jueves, 31 de julio de 2014

Si fuera orbe el frío herraje pulmonar
obleas agrietadas darían navegación
a la inconclusa idea de vibrátil noche
La vejez con su hocico tan difuso
densaría los pliegues para una mejor
temperatura de los estiletes retrocedidos
Pero el afán deshojó las púas en abanico
para estampar en los pechos
el compás balbuciente de la fuga
Apuntaló tapiados horrores
tan debilitados como difíciles de enhebrar
Llegaron hormas de los faros más altos
Volúmenes escogidos en anaqueles inconfesables
Y entonces la tesorera fibra
limó pericias antes de mirar en los rostros
Se templaron semblantes
Las uñas se retorcieron como larga náusea
Impolutos genitales incitaron al cansancio
Flageló los barnices flotantes
el escarpado apéndice de la inquietud
Se desbrozó el dolor con la devoción exacta
                             9-julio-2013
No es ocasional que se haya retirado
Los humos están fieros por falta de paréntesis
Las novatas no aciertan el trance
La mueca combustiona culpas de celo
Es imposible el azar afín a la apariencia
Se dicta esencial la mentira de virtud
Sólo en el nombre difunto la negación no es paradoja
Vende el hilo de la fe la ficción sordera
Tanta empatía provincia la ambigüedad
Asexuada esdrújula afirma tentaciones
La altura aulla adictivas repugnancias de las gafas
Sería aplomo sagaz el berbiquí polifacético
El hímen a solas se libera de modestia
En la diva la menta infusiona raíces
Prolongada lógica de veleidad ingenia ad infinitum
Se supone compungido el descorchado varón
Los alambres entrecejan la tensión de pedantes
El hallazgo observa la baraja
Pero con mar de fondo no apaga la colilla
                                        5-julio-2013

Expliquen los alardes de miedo
que las piernas de mujer
enredan en la debilidad académica con sudor
Sin causa de embriaguez
el necio arde creyente del caos
Diversas navegaciones juegan
en los crímenes de alquiler a bajo coste
El énfasis de los jeans
es más bella empresa
que la corsetería verbal
Los intentos de adivinarse
en los tacones desordena
las piezas que rechinan bajo las sábanas
Transpira al máximo el absurdo
en la plenitud de la partida
Ahora toca proteger los mordiscos
Ese falible tesón
en que la equis no rebate
el informe que adelantan los portales
                         5-julio-2013
Abruman la memoria efervescencias ceñidas
resistentes a la crisis de la espina
Sobreviven víctimas de la materia
en extraños bosquejos de ambición cabizbaja
Pero la atracción es trenza
Diente por diente
Aunque los alcoholes superen en fuerza
las hojas de ferocidad absurda
Sin resquicios la espesura inmediata
derrumba la minuciosa invención del ritmo
Hay amargo de tormenta
que la pasiva manivela de placer
no refresca con baratijas revolucionarias
Subsisten en la respiración
los embustes anónimos de la demolición
Es retráctil la criminal insidia
con que los cálculos pudren
el honor de la decadencia sincera
                          5-julio-2013
Van a emprender viaje hacia la brusca cúspide
Desnudos de consciencia
Absortos en las semejanzas
No tendrán sosiego ni valdrá parsimonia
En puñados apresurados se dejarán dorar la sangre
Con pólvora silenciosa se aislarán de los misterios
Vivirán en la justa morada de su esfuerzo
Aprovecharán como evasión la escarcha leve
En su camino la llama será hondo rumor
El orden se entenderá desde el origen de espíritu
No quedará polvo tras las fuentes descamisadas
Gozarán la transparencia cóncava de la realidad
En el talento revolverán para calibrar peligros
Con delicia de primates irán bajo la cruz que no fatiga
Cantarán en la carrera el marfil y el púrpura vaticinio
En ambiguas copas anhelarán el ala recatada
Desde los labios vibrarán la clave de atracción
Absorberán las caricias incesantes de lo imprevisible
Con discrección sensual aceptarán la sustancia de las horas
Ofrecerán adicciones a la arcilla afluente
Dirán el júbilo en las raíces de la meta
                                          5-julio-2013
Alfombrar el corazón del olmo
ocasiona bisbiseo a cabezadas
de animales fatigados
entre tanta salida y entrada
al cantar de los gallos
Por eso la noche ensilla la cera
que hizo tarde en las extremidades de la esfera
Y aunque emocione el gas
los desnudos mastican piedad
haciendo inéditos los tabús
Empuja sordera el reloj
que no prueba en boca la poya
sin duda pilar antes que pena
Contra la ambulante vorágine
hay que doblar las tibias
hurtadas al pobre que se cree anciano
De haber mentira al natural
cada vacante haría sonreir
al más común de los penúltimos disparos
                      4-julio-2013
La locura amamanta el secante vegetal
Entra en guiños el fondo de los pantalones
La elipse se sirve de la deficiencia dolorida
Los pianos negocian la conducción donde no deben
En miseria los alquileres invalidan Mercurio
El metro se aburre sobre el zaguán
Espera oraciones el sabor de las barbas
Un puñal envejecido no diferencia fósiles
Los calcetines abren braguetas en coles y gusanos
Escapa de la izquierda el invierno puntilloso
Pocos hombros sujetan la gracia con tanto estoque
La calleja ensucia las camisas del horror
Convalecen en la hierba las espirales despobladas
Libre hiere el dolor la morfina
De regreso cosen el color del té a la última fila
En el anverso está la clave de pómulo y céntimos
Autógrafo en el aire voluntario el genio
Bueno es dormir el acero para expresar alta voz
La potencia de timón junta disciplina contraria al alma
En la bóveda el infame tiembla pero todavía no colea
                            4-julio-2013
Ante el desteñido llanto de las lilas
los niños hacen un corro ingenuo
En torno salta el rayo imprevisto
Se agitan los pinos
como perdidos celos de la siesta
Hay veces que la musculatura chispea
entrechocando peñascos
Los ritos antiguos anuncian
que el agua tiene la agilidad de persianas
Sudan caricias los sabores
de armas en flor con los pocos gestos
de los armarios incurables
Aún es trágico el tacto implorante
de los negros símbolos
anacrónicos como el golpe de la araña
Atónita la trenza náufraga
busca gafas que escondan las ojeras
El hielo se dobla
en perennes copas incoloras
cuyo coraje tiene algo de broma
                          4-julio-2013
Afilan el trigo las hembras
ceñidas como danza de la lluvia
a lujuria después de cada renuncia
Viajan como buzos amortajados
Alocadas según el azul de los escudos
Constriñen penitencias
para dejar correr más veloz el pensamiento
Ahuyentan los cuervos que deshoja
el semblante rencoroso de la calima
Son ácimas en capacidad custodia
Largas cuan vaga es la orilla
Gemas de dos aves compiten
hasta extenuar los panes púgiles
Excelsas apagan la coma de látigos
antes que renuncie el lobo gitano
Abren el ocaso en el perfil
de enjambres con un milagro por celos
A nadie amenazan si huellas
el eco baja a la tierra
Defienden los venenos
con la calma del demente
que llora frente al espejo
                                  4-julio-2013

Las edades vagan como vigías ceñidos
a la constancia de brezo altivo
A escondidas alaban el vigor
de la palabra súbita
Viste reverencias el poder
Ante la elíptica de los nidos
se consagran tesoreras
de la hierba preliminar
                                4-julio-2013
El castigo oprime las manos con pericia funámbula
Defeca el sol en la asfixia del infierno
Muerde cristales la espiral de los presagios
El deseo estruja la espuma de la sed
Lleva el cubo agrio timbre de brujería
Los escalofríos fueron herrados con soledad
El oro contiene trazas de venenos derrotados
Está manso de impaciencia el verdugo
El pellejo de la celda tiene ansia de más esquinas
Sube la fiebre de los abismos el acero
El látigo dibuja horas con impaciencia
                                     3-julio-2013
Le mordieron en los cinco sentidos
hasta arrancárselo
Tanta violencia impuesta
resumida en viejos anagramas
Qué pasión soterrada
                            19-diciembre-2012
El atardecer en los aseos
donde las religiosas mastican rosarios
Cormoranes en las lenguas
y una ventisca bajo los testículos
que da la corriente necesaria
para el buen funcionamiento del gps
Tambien la sombra es esbelta
tras el velo del paladar
Así los intrusos no trasiegan con el heno
ni el cornezuelo de los panes
es odio para desertores
Porque concuerde el ahorro
la crisálida gotea en grutas
pequeñas cacofonías de placer
Si la montaña vertiera las cenizas
la isla en la médula espinal
aplaudiría un contenido más soportable
                        19-diciembre-2012
Iluminárase la anemia de cobertizos
contra esa fiesta coital
pero inesperadamente deliciosa
de chupar en seco
las cabezas de las galaxias
                      18-diciembre-2012
Sordo el peso de la beneficiencia
esparcen las perlas
en la cauterización de subconsciente
                           18-diciembre-2012
Diríanse cosechadoras del vino
tantas vetas en el jaspe
En la siega desnuda
de un dedo a otro
la uva blanca
                   18-diciembre-2012
Puros los talones
como elocuencia de migraña
Lentos a fuego
Es obvio de necesidad
quedar secreto
bajo los cipreses
                  17-diciembre-2012
Cuidáranse de ejecutar braille
en los trazos de abstracción
Cruzados de prólogo a otro altar
iban sin añadir saliva
fieles a la vieja vía
                         17-diciembre-2012
El corte no es a medianoche presente
Lo son las amígdalas de la ironía
en la hambruna de las nubes
                         17-diciembre-2012
Antes los celos tambien palparon unívocos
sólo que sin minerales
Comprendieron el pelo todo aquel
El dolor averiguado
al volver las hojas
que el dedal profiláctico
en punto excita
                        17-diciembre-2012
Ven todavía el dado de siete caras
en los ojos del padre
Itsmo disonante del aliento
Cortejo para viejas oferentes
Llagas no encima de la misma agua
que la impotencia íntegra
en el sólido vientre de olvido
                          17-diciembre-2012
Seca flecha de perlas salvajes
Doméstico grisú crepuscular
Aire tendido tal cascos
en los pulmones ligeros
Canten el anillo en el sauce
La grulla en lo azul
La fiel corriente
El sedal compartido
La abstinencia
Astrales entre el rayo
los cabellos usurpados
olviden la caricia
Quebranto que cuelga
desanudado
en las algas violentas
de la cama
                      7-diciembre-2012
De la espalda soberbia la muchacha
jamás instó un mediodía
que como aquel espolease el veneno
innato a las espuelas de la luz
Verbo conocido las dactilares del amante
cumplieron la aparición
y de lejos errante el retorno
sucumbió en la ebriedad sostenida
                      15.noviembre-2012

