo en el cerro sordo
maullan la nacional osamenta
a la técnica atómica del papel
Bravos como el basalto de la esperanza
Empolvados como la cresta de los monolitos
Telúricas pisadas acaban
en el calor de la hambruna
soportando el peso
de aguas fecales a la vanguardia
en la tabla de pilares orinados
por la duplicidad de las inteligencias
Al consolarse los condenados
entierran la audacia
en los retratos que deja el idioma
bajo los pies de las monedas
Los linderos de la muerte están señalados
por piedrecillas detrás de los neones
De cada minuto apuntalado
con los pormenores de reglas elásticas
Fulgor en los tropiezos
                   14-marzo-2012

Aventura de dignidades y urticaria en el alma
Qué fue de las ojeras entre los juncos
Qué de las máscaras
en los montes desmadejados
Qué del extraño viaje de las balas
Se cotejan peregrinos de ebriedades hipócritas
Niños descifrados
en la urgencia del expolio
y la premura por la pesadez
de entintar tanta muerte
La ostia era diciembre una amenaza
Cobradores de saldo
yermos como puertas tapiadas
Pastores materialistas
desafinados en los monederos
Se quiere borrar de mierda los bigotes
y no se encuentra un buen desinfectante
                          13-marzo-2012
Síno impuro de vigías mojados
mensajeros del poniente
en los cerrojos de belfos
derivan trombas de arena
a lo más insólito del dolor
Los pañuelos reposan sangre vieja
y el frío retiene
la pleamar de los éxtasis
en la piedra aterida
Cesan la vigilia
las sorderas de los leprosos
que ayunan
mientras limpian los frisos
con fuego a discrección
y las espitas árticas
miran cara a cara
los traspiés de la soledad vencida
El aquelarre tenebroso tirita luto
Adorno de furtivos a resguardo
en la escarcha del tránsito
Adivinos de nuevas persistencias
para muñones constreñidos
Aquí gritan sorpresa
las posturas estáticas del absurdo
                          13-marzo-2012
Al paso el viaje sueño de la selva
hará enviudar la noche
Las colillas anónimas
facturarán los servicios de putas
a las minas sintonía de los sumergidos
Ya no olerán las fustas
La trituración de los sapos
alimentará los alientos
Porque pisoteadas memorias
agotan los naufragios
salpicados por obispos
de arrodillar monaguillos
en pleito con los testículos
Fofos en el odio
sudan esperma
como quién llora
las coordenadas de la historia
en el pus de las almohadas
Mariposas clandestinas
liban en los bolsillos de jueces
los orines de un siglo de clavos
                  13-marzo-2012
No merecen cobre derretido las espaldas
ni tatuajes los jinetes
disfrazados en la dentadura del hai-ku
Hornear velos e incrustar
en el desapego el resurgir
de otras orillas
                           Otros bailes con los que cicatrizar
la resurrección del principio
Como filos de molinos
aventados con la claridad
de frutos impensables
Vendidos a la vergüenza
bajo supervisión de los iconoclastas
Porque requerir de par en par denuncias
es propuesta de lumbre
y no ceguera de recuerdos en altura
Pasión de bestias circulares
Plenitud próxima al alud de espadas
Tinta de paladares
en los surcos quebrados de la piel desnuda
Solemne vereda de copas
afirmación fermento y anuncio
Tan largos los asedios
en pestañas neolíticas
Decididas a rendirse ante los muros
                      13-marzo-2012
Males de la siega visionaria
Acaso tijera cuando circula saliva
y espiral de taras
que en la horca
desmigan las lenguas desconcertadas
Poda reconstruida con briznas de sones
y cortados derribos
Forestales genitales
atascados en la comedia
por la falta de uso
de la vibración en el suicidio
Todo acude a helar el reflejo
Anuncio de los frentes del adiós
Orgía de lagartos
viviendo libres
entre los huesos paralelos
de soles que se citan
en los subterráneos de la consciencia
Florecen metales en las tapias
donde fusiles azules
alojan el tacto del ahogo
y la piel de la ventisca
recrudece las ojeras de los tejados
                   13-marzo-2012
No es propio de revolucionarios fingir degeneración
Contra el olvido y la tristeza de los cazadores
manifiestan despertar de los paseos
en corazones rescatados de los escaparates
Quién yerto es relieve de una apostura
Quién tibio cerca la sístole de la guadaña
