sábado, 30 de agosto de 2014

Arriba está un mar de plástica musculatura
Un iletrado de bigotes ausentes
Sugerido en las puertas del paseo
Apostado en los adoquines anónimos
En la isla tiemblan los ojos rudos
Los decrépitos arroyos del solitario
La tormenta aumentada
cuando la aurora se apoya en cubierta
El viaje guardián de los pájaros incomunicados
                             4-febrero-2013
La variable de la redención
se toma un respiro
las tardes de sol templado
Sólo quien busca descanso un martes
cierra el verano sin brotes ni autoestima
Por el camino avanza el clima
a importunar las muchachas afluentes
Hay una compilación de minutos extraña
en los sumideros nupciales del saúco
Corre un rumor de lodo que como vagina cartero
lame en el caracol el secreto efímero
Para la protesta mejor barrer la pleamar
que trastornar los pulmones con plumón de pato
Sobre la claridad de los cabellos
el lobo repite el misterio sobrevolando monólogos
Es perpendicular la bitácora
a las órbitas fieras que convergen en el diálogo
Los patrones imploran putas sin escamas
Sentado bajo el exilio el deber
rompe las primeras sumas y restas de su noviazgo
ante la severidad hipersensible de los escenarios
                                4-febrero-2013
Un paraguas es dueño de las sílabas
quebradero de cabeza
para los niños que fueron cofre del tesoro
antes que émbolo de temperaturas desnudas
Es justo en la casa errónea
la expectativa multicolor
El próximo arrabal devuelto
por impago hecho añicos
Se ilusionan de disgustos
las páginas amarillentas
ajenas a la letra afilada
Teclas maxilares
pasadas de fecha reiteradamente
Por última vez la lejía
no irá a dejar
su olor genital
en las garras latinas del gato
                         23-enero-2013
Un peligro de buitres enerva de tinieblas
las medias de mujer
que graban en el suelo
un intersticio de la locura irrestañable
Se diría que las mandíbulas de las cortinas
desmembran un cuerpo de origen gris
Suspendida en la ola la tortura sube los descuentos
Formas como la savia lasciva de una intuición
La posesión sin respuesta
de asfixia degollada en los neones del pecho
                             13-febrero -2013
El insomnio del lápiz hace que se ralentice el pudor
Calla el papel el placer de estorbar
Una noche como esta
un trago de violencia aliviaría la tortura tierna
que la sierpe sabe debajo del enemigo
La revelación en la tragedia
es el impulso necesario para el sueño
Piensa un movimiento
que quisieras sostener en la mano
Un tumor fatal
que tiñese la tierra húmeda
de destrucción
tantas veces reflejada
                                   13-febrero -2013
Ese fluvial desconcierto ante las piernas abiertas de la piedra
busca dioses para realizar la ironía
con que cosquillear en los signos de miedo
Un pésame en la hierba a través de las farolas
el auto engaño circuncidado de la silueta moribunda
precipitan las confidencias inoportunas
en el lugar que no alivia el espesor de pasado
Así de maternal es la soledad en los bolsillos
Un movimiento desteñido de avaricia
que el grito seca en el muro atónito
Tiene la luz un castigo ameno de migraña sexual
Culpabilidad tierna como ciruela podrida
Un amasijo de indicios
que repite en los muslos de la foto leprosa
El enrojecido pedazo de egoismo
helado el ciprés en el molar de la batalla
                               13-febrero -2013

Recto como hoja irredenta
ascienden las caracolas de saliva
de la espalda de la muchacha
a los peciolos dulces de lo inexacto
                   29-agosto-2014
La laguna casi dorada dentro de las velas mohosas
rompe el noviazgo de los huesos
que viajan mañana en los oídos de tono neón
Contra la comunidad el sudor y la sangre
debaten el quebrado de los senos
la dualidad de los altares
el robo de dientes a los santos
Esconderse es barroco como el vómito en los manglares
Penetra las bóvedas el insomnio de salitre alegórico
Las lacustres cucarachas oscilan
obstinadas en astillas rudimentarias y deshielo
Hay tantas castidades en el agua antropóloga
Millares de decepciones cuando los cuervos componen
En la vida incomoda de las estrellas
el rinoceronte ve el puente que debiera graznar
De la harina la disentería nutre tréboles
sin gramática para celebrar buena pesca en los casinos
Podridos vientos desean cangrejos
necesarios para amar la carga de las aduanas
                                5-febrero-2013
La traición abandonada en la alameda
incrusta un tenedor en el viento en construcción
Cultivos de motel provocan malestar
en el estómago de los rumores a domicilio
Las ferreterías mendigas inoculan caligrafía tamudea
en el mirlo que regenta el cine buganvilla
Entran y salen gusanos de un cubil
próximo a la extrema izquierda de los hormigueros
Hay habladurías agrietadas que descargan
pescado en el puerto mientras el relámpago
pierde la vista con el punto de cruz
En la corriente de los tatuajes el estruendo
es el utensilio en celo usurpado a las lágrimas
Deudores cleptómanos se inscriben como pubis
en un curso de doscientas veinticinco horas de endodoncia avanzada
Los aeropuertos confían en los párpados
el alma origen de los meteoros gavilán
Girar el dolor es una mancha en el curriculum vitae
Discernir la felicidad por el grado de fatiga
un aumentativo de la palabra cuerdo
                              5-febrero-2013
No habrá un inmóvil trapecista
capaz de despreciar el aire material de las ventanas
Es la hora de lanzar los leones
desde la caravana natal
Rotar un canto higiénico
que aminore los dibujos trágicos de las escupideras
Surcar el central mordisco
que late en el rostro de los perros esfinge
Que la privación en las dunas
triunfe la distancia de leche impaciente
Pisar los poros de llaves paridas
en cuarto menguante
Silbar a las camas reflejadas
en la boutique argumental de la filmoteca
Oler la pedrería en la neblina de los senos
Penetrar la hipoteca de los navíos
Anotar cada gloria en cuanto el cardumen
precise de la central nuclear
para explicar la fiereza ácida
de tanto bochorno en la despensa del vello
                          5-febrero-2013
La estirpe sustraida flaquea como agujereados
alcóholicos amarrados a una muleta
Justo rango el último hecho de la sal
para alardear con el ceño
en su justa medida aromático
como burla huraña de consomé
Dejan víctimas la ley adictiva
y el luchador reverencial
Hasta el escéptico insufrible
es licor de castigo
cuando consuman los ignorados
avivar las escaleras
con alguna barbarie de madrigal
No se estupefacta con magia
los filamentos que la mano tortura
de virtuoso humo hueco de hidra
Lo obsesivo entibia
sin más vocerío
que la solidez mástil de la heroína
                    6-febrero-2013
Durante la persecución
estruja el apocalipsis la epidemia
de sedentarios epilépticos
Es la impotencia del misántropo
Escupir la solemnidad de la sierpe
trenza en las corinas
lujuria suplicante
La cintura perfora la suficiencia de los establos
Inerte la agria noche
Disuelta en cuchillos
que no pueden ganar las salpicaduras
de sus propios crímenes
Unánimes los accidentados
alejan la languidez de cualquier misericordia
El orujo sin mácula
rastrea cada placenta de blancas velas
Es métrica rara hasta otro horror
Un anhelo extremo de testimonios
                         6-febrero-2013
Endurece la esclavitud el reloj de las deudas
Como notas de cañaveral inquieto
por tanto gozo imprevisto
que el éter con marcos de alerta
adelanta a la piedad
en la cláusula de los signos
Mortaja sinfónica traga el escorzo hondo
Familiar el tirano palmotea
las ubres blasfemas
El pus de los martillos
niega visiones de velos antiguos
Podría el bolsillo nutrir el cortejo
para acelerar la soledad
en buhardillas donde la astrología
es orgasmo
                        6-febrero-2013
Escapar a la honestidad de hambre crónica
comparte la nitidez de los perfiles
Afrontar un picaporte de medias rotas
sofoca al séquito que acompaña al verdugo
El veneno de los herejes
aventaja en violencia a un licor lúbrico
Los contaminantes son privilegio para el mosquito
La necesidad infantil
se abraza a la mierda
como el gusano al cadáver
El exotismo irrita al carcelero
cuanto más percute el cautivo las paredes
Por qué alojar los pulmones en la diéresis
si la viga maestra es efímera
en cuanto no hay gratitud
                              6-febrero-2013
Fallece la medianoche tostada en mantequilla
En el mar una costra de líquenes
en que pueden leerse las contraindicaciones
de la languidez crónica
La frecuencia de mística en los hospitales
es peyorativa con el status quo de los obispos
La negligencia se aturde
cuando un moribundo triunfa
y dilata el bicéfalo aroma
de la venganza errante
Gobierna los sentidos la tinta sílfide
propia de cataratas repitiendo la vendimia
                      6-febrero-2013
*En muchas guerras se ha recurrido y se sigue haciendo: el uso de niños a la hora de ejecutar una matanza especialmente masiva y atroz.
Este poema va dedicado a ellos. Víctimas y no verdugos.