miércoles, 30 de julio de 2014

El aullido de la ceguera
lleva en los pies el olfato decidido
de los ataques que diseccionan la consciencia
Hay un retiro gris
que rompe las incoherencias
Definitivo y umbilical
con el cese de la escasez
En las manos las limitaciones
explican la verdad
de los cimientos deficientes
En cada borde
está la respuesta al consuelo
Donde es necesaria la paciencia
se abren las hojas de la ofuscación
para descanso de briznas de virtud
Gárgaras hace el idioma
con banderas empapadas de molestia
Es falsa cualquier venta
La resignación sabe
dilatar muy bien los laberintos
                  31-julio-2013
De instinto y destilación lenta
es el alambique agazapado en la memoria
A veces repugnan sus licores amargos
En ocasiones sus fragancias cansadas
aburren como maletas cerradas largo tiempo
Pero siempre hay días inciertos
en que un hilo infalible
llama a respirar en bruto
esa fugaz indolencia de altas aristas
                         1-agosto-2013
La infancia a tiempo completo se abraza
a una sola pieza
con la misma consistencia
que el comprimido precinto de las encrucijadas
Arde suntuosa
contra cualesquiera leyes
dejada de justicia
en los rictus del sarmiento
y las bocas arraigadas al raso
En torno a la tenacidad
no hace ascos a los gorriones de la congoja
Ni aletea en los desechos
Ni alerta los perros ajustados a cuentas
En el exterminio de cada aguijón
aupa la más brava de sus fibras
Se adorna con hebras de la corchea de los parias
Solitaria de vitelas
Bajo la lente de la gesta
Vértigo revivido en cadenas
Mellado tras la enajenación
Al abrigo de los escorzos
                          2-agosto-2013
Nubes y claros para cada postigo
tan lejano al olor de los ojos
como la experiencia en las curvas del destino
Obsesa indiferencia de las perras
que orinan en la grava
una inesperada oración
por los dolores matutinos de la oscuridad
Crianza de míseros aturdimientos
que la agitación en pausa
difumina de la narcótica vía
tan arcana como el orgasmo tórrido
Hábitos de la vesícula
encarnados en el abstracto sopor
que apegado a las escamas de las calles
deglute la urna podrida
casta como el sexo laico de yunques
Ya deslumbra la ingenua ceniza
El viejo sudor se restriega
en los dialectos de los humedales
Los perfumes hacen endurecer
la sangre arañada de las farolas
                       2-agosto-2013
Confusa boya en el aire de las piedras
Por qué pretencioso caleidoscopio licuada
Si ya el mortero perdió la gracia
Y las cúpulas son vértigo fingido
Encierra la segadora de la rueda
El azote de la risa comprometida de los tábanos
Alianza extrañadora como los colgantes bravos
que no autorizan ser presa expósita
Nunca desde la esfera fue el viaje
un desprevenido caparazón de perspectivas
Tan sólo la oblicua azotea de los cauces
Grita la humildad
de quien asciende el odio primitivo
De la placenta ciega
la prematura inmunidad
decae con el calor de lo remoto
Simbiosis inodora de los huesos viciosos
que escampan cuando los escombros
deshidratan el presente de tibia angustia
                               2-agosto-2013
Bosques en los que el prodigio
es un textil de la quietud
Incontable perdón con frío pasado
Húmedo cambio de los días
Arquitectura y éxtasis nunca agotados
Reposan las voces en la gratitud verde
Patria de todas las cromáticas envolturas
Apurado infinito que no aplaca fuerza alguna
Como onda nutre lo indecible
Libre de molesto ropaje
obedece los estrechos alientos
El veneno tierno de los temblores
La didáctica brisa postergada orgullo
Deshace poderes con entusiasmo audaz
Solemne desde la mudez de armonías
En papiroflexia feliz
Penetrada de pausa que no rodea aliento
                             5-agosto-2013
La quimera ebria de ternura
asoma en acentos
En los heroicos magentas
En viajes secretos del ansia
Desde dolores enmudecidos
tiene arrendados vértigo y mareo
Viene rauda e intrépida
a abrir los poros de tiempo crecido
Purifica las enojadas mejillas
La madurez de los ensueños
Los cambios de camino
La mecha demasiadas horas encendida
Se sabe capaz de cualquier expiación
Reflectante libérrima
ve en los avisos la orden
que viene después de las preguntas
Es acogida y precursora
cuyos trazos no vacilan ley
indiferentes a ojos u orillas
                      5-agosto-2013
Acosa los aullidos de la voluntad
líquen liberado de manos
Confortable como amante
Tantas veces morada
Nunca falto de ánimo doblegado
Hay vicio en la plegaria mecánica
Negra herida yerma de la floración
Un nuevo silencio bárbaro
arde en las profundidades del terror
Remonte y esencia
porque los elementos sacuden el tumulto
Armamento espantado
que en las confusiones de la piel
crece los símbolos ocultos
Olvidada libación
Vástago de los cerebros anteriores a la verguenza
Escapa a la maduración de desvarío
Hierve la roca hinchada de presente
Hacia la luz las arterias esperan insensatas
                              5-agosto-2013
Incrédula se desliza la palabra
Pura como un dios antiguo
Acunada en las mentiras del agua
Es la guía que obsequia la labor
Ilustre como fortaleza
Don de la cima reflexiva
Recuerda leal los favores
Las horas prohibidas bajo el fuego
El tierno néctar de la tierra
Trono para el corredor de fondo
Ayuntamiento consolador de los errores
Cuando el poderoso la prueba
pronto gotean sobre él
las esencias hijas de la óptica
Partos de una maestría indefinida
Preparados soberbios
que no encubren contestación
                      5-agosto-2013
Vierte tempura la noche
en las reliquias de sangre
que descansan los estímulos
de razas enfrentadas por el archipiélago
A un lado rastrean la ligereza
los esclavos de la escalera
En otra lejanía imploran rabiosos
aquellos que cayeron
en las fauces de la disciplina
Ambos desean poder escoger
Pero todos poseen su propia mortalidad
La necesidad pervierte
a los más tenaces
Tragan el rayo sin esfuerzo
Conservan el mal en los frascos del infortunio
Desde el caos
gravita la cólera velada
apartada de los misterios de la caricia
                            5-agosto-2013
Una fuga de improviso atrapa máscaras
en un revoltijo que los elefantes
adivinan antes de verse esmagados
por las más torpes notas de los plátanos
Así es el circo de las emociones
Un mirto sabroso
Propiciador de la calumnia frondosa
y las medias de malla que desconcietan
el erotismo en tripas de saber mediocre
Paradoja es la brevedad de algunas sobremesas
que cuelgan de los nervios
cualquier exotismo
a pesar de la recompensa
por entregar indemnes
los primeros vapores del muerto
Altibajos casi religiosos
que no impiden a la atmósfera
derribar los castillos de arena
y ciertos pináculos
que no superan el período de desintoxicación
                            14-agosto-2013
La luz es espectáculo
Élite de los relieves
Compañía hábil de los ascensores
Un fenómeno sintético
No sufre miseria
Se atenúa con la amistad de lo extranjero
Obtiene timbre de los decorados de la placenta
Como carnívora fuma en los retretes
Se indigna ante la deforme vagina de los fetiches
Rechaza palpar los testículos de las brujas
Encera la descortesía con el escupitazo de los dioses
Es vanidosa como el reproche de los abanicos
En espontáneas conversiones profana estandartes
Abre la boca hasta tocar la ligereza de los talones
Entra en calor masturbando ochos desechables
Suda sueños en los que aparecen papagayos
Es tan antigua como la orina que retienen los relojes
Logra intriga sacando brillo a las bicicletas
                          14-agosto-2014
Participa el lobo en la cacería de guitarras
Como uno más es traidor
Tramposo por miedo al fracaso
Quiere oír la música de los cuerpos muertos
Se abraza a secretos radicales
En gestos graves comparables a la locura
Instiga y acecha entre las vegetaciones tóxicas
Hiere la luz reptando orgánica ansia
                         14-agosto-2013
Negro contrasentido de la voluntad
recorre la potencia áspera del dolor
Como migraña giratoria
se aposta en la pesadez de opciones inconvenientes
Así el arrojo lo tiene la ventana abierta
Pero no el cordaje de la confianza
Alzar las manos es como dar un mordisco
a advertencias firmes en su trampa
Está lejos el deber cuando se habita el desierto
