lunes, 30 de junio de 2014

Vivió parásito de un ancla
hasta que los leones marinos
le tatuaron madrugadas en las encías
Entonces decidió ser mortífero
como el hacha que atrae a las moscas
después de visitar
el odio madurado en árboles
ciegos de la niebla de los estrépitos
Se dirigió con afilada demora
hacia los lugares de la grasa fundida
En las caderas siempre colgando
los cables para el terror subterráneo
Perdiéndose como los erizos entre maleza
una vez había secado
los pavimentos de pieles pretenciosas
Juntó miles de odios
entonados en hornos
que la rueda más tosca
escondía en viejos helechos
para amenaza de impostados
y de las hordas infames
                   31-julio-2013
Conocen la vejez de los frutos
La máscara polvorienta de las moscas
El olor a bisel de los días
Las trenzas en continuo balanceo
De los cañaverales el sudor ornitólogo
Las especies de espanto sirvientes de la infancia
El color de las cisternas cuando bajan los párpados
La madera crujiente de los pijamas a mediodía
La hojalata oxidada de la subsistencia
El absurdo de la amistad en la holgura de los pantalones
Las sentencias de la erección cuando pierde los estribos
La tierra apiñada en los lugares más recónditos
El apresurado descenso de los ojos sin satélite
Las migrañas a media voz en los juegos del sexo
La turbia imagen del aguijón desprendido de estómago
El tedio de contar las cadenas en los gritos agrios
Los paseos viscosos por las curvas de la ciudad
El etílico signo de la náusea con saludo de sal gorda
                                  1-agosto-2013    
Losas absorbentes de la almohada
donde simientes de insuficiencia
carcomen el placer de los descuidos
El sexo está en el humo de los horrores
La lengua tiene las cartas fluviales boca arriba
Una tregua se posa en la proa de los asesinos
Los rostros invitan a la nieve sin adornos
El anciano carece de fidelidad con los gusanos
Niños nativos de la leyenda
arrastran la inquietud de los mares
El óbito es el único método de la ignorancia
Como triunfo la paciencia
pone paños calientes
sobre la tierra mendiga de sosiego
Se ocupa la gracia
de la fatiga de los equívocos
No hay fuerzas que agitar
en el centro del peligro
Los hombres rechazan razones
impregnadas de definición inflexible
                                31-julio-2013
Curte el óvalo de la avaricia
la iniquidad de los golpes
La sandez da la bienvenida
en los cubiles del éxito
A regañadientes los pianos
muerden la cola de lascivias trastornadas
Sin sentido conectan perdones
los alrededores de las bocas
La alarma es rígida
con la miseria de los cristales empañados
Mientras sonríe el alacrán
agosto vigila el corazón de los asesinos
En el pabellón la uralita
pone freno a las alarmas voluntarias
Agraviado por tanta caricia
excluye el arco
los besos de los aparadores memorialistas
No recupera el placer la visión cítrica
Medias de malla impiden
acceder a los jardines
                              31-julio-2013
Tiembla un azul súbito
Tan profundo que no puede mentir
cuando están a solas
los rostros reducidos
Huyen las aguas
ante tanta decadencia estanca
El colérico avance de la verguenza
no hace pausa en los enterramientos
Es cierta la mugre
de silencios capturados
Cuantiosa a modo de reproche
Haber sufrido desnudez de ingenio
hace crecer los simulacros
Los hijos se lanzan aliviados
por los desfiladeros
Un espacio de ninguna parte
dificulta la exploración
de razones decididas según la probabilidad
Es suficiente que aumente el desasosiego
La persuasión tiene libertad y respeto
                             31-julio-2013
Esperan la música como la isla los pájaros
Con un té anterior a la luz entre las manos
y oscuros olores de los silencios remotos
Despiertan en los paisajes el croar de puertas
que señalan donde busca el tiempo la muerte
Como justos tapan los mensajes de la tormenta
que envían las danzas de la lluvia
para que nadie descienda a los sótanos de la mentira
La sinceridad tiene un lugar
entre las esferas macho que guarda la inmensidad
Los amarillos que reflectan los escudos
germinan los límites que a punto estuvieron
de perder el orgullo
Con la nobleza de quien sopla a contra sentido
desmadejan los retrasos en el crecimiento de los misterios
                              8-agosto-2013
Nadie tiene la saliva de prestado
Eso lo saben hasta los más tontos del tiovivo
Pero igual que desaparecieron las gominolas del sábado
las promesas quedaron en los fragmentos de vinilo
Entran por la nariz pertenencias de los primeros viajes
Extracciones que eran moneda en los párpados
Lugares de meñique berbiquí en la pista de baile
Una selección enrojecida de fríos telefonillos
Entrados en la irracional verdad de los alcornoques
Porque hoy los jinetes se dicen a sí mismos obscenidades
Y los periódicos regalan el látigo de la inocencia
Las lluvias despiden razones de torcedura
Nadie anticipa los capuchones para después del paseo
Y cuanta leña se incrustó en las canas
numera las modalidades de encaje de los cítricos
Es en el agua rara de las maletas
donde se incumple con la parte infectada de vacío
Porque nadie sabe bordar futuro huyendo de los escarabajos
Tambien bajar las escaleras a oscuras a por vino
instruyó en mirar directo a los ojos
los callejones sin salida
                                24-julio-2013
No es incompatible con la vida la perilla en el cordón umbilical
Es el perfecto acicate para la composición maestra
Tiene sin saberlo la hebilla capaz de derrocar misioneros
Ese viejo aire de quemadura carnívora
que suplen con anotaciones los lingüistas
Lo que la fidelidad no aguanta en los fumadores compulsivos
Por eso a veces las tijeras se encorvan ante piernas bien abiertas
Podría llamarse austeridad pero los méritos de lo sembrado
llegan con el acero que no ha partido el tiempo
Y las mujeres aman los despertadores
porque no saben enderezar la cabellera de los naipes
Para comenzar habría que dudar
de las bombillas que autobiografían diccionarios
Dudar luego de los rencores ligados
a las cifras establecidas de polizones posibles en los laboratorios
Que bajen los buhos al metro a masticar
los juguetes empapados de superstición
Pisotear el lado oscuro de la tornillería aleatoria
Saber que las comidas ligeras molestan
a los saqueadores familiarizados
con el escarmiento de deducir en cada hurto
el habla de los somiers
                              24-julio-2013
Breves deletreados edifican querellas
que a contraluz parecen triviales vulvas de nube
Dentro de bolsas está la guarida
atribuida a la impaciencia de los metereólogos
Hacen camino las barbas que no distinguen
la sal de la sonrisa de racimos autóctonos
Los responsables de juventud siguen al pie de los diminutivos
los centímetros de gérmenes afiladores de soledad
Todas las guillotinas hacen inventario de envidias
en las horas punta que la democracia sufre desvanecimientos
Así de íntimas son la barbarie y el cielo despejado
No por curiosidad vienen los amigos
a ver los carros de combate Es más por la esencia
fisiológica de las víboras Tan parecidas a los errores
de los poliedros como las fechas en que la miel
cierra la rendija a los francotiradores
De divorcios de peones disfruta la calamidad
cuando se tumba en esterillas con derecho al proverbio
Las imitaciones como los cinco centímetros
absorben la ceguera solícitas por derrocar
el intelecto de la piedad
antes de aplicarse la pomada contra los hechizos
                                24-julio-2013
Secreta ideas con incertidumbre de grajo
Leídas al marfil de las horas
Mirándose en los hongos de la cantimplora
el porvenir de las depresiones por maternidad
Así acicalado se conoce que no difiere
saludos de ingresos ni mucho menos
diente de as errante Gira en el índice
de prótesis nocturnas las zancadillas violáceas
con el aroma de porfía colgando en los
sudores de aburrimiento  Definitivo como
escabeche carga pasarelas en momentos
que la negociación desenfrena la pobreza
La elástica maleza le pone en aprietos
sólo cuando los barcos se dejan fotografiar
los termómetros Como buen militar
nació orangután antes del primer rasurado
Y no aceptó opinión de la fatalidad
mientras existieron sellos de una pierna
Entre sus cimientos pendientes de desgracia
están los prodigios de la higuera
tras una sesión de meados de la excavadora
                             24-julio-2013
Temor a que los muros forgen el carácter
de los márgenes  Asentamientos
en la vertical de los muertos  Ese
silencio material  Término
de la perduración  Fondo sofocado
tras los naufragios  Deja una modulación
residual  Carente de umbilical olor
Como el infinito ciego de los límites
Albergue nutricio  Natural estancia
Los líquenes inusitados anteceden el perdón
La raíz pálida respira apenas
Subsuelos de escasos latidos
Una alucinación que es boca furtiva
Ingle extrema de la explosión  Átomo
intrauterino de la caricia  Familiar
composición de la mirada  Aquiescencia
que el agua hace morir en los espejos
Vuelco crecido de la burbuja  Atrezo
de los milenios  Brote que antecede
fecundidad
                           23-julio-2013
La resina lenta como un rumor de órganos
de la vulva de infancia
acometida en consumado alambique
contiene el engendramiento advenido
en el vértigo intacto
de los primeros ejes de luz
Recibe vencido exilio
allí donde la residencia inagotable
es la esencia radical y absoluta
Reposa sumida en contestación múltiple
de avidez feroz hecha centro
objeto de deseo los cóncavos días del cuerpo
Su secreto ebrio es la justa imagen
La vibración ahondada de un punto
Húmedo no de interferencias en su identidad
Solaz posesiva contrita de los abismos
transpira la huella
propuesta para abrir nuevos caminos
como disolución atenta de la verdad
                                   23-julio-2013
En todos los somiers hay un invierno de la soledad
La agotada papiroflexia de la mente de los locos
Accesible controversia promesa de la mala ventilación
Ni para la paz queda un sorbo de perversión
Por eso están aquí los rebaños
Merecen más que cualquiera el aplauso de los cadáveres
Es odio a los algodones la única ciencia posible
                               13-agosto-2013
Qué audaz el pezón felino del desorden
Cánido musculado cuando la soberbia afeitó la perilla
Tragaluz de las encuadernaciones mal encaradas
Dos por dos de los jeans que insinúan demasiado
Aprecien cuan seca está la flor de plástico
Qué cronología marchitará
la difusión del largo cortometraje de las fobias
A escondidas se incluyen textos
de las contraportadas de magazines porno
Pero es cosa de contrapeso
Hay que equilibrar el informe de los tábanos
Ay! de los ríos con personajes itinerantes
No es verbal ser extranjero entre dos terrazas
Así obtuvo el Ministerio de Cultura nuevos proverbios
Marquen el prefijo de la exploración
Verán que tambien es alucinógeno
no limpiar el polvo
a las patas de los patos
                            13-agosto-2013
Con qué ahínco atrae la perenne polilla
los naranjas desconsolados
escuchados tras la fatiga de las flores
cuando las ojivas eran aliento
y los niños saludaban el hielo
Asciende crudo el abrazo
como arcilla meridiano de puertas
anzuelo águila rodeado
de aguijones que erráticos
aman el mugido maloliente
huésped del párpado vuelto abismo
A largos pasos responde
la curiosidad de los mordiscos
entre risueños mal mirados
cuyas ínfimas uñas
son la presión de los lados cansados
En verdad es corva la procedencia
pues no vegeta en la compasión
Varada la cabaña
refuta el bastón
ajena a la gravedad desierta
la impiedad vidente de la piedra
                           13-agosto-2013
Lleva la mansedumbre de la náusea
una sirena que nunca se acciona
En los cubículos de privacidad
la producción de esperma
transparenta el alma de los locos
Hay una ensoñación fija
en cada maloliente colección
Ya sea una nadería
el agotamiento gana en la fuerza
que la atención aparenta
Se diluye el brillo de los medicamentos
Las drogas futuras crearán
fantasías de carrocerías incoherentes
Sucumbe el estilo
de los viejos perros
adiestrados en la vela
inclinada del vodka de interior
En los columpios
la hierba carraspea
con claras intenciones
de drástica patología sexual
                        15-enero-2014