Si en vino se rompen los siniestros de espigas
en las colinas los abanicos boquean narices
Huirán las embriagadas memorias
de los bares que enfrían contrabando de espinas
en los vasos tachadura del brillo perenne
cuando fotográficas islas
destilen sirenas en los box de urgencias
y desvanes de avenidas
galopen el etílico hilo de los desposeídos
Infiltran rumor seco en el abordaje del celo
águilas abatidas en la huida centenaria
Furia de los balcones detenidos
Alerta con las tachaduras en los interrogatorios
Jirones en vilo de eliminación no fechada
Jueces con papel carbón en los ojos
y orina fascista en las cunetas de la boca
Clavos con bigote Obispos de fusil y aguijón
Defecan autógrafos en crímenes verticales
Variante plañidera de briznas paralíticas
Escupen sangre en la arena
anterior a la poda de brisas antologadas
                           12-marzo-2012
Traducirán los remiendos en jaulas
sastres sin arnés para subirse al horror
Las rosas negras pedirán el collar de mendrugos
por la falta de entrega en los coitos de la inconsciencia
Libres de agua en la caída
acudirán el sudor y los puños
a las raíces de la gruta
para tocar los peces amargos
en otras tierras estallido de alas
como timón absurdo del légamo
Guardan el letargo en mármoles
con que desbordar la duda
en los trazos que da el viento
dentro de cataratas y regresos vagabundos
Manuales de oprobio y burla
con salvoconducto de vulnerabilidad afectiva
para las dianas limpias
de cualquier turbiedad o encubrimiento
Se entregarán a putas
que bañan sus niños en barreños
los mediodías cortados
No tienen falos radiales
en los que mamar
el pudor de los lobos desdentados
                      12-marzo-2012
En el engranaje ingrato de las cenizas
los arroyos disuelven siniestros
de destrozados que avanzan ciegos
por el rompecabezas de la virginidad eterna
Siempre invadidos cuando el equipaje
es apenas roce de coreografías en sombra
Hallan precisión en el beso impotente
o en los lazos que queman el sueño
Vierten pendientes en la coz de nogales
y se alzan apenas para vomitar
orillas en los suelos de empedradas prímulas
Abrevan en caderas la lacia sordera
para cubrir el alba de heridas
que destilan entreabiertas ingles
quizá en la lejana denuncia de la luz
Serán recluidos en los émbolos de la lascivia
Inyectados en vientres de herrumbre
Clavados en patios traseros
donde se practica tortura en los sexos arruinados
Para el espanto vaharadas eléctricas
y la santidad en el violeta
cuya barahunda ensordece los aguijones de medusa
donde se perfilan las necias corrientes
subalternas del embate
con que los mensajeros despueblan la inocencia
                             12-marzo-2012
En el centro la presión del taumaturgo
El ovillo estriado que abriga el núcleo
Un alrededor discontinuo
Cerrar trayectorias previamente pulsadas
para decidir la paciencia del punto
Dejar de mover la memoria de la gravedad
para no aventar el olor a triciclo
y que las piernas equívocas prolonguen
el celo de unas persianas final de la historia
Yace apenas el cuepo desnudo en los espejos
Continente despierto segregador de humo mineral
que el cansancio en la cama detiene
La tracción se ancla
allí donde el sudor irremediablemente cae
por la inercia de aguardar la quietud final
Decir detrás  a la voluntad antes que aguantar
el peso impotente de la ciudad parásita
Y volver a adivinar volteándose
donde tapizar los cristales hirientes de la pesadilla
                                3-julio-2012
Tentar otra vez las manos miopes
Inmersas en profundidades coralinas
de riqueza estrábica

Pupitres dispersos
en líneas discontinuas
Sucesorios de temblor virgen

Atuendo del abono limitado
a menguar la estima

Crisálida y conquista
de lunas huídas
en bailes página a página cuarteados

Obleas rielando en los muslos

                         3-julio-2012
Se podría agrietar esta luz presencial
Fuera visitas y esquinas
que desprenden ahogo
Además en rectángulo referente
arreciar el doblado de dientes
que molesten los pedazos de hambre
Al fin sellar la abertura
con las cosas que abrevian
voluntad y sueño
                       3-julio-2012
Después de la lluvia de verano