Murmura una calle la extensión de la mano
Abrir los esputos del miedo
puebla la brisa de generales
La abeja entre una traición y otra
da de mamar a los espantapájaros
Es útil la excavadora cuando son muchos los muertos
Necesaria la embriaguez de los niños
si no hay quien apriete el gatillo
En la cuneta relucen unas bragas de motel
Las ratas abandonan su adicción
Acecha la playa
el tunel en celo de las muñecas de trapo
                     8-febrero-2013

La revolución de las grúas ha fracasado
como las lágrimas en los funerales
Un invierno sofocante de incendios
es un peligro en los tejados
Las sirenas destituyen la cruz
cuando alguien salta desde un octavo piso
Las flatulencias de jeringuilas
precipitan aromas por decreto
que turban el sosiego de la sangre
Los inalterables guardianes del pensamiento
arrullan la fiebre de los desaliñados almanaques
Es obscuro el trasluz de la insurrección
Opaca la erótica marea de las respiraciones
Hay un gusto como de criatura traicionada
en los despertadores altaneros varados en la planicie
Mientras corren las pupilas tras el salvaje trazado de idilios
igual crece el inalcanzable viaje por los caminos
Empuja a inmersión la utopía de recreos en solitario
No hay más que ver la sordidez remitida
a los hipotecados sedientos
Las abluciones en la espina dorsal del apetito
                                  8-febrero-2013
Contempla ese desliz de anónimos en celo
En el aliento la forma de inspeccionar el cotidiano cortejo
Son los relojes un nudo de corbata exacto
Ese cauce en espera verdad de la alarma
Noble blasfemia inacabable
Dilatada pero pequeña
Auténtico combate en los recintos furtivos
que los bicéfalos prestigian en primera página
Como escondidos de la atrocidad
al amparo de la colmena
Esperan concebir en libertad mojadas alturas
Entretener el infinito con el contacto último
En un rincón asoman consejos de manual
Pero pronto el estimulante caramelo
es esa ramera que miente
bajo el laurel labrado en los prostíbulos
                        7-febrero-2013
En la libertad con tierra de las alertas
En el fallecido perchero
En la antecámara bursátil
Se trituran los cánones clásicos
de la demencia y la esquizofrenia
En la conclusión de un capítulo de vanidad heráldica
un umbrío alquiler
apacienta el llanto de los edificios
Los pollos sin goma al cuello
no son buenos amantes
El talante de los escapularios
prepara la humedad de banderas
Bajo supervisión de zanganos
cuyas costumbres son variables
según la palidez de quien conduzca
Es la desgracia de haber nacido mancebo
en un refugio de chicas
Todavía los enemigos difunden
la mentira de los rituales
Es afán conyugal
hacerse amigo del enemigo
                     7-febrero-2013
A tientas la geografía respira
la estrechez archipiélago de una agonía
Resuenan burbujas en la hinchazón del loco
Apenas los caballos luchan
para tantear las cicatrices del hambre
El grado de arrobamiento
avisa la fe maltrecha de los tallos
Marcha la campana de la mano del heno
El honor es bálsamo áspero
cuando congela el ojo
la amplitud de una pausa
Elige el aguanieve urgir la ayuda
de nidos desguarnecidos
Se interrumpe un período certificado
como bisagra de las facultades cristal
                     6-febrero-2013
Escalar la arteria apodada lienzo
desechó un fino cortejo
Rareza de la ruta
que encontró sobrecogimiento
en la escuela desdeñada
Los nombres a manera de esquirlas
recomponer en la redención
tan sin mejilla como a menudo
mueca coqueta
El pueblo un hueso soporta
que las banderas ignoran
Cansancio en la flotación de la memoria
Parecido a un cero
que emitiera un gorjeo
reverente como el frío concebido
aún cuando la aflicción
es moneda inadvertida
                            6-febrero-2013

viernes, 29 de agosto de 2014

Ascienden en apuros la intimidad
Trituran los billetes en el acercamiento
Un sarcasmo salva los zapatos de salir pitando
Hay ajetreo en las rodillas
Vino tinto en las comisuras del diálogo
Todo el tiempo hartan la madera
de abalanzarse en una frase
Sientan vencidas las raíces
Un temprano empeño da la experiencia heredada
El rechazo conserva los cristales de las viejas gafas
En cada garganta mata la yesca
el labio de la ola
Escabullen la pelea con salitre
goteándoles donde debiera deslizarse
un viento maduro
Importan sobre la marcha
el calor elegido
para poder tumbarse tranquilos
sobre sus propias huellas
                              19-noviembre-2013
En la sombra de los puentes
fluyen campanas como balas huecas
Alguna atolondrada edad dormita
reclamada por torcidas brumas
De los intestinos un nuevo asombro
cuaja tirado en la tarde larga
Esta noche partirán
después de sellar las grietas
y los filtros al oído
serán un capirote en las cabañas
Habrá habitaciones salpicando los huesos
Patrulleras en la planicie de los alientos vírgenes
Estrechos canales prolongarán
el impulso de encararse con el dolor
De donde el suelo cargue las gotas de consciencia
migrarán los miedos abiertos
En los espesos verdes taciturnos
las sierras insonoras de septiembre
recogerán las primeras hierbas
peleándose por anidar
en la erosión apacible
diente de la luz
                        19-noviembre-2013
Entran a las habitaciones sin notas de rechazo previas
La nostalgia se ovilla como los pollos muertos
No pueden tragar Apenas el suelo les suspira
ponen en la cara la manzana mordida
Y entonces ladran los ceniceros Pero no
con la rabia del culpable que se cree inocente Sinó
con esa máxima de los asesinos de lavarse
bien las manos antes de volver a casa Por eso
los árboles agreden a los pijamas rosas
de más de cuarenta y cinco grados a la sombra
Las pistolas echan chorros de agua
en los rostros que ha desfigurado la falta de pólvora
Porque aquí el cielo abierto se puede sentir
a pequeños mordiscos que como el miedo
hacen decrecer las horas hasta convertirlas en una sola
Porque aquí quien se entrega a ciegas a otro hombre
podrá notar la gélida degeneración
y que como números los humos no echan raíces
En la superficie de algunas mañanas
que el hipo es mayoritario
chirrían los zapatos
hasta barrer por completo de esquirlas el suelo
                            19-noviembre-2013
Es ocasión para revisitar la boca del azar
El panorama manuscrito al cobijo del viaje primigenio
Explayarse en esa virilidad de las armas
En su singular forma
En los esputos plurales de las víctimas
Gritar la guillotina a la mirada
La fascinación de asedio
en los periodos de la ceniza pagana
Abrir los nombres a las llamas
El semen al abrazo de los tobillos
Embriagarse los pulmones de la punzada salina
Del descenso a los esbozos de inseguridad
Simpatizar en la rotación de los confines
abrazados a la catarata de los hechizos
Abrir la mudanza en la nebulosa nervada
para recobrar en las venas
el imaginaro interpretativo de lo antiguo
Los anárquicos rasgos entre el recogimiento
y la argamasa de las sepulturas
                    18-noviembre-2013