La meta es el grito
Continuar junto a la pausa de la piedra
Es obsesión la tierra
Afianzado lugar de gozo claro
La escucha salva de colgarse
Como una llamarada arranca la fuerza
Y se es viajero a pesar del hartazgo
                                   13-agosto-2013
Debajo
En la boca
Preguntan el porqué del trigo
Nadie niega al pasado
La respuesta queda en la camisa del destino
Hasta que haya una nueva escatología
la crónica será la misma
Millones de sabidurías y un pobre
pudriéndose en cada esquina
Es así la razón de los territorios
No hay escobas para tanto tonto
Pero sí basuras y alquileres de militancia
Ideales impersonales de los estallidos
No engañan los golpes
En el extrarradio de los cuerpos
cuelgan invitaciones a la ignorancia más absoluta
Para quién comulga siempre estarán brillantes los zapatos
Y si no que se abandone
Que vague descalzo al encuentro de la verdad
La destreza aclama a las buenas dentaduras
Si alguien se cae y rompe la crisma
que no se obstine
Lo primero es un buen seguro médico
                                    13-agosto-2013
Hasta los fondos recónditos
los azules muertos
trocean la malograda herida
apostados en un orden
atrás de la sospecha
Vuelven de cercar
la mancha memorial del miedo
Parten en dos el perdón
Colocados de adulta madera
Paternales como remolino en vísperas
Nombran la semana desolación
Cogen por los pies el exceso de noche
Licúan de urgencia los apellidos
Remedian el mestizaje mineral
Pero nada solucionan en los túneles
perforados en los recesos de egoísmo
Ni imparten cotidianos cálculos
de masturbadores vaciados
en obediencia a la duda
que decide piedad en la tierra
empedrada de sentencias
                                     13-agosto-2013
Cercanía última antes de la conquista
Presentes residuos que serán luz
Desapego por las interrogantes desafinadas
Callan los plazos de azul
La piedra ata la verdad con huérfana desidia
Es la carrera inicial
Aunque vendadas las cabelleras
encuentran tropiezo en la copia
Manos abiertas como himnos inmediatos
tocan los orígenes maduros de apoyo
Se ensucia el bisel de la mancha
Negra raíz imprudente
que mueve insaciable los salitres
Han llegado hasta el costado
las afueras de los dividendos
Lógica del uno reunido
El alambre aprieta imperativo
Desde el golpe anterior
los modos de sostén
demuestran inseguridades impasibles
                            6-agosto-2013
Retroceden los paralelos de hilo previo
a los juegos lúbricos de la realidad
En la tiniebla lo cotidiano
perfora coacción independiente de la ausencia
Derrotan los entretejidos de la bitácora
Humillado el rumbo
que adelgaza en el fondo definitivo
Se nombra pasión cualquier brote
supuesto supremacía de adioses
Fragmentados derrames de la astucia
desaprenden hábitos de compacta antiguedad
Tardío el color inicia ubicación
donde la talla presenta claros síntomas de declive
En torno al pensamiento consentido
el desnudo interno de la inminencia
acierta los miedos de pisadas como labios
Fatiga la ceguera de transporte visceral
un misterio arcano
como la atracción de los recuerdos
                                      6-agosto-2013
Gorriones a cientos rotulando el cielo
de figuras abstractas y fugaces
como un sexo que envuelve cálido el nuestro
Donde en dos puntos rompen las aguas
los picos de la historia
articulan el mecanismo clandestino
que cuelga en la periferia de la memoria
Gorriones a cientos ocho y media de la mañana
en los árboles que bordeaban
las entradas al instituto
como cenizas en un cenicero
tras una larga noche de lecturas
Piando un inventario secreto
ironía de los nombres en la vertical
Allí la luz parte identidades intensas
Hipnóticas como consumación del habla
Fuera de los pavimentos roncos
Respirando la unidad sustancia de la mirada
                               6-agosto-2013
Retienen el descanso para albergar un final
Son cuerdos vestidos de crudo metal
Crípticos se amparan
en la unicidad onírica
Empujan tumbas
para roer mostrándose
Infatigables arrancan
de la sed los pañuelos
Pasan el grito bajo las puertas
Aprietan el dolor
en las agujas huérfanas de culpa
Acosan en madrigueras mutiladas
un reguero de acallamiento
En las larvas lacran
posibles traiciones
Cada amor en el abismo
escarban con ojos
que no soportan la alquimia
Quietos son iguales a la fe
                      11-noviembre-2013
Pusieron cerco a la intimidad
Salvaje ceguera en cada agujero
Para no huir en otra deriva
los fluídos se abrieron a la danza
Soplaron en el rostro de la cosecha
hollando en pupilas plenas
la cita que quieta
censura la regla
No se adentran en el saber descalzo
pero llegan a la avidez
Completos a pesar de la fatiga
Con el eco de la madrugada
en los retorcidos cansancios
que trepan las rejas de la pupila
La grieta otra estela
del más puro zumbido
En cada cicatriz
escuchando un jamás al mecerse
Sin terminar el hambre
postergan pasar una nueva despedida
                       11-noviembre-2013
Han dejado atrás el horrible temblor
De los techos no hallan el antes
El más puro embrión
en la soledad se recoge como esfera
Donde muere el polvo
deserta un verterse de la partida
Hay fiebre sobre la ropa
En llamas la antiséptica salvaguardia
Elección donde se bifurca el inicio
Se ausentan hebras revelada la espera
Entre puertas gotean las debilidades
Mantiene el humo un agua
huella en lo borrado del salto
Hay raro aleteo adentro de la hendidura
Es igual a frágil lo viciado
Pasa yendo y nombra sin mirar
Digno de estela
Cinta que atraviesa
el relámpago
en parte propiedad
de los claroscuros de la linde
                  11-noviembre-2013
Hacia donde el paso dilatado
arranca un misterio
y las salpicaduras de los espejos
corroen la lejanía
los metales inclinan tan sólo el reflejo
Sin salir las ventanas
en el humo
Ni el hombre
en el marco extraño de la salitre
Como un puño que cruje
Tampoco cada borde
va dando su apenas deshilacharse
No atraviesa el varado fondo
La espuma aunque desborda
los surcos acerca
al interrumpirse la mirada
Manar anciano de los pelos
descalzos en el azar del cauce
Un cumplimiento en el muro
por veces límpida ausencia
                           11-noviembre-2013
Abordan en lo hondo el cielo
con el latido de las hojas aminorándose
conforme avanzan
Con un sacrilegio en los costados
a la espera que ondeen los bosques
buscan la noche no mirada
el doble oculto de la respiración
la señal que indique
el abrigo de lo fugaz
Como el peso que regresa
aunando dobleces
en la sombra abierta
que es a la vez luz
Una pincelada como un tajo
Encendida de arrojar nombres a los lados
La osadía de la raíz
Ser la última línea
en los arroyos entregados cayendo
                             11-noviembre-2013
Fríos metales se les hunden en la cabeza
Pececillos azules pueden verse a través de sus ojos
Les acribilla la sesera el temblor de las resacas
Quieren el advenimiento de los alcoholes
Loan a los licores mientras lloran sin compás
A algunos en el pecho se les atraganta alguna copa
Los más borrachos se beben la barra y al camarero
Alivian las raíces negras de los pies con fuego purificador
Fuego que avivan con más alcohol
Pero les confunde la sequedad de boca
que como un globo aeroestático
no son capaces de sacarse del pecho
Tiran de una cuerda que promete nuevos vasos
Tiran y tiran toda la noche y toda la mañana
y toda la tarde siguientes
No tienen cabida para otra cosa
No se dan un respiro
El declive sensual de sus manos
atrapa el vacío reflejo de los amores perdidos
en ciertos momentos que la lluvia
les tutea al oído
                         8-noviembre-2013
Signos que evocan el silencio
La potencia ilimitada
Un ejemplo de criterios
La unión de dos espacios
El sonido cuelga de un sueño fragmentado
La geografía del remordimiento
Abyectas dudas descienden el sudor humilde
Se conserva como probable
una multitud
Otro nosotros
De esa manera que es una la risa
cuando son varios sobre el mismo tablero
Algo sin revelar
Una fotografía de alguna reflexión pasada
Olvidado el empeño y la localización
Quizá la saliva en el entresuelo
Quizá la ambigüedad y el pezón inflamable
                            7-noviembre-2013