Han perdido el juego de bien espontáneo
Los objetos prevalecieron
La experiencia apareció la pezuña huraña
Podrían haber hecho el cruce
Pero les pudo la mercancía culta
Suceden en órdenes de perfil profundo
Ya ni siquiera son imaginables
Sueñan con útiles de la verdad
Deslizados ascetas
los mecanismos egocéntricos
engañaron sus fortunas protectoras
En los adoquines sacian
la afectación del semen exegeta
Vivienda de sus fantasmagorías púberes
Inmediato crisol de aspas continuas
Nirvana plural que como los estilos
de hierro halla en la seducción
el miedo necesario para una óptima
intensidad de división
Los poros según la viga
superan o no los escorzos
para no retroceder en las cuevas más pequeñas
                        15-enero-2014
Ampliación del transcurso
Será necesaria la lucidez
dentro de los espejos
El conocimiento profundo
de la esfera con paredes
de atmósfera ahorcada
Interior natural del camino
Habrá que inclinar
el pálido planchado de los cuchillos
Aliviar reprimidas presiones
en periodos de correcta continuidad
No se cerrarán los contextos de las puertas
La sexualidad penderá de papeles recién pintados
Engaño de tiempo no conocido
La membrana social
querrá golpear
Levantar trofeos
a espensas de los cadáveres
Un niño siempre sabe
donde orinar
aunque desconozca la etimología del afecto
                              15-enero-2014

sábado, 28 de junio de 2014

Hay maneras de lavar el verde atlántico
que olvidan pintar en la cuchara
el aleteo de las puertas
Preguntas de los años
dejados crudos junto a las lágrimas permanentes
de fuentes con el balón pinchado
Primero ocupó la pira
el enfado de los hígados
que peor reconfortaron la arrogancia
de no dañar la mentira
con las pisadas del caballo
Pero cuando las anfetaminas
blanquearon el concentrado de frenesí
ya no hubo segundo viaje
ni manera de mover la piedra
                              11-abril-2013
Baldía premura de los adictos enjutos
La reina madre no tiene habitaciones vacías
Confusos en el vértigo desordenado
encierran lazos propios en la hez del tropiezo
Aquí es trapo maloliente hacer cola
La monogamia no acaricia los vagones
El pan crece por diversión en los planes de bodas
Si fuera ejecutada la codicia de los brazos
la fruta arrobada devolvería la lepra roja
en los silbidos de estufas con cartón afeitado
Aunque no sea efectiva la resaca marina
ni las reservas acróbatas absorban proteínas
los cartílagos de cieno abigarrado
vestirán clavos a bofetadas
cuando la lujuria vuelva la cara
a las entrañas atlánticas
Puesto así en la deriva de las cartografías
corresponderá a la maleza pararse ante el cáliz
Que los nacarados de la uña boqueante
alarguen los alfiles
regalo de la tos de un viajero
Los alambres brotan con el vicio de los olivos
La dentera no explica la metalurgia de ausentes
El globo exclama ramos de acero en los bulevares
Hay un malhechor apestando a orines tras las niñas sin piruleta
Régimen de plétora en las mesas de los lobotomizados
ahora que ha echado últimos abrazos el camisón
y la carne es anuncio de novias homónimas
Aniquiladas gargantas rompen aguas
en la mesa del médico forense
Extractos bancarios traspasados de virilidad
pastan prendas íntimas en la cosecha arruinada
Nadie pregunta la náusea liquen de la lujuria
en el alquiler de calles sincopadas
de perdones deformes como el pezón del ciprés
Pues no es causa justa que el arquitrabe
vacíe el pulso de las luciérnagas
La estufa aulla de la tripulación
a putas una semana tímidas
pero desoídas para forzar cerraduras
Tentáculos de cloroforma esquirla
sudan nieve en los ombligos inadecuados
que llenos de edad un plato a medio comer
sacuden en nombre de la serpiente
Será el faro afección de la topera
Traficante de narcisismo
En modos escoba de horas cachorras
Peculiar ventisca añeja
al otro lado de persistencia en temporada
como racimos de un ascensor
en duda con el anzuelo y el cosmético frontispicio
Las alas chorrean feminidad
pegadas a la electricidad ilustre
de cornucopias codiciosas con el sello carnoso
de jorobas en la estela del engaño
Hipar en la madeja exclusiva del sexo
los detalles descerrajados a pagar
con la clase media de la crisálida
profunda como el anillo de los asesinos
en la presión de la anguila con la hojalata
Es en la estancia del dolor primero e irrepetible
Llena de prisiones extrañas a los himnos
Donde olisquean las sombras eremitas
el licor espolvoreado en los seísmos
Empuñadura de la frustración
una vez que los altares no se cierran a los pubis
De helada extinción los errores
puros como la dureza del diamante
maman exhaustos las raíces de la roca
Es una constante de cápsulas
en la garganta del perro
la atmósfera de umbrales
consumiendo el sauce llorón
de cientos de cosmos
en batas de andar esqueletos
una vez la destrucción de redes
traga la curiosidad tras el aviso del alfabeto
Ira de la torrencial grieta
esa fisura bizca en ocasiones ladrón
tan torpe que cuando duerme
el predicado le empapa las sábanas
Cuello agreste de los pinos
Salada la resina
Intestinos exteriores de las promesas
a compás de la mentira devota
                              8-abril-2013
La rutina del ojo acaba con las defensas
Sobreviene el trance
Un bloqueo onírico
de convulsiones próximas al hambre
Es confuso el cuerpo
La retorcida entrega
Quizás tantear ayude
Pero no es suficiente para atravesar la pared
No hay habitaciones
con calendario para los zapatos
Tres horas de erección
y la herradura sigue sin fijarse
La captura crea adicción
Los pájaros sospechan algo
En el asfalto el titular
es el sótano de la herida
Después del camino
el anzuelo vacía en la cama
la fertilidad inacabada
Pura la respiración
elabora al guerrero abatido
                         6-abril-2013
Enjambre vulgar que desangra
con humildad y talento
los desahuciados sin bitácora
Colapso hambriento de anhelo
que el bravío aliento
empeña en el hecho de la tarde
Silentes profundidades
que cuervos embriagados
diluyen en el vapor de los venenos
Tan efímero hierve el muro
que los enigmas
crecen el lado furioso del grito
Está febril la deformidad de las semillas
Voluptuosa en la sien lasciva
Paciendo hongos apátridas
Se hunde el martirio de los tejados
antepasados de la pérdida
con la póstuma idea de lluvia
Insólita buhardilla de esqueléticos amantes
que hacen sopa
con las espinas frías de las goteras
Es obscura la resaca de los niños
que algo malolientes
todavía prestan atención a la pelota
                          5-abril-2013
Todavía queda un jardín por pisotear
Así que nadie cierre las piernas
ni abra del todo puertas y ventanas
Si la lluvia se hace más intensa
ya avisaremos
que cierren los grifos en los hospitales
La terapia de pudicia
queda lejos de nuestro horizonte
                          4-abril-2013
La pelirroja es a oscuras un alga
Farmacopea tradicional depila la verguenza leve
Copulan dos hermosos perros con los patines puestos
La maldad entra en la colmena
y escribe con miel su nombre en los cuchillos
Se fruncen los párpados de la falda escocesa
cuando la conciliación deja babas en los muslos
Al juzgado se va por cosas inocentes
Bancos tallados en las madrigueras del pene
Arrodillar una mano ajena
                                        3-abril-2013