Eyaculación bilingüe de una postguerra
estampó en la equidistancia de los juegos
una grieta a la que unirse
fallece la empuñadura
y convierte a la docilidad doméstica
las imágenes ebrias de los puños alzados
Estoicas son las ropas de la expansión peregrina
Trepan la lisa evidencia
No se inmiscuyen en los libros de hojas dobladas
La cotidianiedad está en el equívoco
por donde los náufragos
llevan peces homicidas
Fosas visten el rito de la cruz para el dolor
Aparecen en la real intención de la vela
Entran al asalto en las piernas que gritan el claroscuro
Zurean la explosión con malformaciones en el parietal
Rajan las almohadas hundidas en las celdas utópicas
Cáustica la materia rezagada golpea
El collar de confidencias es un cordero degollado
La sangre forma mantos de dulzura que quema la lágrima
                                  18-noviembre-2013
Las aristas del pánico vierten glandular desaire
en los huesos inarticulados
fruto de la pena de los locos
El desengaño engalana los espejos
Las viudas se transparentan
como deseo en el despertar del sueño
No bajan flores en el torrente
Tan sólo frías piedras de rostro consolidado
enterradas en lo ignoto del crecimiento
La salvación carece de domicilio
Abunda la doblez en los sexos
Algebraicos como la presencia de un profeta
Ilustradas heridas salmodian
paralelos del gemido luminoso
Emigran las pasiones de la red
en los entramados de incertidumbre
Una noche vendrán soles
como faros hospitalarios
a derramarse en las otras medidas
huella de los vencidos
               18-noviembre-2013
Un espejismo en el rostro de dos cuerpos copulando
venció la desesperación
Nada paró las canciones
entradas en la tierra de los sofocos
Se abrieron los muslos de la luz
como vainas que agobiasen la claridad
Una coincidente humedad lubricó
los misterios de la tierra
como jamás hubieran avanzado en caverna alguna
En las orejas se restituyó la caricia
Hojas de paciencia entraron al fuego sin ser ardidas
El pasado en los medios del control
pudo hilar los jirones de arqueología invisible
Se vaciaron los olores del ansia mendicante
Las alas desafiaron la fuerza de nuevos movimientos
Brillaron las piedras en los claros
que dejaban vientos bravos
como los ojos de los orgasmos
Hubo la química de las cadenas obreras
El despertar en los rotores de la promesa cumplida
El asombro alzado de lo proletario
cansado de ser el pulmón furtivo
                         18-noviembre-2013
Rodearon el lugar seviles de deseo
Como vapor que avanza
en la hegemonía de los ascensores estropeados
A la espera de un técnico
que rectifique la avería
En exceso fugaces
como carroña en campiña de aves carroñeras
Titubeando a la hora de plantear
nuevas orientaciones
Cansados de arrebatos
Vacíos de la memoria que conviene a la pregunta
Ausentes de esa residencia
que transforma las distancias
Como flores mustias prosternados
para la fe dueña del asalto mutuo
Perforados por la voz
escenario de agua
fermento de los días
Alcanzados por una herencia
cuyo compás no entiende la flecha
En el lugar de deseo
hubo un bramido cerrado
Quebrado como loco encerrado
que semeja expulsión y mudanza
                  18-noviembre-2013
En los labios de la insistencia
hubo una batida que pulverizó el dique
Las sospechas hicieron verdugo
la panorámica irresistible
que golpea los balcones de los niños crecidos
Los teléfonos gimieron guitarras
el mes en celo
nutriente de los grifos
inscritos en la eternidad añil
De otra manera hubiera estado mal
serenar la lombriz concertista
y que la salud de los clavos
no alterase el juego de entrar y salir
El hígado en la nevera
fue la evidencia más contundente
que cualquier efecto visual
proyectase en las ciudades de tono asustado
Hoy por hoy la derrota tiene pinta
de andador constante
que no empuja nadie
Menos siendo la barbilla
el merecido triunfo de los turistas
En el descuido la acidez paga
los billetes que el gozo regala
              15-noviembre-2013
Los guantes y el destierro
la quimera después desvarío
La noche invernadero rombo
Lado el cansancio afilado
Los libros heridos
una explosión en las córneas
Gritan el álbum tanatorio
El biquini perlado de eccemas
La cumbre hecha trizas
El blanco industrial de la hierba
Para que sea sal el rostro
La lombriz centro de un naufragio
Alcahuete la ocultación
El cráneo la presa idónea
Cobarde por si acaso
                           15-noviembre-2013
El calor del verano pasó la lengua
por la espalda fría de la persiana
El equilibrio era un sinsentido
en un par de medias ovilladas
junto a tres cruces en el pecho
de la muchacha
que dormitaba bajo los efectos
de la heroína y el vino barato
El panorama era un sumidero
Provocación en desacuerdo con la voluntad
La contable envidia del hambre
El futuro negro en los arroyos de luto
Una enredadera forense
contestaba a los pequeños incendios
que la saliva de una sola jaula
iba dejando en la intemperie
de revoltijo a ratos rebelde
Encharcado el centrífugo cráter
necesitaba el ritmo de la huella
para que transición y aire
fueran la edad y la vida
                            15-noviembre-2013
El desmayo gotea en la condena
a quienes éter perenne inmiscuyen
en el enfermo esbozo
de la parafina al oído
donde los cuartos cerrados
se enquistan como caracolas
en las vías cerradas de la anémica espera
Nadie es primario de soles
pero hereda el peligro
que como un buho según los motivos
combate sin vergüenza
al borrar de la ruleta el pan
Que el cine levadizo
haga rendir los acuerdos apropiados
y no acepten limpiar portales
las pescaderas escayoladas de fruta madura
Aquí la molestia es el pesticida
La alegre generación de timados
que como la pedriza
exponen una sinfonía en el cosmos
de difícil digestión
para musculaturas definitivamente abstractas
                        15-noviembre-2013
Aún les queda algo de color
para el camino que tienen por delante
Levantan en peso trozos extinguidos
de lo que negó la nada
a los muertos las tardes de mucho calor
Envejecen conforme el peso
hace más penoso el avance
Apresuran la destrucción en aquello
de lo que no quieren dejar huella
Parecen huir de la fatalidad
Se duermen a pesar que la venganza
vigila en las tinieblas
Apenas encienden pequeñas yescas
de inmortalidad se apresuran
a apagarlas con la impaciencia
de quién se guarda tentar
las puertas de la consciencia
Huyen de las sorpresas
como el buho se priva de la claridad
                   14-noviembre-2013
Que digan si hay alguna felicidad
en el perro que husmea en los sueños
Que inscriban la vigilia donde les venga en gana
a la par de los dialectos de la montaña
si creen llegados los libros incomprensibles
Justo se averían los secretos
ahora que pasean la miseria
buscando la bodega de los alivios
Se asustan de la estatura
que la desrazón alcanza
cuando la embriaguez
les hace besar los pies de las farolas
El vino tiene la paciencia trágica
de la desmemoria
La finalidad de ir uniendo
donde sólo es lo uno un doble ilusorio
No hay muelle
ni columnas
que den forma a la ruina
                   14-noviembre-2013
Aún calientes tiene las manos
el mar al norte de los regresos
Remonta sin moderación
los montones de cenizas asombrados
Donde hay tímidos hilos de humo
relincha hasta batirse
con la traición
en la híbrida virginidad
de la arácnida impaciencia
Le cortó el pelo al cero
a las punzadas del corazón
Pero esa quemazón luminaria de los celos
encrespa su sabiduría
y la desaloja de semen
tan rápidamente como la puta
necesitada de los festines efímeros
En excesivas copulaciones
afeita la emoción de las piedras
y rompe el himen de los errores
a culatazos de bárbaro egoísmo
                 14 noviembre 2013
Estofar tormentas en el salitre de atenazada candidez
Tríptico mugriento que sueña acostar el gallo
El descaro pulido decrépito como hospital del frío
Bailan quimeras las caries de alagos sólo un nervio
Pequeño flujo del olfato pulso del arco
Escaparan la ramera y la estufa a encallar en el coro
De números inspirar el hollín mezclando cráneos
En el lodo disparejo pedir limosna almidonar la baba
Cada labor un filón final de linaje
Eclipse cada partícula archivo de plegarias
Distintos espasmos el grito destornillador del cigarro
Declarasen borracho el hechizo soez la tísica revuelta
Un sublime rumiado martirio de escombreras
Esquinas salpicadas con la congoja de la garrapata
Felación contenida supuran los pianos de los finales
Delincuentes de la verdad tórridos de la mejilla presidiaria
                                  11-febrero-2013
Secrección de tendones conexos en la profunda
duplicidad de tacto nieto de la extensión
Todo en nunca menos la esquina
Alienación antes audaz que interrogante
Cada acento una silueta robusta
En cada mitad una botella de mugre
Complace el enviudar de los injertos
La directa hondura de bajar al alfabeto
De andar en colores la vertebra giroscopio
Harpón de infinito Perdón de la aguja
Sosteniéndose el gutural atónito
La trémula oralidad una maldad cúbica
Calcetines el fósil en la lentilla licor
Índice de jamás ungido
Disco de horas atollo de la encía
Plástico la cifra venenosa
Brutal y voraz la puntualidad
Trébol la lagartija dolor áfono
La salud el cimiento ubérrimo
Al matador la bufanda y una astilla
                        14-febrero-2013