martes, 29 de julio de 2014

Quisieron zozobrar tercos
en el asidero sólido de los nudos
Interpelan al trazo
tiritando en la esclusa
Como si de la vida
la inocencia anciana
los remates iniciara en vilo
Cada deuda en que apoyar
tanto a veces
Vacío de arena un pájaro
mira el reloj
Son el pan y los gritos
que marcan otras horas
En la cima ronda un andén
Una tatuada distancia
El círculo para encender la herida
Con el abrazo
la piedra no derrumba el sacrificio
Retienen para el duelo
la cruz como trofeo
y el moho como victoria
                   11-noviembre-2013
Una trinitaria punción en lo increado
Resonancia y ofrenda
Acogida en el barro la palabra
No extiende la muerte nervadura alguna
En sí incendia desnudez
Ocaso que perceptible entra como caricia
Parto de un asombro
No obstante esquirla y ahora
Soslayo tambien
Tambien claridad
Y herradura de volar en el camino
Y perdón como un hambre que se revela
Quiebra lo uno
Nace alzada la sed de afuera
Ni un regreso alarga el silencio
Unir es encuentro siempre
Preludio de lo presagiado
La luz esa quimera
Confeso interior anunciado
                          11-noviembre-2013
El polvo les volvió a todos al viejo solar de antaño
estrecho como los contactos de clase recíproca
Podían malhumorar ese gorjeo aparente
que en los pináculos hacía echar la vista atrás
Creían fríos balances lo que el relato
enumeraba al continuar dormida la pregunta
Prestaban mucha atención a las motos escindidas
cual ventanas primogénitas de la lluvia
emulando los apéndices de nocturna alevosía
Tomaban direcciones hacia la edad clara
para contarse entre los verdes rasguños
el cielo abierto a la mina aromada por los muertos
Querían emergencia con la fijeza de los fotogramas
para oler sobrevividos y levantar en las paredes
otras vidas en curso distintas del incendio ficcionado
Tosían para empujar el lento vientre de los años
y repetir las mismas manchas en los reflejos
Desde la primera duda anhelaban la sombra descendida
El talento del hierro tendido
El acantilado elevando la madriguera
Las espadañas doblándose fuera de las cartas violentas
Acababan con frecuencia en el pie irregular de los días
                             12-noviembre-2013
Abrieron rigor donde los pájaros
y el desierto tenían bordes
Y los nidos eran un asalto suspendido
Fueron de trampa en trampa
con melodramas bajo el brazo
Esbozaron medias sonrisas
a las serpientes pacientes
En pleno callaron hasta decir el grito
Y estallaron las gafas
como historias de agujas en las arterias
Y su llanto tenía
los barrotes de la resaca
Y para soñar tuvieron
que lamer la sal
en los pozos de los suicidas
El perdón reclamaron
a los pies de cada niño muerto
Las cañerías cayeron
en una hedionda pesadez
El examen dejó flores
en torno a los sombreros
                               11-noviembre-2013
Masturbación compulsiva que codifica los silencios
Húmedas horas en que chasquear los dedos
es la única ocupación posible
Haciéndolo palpitan peregrinas amarguras
Soliloquios para un autoanalisis de la tristeza
Pasan rozando primitivas percepciones
Mujeres inacabadas en los socavones de la memoria
Grescas que acabaron con dos cuerpos frotándose en el suelo
Pétreo asentamiento que araña las fisuras del crepúsculo
Monotonía de la voz cubierta por los rizos púbicos de la pregunta
Cómo cambiar la incertidumbre que avanza quieta
Los presagios están tendidos en los campos en letargo
Faltan muestras de sudor que den lustre a la espera
Un grillete derrota el destino cuando demuelen los tejados
El insomnio encierra un cielo aciago
                                8-noviembre-2013
De la arena un ladrido guardó el hermoso oleaje
Fue secreto de la patria la tez de las preguntas
Se comprende que cayeran algunas palabras en los agujeros
No era tiempo para el nudismo en los filtros de la saciedad
Esquejes de las paredes quedaron atrapados en puerto
Un curioso algodón atragantó la boca del vertedero
Se esperaba la llegada obediente de otoño militar
Pero lamió las axilas el viento de la danza perfecta
Se incineraron los clavos que superaban un calibre peligroso
A las puertas repugnantes se les bajó el volúmen al máximo
Sin sentido apoyaron el culo las cicatrices en el hocico de los epílogos
Las casas antiguas mascaron buhardillas durante varios días
No había vendaje bastante para tantas ruedas chorreando futuro
Se trituraron triunfos con atención a la antiguedad de la adicción
Los oficios fueron detonante de mal afilados egoísmos
Una pistola se colgó en los cuernos limpios de la luna
Se hicieron sofisticadas apuestas sobre hormigón demasiado débil
El hierro evolucionó gracias a la buena voluntad de los anillos
En los charcos los renacuajos volvieron a la galantería del manoseo
El examen dió cuentas en negativo
Las espinas tuvieron que volver al psicoanalista
                                   8-noviembre-2013
Sexuales pisadas de los tigres en aptitud de libertad
no disimularon el vientre prominente de los montes
Dondequiera que se mirase había recogimiento
Apostura de repetidas caídas y posterior entusiasmo
No existía ya correlación alguna
en los sentidos peregrinos de la razón
Eran lascivas las resplandecientes comunicaciones
Un híbrido en partes como miríadas de fascinación
Tal como un puente trazado en el cuaderno de un niño
A nada era atribuible lo que sostenía
o hubiera de sostener la cordura
Los paraguas daban consejo a los árboles pedernal
de corazones naranjas hermanos de la conquista inquilina
Eran muchos los estómagos con margaritas azules
concediendo breves indultos para la protección de ombligos
La eternidad regaba los líquenes ermitaños
con el imperturbable arrojo de la libélula
De cieno era el cuidado de la persuasión
antes de cortar los alambres de interior de la tormenta
Había plagas en las lluvias impúdicas
que abandonaban la película
aunque la nieve fuese leve como la membrana de los días
                                    8-noviembre-2013
Revelar lo inalcanzable puede zumbar
demasiado tiempo dentro de los oídos de un hombre
Acabar por despellejar la inocencia del loco
antes que termine de piar las toscas obscenidades
que dedica en los huertos
a los hermosos muslos de dios
Saber que tocar la herida es el culmen
en el imaginario de los dictadores
trasladaría el furtivismo material
a las herramientas que templan la consciencia
Después de la muerte en la cruz
dar alguna posibilidad a la rabia
O a la variable inconsistencia de la ebriedad
Aliviarse de los lamentos
lamiendo los falos de los demonios
haría de la virtud contradicción
que sólo la hondura de unas buenas heces
liberaría de las volteretas y cabriolas del mal
                     7-noviembre-2013

Cribaron el día los vientos de la urraca
A escondidas el homenaje redujo los rizos
Hinchados saludaron el hedor de la vaca
Se lanzaron en una tiniebla animal
Rasgaron los sedimentos de las leyendas
En los amarillos retazos de viento
elevaron martirios y reflexiones
La comprensión encerraba el placer blanco
De la sangrante juventud abrieron el despojamiento
En los sueños puros limpiaron el pecho
Enredados corrieron por veces al arrullo de los ríos
Penetraron los labios de los campos
En los secretos creyeron ver la indestructibilidad
Trabajaron a fondo las cautelas con el afecto
Se guiaron por manos cuyo olor les salvó el valor
Rechazaron de los cuchillos su brillo pisoteado
Se ovillaron en nidos de adormidera y seco cuerno
La dispersión les agredió en el descanso narcótico
Algunos murieron bajo los ecos de la guadaña
A otros les desgarró el tridente picaporte de la culpa
Hoy se alternan para probar algunas llaves
No todos cruzan siempre la misma puerta
                                           7-noviembre-2013
Las ramas segregaron pus perplejo
depositario de tos no callada
Cruzando las canas magia negra
ignoró el abandono de la espera
Mientras caían los sonidos
la caverna dió golpes
en la oquedad aniñada
El elogio a escondidas
usó el cinismo
para humillar la eyección de espanto
Locura y erotismo contagiaron
las abreviaturas en desarrollo
Hubo desgracia de medieval majestad
La periferia fue el pañuelo
Inútil ayuda de los peldaños
Incitador calcañar donde el desgarro
condenó las nómadas fisuras
Inclinaron el desastre
los géneros enfebrecidos
Se cumplió el sobresalto de los mártires
Los espejos aullaron el final de los desgarros
                           6-noviembre-.2013
De los ojos descendió nadie
con el consuelo de los pies y una oreja
contemporáneos del siglo ahorcado
Credenciales de sangre
Varias toneladas de inteligencia
El narcótico pasmo de la tecnología
El duelo grafió una diáspora
resonando en las vejigas
Hasta en la arcilla
los insurgentes bulímicos
vomitaron la apatía de ceniza interminable
En bultos masticados el vertedero
pagó con la complicidad de escarabajos
a las tijeras en vilo
Ciego asco arrodilló el anonimato
y las torres chillaron la calumnia
La bellota empuñó el crimen sin vacilar
El saco calvo de los pedazos de luto
hizo punciones a ciegas
en el suelo amarillo untado de mentiras
                             6-noviembre-2013
Estirpe en cornisas entrecortadas
Aleros con crin de los latones
Ideal el dibujo al compás
Tantos senderos rubricados después del bostezo
A buen paso el rumor como el óxido
Vacío flotando en raíles
Se levanta doblándose el vómito
En rechazo un despuntar
El día a horcajadas
Semblante tapado
Río por debajo
Arrojado el yelmo
La prostitución diminuta como el canon
Arpones devotos de empeoramiento
Inmaduro apunte en la almohada orgánica
Sufragio antitético de los indicativos
Gris tráfico de lágrimas
Hurones en el desfiladero
Comisionados de vigilia cayendo
La rapidez el celo cribado
La confinación como irradiante escuadrilla
Eslalon reflector de la sierpe
Grima escudada junto al aplastamiento
En las vallas un rasgueo de los hechizos
                         4-noviembre-2013
Vaharadas salinas ayer frases inconexas
fundaron la base inmóvil
de turbas apareándose con la ligereza
de la rueda Liviano emplastó
el submundo la germinación
externa de los acentos Claro aire
en el deseo de las figuras
propició el vértigo a merced de las reglas
Diciendo su ardor apartó
la arena las cumbres infractoras
En origen saboteó la hendidura
las labores de desfallecidas esferas
Los sótanos voltearon frecuencias
El abultado remilgo de la noche
abofeteó la enjundia Apropiado
sustento espolvoreó la tierra La cera
como luciérnaga soportó
el atrevido orgullo en retorno
Fue la distancia un bullir de gestos
Pretendida punta tan elemental
como la codicia que asienta el humor
                   4-noviembre-2013
Hubo revuelo la noche que los idiotas
visitaron la ciudad Dejaron los afiladores
los jardines para refugiarse en los sótanos
Cerraron las ventanas los adúlteros Las amas de casa
se tumbaron en la cama a la espera
Los gemelos decidieron anochecer abrazados
Las risas de los ríos perdieron soltura
Y la puntualidad de las estrellas
se vió arrastrada hasta viejas tabernas
donde los borrachos bebieron el último insomnio
No precintaron las salidas los timbres
La sonámbula lucidez de las abuelas
abrió los grifos durante toda la madrugada
Llegó la mañana Apenas quedaba una docena
de desgraciados en las calles El carnicero
a pesar de carecer de autorización
les reprendió con los fantasmas de su entrepierna
Huyeron como la chusma que eran
Hasta romperse en un contrapunto
de fantasía y el absurdo vacío de realidad
                              28-octubre-2013
Derraman en la garganta de la orquídea
la salvaje carrera de errantes alturas
En la cursiva de tiempo cavan
hasta de repente verse rociados
por el complot florido de los nombres malditos
Chismorrea el diente de león
en los campos que el verano convicto
puso invertido para los fontaneros de las reformas
Provocan nuevas teorías los vuelos escandalizados
y en las afueras criminales
salpican las hélices secuestradoras de dignidad
Así están las alas en los sitios equivocados
Los carroñeros desconectados
fuera de fecha en las neveras
Y los destellos de los niños de dos años
que corretean en los pasillos de la verdad infatigable
circulan como combustible
para aminorar la impotencia de tránsito
entre dos desvanes
El bostezo es un desafío del ingenio
cuando las mandíbulas no tienen herramientas
con que subirse a los árboles
                                 28-octubre-2013