los caracoles salen de ninguna parte
a vagar en la humedad de los mirtos
Como pesqueros dejan su estela
en la memoria de la infancia
                       28-junio-2012

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Negaron el rostro a la palabra
Plomo de las manos instauraron en el apéndice
Cada caída sobrevino en peso flotante
Ahora fue un techo de impaciencia
Mancomunidad libertaria de abrazos y sosiego
Se alejaron en una escalada de signos
Desde un texto ejecutor
Insano para las uñas de la mentira
Abreviatura de lo verdadero impuro
Canon de la rareza en los horizontes del espanto
Fluyeron la putrefacción desnucada
Al oír irradiar la saliva mesaron la fuente
El agua imaginaron descuidada de sádico desarrollo
Llamaron órbita la presencia objetiva
En poderes tallaron el pacto móvil de la justicia
Se unieron en los cálculos de indecisión
Coronaron el aliento tajando el día finito
De cercanía violaron el acento estoico
Contuvieron la venida desollada de la noche
En los ojos el contraluz de las direcciones
                            25-septiembre-2014

En el mestizaje de las campanas punk
seca las salpicaduras de los impermeables
la veranda de pólvora ambulante
Replica el torso púber de los émbolos
la dental mecanografía de los vehículos a pedales
Un nuevo sinsabor gira la vejez
Escolta en la plataforma de la resignación
al esclavista de la cresta en el culo
Desde el fucsia obsceno de la carne abierta
engrilla las piernas a la avenida calefactora
para el deslumbramiento de criaderos
y que la clave considere los peñascos
torno portero de los frontispicios
Capitulan las cucarachas
El llanto apesta pero es aprovechable
para posibles eventos del pasado
                      18-septiembre-2012
Tachan la referencia patria
en el desasosiego de las armas
Llevan el timón las resonancias matinales de la tempestad
El eunuco salitre de los humores
La firma los carretes quemados del cobre
Roen los segmentos esclavos
Los latidos de mejillas en camisa
e hilos de herrumbre mística
Sin explicar jamás el tropiezo de la tos
ni las parejas absortas en el finito de la semejanza
Calcomanías en brazos de lapiceros vertebrales
Apéndices estrellados de los cigarrilos
Melancólico latex de éxtasis
Cierran en la plazuela
los desbaratados hoteles de pezuña profunda
Coloquial avispero múltiplo de los juncales
Vértice donde copulan los afluentes
y se unen al placer natural
aquellas nimiedades secretas de tan obvias
Buen vino caliente para los calcañares
y el último hasch
tras la muerte de los troqueladores
                      18-septiembre-2012
Resistentes a calamidades y a las espinas
resentidas que infectan la señal
Lanzan la pestilencia de estrellas de mar secas
a la raigambre de carreteras huérfanas de solitarios
Horca ronca que las arañas hacen chirriar
Numérico estaño de la templanza invertida
No es de pisos destruidos el aullido de la raíz
Enredadera negra en la rompiente de la desnudez
Idiomas de musgo pajizo
que las alimañas gangrenan
Mineros del carbón que escabullen su credo
en las espinillas de los muros
Ríos contaminados con la tecnología de farmacia
Cumplidos en el ritual de los barnizados
Oclusión de las piedras ante la sangre menstrual de septiembre
Rancios travestis en la cosecha de olivares
modificados genéticamente
Naturalista prosa a contracorriente de las truchas
Bosques en la vanguardia de la absorción
por la vía de la espiral atómica
Callaron los nudos en la boca de los escarabajos
mientras las agujas tornean la vena de los ecos
                          18-septiembre-2012
Encajes agrios de la piel
limpian las plumas de cuervo
en los pinares obscuros
de los cuentos infantiles
Se hacen llama en la esfera añil
la procesionaria urticante
y los mestizos ruidos de la ropa interior
Hay espías en los mocasines
que a tientas encienden la hoja saciada
el cuerpo verde de pan silvestre
y la usura de la cueva con el rubor adolescente
Están ciegas las pecas de la amante
la rutina calcárea
el bostezo de la ciudad salido en la ginebra
y el rumbo de las escobas
hacia los acantilados rizados a toda prisa
Se levanta en los rellanos hartura de mariscos
Anunciaciones obsoletas de la picardía