jueves, 28 de agosto de 2014

No hay una paleta de colores que valide el licor adulterado
La tinta miope y el galopar metálico
fuman mejor hierba que la mampostería de las pérgolas
En las perfumerías no respetan al fabricante de naipes
Las curvas cruzan la calle de cabriolas
A las caricias les resta un poco de pólvora bajo las uñas
El circo se extingue entre los parabienes de las hienas
Varían las bragas en las abstracciones de los toxicómanos
La esquizofrenia se besa a solas con el zócalo tras la lluvia
Un puntapié en el espejo imprime carácter al otoño
Cientos de cebollas son aptas para la traducción de la legaña
La escolopendra imita la seda de los arrozales
Un cuervo ya no es gorrión ahora es cigüeña
Una cuadra es cuadro con rabo
La inspiración a veces oculta la duda de la muela
Tantos calcetines en el armario y ni un solo zapato
La semana tiene un paréntesis en la ingle de las costuras
El aviador en adelante el paracaídas detrás
Antes de saltar el policia dió agua para la arritmia de la nube
                                      11-febrero-2013
Vapor encantado pasean las veladas de crueldad
Un bronce traicionado de pañuelos
Los buhos altaneros de una proa selvática
Se sueña la hora propia de la guadaña
El rumor lacerado penitente en los rezos de perro
Será casto el ataúd
Orfandad el ayuno de los buzos
Incoloro el abdomen en la araña
Hostil hospicio donde la renuncia es colilla
Cada pie un zarzal invicto
La esfinge el negro rutinario de la orgía
Agrega el latigazo la coma menos dulce
El aro hermético la seriedad de charcos en el pan
Ir inviste de instinto arder en el parking
                                14-febrero-2013
Llueve en las llaves neurosis de telarañas
Un enérgico pan aroma los puñales
Hastía el olor el ansia de coágulos indígenas
Nadie perita los símbolos trasnochados
El fino encaje de la bohemia leñadora
Un dulzor de ciego unce un becerro
con la vibración lenta de los licores
Flojo el trueno incordia los sedales
Una cruz ajena al grito roza los escrotos
La soga es voluta en todas las puertas
Frontera en el horno de los ayunos
Una proclive abreviatura de la sed
Salobre nomadismo de esclavos
La ojerosa bitácora bizquea el destino
Es el eje de un desvarío en los remos
El plasma amargo de un troquel
en las trenzas de un cáliz suicida
                        14-febrero-2013
El tiroteo menea un bodrio de horror
que deja orines en las canas de la angustia
A un hombre torpe le cuelgan caimanes en las pesadillas
En los oídos de la horca la severidad
infiltra un zumbido con gatos
El orden de los necios es la cópula frenética del mal
Un mediodía necesita pantalones y cerveza fresca
Las ideas en los cables son luz inadvertida
Matar crías de conejo validación del veneno
De las risas como mordidos alacranes
agreden los mercados las primeras en detenerse
En un naufragio la fuerza se piensa antes que el humo
Torpe es la leche en tullidos que preñan guaridas
Hubo un crucificado en la imaginacion de las hortalizas
Los osos que se agazapan en la nieve no conocen la droga dura
                                         12-febrero-2013
Con que perentoria desgana son bilingües
los paquidermos intoxicados de moral en las bruces
Jamás la caricia pugna por salir de la crisálida
Obligan las orejas de violines fabricados en serie
Si la costumbre está en las chimeneas
mejor acostarse antes que despierten los perdones pordioseros
Hay alguien comiendo lobreguez en la fragua de Urthona
                                     12-febrero-2013
Hembra es la luz y la mar su rúbrica
Las venas en el nido la costra del universo
A fuerza de combatir duelen los archipiélagos
Hay que jugar la herencia vertebral
en un trago abierto de goteras
Desdén ovoide que estribilla el revólver
Por ayuda antigua un vago corredor
La inquietud amarga plena ya de niñez
No en el zaguán volar la vista de invierno
Plural despertado en lo más extremo de un silencio
Así palpa el meridiano los nudos épicos
Raza retardada dando espirales a los telones
Un almuerzo forajido esguince del oro
Se punza la desocupación en guardia
Un corro desvencijado  junto a los rincones
                          14-febrero-2013
Un punto de músculo oblongo
es cruzado por cientos de relieves
como hondas de sangre oliendo a opúsculo
La luz mutila un tedio desterrado
que la angustia explosiona
al pensar la sangre ignota
Hojas espontáneas entreabren un aguacero
mirlo en sus ojeras
bajo el flotar de átomos y lujurias
Hay un éter quemado
que la urea necrótica
calla en el sudor de las lilas
Valle donde las volutas de acercamiento
vierten las piedras domésticas
Los poros cierran la matriz de gotas
que la edad tiembla
en las bayas de los nervios
                     15-febrero-2013
Así da rostro la luz a las puertas
Como raza venida de estoico naufragio
Cósmico descenso pregonero de ayuno
A rastrear los suntuosos picaportes de absoluto
Unidad contra el uno
Expansión hacia la sombra rítmica
que la torácica cavidad
el tiempo insufla en un azar de espuma
Sube recluta la línea
para engendrar luego
una penitencia en soledad
Inocencia suprema
que sufre la ceguera
en el no ser de un absurdo
          15-febrero-2013
Como un anunciamiento de ansiedad
la polilla abrió los crematorios
con los dedos obscuros de tinte
y un soplo en el corazón
Un zurriagazo en sordina
a la lectura de un martillo
Los bastidores de miedo cónico
dijeron desgarrar las esporas
que suplanta en un escorzo de bodegón
la perdíz al acecho de la línea
Cárdenas norias se agacharon
ante la contradicción de insectos
que febriles pasaron los cerros
en horario infantil
a poniente de las canchas de tenis
Enrocados cultivos pacidos a solas
curan las bufandas
con preparados del puerto improvisado
Haber logrado el precio
incluye el elogio de aspirantes
en modo alguno
flequillo del cambio
ni multitud añadida
al criadero de champiñones
                  28-febrero-2013
Entra en el adn de los úteros
la sal marina
como una nana de melodías azules
Cruje el olor de los frutos
que el atlántico irracional
tensa al batir contra la tarde
de mejillas opalinas y trajín de platas
Se derrama en los roquedales
una tempestad de dientes repujados
Estalla en la cuota muda del equilibrio
La carretera antoja la pulpa agria
evocación de motivos
que dieron origen a lamentos terribles
Los eucaliptos son el sustantivo invasor
En las pocas playas naturales está presa la arena
Sobre el eje del grito
las gaviotas campan a sus anchas
Baña el aguardiente un oleaje noble
El trueno busca la pronunciación de lo inefable
Un sueño se asienta en el orvallo
que todo lo manosea
Los faros y las pequeñas islas
patean a falta de espadas
como un irlandés borracho
en la taberna a punto de irse a pique
               1-marzo-2013
Ácido hundido de asilvestrados gusanos
con aspecto de soltera
prende en los cráneos
la mano con arcadas
que cierta noche rebosó la tumba
Un diligente ritmo de contrabando
a mitad de las señales del moho
en estrofas resoplantes
de urbes que han estancado los rostros
Con todo por los techos
una cisterna arruga las lenguas
Demasiado oxidada
para que los límites del fango
se apoyen en las farolas
Tienen los trajes una sonrisa ignorante
Como de teatro abandonado
cuando las pistolas distorsionan la silueta
Los emigrantes se condenan
con preguntas en el negativo de las escamas
Se excluirá a la indiferencia
de volar cuerdas en los patios
Los trapos como el musgo
serán considerados ordinarios
                                1-marzo-2013
Un extravío de la ventana
en que poder evitar de la puerta las redes
cuando el tacto interior de la palabra
hace recordar el arbusto en el tejado
como una música extraña al olfato
cuya textura usa las huellas en el agua
Llenar cada duplicado de la urgencia
con las comisuras inguinales del invierno
en que el cuervo pierde los pinceles
y el color es mera impaciencia de los detritus
Marcada como está la genealogía de las lindes
aventurar en el monte el olor de granito
como hilos en embarcaderos esquivos
arrendados por el tiempo que el sello lee al pez
Demasiado andan las incógnitas
antes de pasar en mano los recibos del zapato
cual zopilotes en la incubadora de la sierpe
Preguntan a papá cuántos ha matado hoy
Algo de la hoja la incongruencia del barrio
posterga para los buzones colgados en la intriga
Hace pecera la mente del ángulo
donde la entraña se oxida en el deseo
El nimbo desbloquea el sudor de las placas
                            4-marzo-2013
No está en la charca la arteria femoral
Suben las noches como ahogados
que pierden la izquierda de las hierbas
si se colapsa la mudez de la atención
Escuelas granuladas para que el grueso
velo de los teléfonos prive de molduras
la audición a secas de nieve
en los cuartos sin llave de la esponja
Menor se manifiesta el percutor
que oye fundirse los martillos
en la pupila deshidratada del domingo
Es la proximidad de la captura
puesta a florecer
en el centrifugado de las pesadillas
Optar a un haz en la deriva del pentagrama
para recibir la evidencia en ascuas
Ese hacha de la orilla
con que rastrillar las pestañas del bosque
A veces la inundación de atmósfera
La alcurnia delgada del daño
Encubierto un aterrador puñado
de la ligereza que nada aplasta
                          4-marzo-2013
El pescado está en la escarcha de los jerseys
En las pruebas de éter constreñido
A una voz de liquen en aceleración
que la constancia describe como penitencia
Liberar los soportes
aliviaría estar al cuidado
de aquello ajeno
que sólo en parte absuelve
de la estrechez
Pues la impaciencia vaga desteñida
es capaz el gorro
engañar los bocetos de aliento
Bajo la costra la luz peca
en la pauta que siguen las cochinillas
de no pleitear por la isla
cuando el número de lazos es súbito
Los gatos agachan la pelirroja inmersión
en la yema donde la moral
va a ofrendar hedor de sexos
Cubiertas abotonadas
que en la bombilla oscilan
camino de tractores
y el matrimonio de las trenzas
                    4-marzo-2013
En el norte los corsés establecen una dialéctica
que la piedra pule con el embate
de maestros cinceles proverbio de la orientación
Así posee de energía la sangre privada de imán
La incierta mente de las mesas
que pudren las migraciones
El ensueño de los huesos
que aportan ceniza a los sentidos
La frente de los conciertos
en el estrábico hogar donde fracasa la navegación
El miedo está en medio
del vuelo dulce de las polillas
Es una úlcera habitual
para la confianza cuarteada del agua
Viene de la seducción que dejan los puentes
al incluir en el regreso del descanso
un saliente caudillo
que aprovechan los molinos
para tamizar el envés de los espíritus
                           4-marzo-2013
Con la falange equivocada en algún lugar del astrolabio
el cuerdo recuperará esa lucidez del loco
para no hacer que la compra diaria de pan sea un placer
Abrirá las cartas de los vecinos
Vomitará en el rellano de las escaleras
Cada madrugada aullará
Dará golpes hasta ser tachado de desecho
La lástima tendrá el carnet caducado
Deberá doblarse bien
Meterse de polizón en una de esas cajas
cuyo destino final es el crematorio
Así conseguirá de una vez por todas
el anonimato
y el sublime estado de nada
                            4-marzo-2013
Pródiga polución en el hiato de la ciudad
amputa el blanco
de las bocanadas en los huecos
El sabor se zambulle
en una causa de mercancías
Las tuberías plantean
el socabón de la caricia
La osadía está en la huraña señal de traslado
En las mangas del suelo
queda alguna flotación
La inmersión espera un indicio de aves
El alquitrán revienta de improviso
la infección
Aunque el hierro atravesado
flagele el sádico transcurrir
La interrupción descarta
sostener el deseo
Los dados para vulvas descuidadas
están en el pico de los mirlos
Cólera de callejeros
despeja las barricadas
que la casualidad no dijo
                         5-marzo-2013
Nunca las articulaciones del beso
desearon tanto la humedad de la tierra
Fue tras la estancia en las vísceras
que un inoportuno colapso
llenó los áticos de vísperas primitivas
Cuando la extensión de la memoria
era una cuadrada alegoría de candados
y la adolescencia una lente detenida
en la cresta testigo
de la narrativa que quedaría inédita
Las manos fueron presa de un clima disconforme
Y así como las barbas no tenían inicio ni final
se hizo un pronto inventario
que a poco que crecieron los árboles
quedó obsoleto
Hoy traen una silla abandonada en las hondas de radio
que gusta de estar con la palidez de las perchas
las tardes que aparece algún rosario
dentro de las cajas de galletas
La luz descansa al amparo de las abejas
No siempre oscurece
después que cierren los comercios
                       5-marzo-2013
En parentesco directo con la voluntad de las botellas
la rueda reposa
de los excesos en puertas manchadas
Tiene que cumplir sin marcar
moribundos que el mirlo adivina
en los manzanos sacrificados
Aún la rayuela
posee la solución
del cisma entre norte y sur
El espacio que deja la uña
el gorrión funde
en la falla de aire comprimido
Los anillos enfrían el baile
que los donativos
retiran al dormitorio defectuoso
                     5-marzo-2013