lunes, 28 de julio de 2014

Cadáveres en traje de abstinencia
tiemblan enloquecidos en comedores sociales
De las colmenas se descuelgan malheridos al acecho
que atraviesan los puentes
para llegar a una nueva orilla
igual de mancillada
que la de donde partieron
Dinamitan el sueño los inmigrantes
con la furia morfológica de las espinas
Renquean hasta engendrar la alitosis
en los cubiles de la sombra y la nostalgia
Es la génesis epitelial de la tristeza
El gérmen de ingeniería harapienta
El chirriar de guillotinas al punto
para un banquete de odios
Nuestro tiempo es de pan de invernadero
Vientos de microondas
Pluralidad criminal de mandíbulas en capilla
Taladro de gritos que rompen el día
                      26-abril-2012
De los cubos de basura
deformes manos incorpóreas
estrangulan
transeúntes hambrientos
El cansancio encarcelado
en los estómagos vacíos
parece preferir la tortura
a la pena desesperada
de ladrón de latas caducadas
y verduras a medio pudrir
Esclavos de toda raza y lengua
ya no tienen capataz
que les atosigue a latigazos
Hoy a principios de la segunda
década del siglo veintiuno
las ostias vienen de bolsillos vacíos
Su olor a asfixia
daña las miradas
y yerma las entrepiernas
Cada boca escucha un dios diferente
Los pies son libres de detenerse
ante los labios de cualquier zapato
Un río perdido de voces
devora truenos
y una rotación inacabable de nacionalidades ametralladas
                               24-abril-2012
Dónde mejor muelen las agonías
es en la cabaña del pastor
que aulla entumecidas noches
con la euforia del lobo hambriento
Desinfectan los establos del alma
millones de polillas
con elaborada paciencia
a la llamada del destello viático
Fustigan el aliento
si alguien crispa las raíces
Descienden a los huecos robados a la vida
oráculos de gaita
arrostrada de las tapias del pulmón
para que resuene la extensión de la ciénaga
en los añicos de niños robados a la inocencia
Los esqueletos férreos
cruzan las espadas
en la tradición de un sol insólito
Malas hierbas
horizontes guturales de la rata
crían en las almohadas en sombra
de los armarios
Las garzas encuentran el tránsito de Dánae
bajo la lluvia dorada de dvd s pornográficos
                               23-abril-2012
Gotean las nubes en el páramo
Los primeros gusanos
devorarán los cadáveres
recién vomitados por la marea oceánica
de los odios de raza
Una plaga de venas
se abre camino en la tierra
Brota una seta cardíaca
y encajados en el ciprés
penes y vulvas arrancan savia
de las convulsiones del ocaso
Yacen espinazos víricos
al acecho de neurosis oportunistas
que despellejen los engranajes del barro
Se escucha al infinito
en el cubil de voces
recogiendo pueblos incógnitos
para volver atisbo
el dolor de las madres uterinas
de cobre apenas audible
En los precipicios la corneja
saborea insomnios
que perdieron el coraje
después de las seis de la mañana
                             24-abril-2012
Vuelan anacrónicos negros
moradores en los signos del enclave
hacia el enigma latente en las pesadillas
Esa escisión a ras de la respiración
Entre tanta tumba que no termina
de digerir a sus muertos
Sacrifican los helechos
los primeros terrores del parto
El esfínter del mar
habita en las redes de pescadores
Hay una consciencia silente
drenada en el viento del norte
que los caballos retuercen
en el interior de dialectos inexplicables
Erupción inalterable de lenguas
Migraña tentacular
de calma fatalidad
Siempre en riesgo de sequía
Trasquiladora lenta
otorgada a los pies de la desaparición
El chamán embrida los ancestros
                        23-abril-2012
Muerden la lluvia los dientes del raposo
Meigas ocultas en los tojos afilan el insomnio
Una procesionaria de neurosis
se arrastra en el lodo terapéutico
Humean los lacrimales ante el candor
de heces expiatorias
Y el cuervo se adentra en los úteros de la tierra
silencioso
como una bacteria
Habrán cerrado la espita del gas
los soles helicoidales
o estarán esperando que la geometría exacta
de los suicidas
parta por la mitad la esfera
Los insectos se plantan en la respiración de las piedras
La redención desvirtúa al asesino
Los astros hacen miel con la náusea
El horror es capicúa
Como los pájaros que se comen la descendencia
de cuya semilla el tortuoso destino
estirpa todos los sacrificios posibles
                      23-abril-2012
Armada con un débil palo
Una levísima anciana de levísimos ojos grises
me pide silenciosa casi
que abra el vertedero
y le alcance una bolsa de desperdicios
para sus conejos
Tendrá una madriguera en el estómago
O hambre
O hambre y vergüenza
O años de hambre y años de vergúenza
O debilidad por los años
Debilidad por la vergüenza
Debilidad por el hambre
?
              18-abril-2012
Una base de grava
fecunda la chimenea de madrigales
Ateridas las cortinas
encuentran la residencia
Sirenas espectrales
oxidan el arraigo
Y los conflictos se funden
en la proyección de sí mismos
Las ancianas chorrean folklore
de usual platería
como referencial
prostituída sordera
en mórbidos adentros
Cobarde siglo de benevolencia decadente
Fin de estirpe
Fin del fin
En un rictus de corrupción
hace la faneca los veredictos
                                   18-abril-2012
Se instauran reflexiones de orvallo
en las cátedras de abril
Un benigno auxilio
en verdad destierro
sigue ratones
itinerario de la infancia
No hay eco de ostentación
Los ojos malvas
Hogazas de pan
A TÍTULO PÓSTUMO
Como el cuco
aliteran la mañana
Hechizos de memorias
pestañean en las grutas
Unidad en las yemas de la artillería
Encapuchados unánimes
Verticales a los óvalos
Y en trance las frentes
retienen la dependencia del relámpago
La seta se abre al ritmo del relieve
Vuelven a la hoz las suturas
De pureza los arrecifes
acorralan el pavor de un haz
Luego las ingles de yesca
se retiran a los nidos
                                   18-abril-2012
Arrastran huesos los rastrillos
Vigas del invierno injuriado
al sesgo orientan secretos
Los parias amarillos
piensan encender los motores
En el agua las rutas queman el incienso
Llamean las uñas
un ansia de pianos
fauna de los muslos
La mecánica de estatuas
rumorea de venenos rugosos
Alzan las horas
el pie dialéctico
Remonta la tensión
el humo lacustre
tatuador de nostalgia
Aquí son bienvenidos
los espejos báquicos
La carne consagrada
Permanecer ayer
en las sienes
La bruma estéril
envidia el cuarzo hondo
La Galicia atópica a los tiempos
                   18-abril-2012
Granito díptero de lluvia opaca
Trasquilan las horas erosión en los pulmones
Certeza de roce atrapado
Frío clavado en la ceguera
Cortafuegos dental para perecederas histerias
Concentración disuelta en los cardos
Las calles amargan
el arrastre de hígados irónicos
Los precipicios satisfacen
la fiebre en la batalla
El nácar de los montes
incrusta balas en los puentes
Vuela el Miño casto
barroquismo antes de solsticio en seat 124
Desaparece la orina del niño
Hay edades que los metales
fueron deformados
                              18-abril-2012
En el sur líquido de la ignominia
Antes de repartir los excrementos del motor
O tirarse todos a lomos de la espuma del odio
Saludan desde sillas de ruedas
Con la pija enharinada
A punto para encular los detritus
de una vuelta atrás en los calendarios
Qué ojivas hay que tener en los cojones
Cago en las contras que no golean
Si los estadios bilingües odian
no van a querer piedra las gargantas cauterizadas
De entretelas sinfónicas
Retretes suicidas
Irrespetuosos/absurdos como la esfera
Reescriben el blanco de la historia
Colmados de abono primera calidad
Que haga crecer lenguas
Que jamás pondrá fin
Ni punto
al sometimiento de sangre
como herramienta de los ritos del poder
                          18-abril-2012
Íntegros penachos de la cañada
lavan de rocío cocaína
y la leche espesa de las mujeres
lava el interior de arterias tóxicas
Justo cuando el músico las baquetas
consigue que ladren
de tanto picar carne
en los lavaderos hartos de los trinos
El escardador de equipajes
abomina de la paz
borracho el cutis de la soledad
Estirpe geológica de albornoces
Dictado de carniceras
Mofletes sonrosados cuelgan en viñas
y un avestrúz orina en el Miño
Dan razones las propinas a inmolarse en cantos rodados
Decapitar niebla
O abdicar de grifos
Ingles colofón de narices
No es cosa de afirmar con sal gorda
las agujas en el yermo
vocabulario
Casto
Rebozado para una primera fritura
y la devolución de preñadas
obligadas al vuelo
                           18-abril-2012
Quién de la prisión arranca el vello
prepare memoria
pues de las tumbas ha desaparecido el espacio
La putrefacción mejora en la libertad
de guadañas retorcidas
Modernos vigías de las plataformas del esplotador
Cruzan equis en las fronteras
Solemnes unen ombligos
De las almohadas saborean el significante
Se divisan hinchados horizontes
Contrabandistas de tachuelas para los culos
Divulgación total de los amos
Historiografía desgarrada en el congelador
Qué signo de lobos
en el stop de los paritorios
a la espera de fauces
que abran el pescuezo a los semáforos
Las zancadas de Sade
en la porcelana de las conserveras
Los bostezos convexos de la metalurgia
oxidando los cielos
El mar diseminado de pescadores
que afinan la flauta en el sexo de los erizos
Hay claraboyas que romper
porque son como toros resabiados
                               18-abril-2012
Enaguas en las billeteras paralilelípedas de la sinvergüenza
Acá tomates en las retamas quemadas
Allá el busto de la diéresis
para tribulación de los imbéciles
Cada pocas monedas un adusto cuervo
curvilíneo hasta en la mortaja
abre a lo invisible la provincia medrosa
Rascan los roedores cubos de basura
Islas del tesoro
que la cuidad arrítmica
divaga en los puntos calientes del diminutivo
Amarillo trigal entusiasmado por el latín
liga berzas en las puertas de puercos sin piara
En lugar de disparos la mañana
apunta cirios admirativos
de rigurosa pisada en los embalses
Rechinan las hélices
Te comunican con la dentadura del desierto
Abrazan el raspado de afuera hacia el interior
Clásicos penitentes de psiquiátrico
matan la náusea con píldoras maquileras
A la telefonía cabrona se encadena el pueblo
como años ha a la automovilística de revólver
                       18-abril-2012