Suben las fronteras mansas
a lo alto de deidades claveteadas
donde cortan la intemperie
con los remos como escudo
de las ráfagas de  sol en el velero de la rabia
Los sentidos calcinados
murmuran retoños de oraciones
                       18-septiembre-2012
Silabario de puas en la espiral lasciva
Corroída la vertical en vorágine
Yegua de Eros
Empieza la fermentación del acero
Los huesos en la hoz mezclan dialéctica
Araña el incendio los mocasines hambrientos
El ámbito aflige la soledad del átomo
Tiempo de basura en la substancia
Masa de sueño en especie
Ira apiñada en las raíces
Placer dramático por salvoconducto
La vanguardia clitoridiana del poder
El añejo valor de los enigmas
se vuelve hediondo y da espanto
Retoza en la venerable carpa
En la dispersión adolescente de una decadencia
a la que no terminan de crecerle pelos en el pubis
                          4-octubre-2012

Exhalan esporas los domingos de anarquía
Villa en océanos de interior
Una innovadora traición a la carestía
Pixelados de taquicardia bastón y sombrero
La pipa cascada de olas electrodomésticas
Inquieta la celda y la identidad depuradora
Llenan el vino de cuerpos
Los vórtices de fracturas porvenir
El néctar sostenido con la aflicción del trueno
La procesionaria como telón o plato volandero
Cremación de orgullo contenido
Arrastran el confinamiento de heces
El pincel de una meditación no pretendida
Supervisores sumidos en el trébol
Aproximan el olvido a los horizontes de la memoria
Lo abierto a la corriente de los azotes toscos
Cunningulis exánime en la rinconera de sobriedad
Los anhelos absorben en el orificio de la flauta
Velo de las nubes matutinas
Más allá de lo mortecino de la reparación
Excretan reverencia cítrica
Una rebosante inquietud de la arrogancia
                       8-octubre-2012
Una exclusión pura de nido súbito
Uniforme haciendo pestilencia
Descerraja abrazos en la sien del maldito
En los destellos de sol vuela la cometa
Membrete ladera de la densidad mordida
Antigua codicia testaruda madre final
De qué materiales la partida
En qué escrupulos los hilos
Por dónde la vena y la sed
El fraude epiléptico de constancia
La fiebre melódica de la ceta
El porcentaje de pared a dejar en pie
Sumerge los hombros la embriaguez
La dura espiral de estridencias
El casto sobrenombre en los espejos
Geómetras mezclan rojo y verde
La devastación de la esfera
El cortinaje séptico de la desnudez helicoidal
Madera última de los aceites en el surco
Zanja sencilla de apetito comunicante
El cubo adúltero con la misericordia tragaluz
Muérdago los días de paciencia
Tuétano hendido por la moral
La debilidad despunta obscena cárcel
                          8-octubre-2012
Se hace irremediable la reparación en el peso de las cadenas
Liberar el camino de la falta de contacto
Ritmos trémulos del miedo
A los pies presagio de helada
La luz envía maldad
Solloza a golpes el silencio
Prestigitadores la edad ahogada envenenan
El perdón no sacude colores
Un atolladero anegado colapsa los pulmones
Cruzan lo intransitable las líneas de la mano
Adentro del dolor un grito de ríos
En tinieblas el iris amordazado
La piedra es un envite profano
Pliegue encendido de la furia alienada
Se postra la lengua ante la debilidad penitente
Semejan rabia los códices de la lluvia en la sal
Inanimado mensaje en los latidos de lo obscuro
Malos tonos de los retazos de límites
Alcanzan polvo en la tristeza los sembrados
La soga se hace pis en la despedida
Reclaman humo fiel los ángulos
Vapor natural del hambre
                       8-octubre-2012
Tiembla en el espejo un estado del aire
que no duerme la hoja
La memoria de las islas
aún es mentira
Borde ciego en el vuelo
de las gaviotas y falta de gorriones
en el amanecer escolar
Se gustan las camas ilesas
Los amantes perplejos apuran los lapiceros
El otoño es burla
Lamentación devuelta al egoismo
Se pierde la asamblea de vacío
en las medias de encaje de la doctrina
La disciplina de los grillos
arruga a los valientes
Es vago el abismo de arenas
Se sabe mal tejedor
el mordisco a las pantorrillas
Supusiera los plurales de la lengua
el intervalo de las ruinas
                       15-octubre-2012