viernes, 27 de junio de 2014

El baile de los pájaros no cura el carcinoma de la nube
En el asiento del conductor un submarinista abre refrescos
Dios navega ciego en busca de novia
Los cipreses están en suspensión de pagos
El enterrador es el jugador suplente del futbolín
En los rizos del frigorífico no hay oxígeno para el león marino
La campana empalaga los pasteles del tanatorio
Buho que salta rana que pierde la cabeza
La píldora azul es licor envuelto de picadura de abeja
En el motel hay nieve para que los muñecos pierdan el sueño
El escarabajo de la patata es aprendiz de hortera
Las novias comparten esperma con los gorilas en extinción
El chino fundió el reloj de bolsillo por manía persecutoria
Al pintor le abandonaron los colores y pasó a mejor vida
El tiempo tiene hipo acusado de derribo
                              12-abril-2013
Es la contusión una crin que opaca el salto
Está la verja débil
Sucia de barro el hambre de la ramera
Una pastilla es la visagra
Menstrúan los hechos
un azul mental de noche nauseabunda
Al reconocer la perla
se vuelve dócil el macho asilvestrado
El humo unta el aire
de la esquizofrenia que odia el buen ánimo
La deformidad hace el día en el escaparate
Una culebra merienda después de la marea
Copulan dos penas con incontinencia
Los grillos mueren desaliñados
Un barco es el tiempo de los matices
Las chaquetas no aprueban la matemática del ocaso
                             17-abril-2013
El repulsivo afeitado de la aflicción
merma la inmensidad
arrancada en suburbios de ídolos calcinados
En los cogollos de la discrección
un tapiz sella insólitos galimatías
Al triturarse la médula
sabe la edad a herrumbre de espejos
Persigue el juicio los paralíticos tejados
que tiñen el lomo de la urbe
Hay ferocidad en el diván de la esfera
A rastras vuelven los niños a sus juegos
El encaje del éter draga el deseo de los gallos
Las zarzas se adornan de precisas ausencias
En el arroyo las abuelas limpian breves palabras
La basura escucha con atención las bombillas
El primer pozo aparece plagado de vidrios
Recuperar las farolas
introduciría pan en las pesadillas
                             17-abril-2013
La mano procura la cornisa de un segundo
Hay un afán animal
Intenso como el aplastamiento de un olor
Cada roce relaja el delirio
La herida funda de la imagen
Es inexacto el desierto
La tierra traga pueblos enteros
Desde el espanto
la salida está en todas direcciones
Un silencio
Los vidrios complican la situación
Es hora de acostumbrar la inocencia
La invención inmuniza el retrovisor
Sitiar el pubis
Anticiparse al cero
                        21-abril-2013
Cada llave imita el honor a hurtadillas de los lunes
Los peligros de la embriaguez angustian la cucaracha
En las algas el latín es la estación de habitar orillas
Con la confianza de la hija el ferroviario dijo sí al caballo
Complace tener oro si ante los ojos se interpone el saltamontes
Múltiples son las sangres de aquellos cerrados a la venta
El intercambio de fluidos es un conato magullado de hojalata exiliada
La viuda prefiere amamantar bombillas a un vino malo
Los marineros se acogieron a las leyes de la bellota sin calculadora
El siglo empieza a ser fatídico para la lencería de los ascetas
Desvaríos de la perla apartan la indigencia de la ventosa matinal
El recuerdo del humo se traduce en un plano de la ciudad
Marea quitar el vestido los días que el reloj es otro
La tierra bisexual hace ruidos de roedor en el dinero público
Pocas hebillas castigan los huesos con suficiente dicha
En medio de un rebaño los novios juegan a los dados el orden del suicidio
Tener la inteligencia necesaria ayuda para ignorar la memoria
Tras un paseo el desconsuelo da jaque mate sin necesidad de traducción
                                            20-abril-2013
La tierra susurra un paseo
que las puertas principales generan
en los infantiles escalones de la vida
Los arbustos de la voz
redactan el silvestre ingenio
que las comillas contra dirección
trucan en las palpitaciones de espanto
El cambio siendo un periodo de giro
distrae la arquitectura
a menudo recta
de políticas coralinas
en los paisajes de la odalisca
Los últimos muros
retroceden la elegancia durmiente
El viaje certifica
el contrapelo de los forros
Empeño de cornamentas
y estilo sigue en la sala
la experiencia de no coartar
con el drástico perfume del pensamiento
               14-febrero-2014
Les sobrevoló la transparencia
recien coagulados
en una obtrusa concrección del camino
Un embate de nudo desenlazándose
volvió la utilidad
a sus piernas de horas
Juntos asumieron el escalofrío
y la espesa consistencia
de la sorpresa no sensible
Accionaron en la esfera
las compactas energías
En el humo evolucionaron
partículas tan tenaces
que los ejes se despojaron
de cualquier límite
Al éxtasis de los rostros
se unió la confesión
desplegada de la línea
Y algo deslindado
en el mechón de los brotes
que de fondo
crece la muda erosión
                      14-enero-2014
La corrupción de los nudos
desvela huecos de la materia
Un fermento de esencias
naufragadas en el vacío
Cenit de la fecundación
recóndita de la luz
Certidumbre total
de que no hay grietas
en los espejos
Que no hay chorretones
de origen que sudoren las paredes
El cansancio asume una voz giratoria
Los ejes encuentran
en los peldaños límites
Desconocidas licuaciones de la tenacidad
que reciben los pozos
No basta un empañado clamor
para respirar la arruga del deseo
Cuando llega la palabra
la maleza cubre de niebla
la desnudez de los brotes
                               10-enero-2014
El misterio en el camino
lleva los disfraces del hielo
No puede nombrarse
Ni inhalarse Ni verse
Por supuesto tampoco tocarse o degustarse
Sólo muestra algo de reciprocidad
con las bestias y las piedras
Por eso los hombres para intuirlo
deben dejar en mucho de ser hombres
Ser anteriores a la acción
Ser después que se ejecute la luz
Iniciarse antes de la voluntad
Vaciar de actos el alma
Dejar en los nudos las raíces
Realizar la consumación de las cenizas
No moverse sin detenerse
                           10-enero-2014
El instinto es una de las muestras
más claras
de las limitaciones humanas
frente a lo desconocido
Donde no llegan el vuelo de la palabra
ni el agua de los espacios internos
Recóndito fermento
que el deseo sobrepasa
llegado a la superficie
No dejando rastro
Algo que rellene el cansancio de ser
Que liberte por sorpresa el hambre continua
Medio no de la acción
sinó lugar
Franco estado lícito
Paciente manera desplegada
                         9-enero-2014
Un orificio de bala en la piel tersa
es degradante para los taladros
que no miran directamente a los ojos
Si detallasen el punto exacto
del final de la trayectoria
se evitaría que la dignidad
buscase entre las butacas restos de cadenas
En el sádico lugar de enjambres genitales
el rompeolas encontraría perpetuo internamiento
Pero aunque hubo que columpiar ratas
los pantalones se alienaron
como comas cada uno con sus postas
Fue una manufactura
sin devolución de malas soluciones
Incluso las llamadas a cobro revertido
pulsaron la cuerda equivocada
del labio superior
                      12-abril-2013
Al abrigo de la trampa los huesos
prefieren la hierba fresca
que pinta el mar en los árboles de la sal
Volver de la capilla a cielo abierto
donde las tempestades sin matasellos
envían devotos como señuelo para el baile
De embestir hembras cojean las sierpes
extenuadas de tanto rival apático
Por eso los machos de polvo pesado como un instante
lisian sauces en respuesta a las cofias de enfermeras
El cuentagotas es un criadero sigiloso
que la península sostiene a base de polillas cariadas
La lascivia es timonel en las madrigueras
Flamante culpable de acaparar sacrificios
en cremalleras de complexión húmeda
que no se supieron vender en las ferias
                                    12-abril-2013
Florece en las manos de la piedra la enfermedad
Un diálogo de silbidos entre músculos
para sobrevivir poseídos de néctar
a los relojes heridos
que no cumplieron su deber
Van con el velo detenido de aullidos
Delgados como la seductora constante de placer
Donde los tragos ensayan la coreografía de la violación
En la elipsis de un hecho cualquiera evitan lucir
el ácimo cosmético de su botín
en respuesta al hartazgo de soportar desvelos
Bombean en los pechos borrosas condenas
ricas en arena idéntica a un paquete de cigarrillos
Y no dejan de vomitar consejos
con la premisa de pertenecer
a los martillos de viejas películas
Como mentira usan la polea
O los gritos grotescos que erosionan minutos
en gasas incurables
por sus hábitos de gruñir en las camas
antes que los latidos
naveguen bajo la cera de los puentes
                           12-abril-2013
Aquella no era tierra para ser ingerida
como el corazón de los ahogados
Debía paladearse en su amplitud de calavera
con el placer intravenoso de la ola
hasta poder decidir que hiedra desconcertar
El soporte de la traición
olvidó ilícitos actos obsesivos
que entre las costillas
crujieron el tumor de amor no resuelto
Una elástica humanidad despertó los pájaros
y la leche en color lamió el pronóstico
En la niebla de lunas dondequiera
el clavo desplazó líquidos cirujanos
Se cortó el obituario en partes iguales
para la grasa en camisón de noche
La monotonía rebanada
en finos filetes de fiebre
apretó el embrión
hasta destriparlo
                               11-abril-2013
Aquí la misericordia no tiene la credulidad de los fantasmas
Cada objeto es póstumo
El tajo de afectos enseña a reir la exuberancia
Incluso el furor toxicómano es sin verguenza
Cada cama amarra sus ampollas a anclas privadas
Sacar provecho es coartada de labios
para aprehender barrotes de almizcle
Como ruinas entre piernas no tomadas
llega la succión de cunas en riesgo
Las aceras vomitan cráneos
acérrimos a cortar leña
con la cruz acurrucada bajo los caracoles
El señuelo de la magia rompe lenguas
antes telarañas centinelas
Hasta las hojas engordan en los armarios
madrigueras de astillas y uñas
Sepultar la dirección de atracos no forzados
enciende de caricias siamés
los frenos de intimidación con la espátula
Como carbón sediento
el divorcio compra resortes
para los enchufes de adictos
a la naranja moteada de metralla
                               11-abril-2013
De pronto se aclaró que tiritar es propio de las vías férreas
Con un golpe a la altura del virgo
provocó la ceguera el tacto de los sedimentos
Era el envés de los escombros
La fría cólera anciana niña en la espiral
La rutina de las faldas con los peces
El rescate a corazón abierto de maquinarias obsoletas
No era eso que fatiga las manos de la madre
Casi un horizonte pertinaz de salitre ebrio
La cabaña del mismo mar trastornado
                               3-abril-2013
Merienda de aguijones
La lengua en la vagina del macho
La grieta completa de caza
Los restos prohibidos de los huesos
Ladran perros perdidos en el diccionario
El cuervo furtivo
comete asesinatos en los molinos
La cruz es cobijo de la ubre
Aplaude la vaca la tuberculosis del lobo
La correa de la bruja
arrastra un aborto prematuro
La joroba enferma de zanahorias sin caperuza
Las arterias purgan botes salvavidas
En el reverso de los párpados la mariposa es prostituta
La bicicleta muscula su aversión por las reliquias
Vuela en los anillos matrimoniales el títere
Da asco la aglomeración de corazones
ante la casa de muñecas
La madre lavó los pies al loco
con la espita del gas abierta
                         10-abril-2013
Siempre una copa más
hasta que la hemorragia
cansada de lacrar codicia
advirtió el horror en las mejillas del rayo
Habría hecho falta nutrir los orificios
con montones de vacío obsoleto
Dar otra vuelta a los diafragmas
imposibles de penetrar
Pero los nudillos no hubieran
causado el mismo daño
en los mentones a la espera
Por eso las puertas
no cuajan en la isla
Ni los tabiques moderan
el dolor de cabeza
Las reservas de la piel
rehacen una sola mitad
La otra será
por discriminación
incurable
                  10-abril-2013