jueves, 24 de julio de 2014

Los modales de la piedra
tienen la fría constancia de la llaga
Así lo pensó en la muerte
el envés de los aromas
Contra las moscas que odian sin saber porqué
Como tambores chupando la esencia del héroe
Desesperada la casa
el hábito llama sepulcro
De los lados la paciencia
tiñe sólo el ardor de la espada
Se dice que hay pelos en la saliva de la negación
Que tiene atado el labio un freno
Que el misterio es una hervura de la pedriza
Así lo marca la bala húmeda
Los ladridos del perdón
La lengua de los cuchillos
Es terrible la risa de la piel
El baile del clima en las cárceles
Los homenajes deshabitados
                            11-septiembre-2013
Danza el cuello en la órbita de los destierros
Ligero se embriaga el remedio
contra la cuchilla
Ya entran a la sangre
las primeras colinas de veneno
Muchos quisieron olvidar el saludo
pero aumentaron en turbación
la tinta tierna de las manos
Hoy se mezclan las armas
en los tórridos pulmones de la pesadilla
Los pañuelos recogen esputos
que no advierten las señales de peligro
Y el vino es menos verosímil
que los delitos de la hoz
Embarga la carne un halo de degüello
consecuencia de la dócil inspiración de las alturas
Resignada inquietud de las extremidades
que transportan la elocuencia
a los tiempos de historia pronunciada
                                   17-septiembre-2013
La audaz pupila de la palabra
sonríe a los susurros desnudos del círculo
Hay en la tierra visiones
que conjugan el pasado dual
Conviene a los encuentros
un lenguaje sin cuerpo
Un ala que augure
la imagen en los impulsos
El retorno en la seguridad
de oscilación
                        Esa perla en la práctica
inversa al placer borracho de la espuma
Donde los balcones
                                   servirán al útero
conforme la camisa de los océanos
seduzca el descalzo cuello
de las esdrújulas posibilidades
                               17-septiembre-2013
El ritmo del asombro disuelve
los secretos
dejando atrás un extravío heredado
que la mañana despierta
para dar periódico cultivo
a las cruces que todavía bostezan
Es por donde deambulan
las gargantas recitadas
que la enseñanza
alinea las cuentas al oído
Principio para la duda
que deseable domina
los juegos rojinegros del placer
Esfera que reparte
la no detención de blancura
libada en los nidos
por los roces condicionados de la atracción
                           17-septiembre-2013
Sale de la crisálida un dios roto
que ha tardado decenios en decidirse
y tiene ya confusas greñas y uñas ofuscadas
Parlotea en vaivén de impaciencia
a los sentidos de los líquenes
vuelto cuando se le presenta cruz alguna
al espanto en la escotilla de la frente
Es arpía de masculinas alhajas
que llegó a deshoras
y a deshoras ofrenda un rancio olor
En sus ropas o más bien colgajos
lleva la ruina y la enfermedad
en las pocas letras traducibles
Brinca ante cada horno
las tardes de intenso frío
con extrañas cabriolas
que le trasladan a los sueños del infierno
sin poder ocultarse ya en su escondrijo
                                 24-septiembre-2013
Lloriquean en los pechos de las niñas
miniaturas de la noche
que menguan según qué pensamientos
y qué día de la semana
De los huesos de la angustia
extraen predicciones las sombras
que cumplen mejor en la quimera
según sea la matriz pregunta
o enunciación sutil de olvido
Ya no son carga los deterioros
ni la incontinencia de los gritos
pues han sido segados con la hoz blanca
los atados vericuetos de los sesos
Y aunque hay agazapados rincones
el ímpetu y la lobreguez de la culpa
difícilmente se impacientarán
por la concesión de nuevas aguas
que vengan a aliviar
los feos cenáculos de resignación y presagio
                              24-septiembre-2013
Convexidades consignadas en el descenso por la arena
Las plaquetas resumen las variantes
El siseo húmedo de traducidos tallos
Cañas en el movimiento sordo de infinitos
En reposo cuenta el toque oceánico
La marca en la piel de la roca
El vaho interior de la conversación
Un intrincado sudor claudicante
Indicador de los contrapesos
Nuevo consumo en el ruído electo
La orilla trama la adaptación
En la demora y en el marco de la periferia
Alto quiebra los métodos el terreno
Mutuo ámbito de estéril contención
Entre las invasivas particularidades de carácter
A pie de alivio la vuelta contra la entrada
El guía abstracto de la consciencia
En honor al calor del azar
Como abrazo en los rangos de ajuste
Soberbia compulsiva adviene el trastorno
                      23-septiembre-2013
Frenesí cardíaco pero elegante y lascivo
proporcionan los hogares
conductores de las alas del deseo
Exclamativos como los mecanismos
de relojes reventados por la corrupción del uso
En el pensamiento un tonelaje
de máxima alteración tira
a pesar de la purga de los fondos
hoyos hediondos que ceden
en los ademanes de la presión
alejando los fines por el placer establecido
de no igualar continuación y magnetismo
En el agua las fracturas
sosiegan la mudanza
Colisionan los cortes de probabilidad
Hacen cuenta de las relaciones torcidas
En los pies las desviaciones
siguen en el aprieto de la flojera
aisladas de la evaluación de activos
y libres de intrusismo en los centros
                         23-septiembre-2013
Arrimados al olor uterino de la basura
revientan la malicia neutra de la vegetación
Recuperan los luceros esenciales
La bella abstracción de la materia
El simple despuntar de los brotes
Pronto colonizarán la energía
Esa férrea disposición
No apta para el relax
Valor apacible de la necesidad
En dinámica jerarquía
aplasatan la polución de los divorcios
Se duelen de las semillas solitarias
Son totalitarios con los pequeños insectos
Humillan ante sus tonalidades
el ansia en disposición
de volver a reabrir los ascensos
Ocurren en la ilusión
inmoderada de rumbos complacientes
Enemigos competidores del acomodo
Dinámicos como la vanagloria
                        23-septiembre-2013
No se dió en complacencia el entierro de los cuchillos
Ni oscuro pelo remansó el signo de la mano
Blasfemo perfil en cal
Pelvis entre rejas
Escorbuto de las tumbas
Macho cabrío magnético
Como las horas de la pezuña
Como el gatillo innoble
Saliendo al unísono
Incendiario péndulo
Aumentativo de la gotera
Y el caparazón ahuyentándose
Al acecho la cruz de los cenadores
Doliente el alero en el pecho
Tarde de axilas en los túneles
Máxima orina trasatlántica
El vellón policial chorreando el ébano
Los ojos la respiración de la trufa
                            20-septiembre-2013
Campos de angustia en la urbe
Por qué declinais en el pleno sol
y os difundís en la mínima necesidad de la noche
De las ventanas se borraron apariciones
Hay manos del volúmen de la uralita
confusas ante el valor vencido de la atmósfera
Luces ovaladas de submarina grupa
aprenden el repertorio semafórico
cual fugaces jabalíes de lucidez distraída
Se inserta la fe en vasos de ginebra
blancos como el bosque de los chasis
                          20-septiembre-2013
Erosión de la cal herida en duelo
Las paredes golpean los ajedreces de la pólvora
Transfieren los despojos
a la memoria torpe de los vasos
Vierten las gargantas rúbrica de la epidemia
Igual a injurias es límite
la pezuña del humus
El hacha apenas levanta
el secreto movedizo
La punzada de la indiferencia
venda semilleros
con remordimiento de arquitectura mezquina
Sonámbulo el tránsito
orla la maquinaria prematura
de potestades detenidas en lo indecible
Entreabierta lee el agua
la hierba incendiaria
Despedida mayúscula
como el rasgo ignorado
y el jirón de la grupa
                        19-septiembre-2013
Permiten que la adormidera
les embista con su falo líquido
Son la perversión reclinada del tiempo
Como sepulturas en racimo
a deriva de crujiente entrega
levantan los deseos
talando los nudos de la huída
Como isla nombran al polvo
De la incomunicación restan postrimerías
Sean sal arrasada
u obertura en la jerarquía del hueso
apartan de la cera el espectro de olvido
Suenan a consulta oscura
Como péndulo capturado
licencian el grito heráldico
reptil puro de sacra ironía
Entretejen enigma y abismo
bautizo ambos
de las tapias de la usura
                       19-septiembre-2013
En las calles el dios del vino
es pisoteado como ramera de obras clásicas
La locura atormenta
a unas pocas viejas
perseguidas por gallinas de generaciones perdidas
El oráculo pasa el tiempo en bares
jugando a tragaperras de máxima actualidad
La carne teme ligarse con el otoño de las espátulas
Los picos en el rostro son signo de envenenamiento
La lluvia prosigue su labor de degradación
En la espina está la oscura paz de la hoguera
Perduran jarras de ceñida cintura
La sed del silencio es añeja como proverbio maldito
En el mármol el pecado derrama secos retretes
Las tenazas atrapan las llaves de los abrazos
El aliento de los anos adultera el celo de la noche
Se entregan las prisiones al caníbal de los funerales
Donde antes las viudas se colgaban del olvido
ahora un alacrán se serena
esquilando las sienes de la armonía
                                       19-septiembre-2013