Alcanza la criatura un pacto
con la herida
En su síno
pulen música las alamedas
Signo de extrañamiento
Hervor después
            17-octubre-2012      
Alcanzar la hilacha de cobre prevenido
El rielar vencido de silencio
La obtusa ínfima de lo regular
Abundancia
bajo la lengua consolidación
Otra hora pantano
En la ruina menstrual mestizaje
Antepasado parcial
cuando la hierba
antorcha el testamento
                 16-octubre-2012
En la lejanía la idea íntegra se bebe
con hielo disyuntivo
Igual que una usurpación iceberg
habita la lengua cuarteada
Hay la opción de mortaja
para enfriar el temor
Pero igual que mata el amor
la transparencia afectiva
ulcera el diapasón mendigo
que intenta espesar el sueño
en busca de las vísceras
donde ya el ventanal posterga
que se encuentre
el obituario de olvido
Por esto la caída inevitable
purga de vez en cuando
su arsenal de paraplegia
Con todo un eslabón de amparo
aconseja parar los relojes
al azar que aún excava
la postura incierta de los días
                     4-julio-2012
Donde la dificultad de las sombras
abrevia los candelabros
el buho despierta
los muslos todavía húmedos de la hembra
El silogismo entre las sábanas
es un eterno aspirante al orgasmo
La lógica huraña de los labios
una acometida fatal a la yugular
desierta de los abrevaderos
En los cines la luciérnaga guiñó tragedias
Los cormoranes erizaron la lengua
Las faldas amenizaron la fálica herencia de las golosinas
El aturdido lado bueno del ascensor
tejió prisión para la distancia en acuarelas
Pasaron ajenos los desnudos al azar
La blanquecina arena de los ridículos
El estallido de la fiebre con la bisutería
                       1-octubre-2012
Espirales de hierro afectivo
Apéndices azules no trucados
Relieves de la memoria en off
Cantiles en heráldica perfección
Tambien es embriaguez el caos
                27-septiembre-2012
La temeridad de los ríos termina en el mar
La de los hombres en el cementerio
                    27-septiembre-2012
En la espiral de humo
un brocado de párpados
acerca las revelaciones
hechas de dolor
y desata los acantilados
para un nuevo cerco al punto
Origen de la dilación
quimera broche del ser
Anunciamiento y vientre
                    27-septiembre-2012
Acogen el hambre
como una espera de escaleras
arriba
La mordisquean
y con su revuelto hedor
la embisten
en la espina
Minúsculos
donde lo negro
implora
las teclas ciegas
que la muela asigna
incómoda
Y pervierte en las glándulas
hasta que la horda
imanta a más
pordioseros cuervos
para iniciarse
con tres cuartos
de impurezas
Ellos huelen la moneda
y esparcen voluntad
hasta que la colilla
se consume
                 24-septiembre-2012
Una forma rota de la vida
en las pestañas estériles
donde la dramaturgia es exactitud
la lágrima débito matemático
y la exposición una garganta dos veces
Tijeras que el crujido extienden
hasta que la lucha cuelga
como madre saboteada
Diluvio que repta la médula
en el hielo
asentada la meditación negra
de coger llaga en tragaluz seco
Quiso otra piedra el aliado de la piedra
Otra percusión en la rueda
la tiranía abierta al aplastamiento
                      24-septiembre-2012
Podrida manzana en las ramas triviales de la genuflexión
Arrogante gusano de los arroyos celestiales
Abierta mosca de las camelias en los estómagos
Aún implora la boca del agua el algodón
La república de la hoja
Una sinestesia en las modulaciones a contraluz
Dérmico vigor de las aves precabidas
Primera construcción antes del alambique
Colonizador de los sinónimos de hielo
Cumbre cruel del ardor de soslayo
No es precisa la insinuación antes de la cosecha
Ni el paraguas después de la agresividad
El montículo merma pues la opresión cambia
Jamás burla la dilatación el afecto nativo
Ni la nuez horaria es vástago de la inocencia
Silvan las miniaturas de oxígeno
El desafío minotauro aguerrido en las ruinas
Los bordes de hierro forjado no consideran la ebriedad de la piedra
Engulle los pastizales la espada rumiante
La termita aplasta la respiración de los orfebres
Hay estaño en el empeño de los mercenarios
                             26-septiembre-2012
Especies entonces paroxismo
son ahora adolecidos hongos crónicos