miércoles, 27 de agosto de 2014

El peciolo intoxica los hoyos
hasta que en la ventresca de la lluvia
una hembra impaciente
reposa los raíles de un escalofrío
Previo a pisotear los pezones de los asesinos
besa la víbora oceánica
con la imprudencia que el entusiasmo
refleja en la hipérbole de las proposiciones
Alrededor suya el sol niega a Onán
el limbo en la barba abdominal
Será el camino
una huida de rodillas que se estiran
hasta que la apología de la cima
arroje la cópula
en la ebriedad de la autopsia
             13-febrero-2013
Mamá siempre tuvo fobia
a los lugares cerrados
Ascensores y sitios así
Por eso tenía tanto miedo a morirse
                 17-febreo-2012
Realquilados minuteros
chorrean médulas bulímicas
No tienen miedo del rastro que deja su sudor
Ni de su baba en tabernas altivas
Cada par de copas
hacen una felación melómanos de los gatillos
La compasión en los diccionarios
reserva una entrada
                   16-febrero-2012
Deben ocupar en orden
las nubes de los relojes
Tomar el celo de la mano
y barrer el hierro de las aguas
Que la demencia de las canteras
lime la desobediencia tenaz
Gozar en las torres más altas
desguarnecidos de los remolinos
y la sustancia del vacío
           28-febrero-2012
Saborean las líneas simples
de la propiedad intermedia
en sí misma cesión y hundimiento
De la demolición de mirarse amar
la hilación de los sentidos
para que ganen el retorno
las sucesiones indecibles
que irradian los nidos peregrinos
                28-febrero-2012
Tiemblan para ajarse el límite
las miradas de esos labios al alcance
como si fueran dos los bordes
y luego todavía percepción de deseo
Ninguno desdibuja tardío
la fascinación ambigua de los vínculos
                              28-febrero-2012
De las afueras de los estómagos extirpados
llegan olores asesinos de obscuridad silvestre
Los muy astillados sonidos del veneno
confluyen en la pena táctica del color
Es intensa la putrefacción de la bondad
en las librerías de viejo
Tapaderas de contrabando
de siringas altamente adictivas
Las hienas beben de la embriaguez del gramófono
y las manos en la brasa violeta
mueren al enojar las crónicas del embargo
No encuentran cobijo los adictos barrocos
Las moscas trazan hexagonales
en la vacua mirada de las pasiones
Pútrida tarde de tiempo acerado
que las pensiones enfermizas
hunden en una locura de absueltos
para poder en la densidad de las luciérnagas
detener el anzuelo
que vibra en todos los suicidios
                        1-marzo-2012
Riñen los contrincantes
sobre si pactar una tregua
aunque el petirrojo rompa aguas
de espaldas a los alfiles
y se adueñen del arcoiris los elfos
ebrios del licor contumaz de las tinieblas
                        27-diciembre-2011
Todo son negativas cuando se abren
en demasía las piernas
y un dulce néctar
empalaga los suelos del salón de baile
                         27-diciembre-2011
Manos fumadoras hablan con el mecanógrafo
acerca de la delincuencia alfabética
Las oficinistas del absurdo tiñen las bragas
con el aliento del lotero
Alicaídos fuelles pernoctan
en los zapatos marinos de la señora zorra
Muy inquieta desde que late en su interior
el condón del burro
como un moscardón portador de semillas
                          28-diciembre-2011
La calvicie es cordial
cuando el rasurado
está bien hecho
y puedes juguetear a gusto
sin pelos horteras
en cualquiera de las posturas
aprendidas
en la catequesis
               27-diciembre-2011
La maleza de la menstruación
nicotina siemprevivas
con la mira telescópica
puesta en los clítoris
que vibran como colibrís
cuando los dedos tartamudos
de púberes ansiolíticas
prepucian las hormonas
como un sabio
se libera de odios
        27-diciembre-2011
La pensión contiene el salitre
de los palomares
y el bouquet de heces endebles
Tiñen los hilos del fracaso
la caricia en boca del hurón
Las letras de las sirenas
son dominio en la ciudad anulada
desparasitada de revoluciones
y balas pobres en nutrientes
                   22-diciembre-2011
El cordaje de un seísmo cobarde
a rachas gato de pupilas raídas
ametralla el frontón al compás
de un olvido de notas varadas
en el impreciso acorde de la madrugada
                   22-diciembre-2011
Tanto encontrar para desasirse
del obsequio de las horas
Andan las fatigas en busca de nido
porque la inocencia no deja de derretirse
en charcos de violencia
y capirotes arraigados en el hambre
                      22-diciembre-2011
Impide lamer los sombreros
la descripción óptica de los trigales
que se estiran en la conjunción
de la pubertad y la nostalgia
Calculan aprisa las mentiras o vaguedades
que glosan las celentéreas tretas
en la perla grecolatina que de baratillo
los publicitarios inútiles maduran
en sus horas de onanismo con sacarina
               22-diciembre-2011
Carcomen los tejados leves párpados
después de la apoteosis en el escenario
de parámetros próximos al enciclopedismo
en filas de barreras arrogantes
y el cincel ciego
                      21-diciembre-2011
Desdeña el alijo de tallas
que levitan por encima de los mesías
en el error de tratamientos teologales
con el plus de un imaginario sin ejército
                    21-diciembre-2011
Estilo mal entendido en grado implacable
Leal en la luz
Impreciso en la diáspora
De trayectoria fronteriza en el alero
que parodia los espacios huérfanos
                       21-diciembre-2011
Laguna circunfleja de pijama relente
que en el cuadrante de pólvora
frente al lavamanos
se especifica en un arquitectónico
salto al precipicio
por el que el triskel
multiplica el rimel de los despachos
                    21-diciembre-2011
Contenidos objetos de ficción espontánea
pasean un caudal de cenizas
en las libretas de ahorro núbiles
como el garfio de la prisa manca
                  21-diciembre-2011
Explícito vestigio de los tapetes
donde se aman los ludópatas
en ciertos modismos
como la rugosidad sibilina
                    21-diciembre-2011
Salpica abiertos hexámetros
la migraña porasa de albatros
en los papeles de navegación
precipitada por los mutilados
                 21-diciembre-2011
Espacian en los vitrales los himnos
fruto de un centro permeable
que acalla el pulso al haz de la marginación
en la aérea cápsula
que el prisma deshace con el dolor extraño
de los péndulos en fuga balbuciente
                    20-diciembre-2011
Aire libre de la simetría
Carrusel del oro
Terso obús bello como un cadáver sísmico
Espejismo sonoro de gasolina bendita
Escaparate solar del acero estofado
                       20-diciembre-2011
Envés de estaciones en vaivén
militantes de escualos despachos
donde la divisa no es fotograma
ni valija la monarquía de la melena
                20-diciembre-2011
Estola naviera que circunferencia
la lingúística celeste de las pilas de agua
Tatoo difuminado en la taquigrafía
de moteros cuneiformes
al dictado de las espuelas
que filamentan el encaje más erótico
de las cicatrices ferroviarias
Estado de sitio en barras americanas
donde los transexuales aprenden
el alfabeto de amputaciones barrocas
para beneplácito de estrofas pinceladas
Algo de las arañas el altavoz sonámbulo
fija en las uretras despistadas
Contornos del galeón
antaño amniótico semillero
                       20-diciembre-2011
Internan los dedos la percepción
y el oscilante tendón de los sexos
en las porciones genitivas de la derrota
cuando entran con premura
el sincretismo de los bestiarios
y la fundacional columnata de los sintagmas
                            20-diciembre-2011
Griega resopla la escarcha de epígonos
testigos del final de la rabia
Levantamiento disuelto en el tifón
de cataclismos
camino de la flexión
Convexas donaciones de clásico acabado
que las pesadillas geométricas
persiguen en surtidores
de dramático vapor
sujeto a un eco
en sí ignoto
                  20-diciembre-2011
No cubre el vientre la vanidad
obtenida en los mercados de cornamusas
Ni se golpean los vestidos
mas que para prevenir
el contagio de los suelos
              20-diciembre-2011
Trombosis pasional manceba de las sienes
Cautiva del sueño ronco
Pálpito canónico cuyas aceras
los dardos de espuma translúcida
consumen cual un ciprés
en la ribera de las cosquillas
Donde los peces queman el incesto
el mandril folla en familia
suspendido del murmullo innombrable
de una dimensión gimiente y feliz
                         20-diciembre-2011
Quintas seccionadas en el caballete
El gorjeo de los pescuezos
desde la página moribunda
Cizaña la ventisca de la cantera
que tiene en las armas
la tenaza biográfica de los palomares
                  20-diciembre-2011
Primeras aperturas estivales de los silos
Las compuertas aplastan
los nervios pacientes
en las colas de impagados
que aunque perdida la guerra
de tonos erosionados
encuentran lava en los orinales
para ensortijar la clemencia
de los soliloquios oxidados
                      20-diciembre-2011
La metalurgia de los besos
detona su valor en cataclismos
Cuando la tornillería de las lenguas
y las venas del viticultor
airean las sábanas mudas
de la hemorragia caliza
                 20-diciembre-2011
Extramuros de putas en domingo
que fuman la coca confidencial
y huelen el semen literario en los mapamundi
Bodegas en sus bocas
donde la musculatura tritura
muy filosofales tragos
de alcohol montañoso
Aire soberbio de ácido lisérgico
y aleatorios vómitos de solterones
en cuyas trincheras defecan
bicéfalos trenes acartonados/estreñidos
                   19-febrero-2012
El vidrio silabea marisco
con la guitarra y los cuatro dientes
de casas caducas paradas
en la desventura del medio pelo
y el tractor falsificado en el aroma oficial
                          19-febrero-2012
Crisol feudal del éxodo
la arañada grieta de los lenguajes convictos
preñados en la tregua del espanto
Obscuras chaquetas inventariadas
con los sarcasmos a las razas
y las estatuas desveladas
por aplauso insomne de los cinceles
                    19-febrero-2012
Están rodando las cadenas geográficas
el desorden en los huesos manoseados
por múltiples monedas matemáticas
y las quemaduras civiles
                      19-septiembre-2012
Enferman los interrogantes
prevenidos en sellar la sed
con un tiro certero en el paladar
de la dignidad esponjosa
tras tanta trashumancia
y plazas públicas arrobadas
en la estampa de hombres pisoteados
                      19-febrero-2012
Deshechos y con hambruna
cargan el obelisco a las espaldas
quienes sueñan los vicios extenuantes
y piensan en su cadáver
haciendo cola a las puertas del cementerio
                                19-febrero-2012
Errante lengua de dolor primaveral
mama la humildad
que al mover la gran piedra proletaria
hallan los ojos
Insectos milenarios larvas convulsas
superhombres sin axiomas
cánticos trágicos humedades exfoliadas
un streaptease de lo absoluto
florecen sabios donde creía la nada
razonar el simple ruido de la calma
                      19-febrero-2012