jueves, 26 de junio de 2014

La colilla aplasta otras colillas
en el cenicero del trasnochador
para llegar al pezón crucificado
Se corrompe el cristal hasta romperse
como caramelo pisoteado por los años
Es en la deformación franca
que la intimidad saca a la calle
sus vestidos de subnormal
No hay mejores dones que los de las cosechas pequeñas
Así muerta la ambición
podrán degustarse tranqulamente los venenos
La reducción es el hueso
clave del cráneo
Que el éxito restriegue sus vómitos
por los pasillos de la indiferencia
Para hablar de nuevo
que venga otra vez el hambre
El apetito de los grifos
no pide silencio en los entierros
                        10-abril-2013
El león no teme los peces de agua dulce
Son la desembocadura de la enfermedad
Un pedazo de arcilla fija la vista en el moribundo
Las huellas piden agua tras cada adiós
La peculiar perfección de los féretros
se diluye como azucarillos en la tierra caliente
La casa descarga bacterias cada ocho horas
en el cráter latente de la ausencia
Por los rieles del buen corazón
bajan las persianas últimas pertenencias
El aroma a diario del día después
es la bizarra cerradura que ya no acuesta llaves
Los fósforos en la alacena tienen la mecánica tonta de la masturbación
Hubo niños donde ahora hay un columpio sin línea telefónica
Hasta las cucarachas con la risa
no importunan la pierna de madera del calendario
En las tuberías un agua tullida
perfuma la cesárea de los cabellos derrotados
Una sudadera en el pilón
es la señal para la patada a los peines
La dentrífica desinfección será más tarde
                                  10-abril-2013
Manadas de audacia los dedos idiotas
esconden en las brújulas maniquí
a imitación de la impaciencia por el vértigo
La aguja no habla de candor
en los tornos menos trágicos de la estación
Sólo el sentido de identidad
preludia un despliegue
de discordancias y alucinaciones
Se exige ritmo para cubrir
la distancia en el vientre reconstruido
Pequeñas obras de rehabilitación
abren el conjunto a los espejos abandonados
En la lápidas la identidad cura las heridas
Infatigables testigos abordan la charca de los pronombres
En las cisternas gira la lectura del color
Hay pocos medios para la señal de colapso
Los movedizos azules de pérdidas
llenan la boca de grietas desolladas
En los ojos de la vulva
una leyenda es diana de cuervos
que fluyen en almejas
para sitiar el interrogatorio
y que anule cualquier coqueteo el honor
                                 4-abril-2013
Han dado los pájaros varias vueltas
en torno al ancla
y no encuentran la plenitud de la ruina
El gesto poseído de asfixia
engendra nuevos paisajes
Esa luz sudario de la pérdida
que acompleja el destino de los nombres
Pedazos tallados no recogidos por desdicha
aguardan el nudo en el vértice más hostil
Se aceptan conjurados a los arcos
en ambiguas orillas de fragmentos rosados
Hay formas de penetración que la perla
formula en los sonidos ocultos del ovillo
Desatadas cóleras que acosan
el estupro de los abrazos torcidos
Hordas de sexo
manantiales de la lejanía
que el espanto socorre
Banderas detrás de los venenos
                          4-abril-2013
Vuela con una ampolla de cianuro en la boca
por los subterráneos del sexo
Tiene clavos por barbas en las comisuras de la hoja
Es antiguo como el oro de música blanca
Ningún muelle llega a ser rumor en su cuerpo
Revela el grito cosido a un temblor obstinado
La médula extrae aguas del plañido
Es cirio de vagones en rebelión con la tregua
Si desanuda algún templo
es porque sus himnos fueron circuncidados
Como el lobo que se arroja sobre la virgen
así vomita en los altares
para drenar el mortal desgarro
Rescata golpes que como cuervos
tienen la textura de la abstinencia
Es poseedor del último suicidio
Aquel que no fracasa
si además te desconoce
                               4-abril-2013
El pretexto son las llaves que adoran la tragedia
En la permuta de noche en río
Cuando el reloj no engarza rehenes
La sustancia amarga brilla ávida
Jaula antes dispersión
Hay voces dueñas de lo borrado
La hemorragia escrita en la piedra
Pero el itinerario es puñal en presencia
Vigía de los hilos
Historia de furia en un vuelco coral
La mano que lacra el ataud
Huellas obscenas
en la extracción de arena a la sed estrábica
Distancias que hacen antiguos los puentes
Lunas atravesadas de pavor
La resina autónoma
marca las ventanas ingenuas
y la bala en el tejado
es el feto rehen
de las madres sin hora de nacimiento
                               4-abril-2013
La tierra es vértice que corona el hueco de la piedra
Gorjea la erosión a medias quietud
Voraz insistente repta la costra matérica
Un vértigo de aorta socorre la inmersión
Premeditada aritmética del deseo
La cortina del baño es un grito incierto
La aséptica intimidad depredada
Como cuarzo desecado en frentes plenas
Largo barco tan distante de los azules
Antes arrebato que exclusión
No podía el orbe terminar el ajedrez anónimo
Ni presencia alguna descalzar la lluvia
Es ciego el color de las cenizas
Llano imposible los pasos borrados
A morir viene la venta de depósitos tardíos
en las falanges despiertas
que invocara el polvo testigo
más próximo a los espinos
                                2-abril-2013
Ejercer en el dominio de fuegos
la fornicación tatuada de memoria
que sabe pulverizar los agujeros
pero no invadir las sombras
antes que se haga añicos el objeto de deseo
Por estar ebrios de infinitud
alejar en lo posible la niebla sentimental
cortada a tijeretazos
con el pulso débil de la astucia de medianoche
Alguna que otra vez viajar
en la respuesta de la piedra
orillada en zonas prohibidas
Unir a pesar de la mordaza
las bocas cleptómanas
maníacas de la desmesura náufraga
Buscar en el léxico devorado
la humedad sentimental de las maletas
Elección mendiga
clave para lo oculto
                                4-abril-2013
Sangran las niñas en los portales
Deliran la extravagancia de los gatos
Acariciados hasta deshacerse
como los viejos tapices del mirlo
Se levanta a orinar la guadaña
que enfermó por hacer el nido
en los arbolados aledaños de las bocas
Pronto difumina el dolor
las manchas rosadas de vino
que el alcohólico arrastra con el puñal
Hay charcos para mamar hasta el disfrute
las ratas novicias
en las antesalas de párpados paliativos
Nadie pone en pie
la languidez de alientos desabotonados
No queda otro prodigio
que la estirpe de zapatos
fecundados sobre acordes de invierno
en los laboratorios sin licencia
de la metamorfosis
                                5-abril-2013
La luz preñada hace mudanza
de los montes en ruinas
al cariado espacio de danzas en los lienzos
Es enorme la calma
con que aprieta el despertador
contra los rebaños de la piedra
Busca aislamiento en el plomo del asesino
Es huésped de yunque
Saga y telón de la paja
Envoltura paupérrima
Pleno rostro en la punta eje del poseso
Adormidera de irredento púrpura
calma los buitres
en el redondo cabecero de la perversión
                                   5-abril-2013
Quietud de la vulva
Se transparentan las venas
ante la aproximación del rayo
Animal verano de glaciar aguardiente
la epidemia quema sillas
en la nocturnidad desquiciada del grillo
En la infancia de los hilos
la salvación es el tedio
Tarde desfallecen los dedos
viscosos de los senderos del sexo
Levanta tal polvareda
calladamente repique
Es difunto el pan
por causa de colores reventados
que las lechuzas procesionarias
tocan con expresión de matorral
Decadente enfermedad de los afluentes
que la nefasta nube del padre
no narró en el azul convenido
                              5-abril-2013
El insumiso del coito amputó
las ilusiones de la piara
con un limpio tajo de nostalgia
Sordo a la impresión de sombras en la hora
en saúcos olvidados
cayó incorruptible
Hacedor de sangre guerrera
habitó la alocada furia del aullido
En escaleras de ruidosos trinos
adiestró la existencia
en el insaciable viento noroeste
Jamás imaginó paraísos
De la tierra que pisó
emana putrefacción virgen
Tan apreciada
en los nichos de los locos
Su última blasfemia
fue el infarto de dios
en sus callosas manos
de amarillas caricias
                     5-abril-2013
Una vez hundidos acostaron las cometas
y se comieron un plato de arroz frío
al amparo de los anos dilatados de los océanos
Dieron brillo al insomnio
con anuncios de detergentes
y el escote trilero de las brujas
Añadieron a los pies peces
de rodillas tristes destiladas
Concentrados de alquitrán y
sonora ropa interior
En un cuenco machacaron
las quemaduras en pugna
con el fin de semana de cabellos rizados
Aplaudieron desde ventanas
el paso indeciso de la maquinaria labial
desnutrida de quirúrgica gravidez
Hizo falta laminar homicidios
para especular el radiante chirrido
de lunares cerrados al estilo
de un wisky doble sin hielo por favor
                    15-noviembre-2013