miércoles, 23 de julio de 2014

Nuevas teorías del trasfondo de los relojes
guardan la espada de los sollozos descalzos
Pierde la guía incipiente
el valor símil de la furia
En la ardiente arena
se pudren oficios asustados
Los mensajeros portan
nuevas tallas que esconden en sus gargantas
Se agotan las voces del destino
Una madera que respira
la ceniza vulnerada
disipa el temblor de los candados
En las manos resbala el arco
La súplica clausura la ilusión
Defeca la duda un temblor raptado
Se atan vencidos
a los vagidos del agujero
                    19-septiembre-2013
Pecio turquesa que no quiere
volver de los secretos puros
agachándose al lamento cruel
de la fiebre junto a las ruinas
acorralado pero feliz en su dominio
de deseo donde la perla como lava
bordada enreda aterida
los largos paseos de los rumores
y un bosque de lenguas despierta
nuevas arterias para que no
concluya la arena trastornada
ni la embriaguez de la asfixia
desahucie ningún vellón
como caricia que drena
la miel anhelante
en los altares desnudos
para una libertad voraz
entre los interiores del deseo
que el bramido devuelve
sobre la espalda de la ola
cuando las astas de los miedos
son todavía recientes
                    19-septiembre-2013
Espesos sabores rancios a la vista
contienen los hombros de la desaparición
Ayer fueron monedas sofocantes
Hoy un caleidoscopio hirviente
El hombre es un animal
de poros anochecidos
Envidia los arrojos ajenos
Tantos cuerpos hinchados
que quisieron haber visto más
Y los años prescritos
Y las vacantes sangrientas de las guerras
Y la tecnología bebiendo el favor
Vendrá la verdad afeitada
La tentación destilada de armas
El orden en el deseo
La confesión erótica del viaje
Pero el odio
Ese divertimento de la vergüenza
Esa perra en las afueras de la mirada
                             18-septiembre -2013
Nuevos colores proclaman
que no es acusativo
el aplauso de las guitarras
Desde pequeños balcones
se hacen prólogos al relámpago
Manda el humo
pequeñas orientaciones
sobre el empleo de la caricia
Un vago mirar
mueve a las bestias
hacia el alma de la bitácora
La arena esparce
refugio a las letras
pescadoras de leyenda
En el pantalón
fondean los nervios malhumorados
de minerales escasos
Hay hombres muy felices
por la tinta invisible de los nidos
El hambre tiene crujientes
los cinco escenarios del estómago
                        18-septiembre-2013
La mala espina tiene querencia por los segunderos terminales
Visión intacta de la vagina atiborrada
De redil intacto
No abatido cuando el oro fue síndrome
Por los caminos entra cadencia
que el vértigo amargo
alquitrana con preguntas del frío
La ilusión es un archipiélago de detenciones
El subproducto de sorteos
que asedian el movimiento
Fueron dibujo las ubicaciones
del coleccionista de olvidos
Ahora toca el techo los asombros
con infartadas lluvias de dorso sin disculpa
Rasca el brazo los metales pastores
en la duda de huella consuelo
El exterminio lo respetan las lupas
De la angustia reptil
apenas queda la piedra de los mecheros
                           3-junio-2013
Vendrá la correspondencia a reiniciar el percutor
Ahora es diestra la carcoma recién instalada
Solariega la terraza de lo maldito
Un continuo bufete de las tentaciones
Agrimensora perforación de asentamientos
Pero la necesidad aguarda
Hija de alarmas en porciones
Gotero de las cenizas terminales
En el riesgo de las estrategias
Cuya vergüenza diferencia los cólicos
La maquinaria del ano antes del puño
El vencimiento de los puñales de segunda mano
Esta es la ley secreta
Hija de las aptitudes del latex
De la investigación con uso de fuerza
Aullido por gafas sin pan que actualizar
Un tanto de asistencia
En los medios plazos que la envidia
sustrae en autopsias
apretadas por la edad
Esa indisposición estancia del crimen
                          3-junio-2013
Para intentar la zaga desaparecen extraños
El mordisco es al pezón moreno del despertador
Llave no limpia de la garganta
Ganzúa de sudor
Aplique de aliento teñido con callejeros
Simultánea columna de ecuador
Paraplégica guerra que migra el gesto
Dorso de ave bombilla mononuclear
Hiel de ilusiones en el himno
Carcajada ubicada en ecos de visita
Sexo desconocido para la guitarrra
Una simbiosis brújula y ladrillo
Verja de donde beber la razón del fuego
Hectárea cuya única opción es colgar obsoleta
La hoz a medianoche camiseta
Fumarola ganadora de sábanas
Entresijo de una fisura en el empeine del deseo
                           3-junio-2013
La compostura flota en abanicos púbicos
Hinchados en el trayecto a la fuente
Son latido de silex
Cebo inaudible para la glotis de grifos
Condensan el anonimato náufrago
La boca del vino inverso
Imponen la perla urbana
Hacen espuma con la voluntad de las mallas
Impostados en diarios
Vuelan
Repiten corrección tras corrección
Las gafas de sol son por un rato horas
O el proyecto carnívoro del ojo
Aún andan los narcóticos heredados
Buenos conocedores del terreno
Ocultos en metales pesados
Difuntos de cines
Ancianos con la parálisis
Hecha jirones de nana
Cerrazón y sonrojo súbditos
                    3-junio-2013
En el pecho las cifras de la sintáxis
Son un telegrama previsible
La fiera pista de un inventario crédulo
Ubicado en cadenas regentes
Más discretas que cualquier coherencia
La pelota intrusa
Abrupta como la castidad del miedo
El verdugo que vacila
antes de cometer el robo
Largas repeticiones póstumas
en las colillas aburridas como garabatos
Es difícil la belleza separada de vergüenza
Una impronta compasiva
Más allá de una tecla en cielorraso
Retorcida en el vano de la ginebra
Espalda de la distracción
Inminente trago
De un arbitrio contrario
a la magia de ardor
Obsesión con afán de trance
                         3-junio-2013
Escancian lubricidad en el claxon
Apagadas las intimidades
Puestas a secar en los tendales
Entre un ciruelo y un manzano solícitos
Cuya transparencia tardía
aclara la tormenta de recelos
En la boca súbita un designio
Que todo comportamiento estéril
se cobije en bañeras
La mirilla cenicienta
Acaso excesiva como intermediario
Complexión desgarrada del suelo
Actitud posterior de travesía
Traspira la altitud alas rastreras
En el sur de los cuerpos la vocación muscular
Periferia de jerarquías
Siniestro sobre los vientres que reusan
batir de la demencia mutilada la lógica
La única línea en la tierra
marcada por los órganos en obertura
                        3-junio-2013
Calle abajo la porcelana de los naufragios
austera con el baile de las gaviotas
deja atrás la tempestad oscilando
siempre vacilante cuando la tristeza
seca las fuentes y los cadáveres
hambrientos entre las algas
siembran polución en la piel
El vellón de un destino helado
prensil con la tregua asesina
da paso a pellejos de distancia
El pecado en puñados
desdibuja la deriva de caricias
que en las credenciales son vaho
Esa compulsa deforestación
fruto de pies sin huesos gemelos
Los desfiles apremian la nervadura de calles
La anfibia astucia tribal
de eróticas correcciones raciales
inflexibles a la idea de mapas sin carretera
El lenguaje es morada de lenguas asustadas
La corteza de conjeturas para no quedarse
Hedor accidental peste de las malas hierbas
                       30-mayo-2013
Es aleatorio el ruido de evidencias
Espumas Alarmas Devoción
Ahora las cabezas están tendidas
El pico del invierno busca actor para apareamiento
La hipnosis muere junto a los fuegos
El artificio se declara en dicha
La memoria antoja la ironía de pasos perdidos
Una pierna resuena exigua oculta en nudos
Los ídolos producen ideas elevadas
Las máscaras son indistintas al brillo del río
Como madura transparencia
el perro alumbra el deshielo
Permanentes barcarolas rasgadas de sal
apuntan los mundos
que desliza la primera palabra del bebé
Pesada fiebre tiene el indicio de imágenes
que se apiñan donde cayó la flecha
La fibra traspasada grita
antes que el dedo adivine el color
                                31-mayo-2013
Había descalzos anhelos en botellas vacías
mensajeros de labios con costras
que el miedo irrastreable
agrietó en los secuestros de infancia
El agua fue filtrando
las pistas que dejaba el mirlo
en la estación firme del exilio
A menudo el sabor a contrabando
tronzaba la inercia enhebrada
que los conjuros estremecieron
La caricia de los caminos
apartó escabullidas
cuyo contraste eran interinas peripecias
en la trampas más insospechadas
De lo hecho fue la hepática gotera
el grado ritual
que la espátula en cursiva
descendió a los sótanos
donde la asfixia
cristalizó en los rastrojos
                      30-mayo-2013
Inmune a los tejados accidentales
la cerámica de los cuervos es un sentimiento absurdo
que no apetece a la migración de los sexos
Contiene un hierático desdén de parásito
que las cornejas moldean con plastilina
mientras la larva lubrica los hoyos
Esporádica como un extravío de paredes
En los párpados tañen los taciturnos sabores
seducidos por la sombra de la excavación
                              30-mayo-2013
Tarde caen los indicios de dolor en la sierpe tan próxima
que las esquirlas engullidas regurgitan
casas olvidadas por el peso de huellas partidas
Igual oyen las pieles aflojar el espacio
que cautiva a dos cuerpos en la barrera del riesgo
Aún acumulan las demoras un reflujo de anillos
concavidades constantes del presente que avanza
pero es solitario como la corteza de los meses
Izado ante las inundaciones
de gravedad perforada en las raíces
absolución que la estrechez engaña
No hay cintas que de súbito palidezcan
escarcha continuamente preñada
Yema física de permanencia en la luz
Cuando tocar las bisagras del mar
abriga la tibieza de llaves en vaivén
El empuje de los lazos aleatorios
salpica el absurdo en arena voluble
si regresan las piedras
a la rural forma de sonido asentado
                            30-mayo-2013
Disuelve la intrusa culpa el roble sumiso
con la paciencia de eco adverso
semejante al abrazo contrario al crimen
La adúltera boca de los verbos
hace invitación a la perversa sorpresa
Un arrojo de bestiario salda
la indivisión en los armarios de llave innombrable
Abatida el agua elige mal
las medidas de empeño para la piel
Es esquivo el rebelde vértigo
con la disputa ensimismada de un solo final
El aliento infiel del buho
destina madejas de espera a la lerda claridad
Un rastrillo de mimbre es la prueba
de la inabordable herrumbre de los ojos
Quizá un testimonio de porvenir
haga que la traición a la esfera
no altere los muelles
que en mosaicos sustrato del susurro
asegura las postas del alma
                              29-mayo-2013
La funda de las arañas moldea nostalgia
Como embestidas de abstinencia interrogante
Fuerza el jadeo de los rayos en plenitud
Retiene el arrojo en los reveses del enigma
Con su opaca inclemencia aupa los reflejos
Muerde al dictado de tapias ateridas
que quieren volver pronto al hogar
Es ovillo en flor cuyas pertenencias
la geometría escolta de la dentellada enemiga
Escruta el porvenir en la sed de medianoche
cuando asoma la guardia desheredada
Su indulto de lluvias narra la remisión de vestigios
Con reversible perfume desnuda el periplo
que la desmemoria desgarra a la tentación
Invulnerable la narran los amuletos
Intérprete incierta
Semejante a la expansión de desencanto
Oráculo del aniquilamiento
                        29-mayo-2013
El traje para las travesías no es un ciego aleteo
pues la escarcha baja la guardia
en cuanto viola los dados en blanco
la costumbre de retirada
que los sueños inconclusos hierven en los orientes
No es descenso aún cuando vocablos a la deriva
asilvestren salidas
disputadas en desvaríos laberinto de bestias
El descanso de naufragio ignorante
urde copias en radiantes oberturas
donde las horas constriñen la maleza de cabezas
Sopla contra los rostros
el error esculpido por azar
que la fuga en tiránico recelo
no precisa apenas obedecen los vértigos
La inscripción revela un escalofrío improbable
elaborado de paredes abiertas
para que salgan los acertijos del hierro
en la próxima cuarentena adulterada
Las cucharas excavan en manos domésticas
para negar la inmersión de cristal
mientras la conducta de las advertencias
toque el agua antes que desfilen los pájaros
                             29-mayo-2013
Último viraje en intercambios renovados
Obra de orgullo que otorga el agua
Compasiva antorcha detenida en la cima
Por algún interior viendo desgastados cruces
Desenvainada la humillación
Como a un igual dado el deleite pleno
Faltas de perdón eyectadas
en el brote crudo de insistencia
Mayor por minucia que por confesado
Ver en el desastre la coagulación reciente
Perdida en horquillas de la avaricia
Destrozados los juegos asexuados
Huyeron los triunfos en cumbres
anterires al oxígeno
sobre épocas contorno de la ceniza
                           28-mayo-2013
Detienen en el ramaje
designio de la línea herida
la yerma pausa de una presencia
Entre agujeros la tinta
serpentea traspasada de extrañamiento
Hay cicatriz sobre la fractura
Señales y signos que abrasan
En el contorno del dolor
una epifanía
muda de nombre
cualquier  extravío
                  20-mayo-2013
Perspectivas rojas de la noche
Una vez más huídas
La malla rota
Turbia la forma
Guijarros extremos
olvidados de la eficacia acuática
Mareas ancianas
arden en el carácter de las farolas
En moratoria de gozo
empujan los traspiés
de hijos pródigos
No saben de la sequía vulgar
Expanden la perversa sugerencia
Desobedientes
con las acotaciones de misterio
                      20-mayo-2013