martes, 26 de agosto de 2014

Tanta prudencia involuntaria
Tanto mujel parido en la línea de la higuera
Tanto pordiosero con la miel
oliéndole a quemado en la camisa
Así los océanos
sacan la lengua
en medio de los caminos
para la dominación última del origen
y que el dolor patalee como las bestias
cuando una danza de tajos
lo ciña con la exactitud de la ecuación
a una hemorragia de sonoridad universal
                        18-febrero-2012
Como el honor supersticioso de las arañas
que vuelan en los cementerios
Como las palomas que hieren
el veneno melancólico de los pulmones
Con las esquinas de los pubis adulterados
y el familiar zurcido a la obscura obesidad
de los gorriones extintos
Abrochados los cláxones a la madrugada
Escupiendo el calzado manoseado
Lo mismo que los vinos lepidópteros
enluta la risa el agujero inabordable
y los camiones de la basura reparten
los eclipses y el hipo de la hipotenusa
                       16-febrero-2012
Duelo de estirpe y muñones umbilicales
Dispersión umbría de la ley de gravedad
Perpetuas arquitecturas con fracturas abiertas
Necrosis natalicia pigmentada de afonías
Pálpitos hundidos junto a lenguas seccionadas
Nanas complices como armas arcaicas
Prematuras demoliciones de la primera
alegría genealógica
La más ultraista y animal
La que destroza las entrañas
sin necesidad de pólvora
                      18-febrero-2012
A qué calaveras
Entre qué polvo
lamer a puñados el ansia
Con qué sofocar el fuego
de apellidos devorados por las bestias
En qué lugares sorberse los mocos
y brindar con las polillas por las histerias
Dónde reanudar el noviazgo
interrumpido
En qué sagrado dolor dejar que residan
las placentas ultrajadas
                  18-febrero-2012
La calma desgarra las mortajas testarudas
si el honor en la serenidad queda en entredicho
Si de este otro lugar los naranjas
no fueron suficientemente lavados
con el jarabe salado de lágrimas
aún hoy en espera
en la antesala donde aguardan
las hojas absolutorias
Crónicas de mutismo violento
residen en los pechos
que llevan décadas
amamantando la impotencia pisoteada
                     18-febrero-2012
Para quien autorice vagabundear
entre los que con el candil de la verdad
iluminan las casas deportadas de vida
Oradores valientes de saliva amante
que saben no entornar la decencia
pues son los herederos legítimos de la historia
Tengan a gloria la sed que moja los oídos
de oyentes limpios
necesitados de alcanzar paz en el sueño
                        17-febrero-2012
Nieves de cenizas perpetuas contaminantes
de la humillación y las emociones
arrancadas a tiras con las tenazas
de un criterio propio de locos ciegos
Ruines pasmados ante hijos amorfos
que reconocen a los padres en los cementerios
Anónimos jueces de viajeros
desaparecidos en los telegramas
de la tierra el agua el aire y el fuego
                       19-febrero-2012
Sumideros de convulsas energías
en las visagras de génesis impasibles
con la fécula alimenticia
de los cráteres en las encías
Provienen de los jadeos de las armas
Del oleaje de la pólvora
De los brindis de la aniquilación
Muñones de espaldas a la claridad
regocijados en toperas
retuercen las evidencias
envenenan cada silencio
Pisotean con la gravedad
de la insolencia inaudita
Cómplices del fin
Desolladores del cosmos
Rompiente vernácula de los pavores de un país
Inmisericordes sienes edificadas
con los huesos de la resistencia
                    18-febrero-2012
La paz en los resquicios cenagosos
de gomas contrarias al estruendo de besos
Humildad en las cosechas y partos
Regadío de ciempiés en la noche desaparecidos
Recienes ahogos engullidos cuando la limosna
despierta al azúcar en el aprendizaje de la gula
Dobleces purulentas en escondites
para la deshidratación de los alaridos
Noviazgos homicidas suplantadores
de un interés que vender de extraperlo
                     16-febrero-2012
El candor ininteligible del temor
Los odios no cauterizados con suficientes vitaminas
La consumación precisa de los recuerdos
Memoria última de las sillas
donde estallan la maternidad
y la miel de la muerte
Aristas de gusanos semilla de la necesidad
Estupor explícito de alucinaciones
en los cinco sentidos
Cornamentas explicativas de barrigas
antiguas como el choto
Mansas penas en el ceremonial de las brasas
El desgarro umbilical
en el germen de la ceremonia de investidura
                           16-febrero-2012
Flagrantes egoismos insolentes
de inteligencia formal
asolan la orfandad inscrita en cunetas
Calcio del tiempo en que dirimir
según que caminos tomar
pone frente a frente las infecciones
y el pasmo cadavérico
para alimento de un odio interno
súbito como hambre insurgente
                    18-febrero-2012
Quienes adivinan el sabor
en la enredadera de los azares
que deriven
el silencio en sombra
a la fe y los labios
que liberan y cultivan la tierra
                     18-febrero-2012
Se abrazan al adobe los alientos
desmemoriados con el temblor
de la transcripción temporal de sumisos
en espera del alumbrado estacional
Es tan negra la alegría que hablan
los anos de la dual armonía
que entraña exacerbarse
ante la contemplación de una puber
olisqueando las heces de su papá
El hecho de restañar
la decadencia actual
con un poco más de mierda
                   18-febrero-2012
Huyen mordidas a cielos de plata
ancianas rociadas con el olor de la pérdida
Sin fuentes que portar bajo el brazo
por si una tregua en la fragua
les lleva al laberinto sonámbulo
donde los narcisos tapian los azares
                   17-febrero-2012
La senda es ciega a los aromas del estuco
Ignorante de los surcos abiertos
en la nieve de los valientes
y sin embargo no discrimina a quién quiera adentrarse
en los pinares plásticos de la carcajada en combustión
                                 17-febrero-2012
Liba clara la saciedad
la mentira de los manantiales
Las niñas antiguas pasean en bragas por los tejados
y un corazón empedrado envuelve
la instatánea obscena
del interior de los hornos en los ojos
                        17-febrero-2012
Nada adolecen las horcas en los juicios
a su intuición para reposar mansas
fieles a los límites de sus charlas con la vida
                             17-febrero-2012
El olvido turbulento es huésped caído
en la sinrazón de la mordaza
Abrazado a cocción de cepos
espesos como la repentina visita del delirio
Perturbado de espinas cuyo fervor
impide la circular lluvia de los asesinatos
                      17-febrero-2012
Se inflama el crujido de fracturas abiertas
aunque sea antigua la cicatriz
que toca fondo en las quebrantadas palabras
poso de la vaharada alucinada del alcohol
                              17-febrero-2012
Tejen los dones de la lentitud insectívora
la robusta decadencia injertada
en la consumación interior de la quietud
                        17-fewbrero-2012
Nace el polvo en calaveras
leves como la huella del rugido
pero ateridas
como la encina que defeca monstruos
                       15-febrero-2012
Cuaja la persecución de embriones
en valles que el lobo sacia
a dentelladas armónicas
sediento de cruces vedadas en las iglesias
                    15-febrero-2012
Aparta la colisión el concierto de rostros
que revelan la fecundidad barroca
en los mármoles furtivos
escondidos en úteros cauterizados
                        16-febrero-2012
Ruinas y figuras encerradas en las entrañas
de embalsamados estíos que rascan
los cielos con el ocaso expuesto
a fiebre enquistada en la bélica memoria
de insomnes trenzados en calles ciegas
                       15-febrero-2012
Las notas previas al sonido
coronan los confines de la recepción adúltera
lleno el rebaño de indecisos
turbados ante la belleza de los áticos
                        15-febrero-2012
Bordea un cierzo córvido los manuscritos
helados como los escudos de la guerra
Afines a forjar la pestilencia
en los poderes extremos del espíritu
                           16-febrero-2012
Inhumanos dolores en la arquitectura pulmonar
cierran al conocimiento la gradación
de los venenos que auscultan
el final de la luz
              15-febrero-2012
Retrocede la sed las ansias de luto
oxidados en siglo y libros los vientos
de caudal exangüe después de probar
los síntomas primeros de la asfixia extraviada
                         15-febrero-2012
Asciende la boca de las cavernas
en busca del beso que cae chorreante
de los muros no cesados
en el sudor sembrado de tumores
                      16-febrero-2012
Quita la deformidad de los montes
la música quieta de los pechos
donde orillan las espaldas pesadas
los murmullos summa de la oscuridad total
                    15-febrero-2012
En el vacío sumergido de osamentas
Deshechas como brasas afeitadas
de tanto esperar los brotes
en los muñones pacientes que anuncian cenizas
                         15-febrero-2012
Azules desiertos de intestinos salados
Moribundos la trituración y el arrastre del deseo
En este fondo que la sangre incendia
y todo son puentes en la nada
                    15-febrero-2012
El miedo es el más bello de los deslumbramientos
Depositario de las paredes arrojadizas
Cuyo abandono esboza el deseo convexo
La mística de la rabia
Encubierta obsesión
Es el testigo del subconsciente de los huesos
Un jugador con miles de apoderados
Polvo dispuesto al sacrificio de egoismo
Tiene ajada la caída de los beneficios
Para nada se preocupa de la destrucción de la ojera
Es un esférico grito de la bioquímica
Metal con marcas de veneno sanguíneo
Hace sombra a la boca
Hace sombra a la invisibilidad
Recibe el ritmo de las citas a solas
Sopla con la manera de borrar los escudos
Alega la dignidad eruptando plagios
Es una cita inseparable del semen de los perros
y la alergia homicida de las tormentas
                           11-septiembre-2013

lunes, 25 de agosto de 2014

El año viril echa por boca de vírgenes
la hojarasca llanto de vértebras
Esperma desterrado surte los harapos
subiendo los tobillos que no desgastó el éter
El viaje es la profunda crucifixión del agua
aún cuando el combate avanza en la metamorfosis
Caen oleajes en úteros de mapas mal amamantados
que a la excusa calzan
las pestañas de adormidera
Multiplican plumas los ojos naufragados
mientras la rapsodia
enjuaga en herrumbre
la deriva de las sombras incompletas
Es leña la boca de los desafíos
Combustible lúbrico
Cuerno lúcido amante del mimbre
La pasión tiene un recinto de raíces
En los dedos el iris de los orígenes
y el olor como estandarte y símbolo
                      17-septiembre-2013
Se paralizan los labios
partidos por un error
en los agujeros de la luz
Horada la bala de la locura
la aorta del tiempo
Hay ramajes que vierten penitencia
mientras otros
libertinos
esnifan el báculo de la noche
El fuego crea muñones
que se arrastran
súbditos de la ceguera
El camino imprime cirrosis
a los despojos homicidas
No hay corrección en los intervalos
Las viudas olvidan
envolver los tinteros
Lacra el torax de la aniquilación
una anciana
que murmulla los fluidos de reserva
                     17-septiembre-2013
Y la fuente
de donde la risa venía en lágrimas.
                                   FERNANDO ECHEVARRÍA