A gatas errante es una espalda
Diana en las curvas como viaducto nupcial
Hélice que estiró el velamen de la sangre
Momentánea amarra con gusto de latido
Noche larga como el murciélago exaltado
Arrebata el sol al abdómen de la rueda
Sigue la cara en la acera de las polillas
Alterada entre mármoles y ligas fumadoras
Es al ruído una muleta con estribillo
La promiscuidad en el lado latino de la montaña
Escapa un vapor de nido perturbado
En los flecos de las manos con axila oblicua
Aguanta como gaviota el sopor de las palmeras
A pesar de las faldas cortas como émbolos
Suenan lanzas en el corro tórrido de antorchas
Los charcos tiernos relame con lasciva ambición
De saltar las adúlteras frustradas
se acabaría el fervor de las persianas
Salva de la penumbra los suicidados
que buscan agua en las fuentes contaminadas
                                   19-marzo-2013
Tras la difamación de los nidos
los huesos perdieron el equilibrio
La intimidad dentro de las bocas
fue un preludio de la fiesta de los gérmenes
Se helaron los vestuarios del pulmón
y la lágrima rozó el retrete de la aldea
A la ventana regresaron los hospitales
Con la porcelana de los ancianos
se abrigó el desaliento de los pavos reales
Estaban tan ebrias las palabras
que no hubo manera de mecanografiar Amor
Tiritaban tullidos los locos
de un bochorno de margaritas
cayendo a bocajarro
En un ala de los pajaros
picoteaban casuales banalidades
En la otra
jugueteaban gélidos los gusanos
                                  13-marzo-2013
La rueda es un refrigerio
que los hombres buscan
cuando salen a descansar del sueño
Retienen la eternidad en la vejiga
y como ciegos eluden la resta
Sin embargo priorizan barrer
los márgenes a cubierto de la densidad
Y con los frutos de la vegetación metálica
atiborrarse el cuerpo incomunicante
Hay un griterío táctil
lebrel húmedo de los puños
que amnesia con asco el volúmen
Del aro embargan el desenlace
Única proporción
no inmune a un tajo de la tristeza
Es glacial el letargo de la saliva
Un pronombre de aviones indigestos
El colapso insonoro
que injerta flexión en los poros
                             13-marzo-2013
Al final de los prólogos se penetraban mecanicamente
hasta que los planes de pensiones fueron un timo
Entonces la bajamar encajó unas piezas
en otras con la mayor facilidad
Comprar coche nuevo no importunó
la prematura respuesta El polvo
lució en todo su esplendor Quedaron
algunos armarios para el peregrinar
de las polillas Un lustre excéntrico
se apagó con el escozor del cambio
Cada nueva sensación fue expuesta
en el español íntimo de los idiotas
Aguantaron algunos pasajeros
para un último apretón de manos
En los urinarios públicos la confianza
tuvo la erección de las grandes amistades
 Alguien llamó un taxi
Se apuraron los funerales más granujas
Y eso fue todo
                             8-marzo-2013

Los que sacan demasiado brillo a los zapatos
van siempre descalzos
                              8-marzo-2013
La plantación en los procesos digestivos de deseo
que enrocan los nuevos generales
en los bastones hipodérmicos de colibrís
avasalla de huellas las pisadas en sosiego
afines a la legión de vulvas arrojadizas
Por si fuera poco
en un metro cuadrado de labios
la gasolina asfixia de asfodelos
fardos que no pasan la aduana
Es pura la diferencia entre el caballo salvaje
y el acero de las espadas
pero son tan bellos los exploradores
que las jugueterías
debieran mustiarse donde la herida
es un irreparable haz de hielo estival
El centro maldice la herramienta
que hace posible el milagro
Viril urde la ironía
en los nervios inflexibles de los escudos
                         8-marzo-2013

Salvar la sed mundana
horroriza las multitudes que aman beber
pero no entrecruzan los delirios
como es debido
y además en medio de un siniestro
agonizan antes que a las vocales
la cruz les hurgue en el blanco de los ojos
Por esto disponerse a la invención
reduce fibras que la cueva
si no quiere la encalada procesión
los tobillos sentarán en la flauta de ginebra
para que las dunas irisen primeras sendas
Sólo moho de los insectos
desvela el corte de un vaso
como el lápiz mide el esfuerzo ambiguo
de los bordes anteriores al trípode
y la legaña confidencial
Qué perenne engaño
tras la candidez
viste un menos devorado
y clava la duda verde de aguacero iconoclasta
                          8-marzo-2013
Desde la amarga espuma que queda
antes de quitar el polvo
satisface aguardar la órbita de los cuervos
cuando es nulo el relieve del ancla
En las melenas aleteantes del día elevado
se ve caer algún que otro armario
que claudica ante el conjunto misterioso
de elevadores abiertos
Siembra el látigo
tras amenazar de visiones
las alas que baten en el torax
atajos en sembrados
para que el color de la sed
se recupere de sospechas
Mientras deja la primavera
las rayas oxímoron
con la torre de los resfriados
un exceso en pendiente
consume los mecheros
A secas es una carga despertar
en el aire de arroyo
con poca tinta para los dedos
cuando un buen trecho
brota en los peldaños de ausencia
Aunque es eterna la flor líquida
el atrevimiento de la sal
desnuda arritmias
que chispean como un vientre manso
Junto al territorio
dimensiona la argamasa al alejarse
la duda adormecida
en monederos de dos grifos
que acuñan agua caliente
con el don en los dientes de alternativa
Tiene varias caras la figura frágil
en corrientes lejanas al envés
de entrechocar las venas
que los fluidos cambian en los pasos
Pero entre dar la tensión suficiente
y que la perfidia de mármol
anime las curvas del torso
la perla es de los pozos displicentes
                             8-marzo-2013