martes, 22 de julio de 2014

Divertimento de nube a dentelladas
en los maxilares del sexo
Dual materia de ceniza y vacío
Otro mundo prisma
que iniciase la onda
en el paladar de la lógica
La aorta pierde en la cerámica
de los labios la diáspora de los besos
Exclusividad cuántica
El patronaje industrial
solivianta el sudor lésbico
La mortaja impregnada de ímenes rotos
Ha sido nomenclatura
en dolor cápsula de lo insomne
Abrazadera de orgasmo
en las fiambreras de picnics ancianos
                         Noviembre-2012
La sombra desnuda de un cuerpo
adentrándose en la espiral
La llama de la piedra en los labios
Una úlcera de color
partiendo la luz
El solitario método de la fiebre
Esquirlas de la razón
evanescentes como giro destructor
El peso inviolado
La euforia de las visiones
Una alucinada toxicidad en la carne
Esporas inhaladas al día desahuciado
La mañana acogiendo
el nombre de los cinco sentidos
Éxtasis proyectado en la sangre
Raíz arrastrada al hambre de las tumbas
                             11-noviembre-2012
Sombras
Retoños cóncavos de vacío
Cuando la justicia ilustre el valle
las mujeres abrirán las piernas
y el orador acariciará la esvástica
Sin despeinarse
Se verán los cimientos
donde iban los viejos
a recortar las medias
de demolidas corduras
Cuando la templanza trence la piedra
los hombres masticarán las suturas
y la diosa acallará los pechos
con la palidez de la amante
Se tocará por igual la estatura
donde al escultor ingrávido
los cuervos peinaban las ruinas
Sombras
Brevemente peregrinas
Ajenas de la sal en el silencio
                      7-noviembre-2012
No hay recíproca utilidad en la parálisis
ni freno con los obreros salvajes
que impregne mejor la filiación al vacío
que las cárceles sin barrotes
o muros muchedumbre donde encender
las hogueras para el baile en los túmulos
Bufa libertad la tierra tuberculosa
Atestada de ejército sin armas
Donde estar de pie o echado
es la desbordante ocupación de los reclusos
Un desfile de mortajas que destilan
rizos de tiempo con el peso de la boca tajado
Igual escupiría el erudito en la charca
si el rocío endurecido cuadriculase
las distintas contenciones sádicas del oprobio
Días estériles de puta en el bigote
Morir es el tiempo que falta
de una cresta con mocos a la aguja arce
abierta para chillar en las arista de la vagina
El explosivo suicida La vena lúbrica
Esturión de la bohemia
Arancel burlado de boquiabierto predicado
Los nuevos imbéciles
riman en la prensa vieja tornillería
                     30-octubre-2012
De los fresales atrapados por la sombra Los mancillados
por el tizón común
De los huraños ciruelos en cuyas pezuñas se consuelan
viudas lascivas
y de las barbas del maíz
brota la ronquera de la tarde anestesiada
Brotan la enciclopedia inacabada en las manos
                                           incineradas del agricultor
y la calceta del rayo tras las babas
Brotan el hacedor de nudos Los que inculpan
                                            desaparecidos
aunque en los noticiarios triunfe el ombligo
El que parte en dos la siesta y las agujas de su olvido
El amante de la bestia y sus cartas amarillas
Y el idiota puro embobado ante el pezón
Frotaran o tajasen en el agua de la piedra
Cargasen la habilidad de las navajas en la niebla
                                             cuarteada
Fecundasen al unísono noche y día
Así en los espinos el jilguero
Las caricias a los huesos sustantivos
El error colérico de los amarillos
Mecieran la vida de córvidos
Corrupto estupor ajeno a la flor
                            30-octubre-2012
Ortigas hasta en la brisa del paladar
Posible hoguera de nieve tan frágil
Destello que ahoga en el vacío
La inmovilidad Esa intuición primera de la piedra
Un temor legítimo para la saliva
Hasta la ciruela infecunda sueña la dureza
El rumor de la escarcha bajo las botas de goma
Tiempo que el pasmo era de barro en los ojos
Cuervos esquivos inscritos en la claridad del paisaje
Pubertad de los morales
Plenitud en las ciénagas que anochecen la merienda
Horma de una lluvia frívola
Como de valles callejeros acogidos a la mentira
El más hermoso poliedro después del primer beso
La grieta de la voz submarina
El obscuro envés de las tizas extraviadas
Y la mano extática de los recuerdos
                               25-octubre-2012
Laten arterias en la madera corrompida
La madera extática La madera corazón
Descansa en la tierra hollín Energía
aún febril aún frío Ha salido la paciencia
a ver el encendido de la luz Estambre
frugal Parásito de precisión Los animales
despellejan niebla sorprendida Madres
incandescentes vuelven en sí úteros advertidos
Es posible movilidad Negación de la úlcera
en las celdas Cruje la herida Se retuercen
los escarabajos Hay suficientes heces
como para florecer las sábanas insomnes
No es extravío ni accidente
Duele la ingenuidad Desde el error
se hace necesario inyectar la cifra filantrópica
El rigor probable de la indiferencia La duda
es elemental El hambre no sigue al pastor
                       23-octubre-2012
El caudal de las heridas
Algo deshace el extinto cruce
Manipula la emoción
Hemorragia los adjetivos
Antes puños en alto
                      21-octubre-2012
No rota la materia ríe un nido
El alba elemental De hilos se corta
Ayuda el sudor temprano Compás cierto
Agreste renuncia Convicta rapa das bestas
Las vísceras reiteran la montaña
La horizontal rendida depredadora de metal
Consuelo interno Articulación común
Rapaces que no ceden el vino Furia de escobas
En las fauces Ansiedad virgen Azul
De bruces verde Relevo de la cadencia
Muertos tendones con vigas maestras
Adentro la rabia Esencia Bosque sin sosiego
Sacro delirio Dialéctica abrupta como orgasmo
Arriesga el cerrojo con sabor a sándalo
La derrota Contraluz guardián Insaciable péndulo
                                22-octubre-2012
En la esclusa hay moratoria para el último
rencor de los ahogados La página final
amenaza el tiempo de los venenos
Látigos Cronógrafos acérrimos Ceremonias
Heridas parten de emergencia el olvido
Un amasijo de trajes da volúmen
Es imborrable huella
Orquestación sospechada
Las manos secan la dignidad bajo la rota umbría
Huele la cefalea plomiza a paisaje por bruñir
El grito es perdigón vejado
La niebla coartada Dirección de acusados
Un centinela escondido en los vidrios
de los amores púber
El abundante pecho de la nodriza
Cuento inviolado Sucedáneo
del olor a sopa lazarillo Curación arisca
Falta la zeta en el credo laico
La lucha custodio del último adoquín
                          22-octubre-2012