El peblo pertinaz sigue obsceno
igual que el escolta de las reliquias
Ante la fidelidad del polvo
la locura de las velas mina la insatisfacción de los perdedores
Hace años que cerró el cementerio
Las lápidas se esconden ahora
en la hostilidad de los lobos
No hay regueros que concluyan drama alguno
Si la prosperidad fue alguna vez
acompaña ahora los calcetines olvidados
en lo alto de la lealtad
El imposible de la apetencia
notifica reptando una cruz
en los alveolos de las ruinas
De corrido seca el río el cauce
Sólo queda en pie la ocasión de lo extraño
                            18-julio-2012
La cojera del día acecha el yeso antiguo
Insondable falla cuya cadencia extenua
el grito silenciado de la selva
Bestias luminosas en venta
para almas en la orilla de ritmo endeudado
Sin encanto busca el himno
entre los cardos el vestido azul
de aquella que rememoró la vuelta al granito
Hay efímera helada en el recuerdo roedor
Es duro el útil trágico de las aguas
Adentro de la pesadilla truenan los años
En la trompeta de estío
quiere la estrella el ocio del norte
Con los dientes titánicos la tormenta tiembla
en las alas de la armonía
Toca burlar al abyecto que erdura
en los rieles súbitos de estampas orientales
Dientes de encantamiento cambian los tonos
de filtros sin virtud
Beben breves semanas la razón
y el neutro destinatario de los pinceles
El desorden domina la separación
                             18-julio-2012
Igual que la vieja mesa en los sombreros
el acento mundano de las llaves
sigue en los huesos
a tientas de callejas públicas
con el bronce de maderas en perjurio
Flotan trinos de amargas hojas
en el sabor de los trazos
que la pubertad tributa
a la rutina flagelada
Ningún legajo es impropio de la torcida historia
El afán de desmemoria habita el fuego
La indiferencia de las llamas
que la retórica reptan sanguíneas
en los espasmos tributarios del megalito
Sin coraza irrumpen los desvalidos
en los vientres de la siega
cuando la fatiga de agosto
augura adoración a los peregrinos
y escampan los arcos nativos del pensamiento
en los puentes del infortunio
                     18-julio-2012
Ahuyentan las cosechas los puños de la aceptación
La guerra engañada de navíos
repitiendo hogar para compasión de fondos
El zurcidor abatimiento de líneas malignas
prepucio de los suicidas en cadencia rota
Al amparo de las madejas de luz
levanta las faldas la presa
que el amor erguido
deleita con historias de santos
y almas exentas de tinieblas
Hacia donde soplan el humo las catedrales
inclina la savia el reflejo de las cenizas
Allí donde el viento labra la fe
se erigen esquinas yertas
en que la sed recatada
espolea a golpes los mendrugos de sueño
Insisten los mudos frentes
de ventanas extendidas
rozar la flacidez salina de pasado
Linde obscuro de los imposibles retornos
Así la repetición sostenida
bloquea los vagos motores de la nostalgia
y el remordimiento de los aceites
                         18-julio-2012
Vieran el azote desnudo de la tierra en los cuerpos
La singular urna que a todos hace uno
El agudo reposo de recio nacimiento
El semblante antiguo de la piedra
La sorda paz de los reflejos
La austera descendencia de semen cántico
En la prosperidad de placer efímero
acuden las febriles ruinas
de bostezo traslúcido
pero no pueden la vasta ira desolar
por más que imperen
la languidez del consuelo
y la inanición del deslumbramiento
como guías de un veneno
intraducible para la región de lo irrisorio
Envidian los mares histriónicos
la revolución líquida del ímpetu núbil
La fricción estéril de las pantorrillas
que en la piedra pomez hallan la epifanía
El trémulo hogar de atractivo vacilante
que atrae el susurro pasional de las fuentes
El destino duerme en los tejados
donde madre pide perdón a la madre de su infancia
                    18-julio-2012
En el ave metálica paran las singladuras
Una alta astilla de vuelo a tientas
sobrecoge la cetrería de los cataclismos
Azota los testamentos la piedad
abierto el teatro de las mareas demoradas
La ascendente dispersión de la piedra
corrompe los anzuelos retorcidos El eje
absorbe el vaciado poro a poro de los sexos
Las botas del ahogado multiplican