miércoles, 25 de junio de 2014

Territorio surgente de la piedra
Donde las vainas rompen y se encorvan
Desviando el flujo
Sacudiéndose la postura
De qué zarzas meditan las espaldas
Acaso el follaje señala algún confín
Vórtice en que errante
el presentimiento reclina su deseo
Aprendiz de las lejanías
Hacer identidad es unir en exceso
Pormenores de lejos apoyo
Pliegues que la ausencia ignora
Retenido pilar de erosión furtiva
Henchido de acribillado vapor
Establecedor de la duración
Cualidad apaciguante de los nacimientos inseguros
Don de no consentir eternidad
Relato sin necesidades
Enseñanza central del origen
Puerto de luz asentada
Ligero valedor de la cortesía
                                    20-noviembre-2013
El espejo es comparable a cualquier creencia
Hacen añicos la incomodidad
Les motiva desentrañar
En sus prácticas no cesan la separación
Sólo unen como motivo de bondad
En la robusta insolencia de los ecos
En los apretones de manos después del camino
No se ofenden de la grosería del borracho
Idolatran la lascivia
Cómo carajo buscan la parte de atrás
La razón travestida
Horma que al trovador amañan
Parten puertas tatuadas de venéreas
Huyen en trenes cuando rumiar les despeja
Se acicalan las vísceras por vanidad
Si alguien colapsa la reflexión
Perturba los ombligos
O juega a arrancarse algún absurdo de las uñas
se le incauta el gesto del sombrero
                                  21-noviembre-2013
Ser duro diciendo la huelga
Como si tuvieran en los pies la nariz del cangrejo
Y la ciudad fuese una horda toda entera de catetos
Sonríen transpirando caries
la corona silábica de tanta espera
Tiemblan y desmoronan
el esbozo de los maleficios salientes
Resecos comen de los guantes negros
el dolor temeroso de la hebra
Fueron estación pero se retractan
y el pasado les muestra los clavos
como brujas rebotadas de la herrumbre
Apuran los vendajes en la intimidad
Y calientan las extremidades gangrenadas
Y el cólico pareciera precario
si de ceniza cubriesen la bahía
Una serpiente en la esquina
otorga la ilusión de los excesos
y eficaz hiela a los ilusos
de cinturón fácil
                          21-noviembre-2013
Quién a los silencios taja el ruido
En qué tierra las venas carecen de impulso
El mineral es sangre de la claridad
Sentada envejece la casa
en la media hora de los campos
Y los vientos maduran la carcajada
Y la hemorragia es prueba
de un pronto reinado de la máquina
Ya las ventanas acechan
Sólo basta el gong
La señal arrojada en las narices
como un nuevo descubrimiento
que lleva la vejez de la negociación
destructora en la boca
Los muros no refrescarán
la próxima calentura
Parir fue un futuro regalo
                             26-noviembre-2013
Utopía de los laberintos
Resquebrajarse el escenario
Abandonar la incerteza
el destino de las manos azuladas
Aferradas a la esfera
Inmóviles en el ángulo
Es así como el antiguo poniente
corona los horizontes sin antes revelar
que colores han sido extinguidos
Por eso toma el hombre asiento
siempre en la misma piedra
Independientemente del lugar en que se encuentre
Cayeron los dinteles
y no hay donde reconocerse
Los trajes del pensamiento
están hechos de malas raíces
Pero aún no claudica el viento
A pesar de haber sido traicionado
en nubes y calveros
donde se adivinan ciertas líneas maestras
que como las lagartijas
enmudecen las formas
y hacen perdurar
las maduras aristas de la soledad
                         28-noviembre-2013
Es pequeña la tarde porque los aviones
arden en los bares y no hay donde arrimar el morro
Juegan los deseos en las manos artesanas
y como revancha en las afueras del frío
preparan las pistolas las estaciones chirriantes
para los roces de la ceniza
con la discordia entre la paz de los guijarros
y la furia arrebolada de los cardos
Pero son horas de nocturna desviación
en una mesa no bien aromada de espacio
La humareda entra a los paladares
como el gorrión al nido
Cerrados los rincones no queda lugar
donde extraviarse
Si la luz no tuviese otro bolsillo
que el viejo vaso para la cerveza...
Aún las pocas horas que resisten
persiguen en los cansados rieles de la noche
la abolición para los relojes milenarios
acusados de pactar con el júbilo o la angustia
según les venga en gana
                                    2-diciembre-2013
Postergado el almizcle de los humos
en el pecho aún juvenil
las manos tornean las fichas
Sus múltiples formas
turban las bocas de quienes exhalan en silencio
Respiran las alas una onda sordera
Entre las sábanas crepitan los falos
Y la dactilar saliva
se escurre como los cuentos infantiles
Llega la hora de nuevos zumos
que alumbren la pleitesía
El ciego advenimiento
de la habilidad en la cocción
a fuego lento
Y luego una primera firma
para perdonar los preñados gemidos
La lluvia golosa
marioneta puesta del revés
Y las mentiras débiles
que en cualquier nube borrosa
concluyan el árbol
y finjan la calidez de los abrazos
                        3-diciembre-2013
Llora el frío que amorató los ojos de la migraña
el día de la declaración de amor
Jugaron en sueños las moscas
hasta volver loca la ruleta
Aprendieron indiferencia los moribundos
manzanos de invierno
Al pasar de los años vinieron
extrañas procesiones de lienzos
con las manos frías
hasta en los días más calurosos
Se empañaron los impactos de bala
en las tiernas hojas del aliento
Breves arañas compusieron
el largo insomnio sin traducción posible
Admirables serpientes
acompañaron siempre el exilio
de quién no supo decirse
Viven en la ruidosa edad
cuyo reflejo conoce el pastor
y la mala salud de los cartones de vino
                                3-diciembre-2013
Les mordió la espalda la tripa carnívora
Cayeron de rodillas antes de pulverizarse
Algunos levantaron las manos
intentando asirse a las ubres de las vacas
Otros escondieron las pistolas
en el escroto de los basureros
Se espolvoreó una nítida luz sobre los agonizantes
Las visiones fueron sorteando
los sonidos malignos del hambre
Casi a mediodía las madres más atentas
parieron conforme el ábaco de los mármoles
Un ritmo surtidor se instaló en las bocas
De los matorrales obligó el orden
la caducidad de los reflejos
Avanzaron molestas las ilusiones
en breves nudos nidos del dolor
Dementes como la mentira de meses
las señales iniciaron un lento retroceso
que cubrió la detestable fiebre
y los cadáveres pudieron seducirse
en la ignorancia de las cartas destruidas
                                  4-diciembre-2013
Desde lo profundo de las primeras necesidades
les llegaron los ladridos de un perro
como cada noche el espeso vino tinto arropaba sus mesas
Eran comensales a los que saciaba un puñado de fría pedriza
Una imagen peligrosa de la sabiduría
Igual que las siempre abiertas piernas de la madrugada
Escanciaban bellos aromas
de armarios largo tiempo cerrados
e inhalaban las imágenes de antepasados
como polillas abandonadas a la ebriedad de luz
Nada les cansaba los ojos
pues todo eran preguntas
e incipientes huellas como respuesta
Allí en aquel norte susurrado
los presagios llegaban a lomos de los potros salvajes
que cada año encendían las arterias
silenciosas de los montes
para hacer el sueño un reposo de los nombres
emisarios de la palabra punzante
y los hierros candentes
                                 4-diciembre-2013
Ciertos barrios errantes como erotismo a media mañana
aligeran en las esquinas
la seguridad de los colores
Allí los paracaídas acrobáticos
trepan rechinando la línea recta
Los frenos no truncan el baile de los árboles
La centrífuga claridad
acude fingiendo ansia
No hay perchas en los sobacos de las novias
Ni olvido en los felinos lacrimales
de las colillas que destellan después de la tromenta
En las noches imprecisas
ayunan los alucinógenos la ginebra eléctrica
Se desnudan a deshoras
los marchantes histéricos olorosos como el cloroformo
Clavan evocaciones donde triunfa el silencio
los labios de la náusea
prolongando la falda de los besos
hasta el encaje cojo
que la intrínseca ceniza
dibuja en los hoyuelos de la piel
                           9-diciembre-2013
En los arenales hay pañuelos de un naufragio con delirium tremens
Monstruosas bocanadas al contado
Cirios de los que huye el fuego
Largas pleamares de luto
cuya enjundia convoca los precipicios
Dejarán en el lugar salitre de insectos
Cautiverios extinguidos
Memorias de una visitación vieja como raíces inertes
Escucharán las olas del vacío que lacera los horarios
La evocación de lealtad invertida
Esa historia corriente de las orillas ciegas
Navegarán en la madera del mal
lejos ya las súplicas de la cúpula trashumante
El rostro coronará un adiós
con el inhallable sortilegio de la cólera
                                 21-marzo-2013

martes, 24 de junio de 2014

Refutar el poder desafiando los periscopios dorados
con las falanges siempre firmes
en noches que la riada se derrama
como hemorragia mutilando el vigor
Desde que estallan las camas
hasta los úteros débiles al viento
fustigar la esterilidad impuesta
abriendo bien las piernas a la leche ácima de los gusanos
Engullir con cada hueso deshecho
malformaciones exploratorias de las líneas derribadas
que hacen audaz el rojo del músculo propulsor
Ante el proceso de luz seca
entregar con la piel raída
los velos plomizos como el barro reseco de la avispa
El inalcanzable cascarón de las cúpulas
sea retorcido como la lástima de aliento
Enturbien los lienzos venas desvariadas
que al girar los hombros
desdeñan la cintura tan apetecible
de las torsiones antes que norte
                                    13-junio-2013
Duermen los cirujanos colgados de grandes árboles
Hacen felices a los nadadores de altura
Los relojes sueltan su peculiar resina
Rival acérrima del timón de las nubes
Se crean azules por cientos a partir
de espasmos que la decisión imagina minuciosos
Con el bosque hablando para sí
las mecedoras inician al capitán
en las extrañas oficinas de la droga
Una lava de matices sofoca los pómulos
de jovencitas que rompieron las alas
intentando la suma de irse con propiedad
Son bárbaras las junturas de lápidas
entre los montones de besos desnutridos
Tiñe el final trazas de raíces
que entendieron la disciplina
en estadios con la salida aún borrosa
Para despertar el destino no tiene mejor espacio
que el nombre vaciado de los anónimos
                               12-junio-2013
El malestar es la gruta inviolable de la vida
Campo de estramonio mandragora o cicuta
En todo momento el hombre funde bombillas
No hay posible traducción para algo que no la necesita
Sólo los imbéciles beben con complacencia en la antesala
Pero los diamantes son torpes como niños
entre sus primeros juguetes
Y las brasas tienen el trasfondo soberbio de la verdad
No tan lejanas como parece las avivan los fuelles
Escuchar con atención en las esquinas
es la causa de locura perpetua
Pero mucho mejor que la deportación de uno mismo
a las afueras carentes de disciplina
La helada puede ser símbolo de impotencia
Pero lo es tambien de perpetuidad
                                   26-junio-2013
Nuevas voladuras atormentaron los puños
Temblorosos los muros apuraron hacia la vejez
En los alrededores del soporte
unos pocos rastrojos
para quienes todavía escapen sin delantal
Otros daños y dolores
dieron con las disonancias
al deletrear respuestas con un solo ojo
En triángulos se tambalean los pájaros
Tan diáfanos que no buscan la felicidad
sumidos en la ropa sucia
Se ven ejecuciones dispersas
en la blancura de las palabras
El mercurio contiene el ruido de la claridad
                         26-junio-2013
El verano desvirga los parásitos de la verdad
con las escaleras de conquista
que inutilizaron los aviadores
Tan espontáneas como inmoderadas
son las mordeduras a contrapunto de las sierpes
Dura el interés lo que un destino en lucha
Con la contundencia de temblor crónico
gime la arrogancia de lo incógnito
Oir no es confesar la hipocresía
El regadío hay que buscarlo
en las heces de cada hoja
Pero boca abajo contra el salitre antiguo
Como testigos de los lametones al vinagre
Dueños de ese escozor que en la boca llena
Acerca a la usura
con la nobleza del aislamiento
Enseguida las espinas
encanto íntimo de las tabernas
serán cosecha
en la vigilia de las persianas
                        26-junio-2013
Quien encuentra cobijo en la horca
acaricia la desmesura hasta lo insoportable
Como un espejo polvoriento
que no devuelva la horizontal interna de la voluptuosidad
O perro mojado en los recibos del crimen
Manchas onanistas del mercado purasangre
ilimitan el dorso de preguntas
El futuro esputa hímenes en las ramas
Conjuran nostalgias los celos de la autopsia
Ir con él desaloja de impaciencia la curiosidad
Migratorio arrecife nunca grávido de tan súbito
Pero fue a finales de los gramos
riel amante sin fondo
y estalló en los bolsillos
                             26-junio-2013
Abierta la vigilancia se dijeron juicios
que de la edad odiosa
arrancaron las mangas
En el pecho pinchazos de suburbio
mostraron la nitidez de la insolencia
como bolas de algodón
con sobreabundancia de sinsentidos
Tal es la realidad
ante la ropa agrietada en la inocencia del sexo
Obliga a entornar la pulsión congénita
de mudo tanteo
Ni carbón ni saliva
Bajo la puerta menstrúa el castigo
La sobredosis de patadas
Señal echada en la fosa
junto al placer transeunte
Han prescrito mapas en apariencia de nadie
La siembra en ruinas precede los espíritus
El segador desvela los estigmas
                                26-junio-2013
Dobla el moral la paciencia anacrónica del grito
Oleadas incompletas de voces combaten por el nudo
A nadie la cordura azota los años
Gorgotean historias de santos las columnas del valle
La casualidad divide a dos aguas la represión inflexible
Es crítico el peso de las copas apoyado en creencias
Suspira por un poco de luz la raíz apresurada
Despertar dócil aturde el deseo
Bajo la cama una doctrina es ulterior imposible
La estirpe ocupa orfandades luego del solsticio
El vértigo es adverso de cotidianas limaduras
Sugiere el veredicto litorales de residuos reclusos
Elige densidad equivocada la ignominia
Ese zigzag que hace acopio de la lencería mártir
Resolución contumaz de extinción sin antecedentes
Esa fragilidad pernoctando que quiere más noche
                              25-junio-2013
Hojas raudas de equivocaciones
                                                          Voladuras
que las arañas instrumentan
Los cuerpos es uno casual
Sustancia preludio de intercepto
Agotamiento en tres de la herrumbre
El afán observa como maduran
los enjambres
Ciega la lava libre
                                migra
Nuevas inclemencias oxidan los huesos
El pelotón marca el perímetro con la mirada
Los techadores mueren aplastados
bajo la gramática de la gravedad
                            25-junio-2013
Antídoto de la contemplación
la muerte anduvo los cuatro caminos
Abdicaron en lucidez de felino
los últimos desiertos
Merecedores con el despojamiento
del puño encorsetado de esperma
Ningún tedio aproximó tanto
los compases de la derrota
Flamígeros son los besos
cuando no tienen principio
                              25-junio-2013
Preñó la piedra el vacío norteño
varado en humaredas
Arco equivocado de los raíles
De instinto la alucinación fue anhelo
Color rastrero de las horas
Ritmo de osario lejos de la decencia
La barrera moral ordenó perseverancia
Cicuta reincidió en los destiempos
Marcas de la guerra desataron la devastación luzbel
Polilla oligárquica de los sangrados a cuatro manos
El orificio es parásito
                               25-junio-2013
Otra hora más los peligros pierden
quien cimente la inocencia
Los mapas se nutren de preguntas
Las puertas ocupan corazones abiertos
El hielo engaña los imanes
La armonía desperdicia los equívocos del color
El trayecto desnuda la incógnita parásita
Desconsuela la imaginación
Se refriega en el póstumo relámpago
Ir más allá de la meta
releva de lamento
la praxis minuciosa del copista
Ese limo de la rutina
reseñable como el navajazo
a las conductas ambiguas
de las ascensiones
y los descensos
                          25-junio-2013
Para M.