Acaso protege la noche del asesino
a la piedra tensa
que aguda en los gestos
añade la silente capacidad
de parecer voluntad en cualquier parte
Qué memoria va a aceptar
verse hundida en el recuerdo
golpeada aún antes
de sacar las manos
Hablan de desdichas
las rancias luchas
El vuelo entre espinas
La sangre ilusa
No saben seguir la escucha de la lágrima
Aguantar el silbo de la injusticia
Segregarse de la ciega rotura
Sólo una norma para el gesto
La llama del ocaso
es la semilla sometida
que intenta escapar
                      18-septiembre-2013
Campos de angustia en la urbe
Por qué declinais textura en el pleno sol
y os difudís en la mínima necesidad de la noche
De las ventanas se borraron apariciones
Hay manos del volúmen de la uralita
confusas ante el valor vencido de la atmósfera
Luces ovaladas de submarina grupa
aprenden el repertorio de la galaxia
cual fugaces instrumentales de lucidez distraída
Se inserta la fe en vasos de ginebra
persistentes como el bosque de los vientos
                             20-septiembre-2013
Es seguro que para la salud de la paciencia
la magia hace imposibles
Así las tuercas fallan en el doble impacto
Los informes de ángulo
en ocasiones doblegan el evento de la diversidad
Riachuelos de particular integridad
apelmazan la savia descansada de tóxicos
a sabiendas de los planes de serenidad
De la atención en el firme de los desabríos
Traza útiles corrientes
la eyección de esperma propio de los escozores
Pero todavía la zariguaya
no despotrica con la soltura de las bicicletas
Y es demasiado riesgo
retornar de la escuela a la gravidez de la genealogía
Será recompensado
el regazo de las flautas
por su apoyo en el arreglo de anonadados bolsillos
Si bien afligen las grandes marcas de anhelo
no por eso se hará regresar la roca
a la proporción de adiós en boca de las direcciones
                   23-septiembre-2013
No desconozcais de los idiotas
por la proporción de sus anhelos
ni por el aroma de sus cicatrices
En sus árboles penetran corrientes de interés
Antiguos trueques de las flaquezas
Una abundancia de testimonios
según el tamaño de abandonados aullidos
Considerad su desgaste tedioso
la evidencia de las ubres abruptas
La hinchada exactitud de sus frenos
En ellos los endurecidos derrames
son sedimento opresivo
Borbotón variado de síntomas
La queja múltiple y el titubeo
Tan en la periferia garabatean
que hacia atrás los rivales
anochecen las armas
uniendo diferentes sustratos
que den la deriva opuesta a la resaca
en la que remontan los auxilios
                  23-septiembre-2013
Necesaria tristeza como el humus
golpea por descuido en la fe
Titubeando hasta casi sudar el llanto
bajo los brazos jadeantes
en los calderos pose del tranvía anticuado
Una especie de blandura ahuyentándose
toma la dócil admiración de inocentes
por la gracia sin precedentes de los naipes
Travestidas polillas derriten la argamasa vengativa
en los sucesos telefónicos
que los rastrojos atraen cuando es miel
el imán y escorbuto el desgarro
Hace falta mucha vitamina para una tregua contenida
Sean las leyes obedientes como parejas
o el cólon la lombriz del alma
Apenas la culpa obtiene su cantidad cobriza
suponiendo estaciones minúsculas
que como el menoscabo de un trozo de pan
harían abrumar las prácticas
de los diarios sexos de procedencia ilusa
Es en el derecho al infierno
que rechazar la helada concentración
debiera llegar para cubrir
los mosaicos de la hija asesinada
                     24-septiembre-2013
Deseaban ir con el olivo
a la espiral misma de los ombligos
Como pétreos apaciguadores
Manantiales puros de los ángulos
Vértice de entrada en la excelencia
Pero había puntos de orden que deshacer
Pequeños cálculos sólo abordables
desde las comisuras de la extenuación
Así cogieron aceites a medias sonrisas
Espejos con el sabor del descenso
Invernales silencios de hilos robados
Concluyeron ajustarse a los fuegos empañados
A la seda de las polillas no violadas
Plegaron la desdicha en el retozar de los dientes
Rieron ojalás en paquetes de pequeñas hazañas
Esparcieron labores en los brillos permeables
Mojaron los dormitorios con cuentos de leche hervida
Al fin ganaron el tranquilo contrario de la posesión
Iguales encorvaron la claridad
Vieron el interior de la nada
                           24-septiembre-2014
Sujetos miserables para los que la cordura
navega según el zumbido de sus digestiones
Hoy ha muerto un perro
atropellado frente a las narices de su dueño
Pronto el pensamiento voluminoso de las moscas
La gigante flotación de la nueva vida
Se ha tranquilizado la impronta de lo precipitado
Es absurdo hablar
No habría lluvia suficiente para acallar el rapto
Sin embargo es terrible la lástima
Peor que el oprobio de los niños girando en la órbita
En arreglo a lo más verde de los hábitos
cualquier crónica durmiente
sentiría la ansiedad como miedo ulceroso
Pero no en el hambre dividido de las goteras
donde cada rama es índice
                        19-agosto-2013
La raíz no cultivada en explicaciones
espera ir un poco más allá
Que el arrastre sea cuestión de idiotas
Se encierra en la esencia
Trata de referir a la intranquilidad
Pero quedan los acuerdos
Los momentos que las escuchas negaron el paso
Un giroscopio de la cicatriz
Cañones con la firmeza de archivos
Una emoción inconveniente
Esa liberación de las hojas cuando pregunta el dolor de cabeza
Siempre divisorios los regalos impuestos
El pacífico fragmento de un pastel de chocolate
La horquilla para el pelo en el vaso de ginebra
Medias agotadas como la mosca a examen
Una explosión jamás contenida
Deshechos tacones en el fuego lubricante
El laborioso hueso en privado activo de los faros
La llave de cocción rosada cual pergamino
Pretenciosas parejas provocando el éxodo invertebrado
Una resistencia a rastras de las murallas
                             26-agosto-2013
Se inclina la pierna de los ritos
antes que degollen la angustia de las palomas
los inventores de nuestro señor jesucristo
                   9-septiembre-2013
Libertina la ola hizo un pescozón a la arena vulgar
Tantos condicionantes para explicar que llegaría tarde
Nadie entiende la solidez de mirarse a los ojos
Por eso el cruce atmosférico de tanto maquillaje
Intenciones de la cortadora de cesped
en la flor de piel de cualquier dormitorio
Y los niños lejanos como el devaneo de los sesos
Y un garaje cerrado a la tragedia humana
Es tiempo para ir limpiando
Tambien a la caridad le quedan invitados
Hasta las memorias suponen la respuesta
Un ir atrás de los martillos durante demasiados años
Para abrazarse aburridos a los vínculos
Es la genial tomadura de pelo de los desagües
El entrecejo de gallos que aguardan las visiones
Pero nada de respuestas en los maleteros
Cobertizos para el cariñito de una sola noche
Ahora que rueguen por el mendrugo de pan
Y las medias de seda que den sentido
al mal sabor de boca de primera hora de la mañana
                     26-agosto-2013
Eran amados por la identidad de sus sobacos
que como ostra con grilletes
adoraban hasta que bajo la piel
la élite de la lascivia
embutía pólvora y codicia
Después de esa precisa ilusión
mascaban el metal
Paladeaban el asfalto
prontos a escupir el menoscabo de su apetencia
Llevaban en la cabeza
ajustadas escamas como una ceguera
Querían volver a abrirse
a las células que atan la ebullición
Permanecer en el circuito oculto
Avivar la perforación de absoluto
Como almacén de pensadores
deliraban míseros enroques
Pedían capar el debe y el haber de su contabilidad
Quehaceres de las vértebras
regían en las pesadillas
alterados por reabsorber la esencia salina
hipnótico altavoz en la tienda de juguetes
                           24-septiembre-2013
Vuelta a la niñez la lava
con la benevolencia de las mazorcas
apuntilla mal abotonados sentimientos
descritos por el rápido vuelo de la golondrina
cuando eran agua las arenas
A consulta de los nervios
las espadas vigilan la regular testarudez
de cuervos que esquilan las gargantas
El áspero tren del légamo
no para en los campanarios
por miedo a la fachada de los cigüeñales
Controla el placer de las novicias
la carnicera retorcida
que cuando era niño el sol
hilaba ante sus ojos
calamidades de vino tinto
y ojeriza hacia los peces distraídos
que portaban frutas en la boca
                 24-septiembre-2013
Qué quereis que os concedan las libélulas excitadas
De nuevo sois herméticos como las mesas
Salvo en la calma con que deslindais
reclamos de giros cansados
en tanto los contrastes
apenas se apean de su poder
y los brotes con su excelencia
disfrazan el crimen a los oídos del beso
Descendeis despacio la eternidad repleta
Apaciguada de erudito escalonado
Girando en el perdón
No vaya a ser que tropeceis
con esos zumbidos del misterio
afines a la variación en la finura de la fatiga
En inmediato transpirados
por la conjuncion geómetra
quedais inteligibles
en la crónica de los estornudos
y en la tos que inunda los alaridos de la sangre
No obstante alborotais más que las madreselvas
olvidando el esfuerzo en el anochecer del círculo
                             24-septiembre-2013
Un edicto de bilingüe contención
derruye las paredes gástricas
del racial fortuito que consume
las condiciones para un equilibrio justo
El móvil relámpago de la moral
a hurtadillas
entre las mesas de los cafés de contrabando
acaba con la entropía
y las entradas se clausuran tendidas
Piensa el color la cesión
de filosofía predicada en la medialuna
Reverdecer viejas aventuras
Silogismos fuera de control
que los molinos en su resoluta presión
varíen de rastros
escrutando la impávida colina
presa de silvas y supuración
Nada zambulle la colmena
que por su más que práctico diseño
declama la delicada simulación
entrante a la espuma de lo ineluctable
                   23-septiembre-2013