las hebillas submarinas para beneplácito
de los escorzos que los quilates exhiben
Amarillos velámenes ofician himnos
en el ecuador de torres y el frío
arde tan intenso que la elíptica de los pianos
escora el águila imperial hacia el vómito
Invaden la madera alfileres retóricos
en la recóndita traducción de la alusión
Dibujos difuntos esculpen la tentación
que en la magia impide a los secretos
fotografiar la presunta helada condenatoria
Paréntesis antagónicos de primer pausa en el ansia
galvanizan la sangre otoñal del revólver
Despiertan los faisanes en abanico de imágenes
El paso por la vaguada se cierra para cápsulas
sospechosas de homicidio en pleno fulgor de las falanges
Difusos ojos oprimen la lencería de cristo rey
El lebrel revolucionario pespunta nubes
en los toboganes que deslizan milagros
Charolados aullidos pintan halterofilia
en bóvedas de principios mediterráneos
como el aceite en los laberintos
plasma sin mácula el estado de gracia
de hurtos que decoran esquinas y antros en el idioma
El mensaje daltónico de las bragas
en el arco y la flecha frena apariciones
de vírgenes que en los desvanes hacen punto
Es la perversión hecha alud de obras completas
Es Montaigne comiendo chorizo indigesto
con los ensayos limpios de semen
Son los neones de la orina frígidos
después de la cirugía estética
                      20-junio-2012
Hablaron del absurdo apoyados
en el irritante sopor de los muros
Los labios el ventilador
la impasible espuma
cerraduras el mito los reflejos
obstinados el cardumen y
los remolinos el cuerno
un último azul vuelo repitiendo
el vagón sucio gotas sentadas
cuclillas frágiles el carmín
los siglos luz alféizar y bruma
Miraron la galería persistente
el falo de la ginebra
las alas en los intestinos
el aburrimiento de la estrechez
los curas el puente la afirmación
el valor los clavos el poder
para un paso la butaca
el chupa-chups los bigotes el colegio
el período de las copas
La eyaculación necrológica
                     2-octubre-2013
El elemento ruidoso
quema el nombre
La común roca
despierta en la montaña
los golpes
Del suelo el dolor
entero como ascensión
Perdido el brillo
costado de los ahogados
Tranquilo el envés
El rumor
La zurda puntada
El verde detalle de los requiem
Una perorata
Esqueleto que un ave cavó
apilando
las mejillas puras de la nieve
                     3-octubre-2013
Lechoso néctar
sueltan en la línea de la pupila
las espaldas de la tumba suprema
Cuando rueda la sombra esquelética
los moribundos jinetes
entran a robar en las despensas
en proceso de conjuro
Del ocultamiento el presagio
cae en el tiempo de la entrega
convertido en pergamino
Fundido con los epígrafes del sufrimiento
Era el martillo criatura
de la sed y en sus venas
como armadura el pozo
articulaba los orígenes mudos
La juventud desvariada en el limo
La cera verdugo de las cabezas somnolientas
El hombro la página
donde sujetar el olvido de la espina
El error descubierto de los alambres
                       3-octubre-2013
La vaguedad a tientas en los charcos
no fue suficiente prueba
Sostener en los talones el ritual
de la causa
                    falló como los aleros
que las sedas interrogan
                                             El dolor
lucha enrollado
                             Inquieto
por las formas de inhalar
                                              En la hoguera
los cartílagos bajan un dulce estornudo de sudario
El estrépito a los oídos de las ideas
guarda un veneno de humana sencillez
La inundación de los ejes
El andante homicidio de la piedad
Las lágrimas a pulso de las envolturas
El mentido silbo de la ceguera
Cuelgan en las ojeras de la dictadura
                           3-octubre-2013

martes, 23 de septiembre de 2014

Cualesquiera que sean los tórridos chillidos
exprime la avaricia la vulgar lascivia
que se derrama innegociable
como el semen cálido que aroma los maniquíes
Ya la sierpe ha amanecido
en la caricia crujiente de los grafitos
Y huérfanos de instinto
llegan a las laderas de la indiferencia
Abre la boca el agua protectora
Los aullidos penetran los panales incomprendidos
Puros muslos en libertad asolan