Mujer en ningún sexo codiciosa
Descreída de la apatía
Con pequeñas constelaciones por ornamento
Llega para rodearse de los hilos
Si acaso dedos antes del combate
Sienta los puños
en las rodillas de la inercia
Con esa pizca de habla
sobreaviso de los conjuros
Albedrío evocando los metales vitalicios
Trayecto de los pubis indicio del trenzado
La noche perpetua saliva en los vasos
A regañadientes estropea bicicletas
Pasa como drenaje por el prestigio
Vertebrando las habitaciones vacilantes
Cerrando dependencias de baja calidad
Las farolas vengan concavidades
Las manos poseen argumentos
                               22-junio-2014
Fuera del miedo un trineo tan cerca
de ser desteñido con los detalles ultramarinos
pisoteó la constelación de la especie
con el descaro de picaduras de alacrán
Por rojo y su soberbia en el pleno estío
le quemaron en la hoguera de los rastrojos
                        24-abril-2013

A dos calles de la manzana podrida
los pinceles levantaron barricadas
por una subida de impuestos
que percutía directamente
en el gatillo de los colores
                          24-abril-2013

Las obras completas de aquella mano
se editaron sin derechos de autor
porque la amputación había sido
demasiado limpia
como para ser ensuciada
con pecunio alguno
                            24-abril-2013
A lo largo de los lomos dentados de la raza
el fango seco tiene lugar para las águilas
Desde la parte más alta de la ira
puede escucharse la voz sorda
que el alabastro descamado
regresó a los molinos de la araña lóbrega
En el combate atrapó la timidez el hogar
y los epitafios volaron hasta desfallecer
agotados por la argolla
que los plúmbeos dados
adecuaron a la satisfacción anormal
La posterior subasta
hizo arrodillarse los zapatos del bosque
otorgando amenazas
con el azar por aliento
a trenes cuya ambición
el gas omnipotente
desquició de remover en los nervios
las coartadas de la guadaña
                         24-abril-2013
Vuelve la fría quemazón del agua
a pelearse en la memoria
Semejante a una acumulación de aromas
Pero mejor vestida
En parte amarga como el verde inaudito
Incluso tupida como brisa de ansia
Tan alto se encorva en los recovecos de lo imposible
que no creerían las semillas de su existencia
si viesen como cuelgan
los cuatro vientos de una punzada de los hayedos
Hay enhiestas noches que el baúl
por ambos lados sacude las ventanas
para salvar algo de la frecuencia del deleite
Ya que no queda espacio para la caza
el textil trípode rastrilla
las sobras de los azules
Decir la nacarada soledad
es sustento cada vez que la mosca
en el río de una clavícula
se ensaña con los escalones
que no anticipan la embestida
                      24-abril-2013
El castigo tiene esquinas que presienten los ruidos
La piedra revela más que las huellas ocultas
Es luz lo anterior al origen
En la caída seca el final es súbito
De lo imposible la pregunta persuade
                         23-abril-2013

De pronto la huella oscureció mujeres
El pudor de los asesinos cambió de ritmo
De la voluntad quedaba algo en la parrilla
En la silla vacía se sentó un temblor de tierra
Los árboles hasta ese momento antiguos
tiñeron de lascivia cada segundo
Al estilo de los periodistas de moda
el arroyo abrió puertas para terror de cangrejos
El buho silbó una obsesiva obligación
Bajo la poca luz
las cicatrices de la sombra
sangraron el misterio de los asesinatos
Unos pocos peces se calaron el sombrero
para esconder el alma
La muda desidia de la hojarasca
alborotó la soberbia de ramas sin soga
Faltaron voluntarios
que quisieran disfrutar el enigma
                         23-abril-2013
Escorias hacen el nido en un remanso de la acrobacia
El bélico ascenso de la infecta loba
apacenta en las vísceras de adioses huérfanos
En la cúpula el extravío es mayor que cualquier irrealidad
Arrodillados por el poder ferroso
resquebrajan los fusiles cercados de más allá
La vida cierra la envoltura obsesa
El sudor ocurre detrás de las pupilas
Fardos de ideologías resecan las cabelleras inoxidables
En el grito del osario la dentera
es atmósfera de ladera sin limo
La prisa violácea en los barrancos
esteriliza las balas musicales
que amarran epílogos en la playa
La revelación inspira el haber dividido
Fe es un espacio anterior a la nada
                             22-abril-2013

lunes, 23 de junio de 2014

La carretera incluso ahora
es colilla del retorno
En los melodiosos labios de la tarde
la carretera
                     Los morales como estampidas del color
Y ahora las luces de otra farola
La densidad de la reiteración
Erosionante caricia la de la carretera
Ventana de intensos regresos
Perfiles del sabor de los perdones
Pintados ríos en la interina resistencia
La vuelta a medio perdón
                                               La marcha
La trampa  El zigzag de los pasos
Entre la flor y la polvora
                                            La urgencia esparcida
Algo tan presente
                                Las bombillas a medio crear
                                El agua incierta de los campos
El truco de los pies
                                  La carretera

                          16-octubre-2013
La palabra le pidió un sorbo a la decadencia de las costumbres
Un asidero para perder el mal aliento de la cólera
Con el asco en la fachada alborotada de su perfil
Con el coño seco de acentos y empellones de puntos y coma
Para alcanzar la lucidez que retrase el vómito
Como una usurera que hace días no cambia de bragas
Igual a un feto entre los enseres de la discordia
Malhumorada como el periódico tic de los neones
Rozando las ganas de más exceso en la traducción de lágrimas
Parado el reloj en la hora que el odio despertó los tinteros
                                   21-octubre-2013
La boca estalla en añicos el volúmen de la metralla
El nervio es el derrotero de la orbe polifónica
En la tiniebla es duro el derribo rúnico de luz
Hacia la hoja un coloquial ensimismamiento
La crisis de la mentira es la asquerosa panza de la envidia
Breve viene la casta antes de poner cola al ratón
Años de plumas y la insolación está en las narices de la ronquera
Quitar los gemelos exige la apertura de dobles efemérides
El levantamiento burgués encierra la mejor perspectiva de la pocilga
En el mortero da golpes la cabeza risueña del ajo
Una llamada es la flaqueza de las vulvas con los pies fríos
Sin hacer ningún bien el forastero cansa los problemas de la dualidad
El afecto se realiza en los ultramarinos de ebrias afueras
                                          21-octubre-2013
Entregan su chirriante comportamiento de extraña distinción
las obscenas gaviotas que sobrevuelan la almohada del solitario
Una conducta de bilingüe glotonería
atiborra las pinturas desconchadas de la pesadilla
Nada detiene el tanteo vulgar
La aprehensión de los odios más estrechos
Depuestos los puñales irradian los picos
la verguenza brutal en los rincones del delirio
Como viejos campos fríos en los halagos de la gula
las glándulas del loco son un círculo tóxico
de nutritivos nervios pacientes con la carencia
Habría devastado el topo la turba de los pasillos
de no ser por la ausencia cobarde
de la música que apesta la traspiración de confidencias
Pero ya que no hay rubor que canse los peldaños
cae el orgullo reventado por los golpes
en la ilusión consignada a la ironía de la trampa
                            21-octubre-2013
Para M.