domingo, 24 de agosto de 2014

Apsara pide ayuda de las aguas
para el cónclave de la gravedad
Cede ante la simpatía de la espiral
pero de una manera asolada
Refugia el envoltorio incorpóreo
La malsana anualidad del reclamo
de corteza humana en manos de hondura
Radical en los activos de sí misma
incorpora la preferencia
de los espacios que la trizan concéntrica
Es en simetría la reflexión
accesible de la trampa
La retención percibida creciente
ampliada de posibilidades de orden
En detalle congrega la exigencia
Sale al susto de lo concluido
errante como las líneas contables de la mente
Manantial y recordatorio de hábitat
Controla la riqueza unitaria
en la invención de amplio espectro de los vértigos
                          26-septiembre -2013
En el camino los aquelarres
conservan los vicios del solitario
Los adoquines quietos
como la calma de la sombra
saludan nuevas rodadas
Ojos frente a la inocencia
leen los jirones del sarmiento
Inciertos remos descansan
en las cesuras del campo
Juegos de sangre en el bosque
como las nervaduras de la lluvia
Quedan tactos asustados
de algún bribonzuelo
que no entendió al murciélago
A veces se encogen las manos
que descubren la isla inquieta
de los corazones de Guernica
En los resquicios del destino
nacen párpados
abriéndose a la palabra
antes que el plagio
les golpee con el sueño
                  18-septiembre -2013

sábado, 23 de agosto de 2014

LA SANGRE EN LOS OJOS DE LOS GENITALES DE URANO

Hundían en la alta simetría
las camisas de los diecisiete años
Los paladares ásperos de salivas abiertas
Las palabras botánicas en las costillas
Temían teñir el grito Ahogar el éxtasis
La plenitud húmeda callaba los gatos en celo
En el hallazgo de lo manuscrito
vertieron la arena firme
como cuchillos marcando la piel de caricias
hurtadas de la incandescencia
De haber horas estremece saber
que el cigarro arde todavía
                     1-febrero-2014
Es la noche el acordeón que marca
los momentos de parálisis
Esos que hacen absurdas las migraciones
En los sofás brotan
los enemigos de gestos
que al menor contacto
garabatean nuevas adolescencias
Enteros presagios de corcho bien prensado
aportan su equipaje
a la electricidad de los vasos
No acaban humeantes los aguaceros
bajo el techo insumiso
de la espiral
Los iris de mármol
pierden color en el cuerpo
de los caracoles
La lluvia es una gárgara
que vuelve impalpables
las arterias de los tejos
En el jardín las sonrisas del infinito
estrangulan las filigranas del frío
                     28-enero-2014
DESAHUCIO

Los centinelas tapan los nervios de los labios
haciendo amargo el silencio de la sangre
Desde los altos edificios
lanzan aullidos
a la soledad de la muchedumbre
Nada para las piernas
de una pestilencia
que resbala en los azulejos
de las sombras
Los ojos de la avaricia
van y vienen
entre la abundancia
de la tragedia
La constancia jamás
pisa decepción alguna
Un leve mareo
vuelve a dejar vacíos
los bolsillos
Los semáforos
han sido nuevamente
sacrificados
                  28-enero-2014
Expulsan estanques los vivos colores de los peces
que picotean los embrujos
las frías tardes de seda y pereza
arropando la flora tardía
de corrientes indómitas
donde es imposible el salitre de los ojos
En la puerta hacen cola
la odaliscas de tersos pezones
como los espacios de las guías telefónicas
en la lengua mimada
de anuncios de umbral tartamudo
que los neones engrillan
para futuros moldes de soledades ahorcadas
Ya en la antesala se derriten
los pies de los sueños
después de lacerar el hígado acariciado
de latitudes obscenas
que absorben el asco de los dientes pensativos
Así huelen las gárgaras
en el bullicio de los aguaceros
bajo cascadas de betún
y riesgos innecesarios
con los chirridos del amor
                           28-enero-2014
Bastaron unas pocas alucinaciones
que la prudencia embridó
en la obscuridad de los montes
para que los jinetes
saltaran de los lados de las riberas
y los seudónimos antiguos como la pera
tapiaran toscas parodias
que el frío solemne hizo tintinear
en las propiedades al acecho
de puntiagudas promesas
dobladas por el placer desesperado
En el colmo espeso
las prácticas con andrajos del espíritu
parpadearon en demarcaciones
insufladas de cristalino jaspe
Tenuemente el habla mezcló
las palabras y los temblores
Huecos de desfallecimiento
laboraron en las cosas
dando vueltas al amparo de la incertidumbre
Antes turbia la fe diestra
partió la lógica en homenaje de la evolución
                           4-noviembre-2013
La vejez de los alicates gruñe a deshoras
Los estómagos mueven desaforados epitafios
Estragula la retina los fantasmas del triángulo
Matar crepita en las paredes de diciembre
Turbio el mar consuma la rendija del semen
La sien de púberes pancartas tiene orificios epilépticos
El impar es un depósito de imperturbables dientes
El seismo retrata abrazado a la moneda coagulada
Brilla la cicatriz igual que el calor veloz
La cadena corroe la retina de la rueda
El calendario es garantía de demora en la infección
Las caras del odio rehuyen parir bastardos en clandestinidad
                                 6-noviembre-2013
Grande biógrafo de la noche
Mamador de la verga de dios
El sapo
                6-noviembre-2013
El insomnio tiene sus propios grilletes
                                      6-noviembre-2013
Es un día santo un día sagrado
un día sagrado en un hotel
Los atlas viven bajo los barcos
                               Benjamín Péret

Alejarse de la batalla hizo que los viejos propietarios
readmitiesen las malas conductas en los ovillos de luz
Las atmósferas ronroneaban perezosas
sobre las camas en presencia de la intimidad
Bellos cuerpos en posición cenital
previa a la iridiscencia de los alientos
Los gatos trazaban desgarradas rayuelas en los techos
donde jugaban luego el miedo y el odio
sin reparar en gastos ni disgustos
Deambulaban por la sangre de inquilinos creídos muertos
cheques de anteojos bancarios y televisores atónitos
Las tijeras se ejercitaban en mordiscos
con raíces de tibia delicadeza
Las honduras oxidadas
trampeaban la sonrisa en las alcantarillas de la tarde
Como madera rolliza eran las biografías
Somníferas de tanto derrochar en la nariz
aún cuando la báscula al final de la bovina
se había olvidado de apagar las posibilidades del cigarrillo
Se dieron alumbrados desiertos a las letras
para cruzar con el pico genuflexo
la chachara cabalgada en los tejados
Pero no hubo hornillos para tanto atributo
y les cortaron el grifo de la corriente una vez más
Las molestias eran demasiadas según la cohibida paz
                                  8-noviembre-2013
       EL ÚLTIMO DON JUAN DE LA NOCHE

El cuadragésimo segundo deja su orina en el sofá
Danzad revolotead por las dobles rutas
Apresúrate tengo ganas de dormir
                                        EDMOND ROSTAND

De cada proceso de fiebre hebras de lascivia
señalaban los lugares que el daño
había sido anotado en el paisaje
siempre reavivando pequeñas rencillas
y resquemores tras redes burladas
en el pálido vespertino de la salitre industrial
Era en los lodos tardía la vida
pues la infección golpeando las paredes en movimiento
estiraba el sueño sin moverse jamás de lugar
Un absoluto desanclado de la naturaleza corroída
agitaba el adiós de saludos en contínuo descenso
En las alturas evolucionaron ígneos nombres
que hallaron otro entonces
para ser agradecidos en los lados ocultos
De haber tomado distinto lenguaje
hubieran rasgado la cautividad de su imagen
Incontables ragos ignorados se sumaron
a las señales de reconocimiento
La ambigua reclamación de los colores
perdió la imparcial paciencia
en la calma invisible de la ajada atracción
                      12-noviembre-2013
Más vale coserse las manos
que sonreir a los ángeles
Más vale cambiar de reloj
que aullar a la luna
                       Benjamín Péret

Aquellos que se ven por alli quisieron ser
híbrido pero se quedaron en alérgicos
Es la hora que las mamás toman
la infusión ornitóloga Parad un taxi
Los acantilados requieren de mucha
vitamina C Habrá que darles alcance
Dice que no subais los pies Lo prohibe
la nueva normativa Sí podeis dejar
que fumen los niños Están perdiendo
color O es una advertencia
La felicidad a veces recela
de aceptar hacérselo con desconocidos
Por si fuera poco son confusas
las noticias El betún sigue en busca
y captura Eso de obstruir la simpatía
nunca dió buenos resultados Pero acomodense
Coman los higos antes que el taxímetro
haga correcciones en la intimidad del tráfico
Si necesitan aliviarse hay revistas
de economía en los sobacos de los asientos
Perdón por lo de aliviarse Es que en ocasiones
la vergüenza es superior a las pocas ganas
de utilizar las palabras correctas
                           30-enero-2014