el destino de la espada aferrada a la euforia
Tragos al viento anuncian
los dominios y aristas de la memoria
Asoma la lucidez terca
tras los collares verdugos de lo falso
Para llegar a los huesos
la espuma empapa las pupilas
y el sudor cierra la voz de los infieles
                      2-octubre-2013
Suburbana palabra en los bolsillos del hormigón
Los neones tienen un sabor a sol adulterado
En los tejados el vagabundo privilegio de las estrellas
constriñe el brik grasiento de los alcohólicos
Al paso de colillas la pena entibia los sumideros
Cierra la causa la cautela de los suelos
La emboscada carece de mar
en el que profanar las condiciones
Una adúltera dentadura de vieja resabiada
recibe el orín de los fastidios
Al alba el desfile parece un oleaje
con pausa en los prostíbulos de la memoria
La fiesta es eterna para las monedas de los chacales
El metal cuece la carroña rígida
que el cansancio dejó caer
en las intenciones de dominio
ungüento de la verdad
                      1-octubre-2013
La cordelería de la paciencia
como espadas imprevistas
sobrevive la original conformidad
en la callada arista de la vocación
Acentúa la lección de los sonidos detenidos
afirmando la estéril hora
que en los abismos arde la bandera
En la primera respiración
después de la gracia
subsiste en los pulmones
lo callado sin revelar
la astucia de las cuerdas con acento
Y sí es irrebatible el óxido
Como lo son
Los crujidos gratuitos
La fetidez del arrrojo maligno
El susurro de los peces descabellados
La borrachera salina de las constelaciones
Las brújulas resignadas al extravío de los espejos
La vigilia de las tinieblas inocua y rumiante
                          1-octubre-2013
Hervuras en cadena la gula intimidan
los atónitos ante la visión quieta
de la piedra hendida
por el aroma de la huella amplia
aislada de la caída
aguda e intensa como la luz
En cascada irrumpe en la tensa nada
el tonelaje pronunciado de la artimaña
Bienes agridulces se elevan en el cielo
protegidos por la mica
Mimo matinal de los profundos colores
Definitivo un aliento ilusorio
milimétrico como la sospecha
destrona la superficie de la rabia
con bellas vestiduras
propias del frágil vértigo de los exilios
Quedan pequeñas porciones milenarias
Cachorras lamidas
después de la presencia fugaz
de plataformas hilos y rapiña
                    1-octubre-2013
Del tropiezo viene la roca
a dialogar de la indulgencia
Pero están las puertas rotas
y el pueblo en general abandonado
Tiene los grifos secos la mina
Está aterrorizada de sed púbica
Peina pequeñas correas
cuyo éxito pasean las moscas
En las alcantarillas
la mierda insatisfecha
se dispone a perder el conocimiento
Con la asignación de la providencia
complejos microorganismos
comen del mes no narrado
Núcleos aleatorios
esperan ver un prestado tropiezo
tal rango de luto
o al peón de alguna estupidez
                     30-septiembre-2013
Hay una espalda
que los bordes mantienen
en el sanguinolento frío
de sobrepasar el concéntrico despertar
sacando una cicatriz
en las formas volubles de burdel
A la luna se transmite
articulación imaginaria
Prontitud de puta
pisada en el apenas más puritano
Un último favor maquina
el intento grotesco
embrionario de ligereza en flor
por arquear en la cumbre
la posición culpable del color
En las narices del derrote
y por lo ascendente del detalle
el gentil abre la tumba
Señora vibrante
Arenga de los portátiles contenidos
                        30-septiembre-2013
Después de suprimir la grasa sobrante
bloquean las cuentas a menos
que la voz añada amnesia a los zánganos
Pequeños tubérculos acarician
el plomo de cañerías de los viejos edificios
Los líquenes se dedican al menudeo
de antiguos terrores infantiles
entre aquellos ancianos
que ya sólo resultan pintorescos
cuando se dejan resbalar por algún noticiario
Quienes apoyan en la excusa el entrecejo
averían la vulgaridad de las jambas
El diario concepto de privación
facilita las cosas
para los viejos naranjos
que amables describen la concienzuda
minuciosidad de las abejas
Hoy a la tía le preocupa menos la menopausia
Hay un nuevo vecino
en cuya cojera revive pasados insatisfechos
                          27-septiembre-2013