El celo de los animales
no hace que levantes la vista
de la miñoca que se retuerce
en tus manos
Más alto que cualquier tradición
es el mirlo suelto
al final de la lluvia
Estás en la dedicatoria de las piedras
En los abrazos a las cascadas de los olores
Con la caligrafía amarilla
de la flor del chuchamel
concentras la energía
necesaria para la huida
En los mirtos de llamada uniforme
encuentras los caracoles
El veredicto de la ley de la física
El tiempo no conocido
                             23-junio-2014
Tanto contienen la ceguera las preguntas
que una vez abiertos los grifos
la brusca noche llena las heridas
Difíciles como excavación de un descanso
Apartadas como inquietud de la hemorragia
En las redes cuidadas ideas
intempestivas como tacto con impaciencia
van hacia las menguantes figuras
que en la arena moderan el nudo
Los donativos desmañados
crecen en el trato de la vredad engañosa
En indicios de un reposo
donde las zanjas captan los parentescos
De las raíces y los niños
y la cal viva
desenrrollan los silencios
doblando el abrigo en los puentes
                                16-octubre-2013
Conjuntivos gestos bajo una luz inverosímil
tachan de engaño
los errores íntimos de la puerta
Tan en blanco que la piel
en la arena madura el destello
Era el alma rompiéndose
en el hambre continua
de bisagras
para poder fingir sorpresa
ante el hedor de los engaños
La marea bailando
en la neutra presencia de los bolsillos
Esa época del dolor
en que la sangre reconforta
a pesar que el cuervo
lleve el magnético norte
latiendo en los taciturnos huesos
de los arrecifes sometidos
                     16-octubre-2013
La frontera de una huella
disfruta evitar los fantasmas
que caminan a la deriva de los imperios
Cuando sucumben los avellanos
y en el calor de las lindes
pesan de la lengua la captura
Alguien susurra despierto
a un humo tejedor
llenándose de intrigada gramática
El misterio en el estanque de los nombres
llama a los antepechos de la penumbra
con los nudillos cohibidos
por el final de las promesas
Se desdibujan los remolinos
al romper la espiga el temblor
Cunetas en la distancia aterida
tiran de los clavos que serpean
en el lento arroyo
ajeno a la retirada de la tregua
                            16-octubre-2013
Cuartos vacíos que huelen a interruptores
El acceso impacienta la estrechez del hilo
Los excrementos se duermen agotados
de no poder escapar
a la menguante distancia
que clava el tiempo en las paredes abatidas
Una perforación podría servir
para indagar en los traspiés ateridos
En algunas piernas a la deriva
En los pulmones desgreñados del ahogo
Un poco de inesperada pervivencia
aliviaría la tinta de la mala hierba
que crece en los techos
y engulle el deseo incubado de perduración
En la piedra nadan todavía
manojos de sueños
Huellas incipientes que marcan la urgencia
Cada nervio cesado
cuando la flojera cruzó los rastros de memoria
                            16-octubre-2013
Nieve que impregna de esmalte anciano las cabelleras huérfanas
A qué dioses plantais cara en las alturas
El éter ha olvidado de vuestras sonrisas el nombre
Pero aún así procreais
en los nomeolvides del laúd
Siguiendo la cárdena cadena magullada
Ancladas en la prosopopeya del ser
Violentadas como el monte quemado
Reacias a la usura de unos pocos
Con las palmas agrietadas
cual lagartos sin arena litúrgica
Heroínas de esmaltes tratabillados
Perpetuas hasta en las asfixias de los recodos
Inamovibles como los nombres bajo tierra
Aún húmedas de materno cenital
                     15-octubre-2013
Roció la cólera del habla exterminada
el salitre que corría calle arriba
estampándose contra los cuerpos
ya no humanos Pues habían perdido
la dignidad y dejaron de acompañarse
de los murciélagos huyeron
a la dicha ficticia de los licores
Y en las manos se doblaron
las pálidas heridas avergonzadas
Oscilantes como una mala resaca
Pronto abandonaron los cultivos
y les creció en los paladares
la hojalata de los cobardes
Olvidaron la ceguera
que oxidaba sus ojos como un lamento
El borde de las hojas
hirió sus cuellos
y la sangre como muda red
les ahogó definición y semillas
                               10-octubre-2013
Estaban prevenidos contra su propia leyenda
como los animales que aguantan sin alimento
hasta que los pianos resuenan en sus oídos
y las cacerolas les hierven en los grises intestinos
Pero hubo un estallido en el reflejo gutural
que se alojó en los barrancos de las pesadillas
y rompió la labor de bacteria de los jadeos
Durante la recuperación se extenuaron
los minutos atestados de cangrejos sin ruta
Las mujeres agotaron el legado de los pechos
A los niños la retina se les descompuso como juguete ebrio
En el éter el femur de los gigantes
hizo polvo la mayoría de los huesos
Pocos sobrevivieron en la profundidad del pozo
Y el precio por permanecer en la red
despertó el grito de los locos excitados
Y la canción de los perros imperó
en la crecida de criaturas sin raíces
Y la necesidad volvió del confín de las cuchilladas
Y en los ojos galopó el oscilante acero de la víbora
                                    11-octubre-2013
Para M.

Pecaron y les gustó la droga en el útero
El galope encintado
embutidas en los falos enajenados
Ser laceradas presas de la fiebre
Infortunadas físicamente en las axilas
Despejaron los oídos en el refugio de los golpes
Bajaron las persianas para ser mejor olfateadas
Sonrieron al alcanzar la anémona del éxtasis
No pagaron el fraude de los recuerdos residuales
Permanecieron fieles a la danza corrosiva
Una a una jadearon en el hocico de la rata
Lamieron el sapo en los solitarios espinos
Elaboraron un infierno con sólo puertas de entrada
Y al fin desenterraron el dolor
Plenas de mal como anunciamiento
Absolutas por la suplantación de los idiotas
Se olvidaron pronto de suturar las lápidas
Propulsaron el ascenso dejando libres los ronquidos
Fueron cabeza de socorro en las alturas
La extenuación les obligó a cerrar la espita del gas
                                     23-junio-2014
Han encontrado un nuevo manantial
Donde aplacar la sed a ambos lados de la reescritura
Donde apoyarse sumisos
Para rebuscar en el subsuelo
Huellas de lo absoluto en el paladar
Pisadas de piedras preciosas en la idea húmeda
Allí escuchan el verbo frontal
Allí desentierran los pies de vísperas inútiles
Allí golpean y divagan en inciertas tachuelas
Toda forma es activa porque anuda
Saltando se escuchan llegar los hogares
No hay en medio a lo lejos
Tan sólo una línea sin estrenar
Las pestañas hacia el sonido de lo comunicante
Un brío vehemente
La sensación de corriente dentro de las señales
Atenta continuidad y vértebra perversa
Adelante inmerso en las bocas
Urbano devenir escupido en finas cenizas
Golpes corridos de llave por márgenes de blanco
La locura concéntrica de la palabra
El ir dado demótico en extensión
                            14-octubre-2013
Curiosa afrenta de los relieves
se niega al apareamiento en la frondosidad
de lo abierto y lo cerrado
respirando la abisal sombra
de la distancia entre los brazos
Van a interferir la magnética
placidez de las aves
en las cumbres donde se ovillan
los relojes
En las direcciones aspiradas
confluencia de oxígeno y salto
donde nueva vegetación
conoce el ámbito
La cintura en la raya honda
Alrededor el descubierto de la nieve
Un espacio coagulado
Nefrítico como bochorno de la ilusión
Y ciego en el tránsito
Paso a paso múltiple
Punta de alcance
Donde empujan intermitencias los visionarios
                            14-octubre-2013
Emotivos asoman el semblante
Apenas las ventanas agitadas
En el blanco y negro continuo
Se entregan a la orilla de las deshoras
Abriéndose acarician las ingles
El hormigón les devuelve sonrisa forzada
Un torso retiene y dice el beso
De la recta sién a la catársis
Caliente es prohibido
Una evasión que detiene los pies
La rotura no aplasta la brisa
No puede un barco contra la pared
Contra natura
Cada extensión traen dispuesta
En los resquicios de distintos afluentes
Parada y frente para las cabezas
Ruedan en relaciones de centro y fuga
Catedralicios como desplome de pasillos
Usureros de rumbos y delirium tremens
                           14-octubre-2013
Apagó los motores la dignidad de lo impar
Un soñoliento tres apenas respira
Cadenas vuelan más allá de la pólvora
La flor es un arco de entonces
Se distancian de andar las arterias
Parece que bajan las puertas la perspectiva
El orden de las camas es una amplia frontera
Casi será cosa golpeando
Por esta vez vital
Subsisten como componen el rumbo
El periplo aprieta en los poros
Desigual la orilla sube
Según que pupila separa
Han pintado fluvial el cuerpo
Otros lugares se retratan crecientes
El fuego libera la sed de papel
Dicen terrible pero es extraño el descaro
Los pedales anuncian los restos
Aquí se pegan las huidas de reserva
                                14-octubre-2013
Manco pellejo de las esferas
La luz es incrustación
Andamiaje de las partes en plenitud
No pena de azules
Ni caos
Aquí las sillas tienen el rostro del agua
La paciencia de bicho en los altibajos
El rigor mortis de la moral unívoca
Por estos proscenios
traspasa un temblor
igual a la efusión de los dedos
Puntuado el esperma
Los brillantes manifiestos de cruces
La expiatoria derivación en el alma
Sufren y levantan el nano íntimo
Se mueven y penetran para apagar
Al volver al inicio liberan premonición
Con el ánimo enfrían donde
Piden pero es oro el otro
                     14-octubre-2013